Paul Romer
Crecimento económico
El desarrollo económico.
¿Por qué determinados países son tan ricos y otros tan pobres?.
A lo largo de la historia se han ensayado muchas respuestas a esta enigmática
cuestión; respuestas del tipo "se debe al clima" o " a la geografía", o "al
feudalismo", o " a la cultura" o "a la religión" o ..."a la política".
¿Para conseguir la riqueza es necesario vivir en un puerto como los italianos o
los holandeses del renacimiento?¿Destruir el feudalismo como hizo McArthur
en Japón? ¿Ser protestante como en Alemania o confucionista como en
Corea? ¿Tiene que haber un clima frio que invite a realización intelectual como
en Inglaterra?
... Pero Suiza no tiene puertos porque no tiene mar. Italia no es protestante,
sino católica. Singapur es tropical.
Veamos tres modernas visiones sobre el desarrollo, las que aporta Sala desde
Nueva York, Romer desde California, y De Soto desde Lima.
La convergencia de los países. Un tercio de la humanidad sigue sumida en la
pobreza, pero dos tercios han salido de ella. A lo largo de los últimos 30 años,
500 millones de seres humanos, sobre todo de China e India, han emprendido
la vía del desarrollo. Todos los países deberían converger hacia el mayor
bienestar. Y a escala de la historia humana, esta convergencia es rápida, con
un índice de crecimiento del 6% por año, común en las economías que
despegan, el nivel de vida se duplica cada 12 años.
Ese éxito se debe, en buena parte, a los economistas. Que han demostrado
sucesivamente que los recursos naturales no son indispensables para el
crecimiento, que la ayuda internacional no es la clave del desarrollo, que la
planificación y la estatización de la economía son contraproducentes, y que la
libertad de emprender y comerciar constituía la receta correcta en cualquier
cultura. Los “Dragones Asiáticos”, a partir de la década de los sesenta, y
después India, China y Brasil han demostrado que la convergencia de los
países se puede producir en todas las latitudes desde el momento en que se
sigue la correcta política económica.
El fin de la pobreza masiva. Xavier Sala i Martín,
además de ser vicepresidente del Futbol Club
Barcelona es el mayor defensor, en el ámbito
internacional, de la teoría de la convergencia, desde su
puesto de profesor en la Universidad de Columbia en
Nueva York. El crecimiento económico ha llegado a ser
un fenómeno universal. La clave del crecimiento, según el
profesor Sala es el compromiso con la economía de
mercado.
Ha demostrado que la pobreza absoluta del mundo se
halla en vías de regresión desde 1970, a través del que
denomina “proceso de convergencia”. ¿Los pobres terminarán por alcanzar a
Xavier Sala i Martín
Por Pep I. Aguiló (Diciembre 2009)
1
Paul Romer
Crecimento económico
los ricos?. Es posible, la imitación es más barata que la innovación; y ese
menor coste explica porqué algunos países progresan más rápidamente que
los ricos y se acercan a ellos. Pero a medida que copiar se hace menos
rentable, el crecimiento de los países ahora pobres se desacelera y se ajusta al
de los ricos. Si llegan a convertirse en pioneros en innovación, pasarán a
convertirse ellos mismos en los países más ricos.
Los estudios de Sala demuestran que la difundida idea de que los países
pobres son cada vez más pobres, y los ricos cada vez más ricos; sencillamente
no es cierta.
Lamenta que no todos los economistas apoyen los modelos que han
demostrado su eficacia; y recuerda que a lo largo del siglo XX las políticas
erróneas han causado más víctimas que las epidemias y las guerras. Los
errores económicos suelen causar más muertes que el SIDA.
No obstante, la convergencia es general, pero no uniforme; es gracias a China
y más recientemente a la India que el número total de pobres disminuye
masivamente. Ciertamente, hace sólo 30 años la pobreza era un fenómeno
básicamente asiático. Pero África se mantiene fuera de la convergencia,
aunque la convergencia demuestra que es posible salir de la pobreza siempre
que se sigan las políticas correctas.
Es necesario admitir un matiz en el proceso de convergencia: La convergencia
entre los países no siempre se verifica en el interior de los mismos. La
desigualdad entre ricos y pobres se acentúan en el interior de algunos países
relevantes; pero esas divergencias locales sobre un fondo de crecimiento
generalizado no impiden la convergencia global.
Las complejidades. La vía del desarrollo parece clara, basta con reproducir
las pautas aprendidas: innovación, espíritu de empresa, propiedad privada,
educación, estado de derecho e instituciones sólidas y fiables. Estas pautas
