Destrezas de Autocontrol para los Niños
Self-Control Skills for Children
Información para los padres
por Louise K. Eckman
Universidad del Estado de Pennsylvania
Tomado directamente y sin enmiendas de http://www.naspcenter.org/espanol/
Introducción
Normalmente, los niños aprenden autocontrol durante los años preescolares y la escuela primaria.
Aprender cuándo hablar y cuándo mantenerse callado, cuándo correr y cuándo sentarse, es parte
fundamental del crecimiento. Es importante para los niños aprender estas lecciones de
comportamiento durante la niñez--no pegarle a los demás niños, no tener rabietas cuando no logran
lo que quieren. Algunos niños aprenderán estas lecciones fácilmente. Otros, tal vez no las aprendan
sin la ayuda de maestros y padres.
¿Qué es autocontrol? El autocontrol es una destreza que le permite al niño suprimir
comportamientos indeseables, inapropiados y actuar de maneras socialmente aceptables. Le permite
“decidir” cómo actuar y escoger un buen curso de acción. Los niños no nacen con autocontrol--es
una destreza aprendida. Los niños de 2 y 3 años pueden agredir a otros o gritar cuando están
frustrados, pero según pasan los años, los mensajes repetidos de parte de padres cariñosos los
convencen de cambiar su comportamiento y manejar la frustración de otra manera.
¿Cómo aprenden los niños autocontrol? Muchos niños aprenden autocontrol observando a otros
niños y adultos. Si observan a otros niños mayores manejando la frustración diciendo, “ah, caramba”
y volviendo a intentar lo que estaban haciendo, ellos pueden comenzar lentamente a calmar sus
reacciones e imitar a un hermano mayor al que admiren. A la edad de 10 ó 12 años, pocos niños
agreden o gritan en respuesta a la frustración. Los niños están deseosos de complacer a sus padres,
maestros y compañeros, comportándose de maneras aceptables.
Sin embargo, existe un número significativo de niños que no aprenden muy bien observando a otros.
Estos aprenderán más efectivamente a través de la enseñanza directa junto al uso de recompensas y
consecuencias. Necesitarán lecciones consistentes de los padres sobre cómo manejar la frustración.
Estas lecciones lo ayudarán a controlar sus reacciones y a sustituirlas con respuestas más efectivas.
Enseñando autocontrol
Es importante seleccionar metas apropiadas para la edad del niño al que se desea enseñar
autocontrol. (Será de mucha ayuda que los niños mayores de la familia, al igual que los adultos
presentes, tengan buen autocontrol.) Asegure que su hijo coopere, discutiendo las metas con él.
Anímelo a participar con usted en un proyecto para mejorar su comportamiento de maneras
específicas. Trate una meta sencilla primero, y seleccione una en la cual el niño tenga mucha
probabilidad de tener éxito. Luego, pueden concentrar en otras metas. Algunos ejemplos de metas
para las diferentes edades:
5 años
no interrumpir
7 años
irse a dormir a una hora fija
reducir el numero de peleas con
sus hermanos
no pegar
9 años
comenzar sus tareas
escolares
independientemente
llegar a tiempo a la mesa
para cenar
¿Qué estrategias funcionan? Una vez se ha escogido una meta específica, se debe seleccionar
una estrategia que ayude al niño a cumplir dicha meta. La estrategia debe demostrarle al niño qué
hacer en lugar de reaccionar de una manera inapropiada o indeseable. Algunas de las siguientes
pueden ayudar:





Tomar un descanso (n.t. Tiempo Fuera) : Disminuya las peleas y evite las agresiones
animando al niño a que tome un descanso--alejarse del hermano o compañero antes de que
comience una pelea.
Establecer horas fijas para ir a la cama o la cena: Acuerden una hora para la cena o para
ir a dormir y recuérdele al niño cuando llegue la hora.
Enseñar y proveer atención: Enseñe al niño a no interrumpir y a esperar el momento
cuando los demás no estén hablando para participar en la conversación. Es importante
ofrecerle al niño suficiente atención para que él no esté “hambriento de atención”.
Usar recompensas: La clave del éxito recae en recompensar al niño consistentemente por
su progreso. Usted podría discutir con su hijo las recompensas de antemano. Los elogios y la
atención son recompensas importantes. Muchos niños consideran tiempo a solas con un
padre una recompensa importante. Sin recompensas, el plan para el cambio tal vez no sea
exitoso. Es importante obtener la cooperación del niño, dejar en claro cuál es el cambio
deseado y recompensar al niño inmediatamente después de que el éxito ocurra.
Usar programas de autorregulación: Una vez el niño haya experimentado algún éxito en
alcanzar autocontrol, pueden tratar un programa de autorregulación. La autorregulación se
debe usar sólo cuando las metas de autocontrol han sido cumplidas exitosamente y sólo si el
niño quiere intentar la autorregulación. Los pasos son los mismos--ganar la cooperación del
niño a través de la discusión (planificar el cambio), seleccionar una meta, seleccionar una
estrategia y planificar la recompensa. Con la autorregulación, el padre asiste al niño con el
paso 1--planificar el cambio y el paso 4--proveer refuerzo/recompensa. El padre puede
también ayudar al niño a seleccionar estrategias. Es importante que los padres estén
interesados y apoyen este proceso.
Traducido y adaptado de A. Canter & S. Carroll, (Eds.), Helping Children at Home and School:
Handouts From Your School Psychologist. (1998). Bethesda, MD: NASP, pp. 341-342.
Y publicado por NASP en http://www.naspcenter.org/espanol/
Descargar

Eckman.DestrezasAUTOCONTROLninios