Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
TEMA 12
EL PODER JUDICIAL. LA REGULACIÓN CONSTITUCIONAL DE LA JUSTICIA.
EL CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL. COMPOSICIÓN Y FUNCIONES.
1.- EL PODER JUDICIAL
2.- LA REGULACION CONSTITUCIONALDE LA JUSTICIA.
3.- EL CONSEJO GENERAL DEL POCER JUDICIAL.
4.- COMPOSICIÓN Y FUNCIONES.
1. EL PODER JUDICIAL.
1.1. INTRODUCCIÓN.
La formulación teórica de la división de poderes entre ejecutivo, legislativo y
judicial ha sido un principio consagrado en las diferentes constituciones. Teoría
establecida por Locke y Montesquieu durante el liberalismo clásico y puesta en
práctica por los regímenes parlamentarios modernos, en virtud de la cual las tres
funciones básicas del Estado deben ser ejercidas por poderes distintos (legislativo,
ejecutivo y judicial), para evitar así la concentración de poder en un solo órgano. La
separación de poderes subyace a los actuales regímenes parlamentarios modernos,
como garantía para el ejercicio de las libertades individuales y del libre ejercicio de la
soberanía popular.
Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu, en su
obra El espíritu de las Leyes (1748), manifiesta: “En cada estado hay tres clases de
poderes: el legislativo, el ejecutivo de las cosas pertenecientes al derecho de gentes,
y el ejecutivo de las que pertenecen al civil. Por el primero, el príncipe o magistrado
hace las leyes para cierto tiempo o para siempre, y corrige o deroga las que están
hechas. Por el segundo, hace la paz o la guerra, envía o recibe embajadores,
establece la seguridad y previene las invasiones; y por el tercero, castiga los
crímenes y decide las contiendas de los particulares. Éste último se llamará judicial;
y el otro simplemente poder ejecutivo del Estado...”.
Cuando los poderes legislativo y ejecutivo se hallan reunidos en una misma
persona o corporación entonces no hay libertad, porque es de temer que el Monarca
o el Senado hagan leyes tiránicas para ejecutarlas del mismo modo. Así sucede
también cuando el Poder Judicial no está separado del poder legislativo y ejecutivo.
Estando unido al primero, el imperio sobre la vida y la libertad de los ciudadanos
sería arbitrario, por ser uno mismo el juez y el legislador y, estando unido al
segundo, sería tiránico, por cuanto gozaría el juez de la misma fuerza que un
agresor.
El Estado de Derecho, al implicar, fundamentalmente, separación de los
poderes del Estado, imperio de la ley como expresión de la soberanía popular,
sujeción de todos los poderes públicos a la Constitución y al resto del ordenamiento
jurídico y garantía procesal efectiva de los derechos fundamentales y de las
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 1 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
libertades públicas, requiere la existencia de unos órganos que, institucionalmente
caracterizados por su independencia, tengan un emplazamiento constitucional que
les permita ejecutar y aplicar imparcialmente las normas que expresan la voluntad
popular, someter a todos los poderes públicos al cumplimiento de la ley, controlar la
legalidad de la actuación administrativa y ofrecer a todas las personas tutela efectiva
en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos.
1.2. CONCEPTO.
El Poder Judicial es un poder del Estado que, de conformidad con el
ordenamiento jurídico, es el encargado de administrar justicia en la sociedad,
mediante la aplicación de las normas jurídicas en la resolución de conflictos. Por
"Poder", en el sentido de poder público, se entiende a la organización, institución o
conjunto de órganos del Estado, que en el caso del Poder Judicial son los órganos
judiciales o jurisdiccionales: juzgados y tribunales, que ejercen la potestad
jurisdiccional, que suele gozar de imparcialidad y autonomía. Poder autónomo e
independiente que ejercen jueces y tribunales, y cuyo órgano de gobierno lo
constituye el Consejo General del Poder Judicial. Ámbito en el que se ejercen y
dirimen las competencias y facultades del Estado en materia de enjuiciamiento de
las conductas de los ciudadanos y las autoridades que las leyes sancionan como
delitos o faltas, o consideran conforme a derecho. Abarca asimismo la facultad
coactiva del Estado para lograr la aplicación de las normas del derecho positivo.
La Constitución Española de 1978 instaura un nuevo orden en nuestro país, y
es taxativa al describir nuestro sistema político en su artículo 1.1., de la siguiente
manera:
"España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que
propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la
justicia, la igualdad y el pluralismo político".
Según la Constitución española la justicia emana del pueblo y se ejerce por el
Poder Judicial, que es el conjunto de Juzgados y Tribunales, integrado por Jueces y
Magistrados, que tienen la potestad de administrar justicia en nombre del Rey.
Exclusivamente a dichos Juzgados y Tribunales corresponde el ejercicio de la
potestad jurisdiccional, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado. En ejercicio de
dicha potestad, los Juzgados y Tribunales conocen y deciden todos los procesos
contenciosos de los órdenes civil, penal, contencioso-administrativo, social y militar.
El conocimiento y decisión de dichos procesos consiste en la tramitación y
pronunciamiento sobre el fondo del asunto que les planteen las partes, sean éstas
autoridades o particulares.
También, en los casos en que la ley así lo permite, los Juzgados y Tribunales
se encargan del conocimiento y decisión de asuntos que no suscitan contienda entre
partes, en los denominados procesos de jurisdicción voluntaria. Estos son
principalmente la protocolización de testamentos ológrafos (escritos por el testador
de su puño y letra), asuntos de patria potestad, bienes de los cónyuges y otros actos
civiles que requieren intervención judicial.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 2 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
El conjunto de órganos que desarrollan esa función constituye el Poder
Judicial del que se ocupa el Título VI de nuestra Constitución, configurándolo como
uno de los tres poderes del Estado y encomendándole, con exclusividad, el ejercicio
de la potestad jurisdiccional en todo tipo de procesos, juzgando y haciendo ejecutar
lo juzgado, según las normas de competencia y procedimiento que las leyes
establezcan.
El artículo 122 de la Constitución Española dispone que la Ley Orgánica del
Poder Judicial determinará la constitución, funcionamiento y gobierno de los
Juzgados y Tribunales, el estatuto jurídico de los Jueces y Magistrados de carrera,
que formarán un cuerpo único, y del personal al servicio de la Administración de
Justicia, así como el estatuto y el régimen de incompatibilidades de los miembros del
Consejo General del Poder Judicial y sus funciones, en particular en materia de
nombramientos, ascensos, inspección y régimen disciplinario.
2. LA REGULACIÓN CONSTITUCIONAL DE LA JUSTICIA.
La Constitución española de 1978 configura un Estado Social y Democrático
de Derecho (art. 1.1) en el que uno de los pilares básicos lo constituye el Poder
Judicial y le dedica el Título VI (artículos 117-127). En este Título, el texto
constitucional, si bien no ofrece una definición de lo que ha de entenderse por Poder
Judicial, sí señala los caracteres esenciales y los principios básicos sobre los que
descansa la actual organización judicial. Vamos a analizar dicho articulado:
Artículo 117. Poder judicial.
“1. La justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey por Jueces y
Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles,
responsables y sometidos únicamente al imperio de la Ley.
2. Los Jueces y Magistrados no podrán ser separados, suspendidos, trasladados ni
jubilados sino por alguna de las causas y con las garantías previstas en la Ley.
3. El ejercicio de la potestad jurisdiccional en todo tipo de procesos, juzgando y
haciendo ejecutar lo juzgado, corresponde exclusivamente a los Juzgados y
Tribunales determinados por las Leyes, según las normas de competencia y
procedimiento que las mismas establezcan.
4. Los Juzgados y Tribunales no ejercerán más funciones que las señaladas en el
apartado anterior y las que expresamente les sean atribuidas por Ley en garantía de
cualquier derecho.
5. El principio de unidad jurisdiccional es la base de la organización y funcionamiento
de los Tribunales. La Ley regulará el ejercicio de la jurisdicción militar en el ámbito
estrictamente castrense y en los supuestos de estado de sitio, de acuerdo con los
principios de la Constitución.
6. Se prohíben los Tribunales de excepción.”
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 3 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
El art.117 de la Constitución abre el Título VI dedicado al Poder Judicial. Por
poder judicial hay que entender el conjunto de órganos jurisdiccionales a los que se
atribuye el ejercicio de la función jurisdiccional, que como recuerda Max Weber
resaltando su importancia, históricamente, es anterior a la función legislativa.
El apartado primero del art. 117 destaca en primer lugar la legitimación
democrática del Poder Judicial al señalar que "la justicia emana del pueblo". Es una
concreción de lo dispuesto en el art 1.2 de la Constitución según el cual "la
soberanía nacional reside en el pueblo español del que emanan los poderes del
Estado".
En la línea de confirmar la emanación popular de la Administración de
Justicia, la Constitución ha previsto en su artículo 125 la institución del Jurado (Ley
Orgánica 5/1995, de 22 de mayo, del Tribunal del Jurado), la acción popular (art.101
de la Ley de Enjuiciamiento Criminal promulgada por Real Decreto de 14 de
septiembre de 1882) y los Tribunales consuetudinarios y tradicionales. Así, la Ley
Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, en su art. 19, prevé la posibilidad
de ejercer la acción popular y atribuye el carácter de Tribunal consuetudinario y
tradicional al Tribunal de las Aguas de la Vega Valenciana y al Consejo de Hombres
Buenos de Murcia.
Pero la legitimación democrática no se traduce en la elección popular de
Jueces y Magistrados, sino en la exclusiva sujeción de éstos a lo dispuesto en la
Constitución y en la ley, como el propio artículo 117 se encarga de resaltar,
"sometidos únicamente al imperio de la ley".
El sometimiento al imperio de la ley implica que los jueces no puedan sin más
inaplicar aquélla cuando consideren que puede ser contraria a la Constitución, ya
que cuando un órgano judicial considere, en algún proceso, que una norma con
rango de ley, aplicable al caso y de cuya validez dependa el fallo, puede ser
contraria a la Constitución, habrá de plantear la cuestión ante el Tribunal
Constitucional de acuerdo con lo dispuesto en la Ley Orgánica 2/1979, de 3 de
octubre, del Tribunal Constitucional. Sin embargo, en relación con los reglamentos o
cualquier otra disposición normativa, el principio de legalidad sí que impone su
inaplicación cuando sean contrarios a la ley o al principio de jerarquía normativa
(art.6 LOPJ; art.1.1 Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción
Contencioso-administrativa).
Este principio cardinal de sometimiento a la ley está también íntimamente
ligado a la proclamación de la independencia de Jueces y Magistrados que hace el
art.117 de la CE y que encuentra eco en los arts.12 a 14 de la Ley Orgánica 6/1985,
de 1 de julio, del Poder Judicial. En primer lugar estos preceptos garantizan la
independencia de Jueces y Magistrados en el ejercicio de la potestad jurisdiccional
respecto a todos los órganos judiciales y de gobierno del Poder Judicial, lo que se
traduce en la imposibilidad por parte de Jueces y Tribunales de corregir la aplicación
o interpretación del ordenamiento jurídico hecha por sus inferiores en el orden
jerárquico judicial, a no ser que administren justicia en virtud de los recursos que las
leyes establezcan.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 4 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
En la misma línea tampoco pueden los Jueces y Tribunales, órganos de
gobierno de los mismos o el Consejo General del Poder Judicial dictar instrucciones,
de carácter general o particular, dirigidas a sus inferiores sobre la aplicación o
interpretación del ordenamiento jurídico que lleven a cabo en el ejercicio de su
función jurisdiccional. Por otra parte el art.14 faculta a los Jueces y Magistrados que
se consideren inquietados o perturbados en su independencia para ponerlo en
conocimiento del Consejo General del Poder Judicial, sin perjuicio de las acciones
que puede promover el Ministerio Fiscal en defensa de la independencia judicial.
Cuando el art. 117.1 de la CE señala que la justicia se "administra en nombre
del Rey", no está sino incidiendo en el hecho de que el monarca es símbolo de la
unidad y permanencia del Estado (art. 56). Con esto se reafirma además la vieja
fórmula, típica del Derecho hispánico que encuentra su origen en el Fuero Viejo de
Castilla, anterior en medio siglo a la ley de Partidas.
El apartado 2 del art. 117 de la CE, del que es copia exacta el art.15 de la Ley
Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, consagra la inamovilidad. Los
orígenes de esta garantía se encuentran en el Act of Settlement de 1700, aunque su
configuración actual es tributaria de los primeros textos del constitucionalismo liberal