han funcionado en países cristianos, confucionistas, budistas y musulmanes
(Turquía y Malasia). Sin embargo, no se pueden dejar de lado miles de
circunstancias locales que no están incluidas en la receta general.
China es el máximo exponente de cómo un país gobernado por un férreo
partido comunista, en donde la propiedad privada no está garantizada, no
existe una educación de calidad generalizada y no se puede hablar de estado
de derecho, ha conseguido entrar en la senda del desarrollo. Pero a pesar de
todo se puede afirmar que China respeta las normas del mercado.
En cualquier caso, lo dicho demuestra que aunque se sepa que es lo que hay
que hacer para conseguir el desarrollo, no se sabe lo suficiente sobre la
manera de llevarlo a cabo. Y, sin duda, los expertos extranjeros son los menos
preparados para lograr esas adaptaciones. Sala, pone como prueba al Banco
Mundial, que desde hace cuarenta años ha pasado de un método a otro sin
haber conseguido nunca ningún desarrollo significativo. Según las épocas sus
más de 18.000 funcionarios han impuesto a los países pobres (a) inversiones
en infraestructuras, (b) inversiones en capital humano, (c) el equilibrio
Por Pep I. Aguiló (Diciembre 2009)
2
Paul Romer
Crecimento económico
presupuestario, (d) un gobierno eficaz, (e) la lucha contra la corrupción y, más
recientemente (f) la creación de instituciones adecuadas. De esta forma, en
África, en donde el Banco concentra todos sus esfuerzos nunca funciona nada.
Ningún país se ha desarrollado nunca gracias a la ayuda, sin embargo, las
instituciones que la manejan tienen que mantener la idea contraria por propia
supervivencia.
La
página
personal
de
Xavier
Sala
http://www.columbia.edu/~xs23/Indexmuppet.htm
está
ubicada
en:
¿Cuál es el motor del crecimiento sin fin? En opinión de Paul Romer1
profesor de Stanford y uno de los economistas más influyentes tanto en USA,
como en el resto del mundo, la respuesta a la pregunta planteada es: Las
Ideas.
La noción de Ideas no debe confundirse con otro
parámetro de la economía, el capital humano. El capital
humano produce ideas, pero éstas llegan a ser objetos
autónomos con vida propia, independiente de quien las
concibió; nada es más fácil que copiar una idea después
de que haya sido concebida.
Paul Romer
Paul Romer es un economista de la era de Internet. Pues
antes de él se sostenía que el desarrollo era una
combinación de capital y trabajo; se creía que la
combinación eficaz de ambos daba lugar al crecimiento.
Hasta que en 1990 Paul Romer publica una nueva teoría del crecimiento: “El
progreso endógeno”, en donde introduce en el juego económico un tercer
factor: la innovación, y un tercer participante: las instituciones no lucrativas.
Sentando las bases de lo que se conocerá como La Nueva Economía o
Economía del Conocimiento.
¿Qué es una idea económica?. Puede ser un secreto de fabricación, una
marca, una fórmula, un dibujo, una tarjeta, una metodología, un procedimiento,
una técnica de gestión, un algoritmo, y la reproducción legal o ilegal de todo
ello.
La innovación no siempre es espectacular; no siempre se trata de un
procedimiento nuevo, ni de una invención revolucionaria. El ejemplo que más le
gusta explicar trata de cómo Starbucks llegó a crear un único modelo de tapa
para sus tres tamaños diferentes de vasos de café. Una idea feliz que genera
ahorros muy considerables.
Lo que distingue a la idea de cualquier otro factor de producción es su
almacenamiento: cabe en un programa de ordenador. Así, mientras los factores
1
Hijo de un exgobernador demócrata de Colorado y hermano de un Senador por ese Estado.
También es permanente candidato al Premio Nobel.
Por Pep I. Aguiló (Diciembre 2009)
3
Paul Romer
Crecimento económico
de producción como la energía, las materias primas o incluso el capital
humano, se agotan; cuanto más se utilizan las ideas, más beneficios reportan.
Las ideas no surgen necesariamente de mercados privados, pero tampoco del
estado. En los países democráticos las ideas suelen germinar en un tercer
sector en donde interacciona lo público y lo privado. Es decir, que el origen de
muchas ideas se sitúa en una categoría que ni es totalmente pública ni
totalmente privada. Las ideas son el resultado de la colaboración entre
universidades o centros de investigación y las empresas.
El crecimiento económico puede continuar mientras se produzca el nacimiento
de nuevas ideas, de manera que los estados que desean el bienestar de sus
ciudadanos deberían adoptar medidas favorables al surgimiento de nuevas
