"En infantil sólo se juega"
Actividades que nuestros hijos deberían desarrollar en el colegio en la
etapa de infantil
"En infantil sólo se juega"
¿Qué actividades deberían realizar nuestros hijos en la Escuela de
Infantil?
Muchos papás son los que aún, cuando piensan y hablan de Educación
Infantil añaden: “en infantil solo se juega”, ”luego viene lo importante”,
“ahora esto es más light”, ”más adelante es cuando debemos ponernos las
pilas”, “yo le pregunto y todavía no han hecho nada”(se traduce en no han
hecho fichas), “el mío ha trabajado muchísimo”. En la calle todavía se oye
cuando entran en Primaria: “ahora viene lo importante, lo fuerte”.
Comentarios de este tipo sorprenden a las personas que conocemos la gran
importancia de la Educación Infantil y que “luchamos” y disfrutamos en ella,
pero aún sorprenden más a neurólogos y pedagogos, que día a día
demuestran con sus estudios e investigaciones que de 0 a 6 años se
forman los cimientos de la personalidad de cada individuo, y por lo
tanto, el tramo educativo que abarca estas edades es fundamental para
nuestra vida.
Somos muchas personas, docentes y familias, las que tenemos claro que esta
etapa es básica, además de maravillosa, por ello requiere gran seriedad a la
hora de plantearnos nuestro trabajo, nuestro papel y nuestra actitud, tanto
en casa como en el colegio.
Esta idea errónea viene del pasado y aún tiene mucha fuerza en nuestros
días y todo ello a pesar de las múltiples investigaciones. Siempre se ha
pensado que el niño que hace muchas fichas, rellena muchos libros y
contesta muchas preguntas es un niño que está “aprovechando” el
tiempo, es aquel que está recibiendo mayores contenidos, cuánto más aún si
realiza sus trabajos de manera limpia y silenciosa (añadimos que “hay gran
ambiente de trabajo” y que “trabajan” muy bien). No nos damos cuenta que
las escuelas que tienen mejores resultados no tienen libros hasta los 7
años y son niños cuya actividad fundamental es el juego. ¿Por qué
queremos que “trabajen” tan pronto? Y ¿a qué llamamos trabajar? ¿Qué
pensamos con el verbo aprovechar? ¿Por qué nuestros gobiernos no se
plantean un verdadero cambio para conseguir esos excelentes resultados
nombrados en los medios de comunicación?...
En infantil “sólo se juega”, es como decir “en mi trabajo solo se
trabaja”. Sería maravilloso que en todos los colegios de infantil se jugase,
sería señal del respeto a la etapa y a las características del niño y sería una
señal de escucha activa. No jugar en infantil es un “asalto” a esta etapa,
lo cual puede ser a la larga perjudicial para el niño. Jugar es maravilloso y
no porque jueguen mucho es que van a tener problemas en primaria, ó van a
ser unos “vaguetes” ó incluso van a “perder mucho tiempo”, al contrario, lo
ganan, porque aprenden a través de la exploración, del movimiento, de las
sensaciones. Estamos hablando de una etapa sensoriomotora (nombrada
así por el gran Piaget). De esta forma estarán mucho más felices y eso les
abrirá su puerta al verdadero aprendizaje, no solo cognitivo sino emocional,
lo cual no tiene precio, pues lo que comience a pensar sobre él en esta etapa
lo llevará toda su vida.
Mi reflexión ante estas ideas, erróneas desde mi punto de vista, es lo que
me lleva a escribir y aprovechar este espacio maravilloso que
www.lapuertadelcole.com nos ofrece. Necesitamos defender una escuela de
juego, activa, de verdadero diálogo, de investigación, de duda, de respeto al
niño, de escucha.
El niño debe jugar, el niño tiene derecho a jugar. Los papás deben estar
tranquilos ante la “falta de hábito de estudio” con cuatro años, que no
piensen que cuanto más juega un niño más dificultades tendrá para
sentarse, para estudiar, todo lo contrario, si no les sentamos antes de
tiempo, se sentará con tranquilidad cuando sea mayor y deba hacerlo.