como la Constitución francesa de 1791 y la Constitución de Cádiz de 1812.
La inamovilidad va a ser la fórmula que garantice la independencia personal
de jueces y magistrados frente a los abusos del ejecutivo.
Como ha destacado el Tribunal Constitucional, de lo que se trata es que sea
la ley la que proceda a una regulación de carácter abstracto y general. Merece
destacarse que la situación estatutaria de los Jueces y Magistrados es más rigurosa
que la de los funcionarios de la Administración civil del Estado, a los que se
reconoce el derecho a la sindicación (art.103.3 de la CE), con los efectos que ello
puede acarrear, derecho que se niega expresamente a los miembros de la
Magistratura (art.127 de la CE).
Hay que tener presente que la garantía de la inamovilidad se reconoce a los
Jueces y Magistrados que desempeñan cargos judiciales, y no está sujeta a
limitación temporal. En cambio, los que han sido nombrados por plazo determinado
gozan de inamovilidad sólo por ese tiempo (art.378 LOPJ).
El apartado tercero, que contempla la exclusividad y la integridad de la
función jurisdiccional, también tiene su génesis en la Constitución de 1812. La
exclusividad tiene una vertiente positiva reconducible a que los Jueces y
Magistrados sean los únicos que juzguen y hagan ejecutar lo juzgado, sin injerencias
de los otros poderes del Estado o de otras instancias.
El principio de unidad jurisdiccional se recoge en los apartados 5 y 6. Cuando
nuestra Constitución habla de la unidad jurisdiccional como la base de la
organización y funcionamiento de los Tribunales, está excluyendo las jurisdicciones
especiales, tanto los Tribunales de excepción (art. 117.6) como los Tribunales de
Honor (art. 26). Téngase en cuenta que la prohibición de jurisdicciones especiales
no afecta a la posibilidad de especialización de Juzgados y Tribunales. En este
sentido el art. 98 de la Ley Orgánica del Poder Judicial autoriza al Consejo General
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 5 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
del Poder Judicial a acordar, que en aquellas circunscripciones donde exista más de
un Juzgado de la misma clase, uno o varios de ellos asuman con carácter exclusivo
el conocimiento de determinadas clases de asuntos o de las ejecuciones propias del
orden jurisdiccional de que se trate. En todo caso, tales Juzgados conservan su
régimen ordinario, se enmarcan en la organización común y están servidos por
Jueces y Magistrados integrantes de la carrera judicial.
Artículo 118. Cumplimiento de las sentencias.
“Es obligado cumplir las sentencias y demás resoluciones firmes de los Jueces y
Tribunales, así como prestar la colaboración requerida por éstos en el curso del
proceso y en la ejecución de lo resuelto”.
El obligado cumplimiento de lo acordado por los Jueces y Tribunales en el
ejercicio de la potestad jurisdiccional es una de las más importantes garantías para
el funcionamiento y desarrollo del Estado de Derecho y, como tal, es enunciado y
recogido en el art.118 de la CE. Exigencia objetiva del sistema jurídico, la ejecución
de las sentencias y demás resoluciones que han adquirido firmeza también se
configura como un derecho fundamental de carácter subjetivo incorporado al
contenido al contenido del art. 24.1 de la CE, cuya efectividad quedaría
decididamente anulada si la satisfacción de las pretensiones reconocidas por el fallo
judicial en favor de alguna de las partes se relegara a la voluntad caprichosa de la
parte condenada o, más en general, éste tuviera carácter meramente dispositivo
(STC 15/1986, de 31 de enero). De ahí que los arts.17 y 18 de la Ley Orgánica
6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, insistan en la obligación de todas las
Administraciones Públicas, autoridades y funcionarios, Corporaciones, entidades
públicas y privadas y particulares, de respetar y cumplir las sentencias y demás
resoluciones judiciales que hayan ganado firmeza o sean ejecutables de acuerdo
con las leyes.
Este precepto constitucional, en relación con el art. 24.1, ha generado una
amplia jurisprudencia sobre la embargabilidad de bienes y derechos. Parece
indiscutible, como consideración de principio, que la eficacia de las resoluciones
judiciales confiere a la persona que haya obtenido un pronunciamiento
indemnizatorio firme el derecho a hacer efectiva tal indemnización en toda su
cuantía, en tanto el condenado tenga medios económicos con los que responder a
su obligación.
Artículo 119. Justicia gratuita
“La justicia será gratuita cuando así lo disponga la Ley, y, en todo caso, respecto de
quienes acrediten insuficiencia de recursos para litigar”.
El art.119 del texto constitucional proclama un derecho a la gratuidad de la
justicia en los casos y en la forma en los que el legislador determine. Es un derecho
prestacional y de configuración legal cuyo contenido y concretas condiciones de
ejercicio corresponde delimitar al legislador atendiendo a los intereses públicos y
privados implicados y a las concretas disponibilidades presupuestarias.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 6 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
El reconocimiento de esta amplia libertad de configuración legal resulta
manifiesto en el primer inciso del art.119 al afirmar que "la justicia será gratuita
cuando así lo disponga la ley". El legislador podrá atribuir el beneficio de justicia
gratuita a quienes reúnan las características y requisitos que considere relevantes,
podrá modular la gratuidad en función del orden jurisdiccional afectado -penal,
laboral, civil, etc.- o incluso del tipo concreto de proceso y, por supuesto, en función
de los recursos económicos de los que pueda disponer en cada momento.
Sin embargo, el mismo precepto deja claro el contenido constitucional
indisponible que acota la facultad de libre disposición del legislador. Lo hace en el
segundo inciso al señalar que "en todo caso" la gratuidad se reconocerá "a quienes
acrediten insuficiencia de recursos para litigar".
Deben sufragarse los gastos procesales a quienes, de exigirse ese pago, se
verían en la alternativa de dejar de litigar o poner en peligro el nivel mínimo de
subsistencia personal o familiar.
El Tribunal Europeo de derechos Humanos ha tenido ocasión de pronunciarse
acerca de este derecho en los casos Airey (sentencia de 9 de octubre de 1.979) y
Pakelli (sentencia de 25 de abril de 1.983).
Este precepto constitucional aparece desarrollado en la Ley 1/1996, de 10 de
enero, de Asistencia Jurídica Gratuita. Frente a la situación de dispersión existente
con anterioridad, la Ley 1/1996 unificó el procedimiento, evitando así tener que
acudir a las diferentes leyes reguladoras del procedimiento en cada orden
jurisdiccional.
Artículo 120. Actuaciones judiciales, procedimiento y sentencias
1. Las actuaciones judiciales serán públicas, con las excepciones que prevean las
Leyes de procedimiento.
2. El procedimiento será predominantemente oral, sobre todo en materia criminal.
3. Las sentencias serán siempre motivadas y se pronunciarán en audiencia pública.
El art. 120 en su apartado primero consagra la publicidad de las actuaciones
judiciales. Se trata de un principio cardinal que surge en el siglo XIX como principio
procedimental
de
la
mano
del
liberalismo
encontrando
inmediata
constitucionalización en nuestros textos. Recuérdese lo que decía Mirabeau: "dadme
al juez que queráis; parcial, venal, incluso mi enemigo; poco me importa con tal de
que nada pueda hacer si no es cara al público". Como ha señalado el Tribunal
Constitucional, el principio de publicidad tiene una doble finalidad: por un lado,
proteger a las partes de una justicia sustraída al control público, y por otro, mantener
la confianza de la comunidad en los Tribunales, constituyendo en ambos sentidos tal
principio una de las bases del debido proceso y uno de los pilares del Estado de
Derecho. El art.24.2 de la CE ha otorgado a la exigencia de publicidad el carácter de
derecho fundamental, lo que abre para su protección la vía excepcional del recurso
de amparo. En los mismos términos se encuentra reconocido el derecho a un
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 7 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
proceso público en el art.6.1 del Convenio para la protección de los Derechos
Humanos y de las Libertades Fundamentales, de 4 de noviembre de 1950.
Como establece el propio art.120.1 de la CE, la publicidad del proceso puede
conocer excepciones, que, en todo caso, deberán estar autorizadas por una ley,
deberán tener su justificación en la protección de otro bien constitucionalmente
relevante y ser congruentes y proporcionadas con el fin que se pretende conseguir.
Atendiendo a estos criterios resulta admisible (STC 13/1985, de 31 de enero) que el
proceso penal tenga una fase sumaria amparada por el secreto para alcanzar una
segura represión del delito (art.301 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal promulgada
por Real Decreto de 14 de septiembre de 1882). Otra excepción se encuentra en el
art.232 de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, que en su
párrafo segundo establece que "excepcionalmente, por razones de orden público y
de protección de los derechos y libertades, los Jueces y Tribunales, mediante
resolución motivada, podrán limitar el ámbito de publicidad y acordar el carácter
secreto de todas o parte de las actuaciones". Otra es la del art.680 de la Ley de
Enjuiciamiento Criminal, según el cual las sesiones podrán tener lugar a puerta
cerrada cuando así lo exijan razones de moralidad o de orden público, o el respeto
debido a la persona ofendida por el delito o a su familia", y el Presidente, previa
consulta con el Tribunal, adoptará la decisión correspondiente, "consignando el
acuerdo en auto motivado".
La norma constitucional de necesaria motivación y la colocación sistemática
del art.120.3 expresa la relación de vinculación del Juez con la Ley y con el sistema
de fuentes del Derecho dimanante de la Constitución, pero expresa también un
derecho del justiciable y el interés legítimo de la comunidad en general de conocer
las razones de la decisión que se adopta, de comprobar que la solución dada al caso
es consecuencia de una exégesis racional del ordenamiento y no el fruto de la
arbitrariedad.
Además, este razonamiento expreso permite a las partes conocer los motivos
por los que su pretendido derecho puede ser restringido o negado, facilitando así, en
su caso, el control por parte de los órganos jurisdiccionales superiores.
El juzgador debe explicar la interpretación y aplicación del Derecho que
realiza, pero no le es exigible una puntual respuesta de todas las alegaciones y
argumentaciones jurídicas que las partes pudieran efectuar. Es más, ni el art.24 ni el
art.120 imponen una especial estructura en el desarrollo de los razonamientos, por lo
que una motivación escueta y concisa o una fundamentación por remisión no dejan
de ser tal motivación.
Desde este punto de vista el empleo de formularios no es necesariamente
lesivo del derecho a la tutela judicial, pero sí puede llegar a serlo si se expresan sólo
afirmaciones apodícticas y no razones fundadas en Derecho o si se echa mano de
cláusulas de estilo, vacías de contenido concreto, tan abstractas y genéricas que
pueden ser extrapoladas a cualquier otro.
Lo que está claro es que desde el punto de vista de la tutela judicial efectiva
no se pueden admitir como decisiones motivadas y razonadas aquellas que, a
primera vista y sin necesidad de mayor esfuerzo intelectual y argumental, se
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 8 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
comprueba que parten de premisas inexistentes o patentemente erróneas o siguen
un desarrollo argumental que incurre en quiebras lógicas de tal magnitud que las
conclusiones alcanzadas no pueden considerarse basadas en ninguna de las
razones aducidas. Además, existe un deber reforzado de motivación en el caso de
las sentencias penales condenatorias, en cuanto título jurídico habilitante de la
privación del derecho a la libertad personal.
Artículo 121. Error judicial
Los daños causados por error judicial, así como los que sean consecuencia
del funcionamiento anormal de la Administración de Justicia, darán derecho a una
indemnización a cargo del Estado, conforme a la Ley.
La asunción de la función jurisdiccional con carácter de monopolio y la
configuración de los órganos que la ejercen como un poder fundamenta que el
Estado quede sometido a responsabilidad por el ejercicio de la misma. El art. 9.3 de
la CE garantiza además la responsabilidad de los poderes públicos. Esta
responsabilidad opera sin perjuicio de la que pueda exigirse a título individual a
Jueces y Magistrados, también prevista en la Constitución y en la Ley Orgánica
6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial. Los arts.292 a 297 de la misma desarrollan
este precepto constitucional.
Es preciso distinguir distintos supuestos de responsabilidad del Estado: la
imputable a error judicial, la que sea consecuencia del funcionamiento anormal de la
Administración de Justicia y la responsabilidad por prisión provisional una vez que se
ha dictado sentencia absolutoria por inexistencia del hecho imputado o auto de
sobreseimiento libre por esta misma causa (art. 294.1). En todos los casos es
preciso que concurran dos requisitos:

La producción de un daño efectivo, evaluable económicamente
individualizado con relación a una persona o a un grupo de personas.

Que el mismo sea imputable al servicio de la Administración de Justicia.
e
Una especial mención requiere el derecho a un proceso sin dilaciones
indebidas, porque el quebrantamiento de este derecho es un supuesto del
funcionamiento anormal de la Administración de Justicia.
Siguiendo la doctrina sentada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos,
el Tribunal Constitucional estima que la noción de dilación procesal indebida es
reconducible a un concepto jurídico indeterminado, cuyo contenido concreto debe
ser obtenido mediante la aplicación a las circunstancias específicas de cada caso de
los criterios objetivos que sean congruentes con su enunciado genérico. Por lo tanto,
no toda infracción de los plazos procesales constituye un supuesto de dilación
procesal indebida. Para apreciarlo habrá que acudir a criterios tales como la
complejidad del litigio, los márgenes ordinarios de duración de los litigios del mismo
tipo, el interés que en aquél arriesga el demandante de amparo, su conducta
procesal y la conducta de las autoridades.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 9 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
El interesado dirigirá su petición directamente al Ministerio de Justicia,
tramitándose la misma con arreglo a las normas reguladoras de la responsabilidad
patrimonial del Estado (arts. 142 y 143 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de
Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento
Administrativo Común). Contra la resolución que se dicte cabe recurso contenciosoadministrativo (293.2 y 294.3 LOPJ). No obstante hay que tener en cuenta que es
preciso obtener un reconocimiento formal del error judicial o del anormal
funcionamiento de la Administración de Justicia, que servirá de título para reclamar
frente al Estado la indemnización procedente. Este procedimiento, que será el propio
del recurso de revisión en materia civil, se regula en el art. 292 de la Ley Orgánica
del Poder Judicial, debiendo destacarse que mediante el mismo no se pretende una
modificación del tenor de la resolución en que se haya cometido el supuesto error.
Artículo 122. El Consejo General del Poder Judicial y la LOPJ
1. La Ley orgánica del poder judicial determinará la constitución, funcionamiento y
gobierno de los Juzgados y Tribunales, así como el estatuto jurídico de los Jueces y
Magistrados de carrera, que formarán un Cuerpo único, y del personal al servicio de
la Administración de Justicia.
2. El Consejo General del Poder Judicial es el órgano de gobierno del mismo. La Ley
orgánica establecerá su estatuto y el régimen de incompatibilidades de sus
miembros y sus funciones, en particular en materia de nombramientos, ascensos,
inspección y régimen disciplinario.
3. El Consejo General del Poder Judicial estará integrado por el Presidente del
Tribunal Supremo, que lo presidirá, y por veinte miembros nombrados por el Rey por
un período de cinco años. De éstos, doce entre Jueces y Magistrados de todas las
categorías judiciales, en los términos que establezca la Ley Orgánica; cuatro a
propuesta del Congreso de los Diputados y cuatro a propuesta del Senado, elegidos
en ambos casos por mayoría de tres quintos de sus miembros, entre abogados y
otros juristas, todos ellos de reconocida competencia y con más de quince años de
ejercicio en su profesión.
El apartado primero se dedica a los aspectos básicos de la configuración del
Poder Judicial, estableciendo como condición la reserva de ley reforzada para la
regulación normativa de la organización, funcionamiento y gobierno de los Juzgados
y Tribunales y el estatuto jurídico del personal al servicio de la Administración de
Justicia. Por tanto, este precepto incluye un mandato constitucional que obliga al
Poder Legislativo a desarrollar y ejecutar lo contenido en él (STC 198/1989, de 27 de
noviembre), a través de la correspondiente Ley Orgánica.
Este mandato constitucional es consecuencia inmediata y directa de la
independencia del Poder Judicial sancionada por el artículo 117 CE de 1978. Si la
independencia del Poder Judicial supone la prohibición de que los jueces estén
sometidos, en principio, a normas de rango inferior a la ley y, especialmente, en el
caso de los reglamentos que pueda dictar el Gobierno, el artículo 122.1 CE viene a
reforzar, de modo expreso, la imprescindible reserva legal no sólo en materia de
constitución y funcionamiento de los Juzgados y Tribunales españoles, sino también
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 10 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
en lo que se refiere al estatuto de los miembros de la carrera judicial. Por tanto,
cuestiones como la selección, el nombramiento, los destinos, los ascensos, el
régimen disciplinario etc., deben de estar también al margen de la regulación
gubernamental.
Por último debe señalarse que se trata de una reserva de ley no sólo
reforzada sino especialmente cualificada porque el constituyente no se refiere "a
cualquier ley orgánica sino muy precisamente a la Ley Orgánica del Poder Judicial
entendida, por tanto, como un texto normativo unitario que regula el régimen
estatutario de los Jueces y Magistrados globalmente considerados" (STC 60/1986,
de 20 de mayo).
En los apartados 2º y 3º del artículo 122 se acomete la regulación de una
institución de nuevo cuño en el constitucionalismo español como es el Consejo
General del Poder Judicial, u órgano propio de gobierno de los jueces. Su finalidad
es garantizar el autogobierno del Poder Judicial que ejerce sus competencias en
todo el territorio nacional, de modo que a él están subordinadas todas las salas de
gobierno del Tribunal Supremo, los Tribunales Superiores de Justicia de las
Comunidades Autónomas, la Audiencia Nacional y demás órganos judiciales.
No obstante, la Constitución no establece de manera precisa cuáles serán las
funciones del Consejo General del Poder Judicial. Se limita a señalar genéricamente
las materias mínimas en las que deberá intervenir: nombramiento, ascensos,
inspección y régimen disciplinario de los miembros del Poder Judicial.
Esta enumeración no debe entenderse como un numerus clausus. En
realidad, el constituyente facultaba al legislador orgánico para que fuese éste el que
delimitase su ámbito competencial, pero respetando la consideración del Consejo
General del Poder Judicial como una garantía institucional de la independencia del
Poder Judicial.
Artículo 123. El Tribunal Supremo.
1. El Tribunal Supremo, con jurisdicción en toda España, es el órgano jurisdiccional
superior en todos los órdenes, salvo lo dispuesto en materia de garantías
constitucionales.
2. El Presidente del Tribunal Supremo será nombrado por el Rey, a propuesta del
Consejo General del Poder Judicial, en la forma que determine la Ley.
En este precepto se reitera nuevamente el principio de unidad del Poder
Judicial al establecer que el Tribunal Supremo es el órgano jurisdiccional superior a
todos los demás, pero no se le atribuyen concretas funciones.
La declaración de la superioridad del Tribunal Supremo contenida en este
artículo no se ve afectada por la existencia de Tribunales Superiores de Justicia a
que se refiere el artículo 152 CE, segundo párrafo: "(...) Un Tribunal Superior de
Justicia, sin perjuicio de la jurisdicción que corresponde al Tribunal Supremo,
culminará la organización judicial en el ámbito territorial de la Comunidad
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 11 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
Autónoma...". Por tanto, nuestro Texto Constitucional en el artículo 123 extiende la
competencia del Tribunal Supremo a todo el territorio del Estado español, por
encima de los Tribunal Superiores de Justicia de las Comunidades Autónomas.
Esta superioridad se consigue a través de la atribución que le corresponde del
último de los recursos procesales, el recurso de casación, por el que puede anular
las sentencias de los tribunales inferiores por infracción de ley o quebrantamiento de
forma. Gracias a este recurso, al Tribunal Supremo le corresponde la función de fijar
la interpretación unitaria de todo el ordenamiento jurídico español, para conseguir
una aplicación uniforme del Derecho en todo el territorio español. Así, lo recoge la
exposición de motivos de la Ley 38/1988, de 28 de diciembre, Demarcación y Planta
Judicial, pues a través del recurso de casación el Tribunal Supremo está en
disposición de acometer la labor de unificación de "la interpretación del
ordenamiento jurídico efectuada por todos los Juzgados y Tribunales, con el carácter
de supremo garante del principio de legalidad y unidad de acción del Poder Judicial
en su conjunto". Por tanto, el Tribunal Supremo sienta jurisprudencia en todas las
materias en que los tribunales inferiores hayan mantenido posiciones divergentes, y
conoce de todo el Derecho sustantivo en todos los órdenes o ramas de la
Jurisdicción de ahí su estructura en cinco salas: Sala 1ª (De lo Civil), Sala 2ª (De lo
Criminal), Sala 3ª (De lo Contencioso-administrativo), Sala 4ª (De lo Social), Sala 5ª
(De lo Militar).
Su estructura más detallada, así como las principales decisiones
jurisprudenciales etc. de este Tribunal pueden consultarse en su sitio web:
(http://www.poderjudicial.es/eversuite/GetRecords?Template=cgpj/ts/principal.htm).
Además, el artículo 61.1 LOPJ prevé una Sala de Revisión constituida por el
Presidente del Tribunal Supremo, los Presidentes de Sala y el Magistrado más
antiguo y el más moderno de cada una de ellas, a la que corresponde conocer y
resolver sobre:
 Los recursos de revisión contra las sentencias dictadas en única instancia
por la Sala de lo contencioso-administrativo de dicho Tribunal.
 Los incidentes de recusación del Presidente del Tribunal Supremo, o los
Presidentes de Sala, o de más de dos magistrados de una Sala.
 Las demandas de responsabilidad civil que se dirijan contra los
Presidentes de Sala o contra todos o la mayor parte de los Magistrados de
una Sala de dicho Tribunal por hechos realizados en el ejercicio de su cargo.
 La instrucción y enjuiciamiento de las causas contra Presidentes de Sala
o contra los Magistrados.de una Sala, cuando sean juzgados todos o la
mayor parte de los que la constituyen.
 El conocimiento de las pretensiones de declaración de error judicial
cuando éste se impute a una Sala del Tribunal Supremo.
Debe señalarse que, la predicada superioridad del Tribunal Supremo no se
extiende a la materia de garantías constitucionales, según lo establecido en el Título
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 12 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
IX de nuestra Constitución que regula el Tribunal Constitucional, que no forma parte
del Poder Judicial.
Artículo 124. El Ministerio Fiscal.
1. El Ministerio Fiscal, sin perjuicio de las funciones encomendadas a otros órganos,
tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los
derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la Ley, de oficio o a
petición de los interesados, así como velar por la independencia de los Tribunales y