ideas.
Para que surjan más ideas es suficiente con dejar que fluyan los incentivos
económicos para sus creadores, incluidas las subvenciones públicas.
Esos incentivos se dan mayormente en los Estados Unidos que en Europa,
pues sus universidades compiten entre sí, en un ambiente de gestión
totalmente libre. Mientras que en Europa la burocracia dificulta que cumplan
este papel.
La propiedad intelectual contra la innovación. La excesiva protección de las
ideas frena su difusión. Y sin embargo, si la protección resulta insuficiente es
posible, aunque no seguro, que se impida su nacimiento. Algunas ideas útiles
exigen ser copiadas desde su nacimiento; como los medicamentos que salvan
vidas.
¿Cómo garantizar la propiedad intelectual para que la motivación del
investigador subsista, y que al mismo tiempo no se frene el nacimientos de
nuevas ideas?. La solución intermedia es la vía que Romer denomina el
derecho de propiedad débil.
Desde el momento en que el crecimiento es la prioridad, es más útil estimular
la producción de ideas nuevas que proteger excesivamente las existentes.
Que muchas empresas chinas copien patentes USA, puede que no esté bien,
pero obliga a las empresas y universidades americanas a innovar con mayor
rapidez, si desean mantener su posición de liderazgo.
Los economistas prefieren las empresas nuevas a las existentes, ya que en su
ideario el crecimiento es lo primero. De hecho, no está demostrado que la
propiedad intelectual sea indispensable para la innovación, pues las patentes
favorecen los monopolios y las rentas de situación.
James Watt, el inventor de la máquina de vapor obtuvo del Parlamento
Británico la patente de su invento en 1769 por treinta años. El resultado fue que
durante ese período de tiempo, la máquina no experimentó ninguna mejora. Lo
que significa que la revolución industrial se retrasó treinta años.
Por Pep I. Aguiló (Diciembre 2009)
4
Paul Romer
Crecimento económico
Francia otorgó a la empresa La Fuchsine la patente de la mayoría de
colorantes. Con lo que en Francia se dejó de innovar en esta materia, mientras
la industria evolucionaba fuera del país, así que al poco tiempo Francia perdió
el liderazgo del sector.
En Italia, la industria farmacéutica creó muchos más medicamentos antes de
1978, que después cuando se introdujeron las patentes en el sector. Y hoy en
día, la existencia de genéricos (que no siempre respetan la propiedad
intelectual) no impide que la industria acumule mayores beneficios.
De hecho, las empresas, desde el momento en que innovan, se benefician de
una ventaja comercial que no exige ser patentada. En muchas ocasiones la
patenta sólo sirve para crear un “privilegio” (ley privada) que desemboca en un
pernicioso monopolio.
Sólo cuando se terminó con los monopolios telefónicos nacionales pudieron
aparecer nuevos productos como la telefonía móvil, la fibra óptica o Internet.
La destrucción creativa. En una economía que pretenda el desarrollo y el
crecimiento debe favorecer la innovación. El resto es secundario. Por lo que la
economía de la nostalgia es una mala consejera. En los lugares en donde las
empresas dominantes son todas antiguas se está siempre al borde del “estado
estacionario” es decir, del estancamiento. Mientras en los lugares en donde la
tasa de natalidad empresarial es alta, también lo es el crecimiento. Es la única
forma estrategia para contar con empresas de la nueva economía como
Google , Microsoft o Amazon, que no existían hace 20 años.
Por ello es importante, facilitar la creación de nuevas empresas incluso cuando
éstas ponen en aprietos a las existentes, y también invertir en la formación de
las personas.
Romer cree que la formación es el único factor real de lucha contra el
desempleo, y el único que favorece el crecimiento de los salarios. Sólo la
elevación del nivel de formación de los trabajadores ha contribuido
históricamente a aumentar los sueldos de forma sostenible.
La política monetaria y la política fiscal pertenecen a la vieja economía. El
fomento a ultranza del I+D tampoco es suficiente, por estar excesivamente
burocratizado.
Corroborando las enseñanza de Paul Romer, el profesor español Xavier Sala i
Martín sostiene: Productividad no es I+D. El 81% de las grandes ideas empresariales
como Microsoft, Starbucks o Nesspreso surgen de los trabajadores y otro 21% de
jóvenes que no están en el mercado laboral, como Bill Gates. El I+D sólo crea el 8%
de las grandes ideas empresariales. Es muy importante, pero la economía no va a salir
de la crisis con esto. La productividad no se genera gastando el 3% del PIB en I+D y