Impedir que el niño juegue “todo el rato” y agobiarse con ello es como
agobiarse porque el niño gatea y no anda, dejémosle que se vaya poniendo
el de pie, dejémosle que el necesite andar, necesite sentarse. Va a
encontrar obstáculos que el mismo querrá superar, será cuando comience a
necesitar ponerse de pie. Las conexiones neuronales las hará él y no
nosotros. Nosotros podremos guiarle y orientarle. Querer que se ponga de
pie antes de tiempo no es ayudarle, si es ayudarle proporcionarle
actividades donde el niño necesite moverse, quiera jugar, subir ó bajar,
le estaremos dando su llave para conseguirlo y no la nuestra.
Mi experiencia con ellos me dice que cuanto más felices están más
aprenden y son felices cuando juegan, cuando ríen, cuando comparten y no
cuando les obligamos a ser mayores antes de tiempo, a rellenar libros y
fichas a los tres y cuatro años diariamente, a estar sentados más de media
hora con tres años y además callados ó a ver la tele durante la tarde.
Pero, ¿por qué este matiz tan despectivo a veces a la palabra jugar? “es que
este niño solo quiere jugar”, “lleva toda la tarde jugando”…. Yo les diría a
todos bien alto ¡PUES CLARO! Es el momento de jugar, si no lo hace
ahora ¿cuándo lo hará? Jugando es donde nace el deseo de aprender, el
deseo de saber, de conocer, de investigar, hablando es como se aprende
hablar, a dialogar, a callar. El silencio es muy bueno, no lo niego, ayuda a la
reflexión, a la escucha, pero a estar en silencio se aprende por uno mismo
cuando se tiene la necesidad y el deseo de escuchar al otro y no cuando nos
mandan callar porque sí.
Es una etapa con una gran plasticidad neuronal, lo que hace que haya un
gran número de conexiones neuronales, las primeras. Los neurólogos nos
explican como nacemos con neuronas pero sin conexiones. Esto hace
que el papel educativo sea fundamental y tenemos la gran
responsabilidad de hacerlo bien y lo conseguiremos conociendo al niño,
conociendo su etapa, su evolución, sus necesidades físicas, sociales,
cognitivas y afectivas. A veces nos centramos en las cognitivas y olvidamos
el resto, como la emocional, que son igual de importantes ó más. En la
medida que se acepte, se quiera y se relacione va a crecer en el resto de
capacidades.
Con esta actitud estaremos previniendo al niño de problemas
posteriores, no sólo escolares sino personales como la ansiedad, el estrés,
las fobias… el niño debe sentirse respetado en su crecimiento, en sus
rutinas, y no todos podemos hacer lo mismo en el mismo momento. Ser
siempre el mejor y ser bueno en todo es imposible y no es necesario,
pero ésto desde pequeño debe ser aprendido.
Por último, para ayudar a la reflexión, recordar que las grandes
adquisiciones se producen en esta etapa, en ella se asientan las bases de la
personalidad, por ello merece la pena que papás y docentes nos sentemos y
reflexionemos sobre qué queremos para nuestros niños y por qué.
Debemos proporcionar determinadas condiciones que no den instrucción,
que fomenten el aprendizaje en libertad, sin un control excesivo,
orientando, guiando… no abandonando. Está investigado y demostrado que
desarrollan mejor sus capacidades. Son niños con mayor capacidad lógica,
creativos, dialogantes pero sobre todo son niños mucho más felices,
aprenden a aprender, tienen deseo de saber, de investigar pero para ellos,
no para demostrar a los demás lo mucho que saben. Cuando consigamos esto
habremos conseguido una educación de Calidad.
Si no habéis preguntado a vuestros hijos que es lo que más les gusta
de la escuela, hacedlo ahora. Nuestros peques de infantil en su gran
mayoría dirán los rincones ó jugar con mis amigos. ¿Cuánto tiempo hacen
eso? Escuchémosles Reunamos las respuestas y compartamos opiniones para
crecer como lo hacen nuestros pequeños.
“La meta de la educación infantil no debe ser llenar al niño de datos
académicos previamente seleccionados, sino cultivar su deseo natural de
aprender.”
Maria Montessori
Sandra Martín Martín,
Usuaria Experta en Educación Infantil en LaPuertadelCole
Maestra de Educación Infantil.
Blog: http://guguysusamigos.blogspot.com.es/
Descargar

"En infantil sólo se juega" Actividades que nuestros hijos deberían