procurar ante éstos la satisfacción del interés social.
2. El Ministerio Fiscal ejerce sus funciones por medio de órganos propios conforme a
los principios de unidad de actuación y dependencia jerárquica y con sujeción, en
todo caso, a los de legalidad e imparcialidad.
3. La Ley regulará el estatuto orgánico del Ministerio Fiscal.
4. El Fiscal General del Estado será nombrado por el Rey, a propuesta del Gobierno,
oído el Consejo General del Poder Judicial.
La actual regulación del Ministerio Fiscal en la Constitución española de 1978
debe señalarse en primer lugar, que la mención incluida en el artículo 124 le otorga
el carácter de garantía institucional, pues sus características básicas vienen
impuestos por el Texto constitucional. Por tanto, el legislador no puede ni suprimir la
institución ni privarla de sus rasgos más esenciales. De ahí la reserva de ley para su
Estatuto orgánico, que elimina la clásica capacidad gubernamental de regulación de
su organización y funcionamiento.
El desarrollo legislativo del artículo se contiene en el Estatuto Orgánico del
Ministerio Fiscal aprobado por la Ley 50/1981, de 30 de diciembre. No obstante,
debe señalarse que la Ley Orgánica del Poder Judicial dedica su Libro V, Título I al
"Ministerio Fiscal y demás personas e instituciones que cooperan con la
administración de justicia y de los que la auxilian". Así el artículo 435 de la LOPJ
establece que, sin perjuicio de las funciones encomendadas a otros órganos, el
Ministerio Fiscal tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la
legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la
Ley, de oficio o a petición de los interesados, así como velar por la independencia de
los tribunales y procurar ante éstos la satisfacción del interés social. Por tanto, la
principal función del Ministerio Fiscal es la de ser representante y defensor de la
legalidad. Y, además, el legislador le asigna específicamente la misión de defender
la legalidad de sectores específicos del ordenamiento: menores, incapaces...
En dicho Estatuto Orgánico se señala que el Ministerio Fiscal tiene por misión
promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los
ciudadanos y del interés público tutelado por la Ley, de oficio o a petición de los
interesados, así como velar por la independencia de los Tribunales, y procurar ante
éstos la satisfacción del interés social (art. 1). Y según artículo 2 el Ministerio Fiscal
se integra, aunque con autonomía funcional; en el Poder Judicial, ejerce su misión
por medio de órganos propios, conforme a los principios de unidad de actuación y
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 13 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
dependencia jerárquica y con sujeción, en todo caso, a los de legalidad e
imparcialidad.
Los cuatro principios que guían su actuación son, pues, los principios de
unidad, dependencia, legalidad e imparcialidad. El principio de unidad, también
denominado de indivisibilidad, significa que todos los integrantes de la Fiscalía
actúan como si fueran una misma persona y a través de sus órganos propios. El
principio legalidad supone su sometimiento a la ley, al igual que el resto de poderes
públicos (art. 9.1 CE). El principio de imparcialidad se conecta directamente con su
función de defensa de los intereses del Estado pues le obliga a actuar con
objetividad al margen de cualquier interés particular.
No obstante, el principio de dependencia es el más controvertido pues en su
vertiente interna supone la subordinación a sus superiores y en especial al Fiscal
General del Estado, que podrán dar instrucciones a los inferiores, pero en su
vertiente externa se conecta con su subordinación respecto del Poder ejecutivo.
Nuestra Constitución ha adoptado una posición intermedia, y en su virtud, se eliminó
la referencia constitucional a la dependencia gubernamental pero no se pretendió
modificar la tradicional posición del Ministerio Fiscal en el entramado constitucional.
Artículo 125. Acción popular.
Los ciudadanos podrán ejercer la acción popular y participar en la
Administración de Justicia mediante la institución del Jurado, en la forma y con
respecto a aquellos procesos penales que la Ley determine, así como en los
Tribunales consuetudinarios y tradicionales.
El precepto en cuestión regula los cauces de la participación de los
ciudadanos en la Administración de Justicia, que se resumen en la acción popular, el
Jurado popular y los tribunales tradicionales.
Comenzando por la acción popular La acción popular no debe excluirse de la
participación ciudadana en la Administración de Justicia porque la intervención del
pueblo en la Justicia se incluye también en la acción popular, pues ésta es un
elemento de iniciación del subsiguiente proceso penal. Así, nuestra Norma
Fundamental ampara la defensa de los intereses legítimos por la vía judicial y la
amplia al reconocer la acción popular, pues ésta está llamada a proteger el interés
público. El artículo 19.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial dispone que "los
ciudadanos de nacionalidad española podrán ejercer la acción popular en los casos
y formas establecidos en la ley".
La acción pública supone la atribución de legitimación activa para que un
ciudadano pueda personarse en un proceso sin necesidad de invocar la lesión de un
interés propio, sino en defensa de la legalidad. Se trata por tanto, de una
manifestación del derecho público subjetivo al libre acceso a los Tribunales en que
las pretensiones que se mantengan sean de interés público. Por tanto, la acción
popular se enmarca dentro del más amplio espacio del derecho a la tutela judicial
efectiva del artículo 24 CE, y así lo señala la jurisprudencia constitucional vertida
sobre esta institución. Por ejemplo, la STC 62/1983, de 11 de julio que determina
como su ejercicio se puede incluir en el ámbito del mencionado artículo, pues
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 14 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
"dentro de los supuestos en atención a los cuales se establecen por el Derecho las
acciones públicas se encuentran los intereses comunes, es decir, aquellos en que la
satisfacción del interés común es la forma de satisfacer el de todos y de cada uno de
los que componen la sociedad, por lo que puede afirmarse que cuando un miembro
de la sociedad defiende un interés común sostiene simultáneamente un interés
personal, o, si se quiere desde otra perspectiva, que la única forma de defender el
interés personal es sostener el interés común".
No obstante, comprende solamente el derecho a iniciar el proceso penal y no
a obtener una sentencia sea condenatoria o absolutoria (STC 41/1997 y 74/1997).
Nuestro ordenamiento es restrictivo en la operatividad práctica de la acción
popular, pues ésta sólo está permitida en los procesos penales, salvo en el caso de
los delitos privados, excluyéndola también en el procedimiento penal militar (STC
64/1999, de 26 de abril). Por tanto, están legitimados para concurrir como acción
popular todos los ciudadanos españoles y el Ministerio Fiscal (artículos 101 y 270 de
la Ley de Enjuiciamiento Criminal).
Queda excluida la acción popular para los ciudadanos extranjeros, que sólo
podrán comparecer en el proceso cuando sean parte ofendida por el delito.
Por otro lado, en materia de Tribunales consuetudinarios y tradicionales
también deben ser considerados fórmula de participación ciudadana en la
Administración de Justicia, precisamente porque éstos se componen de personas no
especializadas en la práctica judicial.
Tienen este carácter, el Tribunal de Aguas de la Vega de Valencia y el
Consejo de Hombres Buenos de Murcia, añadido al artículo 19 LOPJ por obra de la
Ley Orgánica 13/199 de 14 de mayo ".
Conviene dejar constancia también de que por algún sector de la doctrina se
afirma que tienen, asimismo, carácter tradicional y consuetudinario los juzgados de
paz, sobre todo porque no son órganos judiciales profesionales
La institución del Jurado popular que ha sido una de las más controvertidas
desde la promulgación de la Constitución española de 1978. Es una institución de
permanente inclusión en los textos constitucionales desde sus más incipientes
manifestaciones. Así, en Francia la Ley de 29 de septiembre de 1791 establecía por
primera vez en el constitucionalismo continental la institución del Jurado que se
extendió a las sucesivas Constituciones del país vecino.
La institución del Jurado popular indudablemente se enlaza con el derecho a
la participación directa de los ciudadanos en los asuntos públicos. Estamos, por
tanto, ante un derecho subjetivo, perteneciente a la esfera del status activae civitatis,
que se debe ejercitar directamente. De aquí la necesidad de regular un
procedimiento que permita esta forma de participación. Ahora bien, según la
redacción de nuestra Constitución, el Jurado popular se limita a los procesos
penales, es decir, no podrá establecerse un Jurado popular en procesos civiles ni en
los de ningún otro tipo.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 15 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
La institución del Jurado popular se regula en la Ley Orgánica 5/1995, de 2 de
noviembre, posteriormente reformada por la Ley Orgánica 8/1995, de 16 de
noviembre y por la Ley Orgánica 10/1995. El Jurado comenzó a funcionar en España
con la mayoría de edad de nuestra Constitución, concretamente el primer veredicto
de un Jurado popular en España se produjo el 27 de mayo de 1996.
Se trata de un derecho-deber tal y como establece su artículo 6: "La función de
jurado es un derecho ejercitable por aquellos ciudadanos en los que no concurra
motivo que lo impida y su desempeño un deber para quienes no estén incursos en
causa de incompatibilidad o prohibición ni puedan excusarse conforme a esta ley".
Por ello, Ley del Jurado en su artículo 7.3 declara que: "El desempeño de la función
de Jurado tendrá, a los efectos del ordenamiento laboral y funcionarial, la
consideración de cumplimiento de un deber inexcusable de carácter público y
personal"; y en los apartados 1 y 2 adopta una serie de medidas dirigidas a mitigar,
en la medida de lo posible, la onerosidad del cumplimiento de este deber, mediante
la correspondiente retribución de la función y la indemnización por los gastos
ocasionados. La imposibilidad de cumplir con sus deberes como Jurado popular
exige que la causa de exclusión se acredite y sea notoria y lo suficientemente
relevante para eximirle del cumplimiento de este deber.
Las excusas para cumplir con el deber de ser Jurado se relacionan en el
artículo 12 LOTJ, y son las siguientes:
 Los mayores de 75 años.
 Los que hayan desempeñado afectivamente funciones de Jurado en los
cuatro años anteriores al día de su designación.
 Los que sufran grave trastorno por razón de cargas familiares,
 Los que desempeñen trabajo de relevante interés general de difícil
sustitución,
 Los militares profesionales en activo por razones de servicio,
 Los que aleguen y acrediten suficientemente cualquier otra causa que les
dificulte de forma grave el desempeño de la función de Jurado.
Los requisitos para ser jurado son, según art. 8 LOTJ:




Ser español mayor de edad,
Encontrarse en pleno ejercicio de sus derechos políticos,
Saber leer y escribir,
Ser vecino, al tiempo de la designación, de cualquiera de los municipios de la
provincia en que el delito se hubiere cometido,
 No estar impedido física, psíquica o sensorialmente para el desempeño de la
función de Jurado.
Podrán alegar incapacidad para ser Jurado:
 Los condenados por delito doloso, que no hayan obtenido rehabilitación.
 Los procesados y aquellos acusados que se hallasen en la fase de apertura
de juicio oral y los detenidos o en situación de prisión provisional o
cumpliendo pena por delito.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 16 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
 Los suspendidos, en procedimiento penal, de su empleo o cargo público,
mientras dure la suspensión.
Aparte de las numerosas causas de incompatibilidad para ser Jurado que se
relacionan en el artículo 10 LOTJ, se prohíbe actuar como Jurado en aquellos
procesos en los que además se sea acusador particular o privado, actor civil,
acusado o tercero responsable; en los que se mantenga con alguna de las partes
vínculo matrimonial o situación de hecho asimilable, parentesco por consanguinidad
o afinidad de segundo grado...; en los que se tenga con el Magistrado-Presidente del
Tribunal o con el Ministerio Fiscal o el Secretario Judicial vínculo de parentesco o
relación a que se refiere los apartados 1, 2, 3, 4. 7, 8 y 11 del artículo 219 LOPJ; en
los que se haya intervenido en la causa como testigo, perito o interprete; o tengan
interés directo o indirecto en la causa.
Según la Exposición de Motivos de la Ley Orgánica 5/1995 se ha optado por
seleccionar aquellos delitos en los que la acción típica carece de excesiva
complejidad, y, que por tanto son especialmente aptos para su valoración por
ciudadanos no profesionalizados en la función judicial. Así, el artículo 1 establece
que el Tribunal del Jurado tendrá competencia para el enjuiciamiento de los delitos:
 Contra las personas: parricidio, asesinato, homicidio, auxilio o inducción al
suicidio, infanticidio...
 Delitos cometidos por los funcionarios públicos en el ejercicio de sus cargos:
infidelidad en la custodia de presos, cohecho, malversación de caudales
públicos, fraudes y exacciones ilegales, negociaciones prohibidas por
funcionarios públicos, tráfico de influencias...
 Delitos contra la libertad y la seguridad: omisión del deber de socorro,
allanamiento de morada, amenaza...
 Delitos de incendios: incendios forestales...
Artículo 126. La policía judicial
La policía judicial depende de los Jueces, de los Tribunales y del Ministerio Fiscal en
sus funciones de averiguación del delito y descubrimiento y aseguramiento del
delincuente, en los términos que la Ley establezca.
Se constitucionaliza el principio de dependencia de la policía judicial de los
Jueces, Magistrados y Ministerio Fiscal. Por tanto, la Constitución en este precepto
señala las dos notas o condiciones básicas de la policía judicial: su dependencia
directa de los órganos judiciales y de la Fiscalía del Estado, y su especialización en
materia penal.
La Policía Judicial no forma parte del Poder Judicial, aunque el constituyente
consideró necesario su previsión expresa, para disipar toda duda sobre su
vinculación a la función jurisdiccional a pesar de ser una institución administrativa.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 17 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
Por tanto, la Policía Judicial comprende todas las unidades dependientes de
las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que bajo la dependencia orgánica
del Poder Ejecutivo, están funcionalmente adscritas al auxilio de los Juzgados y
Tribunales y al Ministerio Fiscal en la averiguación de los delitos públicos que se
cometieren en su territorio o demarcación y las diligencias necesarias para su
comprobación, el descubrimiento de los delincuentes, la recogida de los efectos,
instrumentos o pruebas del delito poniéndolos a disposición de la autoridad judicial
(art. 282 Ley de Enjuiciamiento Criminal).
El desarrollo constitucional de este precepto se encuentra en varias
disposiciones normativas. En primer lugar en la Ley Orgánica del Poder Judicial en
sus artículos 443 a 446 en los que se señala que la función de la policía judicial es el
auxilio de los juzgados y tribunales y del Ministerio Fiscal en la averiguación de los
delitos y en el descubrimiento y aseguramiento de los delincuentes. Esta función
competerá, cuando fueren requeridos para prestarla, a todos los miembros de las
Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, tanto si dependen del Gobierno central como de
las Comunidades Autónomas o de los Entes locales, dentro del ámbito de sus
respectivas competencias.
La Ley Orgánica del Poder Judicial también establece las funciones de la
Policía Judicial en sus artículos 445 y ss: la averiguación de los responsables y
circunstancias de los hechos delictivos y la detención de los primeros, dando cuenta
seguidamente a la autoridad judicial y fiscal, conforme a lo dispuesto en las Leyes; el
auxilio a la autoridad judicial y fiscal en cuantas actuaciones deba realizar fuera de
su sede y requieran la presencia policial; la realización material de las actuaciones
que exijan el ejercicio de la coerción y ordenare la autoridad judicial o fiscal, la
garantía del cumplimiento de las órdenes y resoluciones de la autoridad judicial o
fiscal; y cualesquiera otras de la misma naturaleza en que sea necesaria su
cooperación o auxilio y lo ordenare la autoridad judicial o fiscal.
Artículo 127. Incompatibilidades de Jueces y Magistrados
1. Los Jueces y Magistrados, así como los Fiscales, mientras se hallen en activo, no
podrán desempeñar otros cargos públicos, ni pertenecer a partidos políticos o
sindicatos. La Ley establecerá el sistema y modalidades de asociación profesional
de los Jueces, Magistrados y Fiscales.
2. La Ley establecerá el régimen de incompatibilidades de los miembros del poder
judicial, que deberá asegurar la total independencia de los mismos.
El artículo 127 CE regula variadas materias que afectan al estatuto de Jueces,
Magistrados y Fiscales: incompatibilidades, limitaciones en los derechos de
asociación y prohibición de desempeño de cargos públicos. La inclusión de este
precepto constitucional de este tipo debe ser entendida como una mayor concreción
del artículo 117, imponiendo a la Ley Orgánica del Poder Judicial un mínimun en
matera de prohibiciones e incompatibilidades para garantizar la plena independencia
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 18 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
de aquéllos. No se encuentran, sin embargo, precedentes en el Derecho
Comparado.
El texto del artículo 127 de la Constitución se reitera en el artículo 395 de la Ley
Orgánica del Poder Judicial: "No podrán los jueces o magistrados pertenecer a
partidos políticos o sindicatos o tener empleo al servicio de los mismos, y les estará
prohibido:

Dirigir a los poderes, autoridades y funcionarios públicos o corporaciones
oficiales, felicitaciones o censuras por sus actos, ni concurrir, en su calidad de
miembros del Poder Judicial, a cualesquiera actos o reuniones públicas que
no tengan carácter judicial, excepto aquellas que tengan por objeto
cumplimentar al Rey o para las que hubieran sido convocados o autorizados a
asistir por el Consejo General del Poder Judicial.

Tomar en las elecciones legislativas o locales más parte que la de emitir su
voto personal. Esto no obstante, ejercerán las funciones y cumplimentarán los
deberes inherentes a sus cargos".
Desde el punto de vista disciplinario, el artículo 417.2 de la Ley Orgánica del
Poder Judicial establece que será falta muy grave la afiliación a partidos políticos o
sindicatos, o el desempeño de empleos o cargos a su servicio.
Redundando en lo expuesto, el artículo 6 de la Ley Orgánica de Régimen
Electoral General declara la innegibilidad de los "Magistrados, Jueces y Fiscales que
se hallen en situación de activo". En el supuesto de que opten por concurrir como
candidatos en unas elecciones bajo la situación administrativa correspondiente, el
artículo 7.4 LOREG les reconoce la reserva de plaza o destino "en las condiciones
que determinen las normas específicas de aplicación".
La ya derogada Ley Orgánica 1/1980, de 10 de enero, del Consejo General
del Poder Judicial, regulaba el sistema de asociacionismo judicial y requería, al
menos, la adhesión del 15 por cien de los que pudiesen formar parte de las referidas
asociaciones judiciales. Esta normativa se reformó con la Ley Orgánica del Poder
Judicial que en su artículo 401 establece una serie de reglas o requisitos de estas
asociaciones de Jueces y Magistrados:
 Tendrán personalidad jurídica y plena capacidad para el cumplimiento de sus
fines.
 Tendrán como fines la defensa de los intereses profesionales de sus
miembros en todos sus aspectos y la realización de actividades encaminadas
al servicio de la justicia en general.
 No podrán realizar actividades políticas ni tener vinculaciones con partidos
políticos o sindicatos.
 Deberán tener ámbito nacional, sin perjuicio de la existencia de secciones
cuyo ámbito coincida con el de un Tribunal Superior de Justicia.
 Podrán asociarse libremente a asociaciones profesionales.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 19 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
 Sólo podrán formar parte de ellas aquellos que ostenten la condición de
jueces y magistrados en servicio activo.
 Ningún juez o magistrado podrá estar afiliado a más de una asociación
profesional.
Cumplidas estas condiciones, las asociaciones profesionales estarán
válidamente constituidas desde que se inscriban en el Registro del Consejo General
del Poder Judicial, solicitud a la que deberá acompañarse un ejemplar de sus
Estatutos y la relación de afiliados. Naturalmente, su estructura interna y
funcionamiento deberán ser democráticos, pero estos Estatutos deberán incluir
además los siguientes extremos: nombre de la asociación, fines específicos,
organización y representación de la misma, régimen de afiliación, medios
económicos y régimen de cuotas y forma de elección de los cargos directivos.
En relación con su régimen de incompatibilidades, éstas se establecen a
modo de limitaciones concretas que impiden a los miembros de la carrera judicial y
fiscal ejercer dos o más puestos de trabajo de forma simultánea. Su fundamento es
nuevamente el de garantizar la imparcialidad de la función jurisdiccional. No
obstante, puede añadirse nuevas razones de legitimación: la dedicación total a la
función judicial, o la salvaguardia del interés público en relación con el privado,
aunque en realidad esta última es una matización de la independencia judicial. En
atención a estas consideraciones el régimen de incompatibilidades de los Jueces y
Magistrados es, podría decirse, más restrictivo que el del resto de autoridades y
funcionarios públicos. La concreción de las incompatibilidades se contiene en la Ley
Orgánica del Poder Judicial.
3.- EL CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL
El CGPJ es el órgano de gobierno autónomo del Poder Judicial, con
competencia en todo el territorio nacional.
Es, por tanto, el órgano de gobierno de todos los Juzgados y Tribunales que
integran el Poder Judicial y, con subordinación a él, ejercen sus funciones las Salas
de Gobierno del Tribunal Supremo, de la Audiencia Nacional y de los Tribunales
Superiores de Justicia, así como los demás órganos jurisdiccionales con atribuciones
gubernativas en sus respectivos ámbitos orgánicos (Presidentes de los Tribunales y
Audiencias, Jueces Decanos, Juntas de Jueces y Jueces). Como tal, es cometido
principal del CGPJ velar por la garantía de la independencia de los Jueces y
Magistrados en el ejercicio de las funciones jurisdiccionales que les son
propias frente a todos, incluso frente a los órganos judiciales y los de gobierno del
Poder Judicial.
Por ello, si un Juez o Magistrado se considera inquietado o perturbado en su
independencia puede ponerlo en conocimiento del CGPJ, aunque ni éste ni ningún
otro órgano subordinado de gobierno del Poder Judicial pueden dictar instrucciones
de carácter general o particular sobre la interpretación o aplicación del ordenamiento
jurídico que los Jueces y Magistrados lleven a cabo en el desempeño de sus
competencias judiciales.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 20 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
EL CGPJ es un Organo Constitucional que se sitúa en una posición
institucional de paridad con los demás órganos constitucionales Gobierno, Congreso
de los Diputados, Senado, Tribunal Constitucional y que se encuentra investido de
las garantías de superioridad e independencia características de éstos en su orden
respectivo y, por ello, está legitimado para plantear conflictos de atribuciones ante el
Tribunal Constitucional frente a los demás órganos constitucionales en defensa de
sus competencias.
Ahora bien, el CGPJ, pese a ser el órgano de gobierno del Poder Judicial, no
es un órgano jurisdiccional ni forma parte de éste.
El CGPJ no participa de la función judicial, constitucionalmente reservada a
los Juzgados y Tribunales integrantes del Poder Judicial, siendo el Tribunal Supremo
el órgano jurisdiccional superior en todos los órdenes con jurisdicción en toda
España, y los correspondientes Tribunales Superiores de Justicia los órganos
jurisdiccionales que culminan la organización judicial en el ámbito territorial de la
respectiva Comunidad Autónoma.
Historia.- La creación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) como órgano
de gobierno del mismo responde exactamente a la voluntad del constituyente de
1978, que expresamente lo institucionaliza y lo define como tal en el artículo 122 de
la Constitución española (ver página 10 del tema). Este mismo precepto
constitucional establece los criterios básicos sobre la composición del CGPJ.
Según lo establecido en el propio artículo 122 del Texto Fundamental, el
desarrollo normativo de estas particulares previsiones constitucionales debería
producirse a través de la Ley Orgánica del Poder Judicial a la que en el mismo se
alude, norma que parece la más idónea para regular el órgano de gobierno del
Poder Judicial. Sin embargo, se dictó primero la Ley Orgánica 1/1980, de 10 de
enero, del Consejo General del Poder Judicial, cuya temprana promulgación se
debió a la necesaria puesta en funcionamiento del Tribunal Constitucional ya que, de
acuerdo con el artículo 159.1 de la Constitución, dos de los miembros de éste
debían ser propuestos por aquél. Con posterioridad, se aprobaría la Ley Orgánica
6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial (LOPJ), donde, efectivamente, se regula de
forma definitiva el CGPJ, al que se dedica todo el Título II del Libro II, derogándose
consiguientemente la anterior Ley Orgánica 1/1980, de 10 de enero. La LOPJ ha
experimentado, a su vez, algunas reformas parciales ulteriores a través de Leyes
Orgánicas que, en algunos casos, se dedicaron expresamente a ello y, en otros, le
afectaron por razón de la materia (Jurisdicción Militar, Tribunal del Jurado, etc...).
El CGPJ no sólo se rige por la Constitución y por la LOPJ, sino, además, por
su propio reglamento interno -Reglamento 1/1986, de 22 de abril, de Organización y
Funcionamiento del Consejo General del Poder Judicial-, cuya aprobación
corresponde al CGPJ de acuerdo con la competencia que le viene atribuida desde el
artículo 110.1 LOPJ.
La creación del CGPJ constituyó en su día una auténtica innovación del
constituyente español de 1978 (que siguió en este aspecto los modelos que ofrecían
las instituciones análogas de Francia, Italia y Portugal), ya que, en un sentido
estricto, no es posible hallar ningún antecedente directo en nuestra historia
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 21 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
constitucional de un órgano de gobierno autónomo del Poder Judicial y garante de la
independencia de éste.
Han existido, no obstante, algunas instituciones singulares que, de alguna
manera, podrían considerarse precedentes remotos del actual CGPJ. Entre éstas
merecerían ser citadas la Junta Central o Suprema, creada por Decreto de 6 de
diciembre de 1849, la Junta Organizadora del Poder Judicial, establecida mediante
Real Decreto de 20 de octubre de 1923 y, sobre todo, el Consejo Judicial. Este
último organismo fue instituido por Real Decreto de 18 de mayo de 1917, disposición
que, sin embargo, sería prontamente derogada mediante Real Decreto de 18 de julio
del mismo año, sin que la institución llegara realmente a entrar en funcionamiento;
por Real Decreto de 21 de junio de 1926 vuelve a restablecerse, hasta su nueva
desaparición en virtud de Decreto de 19 de mayo de 1931; finalmente, la Ley de 20
de diciembre de 1952 procedería al establecimiento de un nuevo Consejo Judicial,
que perviviría hasta la implantación del régimen constitucional democrático.
Debe reiterarse, sin embargo, que ninguno de estos órganos a los que se ha
hecho referencia constituyen propiamente antecedentes históricos directos del actual
CGPJ, aunque algunos de ellos, en determinados momentos y circunstancias,
reflejaron serios intentos de institucionalización, al menos parcial, de un órgano de
gobierno autónomo del Poder Judicial y garante de la independencia de éste que,
sin embargo, no llegaron nunca a desarrollarse por completo. En realidad, la
existencia de un órgano de estas características únicamente es posible en el marco
de un régimen constitucional democrático -fundado en la separación de poderes y en
la tutela efectiva de los derechos fundamentales y libertades públicas- y, por tanto,
sólo ha podido llevarse a término plenamente a partir de la entrada en vigor de la
vigente Constitución española con la creación del actual CGPJ.
4.- COMPOSICIÓN Y FUNCIONES.
4.1. Composición.
El Consejo General del Poder Judicial está integrado por el Presidente del
Tribunal Supremo, que lo preside, y por veinte miembros (denominados Vocales)
propuestos por el Congreso de los Diputados y por el Senado según la distribución
que se expone a continuación:
Cada una de las Cámaras del Parlamento español elige, por mayoría de tres
quintos, a seis miembros (Vocales) entre Jueces y Magistrados de todas las
categorías judiciales que serán propuestos para su nombramiento por el Rey de
acuerdo con el siguiente procedimiento:
a) Podrán ser propuestos los Jueces y Magistrados de todas las categorías
judiciales que se hallen en servicio activo y no sean miembros del Consejo
saliente o presten servicios en los órganos técnicos del mismo.
b) La propuesta será formulada al Rey por el Congreso de los Diputados y el
Senado, correspondiendo a cada Cámara proponer seis Vocales, por
mayoría de tres quintos de sus respectivos miembros, entre los
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 22 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
presentados a las Cámaras por los Jueces y Magistrados conforme a lo
previsto en el apartado siguiente señalado con la letra c).
c) Los candidatos serán presentados, hasta un máximo del triple de los doce
puestos a proponer, por las asociaciones profesionales de Jueces y
Magistrados o por un número de Jueces y Magistrados que represente, al
menos, el 2 % de todos los que se encuentren en servicio activo. La
determinación del número máximo de candidatos que corresponde
presentar a cada asociación y del número máximo de candidatos que
pueden presentarse con las firmas de Jueces y Magistrados se ajustará a
criterios estrictos de proporcionalidad, de acuerdo con las siguientes
reglas:
1. Los 36 candidatos se distribuirán en proporción al número de afiliados
de cada asociación y al número de no afiliados a asociación alguna,
determinando este último el número máximo de candidatos que pueden
ser presentados mediante firmas de otros Jueces y Magistrados no
asociados; todo ello, de acuerdo con los datos obrantes en el Registro
constituido en el Consejo General del Poder Judicial conforme a lo
previsto en el artículo 401 de la presente Ley Orgánica y sin que ningún
Juez o Magistrado pueda avalar con su firma más de un candidato.
2. En el caso de que el número de Jueces y Magistrados presentados con
el aval de firmas suficientes supere el máximo al que se refiere el
apartado anterior, sólo tendrán la consideración de candidatos los que,
hasta dicho número máximo, vengan avalados por el mayor número de
firmas. En el supuesto contrario de que el número de candidatos
avalados mediante firmas no baste para cubrir el número total de 36,
los restantes se proveerán por las asociaciones, en proporción al
número de afiliados; a tal efecto y para evitar dilaciones, las
asociaciones incluirán en su propuesta inicial, de forma diferenciada,
una lista complementaria de candidatos.
3. Cada asociación determinará, de acuerdo con lo que dispongan sus
Estatutos, el sistema de elección de los candidatos que le corresponda
presentar.
d) Entre los 36 candidatos presentados, conforme a lo dispuesto en la letra c)
anterior, se elegirán en primer lugar 6 Vocales por el Pleno del Congreso
de los Diputados, y una vez elegidos estos 6 Vocales, el Senado elegirá
los otros 6 entre los 30 candidatos restantes.
Cada Cámara del Parlamento elige además, por mayoría de tres quintos,
cuatro miembros (Vocales) entre abogados y otros juristas de reconocida
competencia con más de 15 años de ejercicio en su profesión, que no sean
miembros del Consejo saliente ni presten servicios en los órganos técnicos del
mismo.
Vocales propuestos
por El Congreso
Autor:
José Vico Sánchez
Entre Jueces y
Magistrados
Entre juristas de reconocida
competencia
Totales
6
4
10
Tema 12. Página 23 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
Vocales propuestos
por El Senado
TOTAL VOCALES
Presidente
6
4
10
12
8
20
Propuesto por el Pleno del Consejo General del
Poder Judicial entre miembros de la carrera judicial
o juristas de reconocida competencia
1
El Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial.
Será nombrado por el Rey a propuesta del Consejo General del Poder Judicial entre
miembros de la carrera judicial o juristas de reconocida competencia, con más de
quince años de antigüedad en su carrera o en el ejercicio de su profesión. Podrá ser
reelegido y nombrado, por una sola vez, para un nuevo mandato. La propuesta del
Consejo General del Poder Judicial se adoptará por mayoría de tres quintos de sus
miembros en la propia sesión constitutiva del mismo.
El Vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial será propuesto por
el pleno de este entre sus vocales, por mayoría de tres quintos de sus componentes,
y nombrado por el Rey. El Vicepresidente sustituye al Presidente en los supuestos
previstos en los supuestos de los supuestos de vacante, ausencia, enfermedad del
Presidente, o por otro motivo legitimo.
4.2. Funciones.
El artículo 122.2 de la Constitución dispone que "el Consejo General del
Poder Judicial es el órgano de gobierno del mismo. La ley orgánica establecerá su
estatuto y el régimen de incompatibilidades de sus miembros y sus funciones, en
particular en materia de nombramientos, ascensos, inspección y régimen
disciplinario".
Este precepto no concreta todas las funciones del Consejo General del Poder
Judicial, sino que solamente se refiere a algunas de ellas sin carácter exhaustivo
(funciones en particular en materia de nombramientos, ascensos, inspección y
régimen disciplinario), remitiendo su completa determinación a una Ley Orgánica.
En los artículos 107 y siguiente de la Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del
Poder Judicial se enumeran las competencias del Consejo General del Poder
Judicial, que pueden ser clasificadas sistemáticamente de la siguiente forma:
1. Funciones relativas al nombramiento de altos cargos: Propuesta de
nombramiento del Presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ; propuesta de
nombramiento de dos Magistrados del Tribunal Constitucional; audiencia en el
nombramiento de Fiscal General del Estado. Asimismo, le corresponde el
nombramiento del Secretario General del CGPJ y del personal de los servicios
administrativos dependientes de éste.
2. Atribuciones en materia de selección, formación, provisión de destinos,
perfeccionamiento, ascensos, situaciones administrativas y régimen
disciplinario de Jueces y Magistrados. Nombramiento de los Jueces, mediante
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 24 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
Orden; y presentación a Real Decreto, refrendado por el Ministro de Justicia, de los
nombramientos de Magistrados del Tribunal Supremo, Presidentes y Magistrados.
3. Inspección de Juzgados y Tribunales. El artículo 107 LOPJ señala que el CGPJ
tendrá, entre sus competencias, la "Inspección de Juzgados y Tribunales". Y
posteriormente en el artículo 171 especifica que "el CGPJ ejerce la superior
inspección y vigilancia sobre todos los juzgados y tribunales para la comprobación y
control del funcionamiento de la Administración de Justicia".
La inspección comprenderá el examen de cuanto resulte necesario para
conocer el funcionamiento del Juzgado o Tribunal y el cumplimiento de los deberes
del personal judicial, atendiendo especialmente a las exigencias de una pronta y
eficaz tramitación de todos los asuntos. Por otra parte, conviene tener presente que
la interpretación y la aplicación de las leyes hechas por los Jueces o Tribunales
cuando administran justicia no podrá, en ningún caso, ser objeto de aprobación,
censura o corrección con ocasión o a consecuencia de actos de inspección.
El Servicio de Inspección es el órgano técnico que, bajo la dependencia del Pleno
del CGPJ, ejerce la comprobación y control del funcionamiento de los servicios de la
Administración de Justicia, mediante la realización de las actuaciones y visitas que le
sean ordenadas por el Pleno o su Presidente, sin perjuicio de las competencias de
los órganos de gobierno de los Tribunales.
Asimismo, este Servicio recibirá y comprobará las denuncias, quejas y
reclamaciones que se dirijan al Consejo sobre el funcionamiento de los distintos
órganos judiciales y sobre el cumplimiento de sus deberes por parte de todo el
personal judicial, dando cuenta de las mismas a la Comisión Disciplinaria. En este
sentido, el Pleno del CGPJ aprobó en su reunión del día 2 de diciembre de 1998 el
Reglamento de Quejas y Reclamaciones, donde se describe la tramitación que
habrá de darse a las denuncias, sugerencias, quejas y reclamaciones de los
ciudadanos sobre el funcionamiento de la Administración de Justicia. Este
Reglamento se complementa con la Instrucción 1/1999 que contiene el Protocolo de
servicio y los formularios de tramitación de quejas y reclamaciones y la previa
información al ciudadano.
4. Función consultiva. El CGPJ deberá informar los anteproyectos de leyes y
disposiciones generales del Estado y de las Comunidades Autónomas que afecten,
total o parcialmente, a materias relacionadas con el Poder Judicial o al ejercicio de la
función jurisdiccional. Asimismo, a solicitud de las Cortes Generales o de las
Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas, informará las
proposiciones de ley o enmiendas que versen sobre dichas materias.
En concreto, el artículo 108 de la Ley orgánica del Poder Judicial atribuye al Consejo
General del Poder Judicial la competencia para informar los anteproyectos de leyes
y disposiciones del Estado o de las Comunidades Autónomas en relación con las
siguientes materias:

Determinación y modificación de demarcaciones judiciales.

Fijación y modificación de la plantilla orgánica de Jueces, magistrados,
secretarios y personal que preste servicios en la Administración de Justicia.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 25 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011

Estatuto orgánico de jueces y magistrados.

Estatuto orgánico de los secretarios y del resto del personal al servicio de la
Administración de Justicia.

Normas procesales ó que afecten a aspectos jurídico-constitucionales de la
tutela ante los Tribunales ordinarios del ejercicio de derechos fundamentales y
cualesquiera otras que afecten a la constitución, organización, funcionamiento
y gobierno de los Juzgados y Tribunales.

Leyes penales y normas sobre régimen penitenciario.

Aquellas otras que le atribuyan las leyes.
5. Elaboración de la Memoria Anual. El CGPJ deberá elevar anualmente a las
Cortes Generales una Memoria sobre el estado, funcionamiento y actividad del
CGPJ y de los Juzgados y Tribunales de Justicia, que incluirá las necesidades que,
a su juicio, existan en materia de personal, instalaciones y recursos en general, para
el correcto desempeño de las funciones que la Constitución y las leyes orgánicas
asignan al Poder Judicial.
6. Publicación oficial de la colección de Jurisprudencia del Tribunal Supremo.
7. Elaboración, dirección de la ejecución y control del cumplimiento de su
propio presupuesto.
8. Potestad reglamentaria. El CGPJ puede dictar reglamentos sobre su propio
personal, organización y funcionamiento, y los que sean necesarios para la
ejecución o aplicación de la LOPJ, así como en aquellos casos en que se
encuentren expresamente permitidos en ésta, siempre dentro de su ámbito de
competencias. La propia LOPJ concreta en su artículo 110 determinadas
competencias reglamentarias del Consejo. El mencionado precepto dispone que:
"Estos reglamentos podrán regular condiciones accesorias para el ejercicio de los
derechos y deberes que conforman el estatuto judicial sin innovar aquellos ni alterar
éste en su conjunto. Podrán aprobarse en los casos en que sean necesarios para la
ejecución o aplicación de esta ley, en aquellos en que así se prevea en esta u otra
ley y, especialmente, en las siguientes materias:
1. Sistema de ingreso, promoción y especialización en la Carrera Judicial, régimen
de los funcionarios judiciales en prácticas y de los jueces adjuntos y cursos
teóricos y prácticos en la Escuela Judicial, así como organización y funciones
de ésta. A este efecto, en el desarrollo reglamentario de la organización y
funciones de la Escuela Judicial, deberá determinarse la composición de su
Consejo Rector, en el que necesariamente habrán de estar representados el
Ministerio de Justicia, las comunidades autónomas con competencias en
materia de Justicia y las asociaciones profesionales de jueces y magistrados.
2. Forma de distribución entre turnos y de provisión de plazas vacantes y
desiertas de jueces y magistrados.
3. Tiempo mínimo de permanencia en el destino de los jueces y magistrados.
4. Procedimiento de los concursos reglados y forma de solicitud de provisión de
plazas y de cargos de nombramiento discrecional.
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 26 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
5. Actividades de formación de los jueces y magistrados y forma de obtención de
títulos de especialización.
6. Situaciones administrativas de jueces y magistrados.
7. Régimen de licencias y permisos de jueces y magistrados.
8. Valoración como mérito preferente del conocimiento de la lengua y derecho
propios de las comunidades autónomas en la provisión de plazas judiciales en
el territorio de la comunidad respectiva.
9. Régimen de incompatibilidades y tramitación de expedientes sobre cuestiones
que afecten al estatuto de jueces y magistrados.
10. Contenido del Escalafón judicial, en los términos previstos en esta ley.
11. Régimen de sustituciones, de los magistrados suplentes, de los jueces
sustitutos, y de los Jueces de Paz.
12. Funcionamiento y facultades de las Salas de Gobierno, de las Juntas de Jueces
y demás órganos gubernativos y elecciones, nombramiento y cese de
miembros de las Salas de Gobierno y de Jueces Decanos.
13. Inspección de juzgados y tribunales y tramitación de quejas y denuncias.
14. Publicidad de las actuaciones judiciales, habilitación de días y horas, fijación de
las horas de audiencia pública y constitución de los órganos judiciales fuera de
su sede.
15. Especialización de órganos judiciales, reparto de asuntos y ponencias y normas
generales sobre prestación y desarrollo del servicio de guardia, sin perjuicio de
las competencias del Ministerio de Justicia o, en su caso, de las comunidades
autónomas con competencias en materia de personal.
16. Forma de cese y posesión en los órganos judiciales y confección de alardes.
17. Cooperación jurisdiccional.
18. Honores y tratamiento de jueces y magistrados y reglas sobre protocolo en
actos judiciales.
19. Sistemas de racionalización, organización y medición del trabajo que se
estimen convenientes con los que determinar la carga de trabajo que puede
soportar un órgano jurisdiccional, así como establecer criterios mínimos
homogéneos para la elaboración de normas de reparto.
Por otra parte, determinadas normas con rango de Ley atribuyen en ocasiones
competencias reglamentarias al Consejo General del Poder Judicial. En este sentido
son destacables los artículos 800.3 LECR en relación con los procedimientos por
delito, o los artículos 962.4, 965.2 LECR para los juicios de faltas; preceptos éstos
redactados por la Ley 38/2002, de 24 de octubre, de reforma de la Ley de
Enjuiciamiento Criminal y que introduce los denominados "juicios rápidos".
Los Reglamentos aprobados por el Consejo General del Poder Judicial en el
ejercicio de esta función se pueden sistematizar de la siguiente forma: Compendio
de Derecho Judicial
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 27 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
9. Audiencia previa al nombramiento del Fiscal General del Estado. El artículo
108.4 dispone, conforme al artículo 124.4 de la Constitución, que el Consejo ha de
ser oído preceptivamente sobre el nombramiento del Fiscal General del Estado.
10. El Consejo también ha asumido competencias implícitas. Se trata de una
serie de competencias no relacionadas con la garantía de la independencia de
Jueces y Magistrados, sino con destinadas a la mejora de la efectividad de la tutela
judicial de los derechos e intereses legítimos de la ciudadanía: una parte importante
está relacionada con la organización y modernización de la oficina judicial
(organización de carácter instrumental que sirve de soporte y apoyo a la actividad
jurisdiccional de jueces y tribunales); y otras se refieren a la dotación de las
bibliotecas judiciales y de medios informáticos para el acceso a la jurisprudencia y
legislación.
11. Aquellas otras que le atribuyan las leyes. Entre otras, cabe destacar las
relativas al amparo de los jueces y magistrados que se sientan atacados en su
independencia; los nombramientos de jueces sustitutos y magistrados suplentes; la
resolución de los recursos contra los acuerdos de los órganos de gobierno interno; o
el informe de los recursos en materia de responsabilidad por funcionamiento anormal
de la Administración de Justicia.
12. Formación de Jueces y Magistrados. Una especial referencia a la Formación
Inicial y a la Formación Continuada
La Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, atribuye al Consejo
General del Poder Judicial competencias en materia de selección y formación de
Jueces y Magistrados. A tal efecto se ha creado el centro de selección y formación
de Jueces y Magistrados, con la denominación específica y propia de Escuela
Judicial. La Escuela Judicial se ha configurado como un órgano técnico del
Consejo General del Poder Judicial, cuya organización y funciones han sido
desarrolladas por el propio Consejo, en ejercicio de la potestad reglamentaria que de
forma expresa la LOPJ le atribuye (Reglamento 2/1995, de 7 de junio, de la Escuela
Judicial).
Las principales funciones de la Escuela Judicial se refieren tanto a los
procesos de selección de Jueces y Magistrados, como a la adecuada ejecución de
los programas de formación inicial destinados a los funcionarios en prácticas y de los
programas y acciones de formación continuada de Jueces y Magistrados. Asimismo
se prevé la posibilidad de que, en ejecución de los acuerdos que el Consejo General
del Poder Judicial pueda suscribir, la Escuela participe en la formación de Jueces y
Magistrados o de aspirantes a la judicatura de otros países, sobre todo de países de
lenguas españolas (destacando las actividades del Aula Iberoamericana y de la
Escuela de Verano Juan Carlos I, así como la participación en el RIAEJ*) o de la
Unión Europea (destacando el Foro de Estudios Judiciales Europeos de Murcia o la
participación en la Red Europea de Formación*).
La organización general de la Escuela se articula en dos grandes ámbitos de
actuación que coinciden con sus dos principales actividades:
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 28 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
Dirección de Selección y Formación Inicial, que se encarga de la selección y
formación inicial de los aspirantes al ingreso en la Escuela Judicial, para lo cual
desarrolla las siguientes funciones:
 El seguimiento, coordinación y control de los procesos de selección de los
aspirantes a ingreso en la Escuela Judicial. o El seguimiento, coordinación y
control de las distintas actividades que se desarrollen para la preparación del
acceso a la Escuela Judicial.
 La elaboración de los proyectos de planes y programas de estudios de
formación inicial para los funcionarios en prácticas y, una vez aprobados, su
ejecución.
 La elaboración de propuestas para la selección de directores, coordinadores,
ponentes y conferenciantes que hayan de participar en los programas de
formación inicial y el seguimiento de los concursos que se convoquen para la
designación de profesores y tutores que hayan de prestar servicios en la
Escuela Judicial.
Dirección de Formación Continuada, que desarrolla los programas y actividades
que procuren la formación permanente y el adecuado perfeccionamiento profesional
de todos los integrantes de la Carrera Judicial. Estos programas son voluntarios,
salvo que la ley disponga lo contrario, pudiendo participar en éstos Escuela todos los
Jueces y Magistrados que lo soliciten cuando ello sea posible dentro de las
limitaciones objetivas y presupuestarias de cada programa y clase de actividad y con
sujeción a los requisitos generales establecidos.
La Ley Orgánica 19/03, de 23 de diciembre, de reforma de la Ley Orgánica del
Poder Judicial, ha introducido el artículo 433 bis según el caul el Consejo General
del Poder Judicial garantizará que todos los Jueces y Magistrados reciban una
formación continuada, individualizada, especializada y de alta calidad durante
toda su carrera profesional. A tal efecto:

El Consejo General del Poder Judicial establecerá reglamentariamente un
Plan de Formación Continuada de la Carrera Judicial en el que se detallarán
los objetivos, contenidos, prioridades formativas y la programación plurianual
de estas actuaciones.