creando unos foros mágicos donde los investigadores dan ideas a los empresarios
para impulsarlas de una forma verde y sostenible. El mundo no va así. Esto sólo
funciona en la cabeza de un ministro que quiere vendernos la moto.
Por Pep I. Aguiló (Diciembre 2009)
5
Paul Romer
Crecimento económico
Para España Romer propone crear una especie de Hong Kong, es decir, un
lugar libre de las normas y leyes españolas, en donde se pueda ensayar con
mayor libertad una nueva forma de hacer economía.
La página personal de Paul Romer tiene la dirección:
http://www.stanford.edu/~promer/
El Misterio del Capital. El Instituto Libertad y Democracia (ILD) con sede en
Lima, Perú, considerado por el semanario The Economist como uno de los dos
centros de investigación (think tank) más importantes del mundo, está presidido
por Hernando de Soto. A quien la revista Time en mayo de 1999, eligió como
uno de los 5 principales innovadores de América Latina en el número especial
sobre “Líderes para el nuevo milenio” y durante el 2004 le consideró entre las
100 personas más influyentes del planeta.
Hernando de Soto, de profesión economista, ha sido
miembro del Acuerdo General sobre Aranceles
Aduaneros y Comercio (GATT), presidente del Comité
Ejecutivo de la Organización de Países Exportadores
de Cobre (CIPEC), director-gerente de Universal
Engineering Corporation, miembro del Swiss Bank
Corporation Consultant Group y director del Banco
Central de Reserva del Perú. Hoy, Soto y sus colegas
del ILD se concentran en diseñar e implementar
programas de formación de capital para los pobres en
Hernando de Soto
África, Asia, América Latina, el Medio Oriente y los
países de la ex Unión Soviética. Cerca de 30 jefes de
Estado han invitado al presidente del ILD a implementar programas y reformas.
De Soto sostiene que en muchos países pobres existe un difundido “espíritu
empresarial”, entre los vendedores callejeros, los pequeños artesanos, los
agricultores sin tierra o los oferentes de pequeños servicios. Todos esos
millones de pobres no podrían sobrevivir sino fuese por su espíritu empresarial.
En el mundo predomina la economía informal, de manera que ante la ausencia
de títulos de propiedad y del derecho de ejercer la informalidad es una
estrategia de supervivencia frente a Estados deshonestos, burocracias rapaces
y aristocracias coloniales.
Este economista ha demostrado como en su país, la casi imposibilidad de
obtener un título de propiedad impide el acceso al crédito y condena a
actividades marginales; en las zonas rurales el campesino, ocupante sin título
de propiedad, cultiva la coca porque no requiere inversión y la rotación de los
cultivos es rápida.
El número de gestiones necesarias en Perú para abrir una empresa legal es
tan elevado y costoso, incluida la prevaricación, que resulta imposible
convertirse en empresario sin la protección personal de los funcionarios. Lo que
es extensible a la mayoría de países de América Latina y otras partes del
mundo. En definitiva, la economía informal es una estrategia de supervivencia
que mantiene a los más desfavorecidos en una espiral de empobrecimiento.
Por Pep I. Aguiló (Diciembre 2009)
6
Paul Romer
Crecimento económico
Así que romper el triángulo de hierro de la pobreza exige reconocer las
actividades empresariales de los más pobres. Pues más de 4.000 mil millones
de personas en todo el mundo carecen de derechos de propiedad sobre sus
bienes, por lo que no pueden acceder al crédito utilizándolos como garantía.
Tampoco pueden crear una empresa a través de la cual aprovechar las
ventajas de la división del trabajo, sin poder separar el riesgo de la empresa del
riesgo personal.
Por Pep I. Aguiló (Diciembre 2009)
7
Descargar

¿Cuál es el motor del crecimiento sin fin

SIN NOVEDAD EN EL FRENTE

SIN NOVEDAD EN EL FRENTE

GuerrasTrincherasAntibelicistaNovela bélicaAlemaniaJóvenesLiteratura alemana contemporánea

Conflictos países del Norte y del Sur

Conflictos países del Norte y del Sur

PaísesGeografíaDesarrollo económicoSociedadÉtica

Desarrollo económico y ética

Desarrollo económico y ética

Mala división de riquezaSoluciónDeuda externaPaises ricosPrincipios éticosProblemaPlanteamientoTalleres clandestinosAyuda educativa

El Lenguaje del Poder

El Lenguaje del Poder

BeatlesPublicidadMúsicaBob DylanFilosofíaArgumentosDiscursoSubliminal

La maldición del brujo leopardo; Heinz Delam Lagarde

La maldición del brujo leopardo; Heinz Delam Lagarde

Leyendas africanasÁfricaLiteratura universal contemporáneaMitosNarrativa y novela fantástica