CRECIMIENTO Y PRODUCCIÓN DE BOSQUES NATIVOS EN
REGENERACIÓN
Publio A. Araujo1
RESUMEN
La información referida al crecimiento es un subsidio básico para la elaboración y
aplicación de un plan de manejo, necesaria además para determinar ciclos de corta y
para regular la producción del bosque. Particularmente el estudio del crecimiento
diamétrico permite analizar cómo ocurre el movimiento de los árboles a través de las
sucesivas clases de diámetro y estimar el número de años necesarios para que los
individuos que se encuentran en una clase de tamaño pasen a la siguiente. Tales
estimaciones sirven para calcular el módulo de rotación o ciclo de corta y estimar la
producción en el tiempo.
Con esta finalidad se estudió el crecimiento en diámetro de las principales especies del
bosque de La María (Chao Semiárido) de la Estación Experimental Agropecuaria
Santiago del Estero del INTA. Los datos se registraron en parcelas permanentes
mediante el uso de cintas dendrométricas y se procesaron con técnicas de análisis de
regresión para la obtención de las ecuaciones de crecimiento.
Las estimaciones del crecimiento, de la masa que se incorpora y de la mortalidad
probable, se calcularon para un período de tiempo. Con los resultados se proyectó la
producción analizando el efecto que tiene cada uno de estos componentes sobre la
distribución diamétrica, el área basimétrica y el volumen asociado a la misma.
El análisis se realizó para cada una de las especies principales, es decir, quebracho
blanco, quebracho colorado, algarrobo negro y mistol.
Los cambios proyectados para la distribución diamétrica, la incorporación de nuevos
pies y mortalidad probable en el período, se representaron en forma de tablas y gráficos
que muestran la tendencia de crecimiento bajo los supuestos asumidos.
A fin de mostrar el procedimiento seguido, se presentan los resultados obtenidos para la
masa arbórea total, que muestran el comportamiento del conjunto de especies.
La forma en que evoluciona el área basimétrica muestra un crecimiento significativo en
la clase de 32,5 cm. En el principio del período las especies principales son las
dominantes y determinantes del área basimétrica, representando en conjunto el 76,92 %,
aunque el q. blanco ocupa el primer lugar con un 45 % y en segundo término el
quebracho colorado con el 32 %.
Al fin del período el área basimétrica alcanza 8,11 m2/ha. Por otra parte, la distribución
del volumen en los diferentes años del período muestra que los mayores crecimientos
relativos se registran en la clase de 7,5 cm. (76 %). En las intermedias es de un 30 % y
entre las superiores el aumento es de casi el 300 %, principalmente debido al
crecimiento del quebracho colorado y mistol, que son las especies que tienen ejemplares
en las categorías superiores a los 35 cm. de DAP.
El crecimiento en número de árboles en las diferentes clases se debe al movimiento
entre las mismas y a la incorporación de nuevos pies. Las clases inferiores son las que
más crecen por causa de los ingresos, sobre todo de las especies principales. Sin
embargo, aunque la forma de la distribución es decreciente, formando la J invertida, la
misma no esta balanceada.
1
Profesor de Ordenación Forestal. Facultad de Ciencias Forestales, UNSE.
El modelo, o distribución objetivo definido para este bosque se construyó con las
distribuciones de frecuencias balanceadas de cada especie. Igualmente, el área
basimétrica y el volumen corresponden a la situación de balanceamiento. El resultado es
un bosque con una estructura en la que participan las especies principales con el 75 %
en número de individuos y área basimétrica, lo que representa el 80 % en volumen.
La distribución queda caracterizada por un valor de q = 1,57, área basimétrica G = 7,73
m2/ha y un diámetro máximo D = 35 cm. Calculados los coeficientes a partir de estos
parámetros, la ecuación que representa la distribución en forma lineal es:
Ln y = 5,62 – 0,09 * X, que en la forma exponencial corresponde a y = 5,62 e-0,09 * X
Del análisis y discusión de los resultados se concluye que los mayores crecimientos se
registraron para las especies principales, ocupando el primer lugar el quebracho blanco,
seguida por el quebracho colorado, mistol y algarrobo negro. Los mismos corresponden
a datos tomados para un primer período de remedición, por lo que es necesario
continuar con el registro de los dendrómetros para estudiar los cambios en el
crecimiento.
Al proyectar la producción, la distribución de la masa arbórea total está fuertemente
influenciada por la del quebracho blanco, siguiendo la tendencia decreciente en forma
de J invertida.
Los modelos de simulación pueden ser la herramienta apropiada para la aplicación de
esta metodología, ya que solo se requiere contar con una distribución diamétrica
empírica y los datos detallados de un inventario. Remediciones periódicas podrán
confirmar o modificar las estimaciones.
Descargar

crecimiento y producción de bosques nativos en regeneración