Cada miembro de la Carrera Judicial contará con un Plan Especializado en
Formación Continuada mediante el cual se programarán de forma
individualizada, en períodos de cinco años, los objetivos formativos,
garantizándose la plena adaptación a las innovaciones jurídicas con
incidencia en el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales. El cumplimiento de
los objetivos del Plan Especializado de Formación de cada uno de los jueces
y magistrados será evaluado por el Consejo General del Poder Judicial en la
forma reglamentariamente establecida, a efectos de ascensos y promoción
profesional.
Régimen de funcionamiento.-
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 29 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
El Consejo General del Poder Judicial adopta sus acuerdos en Pleno o en
Comisiones, los cuales encuentran soporte en una completa estructura de órganos
técnicos. Analicemos por separado cada uno de estos ámbitos.
El Pleno
El Pleno está compuesto por todos los miembros del Consejo. Se reúne en
sesión ordinaria o extraordinaria a convocatoria del Presidente, o del Vicepresidente
en su caso (art. 128 LOPJ). Para su válida constitución se requiere que se hallen
presentes un mínimo de catorce de sus miembros con asistencia del presidente o de
quien legalmente le sustituya (art. 129).
Sus funciones se encuentran recogidas en el artículo 127 LOPJ y son,
básicamente, las del propio Consejo. En todo caso, resulta destacable que
corresponden al Pleno cualesquiera funciones que correspondan al Consejo General
del Poder Judicial y no se hallen expresamente atribuidas a otros órganos del
mismo.
Las Comisiones
La Comisión Permanente.
Conforme al articulo 130 LOPJ, anualmente, el Pleno del Consejo designará
la Comisión Permanente, que estará compuesta por el Presidente y cuatro vocales
elegidos por el Pleno por mayoría de 3/5, dos pertenecientes a la carrera judicial y
otros dos que no formen parte de la misma.
Sus funciones están determinadas por el artículo 131 de la Ley orgánica del
Poder Judicial y consisten en preparar las sesiones del Pleno y velar por la exacta
ejecución de sus acuerdos; decidir aquellos nombramientos de jueces y magistrados
que, por tener carácter íntegramente reglado, no sea de la competencia del Pleno,
acordar la jubilación forzosa por edad de los mismos, resolver sobre su situación
administrativa; resolver sobre las licencias de Jueces y Magistrados; autorizar el
escalafón judicial; y ejercer cuantas competencias le sean delegadas por el Pleno o
le sean atribuidas por la Ley.
Asimismo, por razones de urgencia, cuando no sea posible la celebración de
un Pleno Extraordinario, la Comisión Permanente podrá adoptar acuerdos en
materias de competencia de aquél, con excepción de los nombramientos
discrecionales y de los que requieran una mayoría cualificada, dando cuenta al pleno
en la primera reunión que se celebra a efectos de su ratificación, si procede (artículo
57 del Reglamento 1/1986 de Organización y Funcionamiento del Consejo General
del Poder Judicial).
La Comisión Disciplinara.
Según el artículo 132 LOPJ, el Pleno del Consejo elegirá anualmente, por
mayoría de tres quintos, de entre sus vocales, a los componentes de la Comisión
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 30 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
Disciplinaria, que estará integrada por cinco miembros: tres de ellos, elegidos entre
los vocales que pertenezcan a la carrera judicial y los dos restantes ajenos a ésta.
A la Comisión Disciplinaria le compete la instrucción de expedientes disciplinarios,
así como la imposición de sanciones a jueces y magistrados que no sean
competencia del Pleno.
La Comisión de Calificación.
Anualmente, el Pleno del Consejo procederá a designar los componentes de
la Comisión de Calificación, que se integrará por cinco miembros que se eligen de la
misma forma que la prevista para la Comisión Disciplinaria (art. 134 LOPJ).
Compete a la Comisión de Calificación informar sobre los nombramientos que sean
competencia del Pleno, excepto del magistrado del Tribunal Supremo competente
para conocer de la autorización de las actividades del Centro Nacional de
Inteligencia. Para la adecuada formación de los criterios de calificación de los jueces
y magistrados, podrá recabar información de los distintos órganos del Poder Judicial
y, en todo caso, recibirá un informe anual elaborado por las correspondientes Salas
de Gobierno de los órganos Jurisdiccionales a que aquéllos estuvieran adscritos,
que deberá fundarse en criterios objetivos y suficientemente valorados y detallados
(artículos 135 y 136 LOPJ).
Comisiones Reglamentarias.
Se trata de aquellas comisiones que han sido creadas por el propio Consejo
General a través de su potestad reglamentaria.
Comisión de Estudios e Informes.-Creada por el Acuerdo de 22 de abril de
1986 (Reglamento de Organización y Funcionamiento del Consejo General del
Poder Judicial). La Comisión de Estudios e Informes se compondrá de cinco
miembros, elegidos por el Pleno del Consejo de entre sus Vocales por mayoría de
los miembros presentes. Tiene como principales funciones redactar iniciativas y
propuestas que el Consejo pueda ejercitar en materia normativa, preparar informes
(art. 108 LOPJ), elaborar proyectos de reglamentos y realizar estudios jurídicos.
Comisión Presupuestaria.-Creada por el Acuerdo de 22 de abril de 1986
(Reglamento de Organización y Funcionamiento del Consejo General del Poder
Judicial). La Comisión Presupuestaria se compondrá de cinco miembros, elegidos
por el Pleno del Consejo de entre sus Vocales por mayoría de los miembros
presentes. Tiene como principales funciones elaborar el anteproyecto de
presupuesto y controlar la actividad financiera del CGPJ.
Comisión de Escuela Judicial.- Creada por Acuerdo del Pleno de 2 de febrero
de 1996. Está compuesta por cinco vocales elegidos por el Pleno del Consejo
General del Poder Judicial, y sus principales competencias consisten en el
seguimiento de los programas de actividades en el ámbito de la selección y
formación de jueces y magistrados, así como la coordinación de los trabajos propios
de los órganos técnicos del Consejo en estas materias.
Comisión de Informática Judicial.- Creada por el Reglamento 5/1995, de 7 de
junio, de Aspectos Accesorios a las Actuaciones judiciales. La Comisión de
Autor:
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 31 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011
Informática Judicial esta compuesta por el Vocal delegado para la oficina judicial y la
informática, que la presidirá, y por cuatro magistrados, uno por cada orden
jurisdiccional, designados por el Pleno del Consejo. Asimismo podrá convocar a
representantes de las Administraciones Públicas con competencias sobre medios
materiales al servicio de la Administración de Justicia. Sus funciones radican en el
control de los sistemas informáticos que se instalen en la Administración de Justicia
(especialmente en materia de compatibilidad necesaria para su comunicación e
integración, así en el ámbito de las condiciones de seguridad adecuadas),
proponiendo al Pleno la adopción de los acuerdos que se consideren procedentes.
Otras Comisiones
Asimismo, el Consejo General del Poder Judicial ha creado otras comisiones
para el ejercicio más adecuado de sus competencias, entre las que destacan:
Comisión de Relaciones Internacionales, Comisión de Escuela Judicial, Comisión de
Organización y Modernización Judicial, Consejo de Redacción de la Revista Poder
Judicial, Comisión Mixta de Relaciones con el Ministerio de Justicia, Consejo Rector
de la Escuela Judicial, Comisión de Relaciones con las Comunidades Autónomas, y
Comisión Coordinadora de Convenios. Por otra parte, también se han creado
Comisiones de Seguimiento en determinadas materias: de la Ley de
Responsabilidad Penal del Menor y los Juzgados de Menores; de las normas
relativas a incapacitados y sujetos a organismos tutelares, de la Ley de
Enjuiciamiento Criminal.
Vocalías Delegadas
Asimismo existen Vocalías Delegadas de varios tipos: Territoriales, para
cada uno de las 17 Comunidades Autónomas, estando cada una de ellas por un
número de Vocales que oscila entre 1 y 3; de Relaciones con determinados
órganos o colectivos (Colegios Profesionales, Asociaciones Judiciales, Ministerio
Fiscal, Defensor del Pueblo, Cortes Generales, Tribunal Constitucional, Policía
Judicial, Abogacía del Estado, Tribunal Supremo, Audiencia Nacional, Mutualidad
Judicial, Universidad, Administración Penitenciaria y los Juzgados de Vigilancia, para
la Jurisdicción Social y vinculados); y para materias específicas (Publicaciones,
CENDOJ, Estadística, Informática, Memoria, Portavoz del Consejo, Plan de
Urgencia, Selección de las oposiciones de Jueces y Fiscales, Vocal Adjunto a la
Presidencia para el Servicio de Inspección, Vocales Coordinadores del Servicio de
Planificación y Análisis de la Actividad Judicial).
Consultas:

Régimen constitucional del Poder Judicial. Luis María Díez-Picazo Giménez.
Cívitas.

Autor:
El consejo General del Poder Judicial en 25 preguntas. En la página web del
Consejo: www.poderjudicial.es
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 32 de 33
Temario General de la ESTT - OEP 2011
Grupo de Materias Generales
Elaborado en 2011

La Constitución Española.

Ley Orgánica 6/1985, del Poder Judicial.
o Reglamento número 1/1986, de 22 de abril, de organización y funcionamiento
del consejo general del poder judicial

Autor:
Página web del Congreso de los Diputados: www.congreso.es .
José Vico Sánchez
Tema 12. Página 33 de 33
Descargar

Tema 12. El poder judicial. La regulación constitucional de la

Sistema judicial inglés (británico)

Sistema judicial inglés (británico)

Derecho Procesal ComparadoLord ChancillerAcceso a JudicaturaAlta y MenorChief JusticeMaster of the RollsJueces

Política española

Política española

Instituciones políticas de EspañaJefe de EstadoGobiernoPoder judicialCortes generales

Constitución Nacional de la República de Argentina

Constitución Nacional de la República de Argentina

Cerecho Consitucional argentinoCongresoPoder ejecutivoPoder judicialDivisión de poderesDiputadosSenadoPoder legislativo

TEMA XIII: EL ARTÍCULO

TEMA XIII: EL ARTÍCULO

LoValoresFuncionesGénero

Poderes y Organización territorial del Estado español

Poderes y Organización territorial del Estado español

FuncionesDivisión de poderes: ejecutivo, legislativo y judicialEstado de derecho, democrático y social

Personal de la Administración de Justicia

Personal de la Administración de Justicia

Derecho Procesal. Jurisdiccional: Jueces y MagistradosProcuradoresAbogadosAgentesOficialMinisterio Fiscal. Auxiliar: SecretarioAuxiliares

COLEGIO SACERDOTAL COMOW LAW SEGÚN RABASA formularios para realizar negocios y litigios.

COLEGIO SACERDOTAL COMOW LAW SEGÚN RABASA formularios para realizar negocios y litigios.

DerechoSistema feudalCommon LawEnrique IICounty CourtsJuicio de DiosWitanReal Inquisición