YA NO QUIERO SER
PERIODISTA…
Perdóname mamá por todo lo que
te hice invertir en estos cuatro años
que llevo de Universidad pero es
que ya no quiero ser periodista.
No es porque no me guste la
carrera o porque haya dejado
alguna materia, porque no te niego
es la profesión que si lo recuerdas
desde niño añore. Todavía tengo en
mi mente aquel desfile de parvularia
en la que me compraste aquella
cámara fotográfica de plástico y con
una gabacha que tenia dibujado el
logo que tiene forma de ojo de aquel
canal que tanto veíamos.
Cuando llegué a tercer ciclo de
educación básica nos esforzamos
con mis compañeros en hacer el
periódico mural de la escuela y a mi
ya me brotaba aquella pasión por
las letras.
Fue en bachillerato cuando con el
apoyo de unos profesores, a pura
máquina de escribir y a pura
fotocopia hicimos aquel boletín del
instituto. Te acordas, que orgullosa
te sentiste cuando al final del año
nos premiaron por la sencilla
hazaña.
Y así con esa gran ilusión me
mandaste desde Sensuntepeque,
Cabañas a estudiar a una
universidad de “prestigio” a la
capital, al gran San Salvador. Y no
lo niego los primeros años fueron de
gran ilusión…ah, cuanto esfuerzo
ponía por sacar las materias con
buenas notas y tu, más orgullosa
todavía.
¿Te acordas el año pasado cuando
con tres años y más de veinte
materias cursadas me asenté en
aquel proyecto que junto a un par
de
amigos
nos
propusimos
ejecutar?
Si el del periódico: Sensuntepeque
Grafico Informativo. Bonito nos
quedo… pasamos un mes completo
trabajando a doble turno y sin
descanso pero ya sin máquina de
escribir, ni fotocopias; sino con la
mayor profesionalidad que nuestro
presupuesto nos pudo permitir y ahí
lo lanzamos.
Te acordas de las bonitas
invitaciones que mandamos a
imprimir, para hacer el lanzamiento
en el parque central con un gran
acto… Gran acto porque ahí nos
quedamos plantados, pues ninguna
pero ninguna de las autoridades que
invitamos quiso acompañar. Lo
importante es que a alguna gente le
gusto y se vendió toda la edición.
El proyecto estaba bonito pero
nadie nos quiso apoyar
para
seguirlo promoviendo. No, no tuvo
nada
que
ver
con
aquella
investigación que íbamos a publicar
sobre la Alcaldía y que las
autoridades nos mandaron a
“recomendar” que ni se nos fuera a
ocurrir hacerla pública porque les
podíamos “destapar la olla”. Y
venían las elecciones de alcaldes y
diputados.
Perdóname mamá por todo lo que
te hice gastar en estos cuatro años
que llevo de universidad, pero es
que ya no quiero ser periodista.
Por mucho que haya aprendido,
porque si que aprendí, los
catedráticos de la UTEC me
enseñaron bastante y les agradezco
infinitamente; pero ya no quiero ser
periodista.
De que sirven todos los debates que
hacemos con los compañeros de
clases sobre la ética, la libertad de
expresión, la democracia y la
justicia social, si cuando te
gradúas de periodista ó de
comunicador tenes que venderte
como prostituta de parque a los
intereses de los medios ó de los
patrocinadores de los medios eso si
queres trabajar, dejando de un lado
los
principios
morales
que
aprendimos en las aulas.
Me da mas asco que cólera ver los
noticiarios de algunos canales de
TV en donde los que salen no son
más que modelitos baratos y hasta
premios les dan, cuando hay tanto
profesional graduado que no tiene
trabajo, y nunca les darán
oportunidad… ahí van a terminar
empacando loroco ó pupusas en las
maquilas que van a traer esos de “lo
mejor esta por venir”.
Y hablan de libertad de expresión…
Que me cuentan los que trabajan de
reporteros y periodistas en los
grandes medios de comunicación
de El Salvador que les pasa si
escriben ó publican algo que valla
en contra de los patrocinadores ó de
la ideología del medio… de barato
le censuran y si tiene suerte lo
echan; pero cuando los despiden :
¿les dan alguna indemnización?
Que me cuenten porque “no les
dan nada”.
Que me cuenten cuanto ganan a los
que tienen suerte y les pagan,
porque a la mayoría solo los
explotan por un par de horas
sociales.
Pero para eso no existe la APES,
ASDER ni nadie que los defienda.
¿Creé usted que hay libertad de
expresión? ¿Cree usted que se
puede hablar con libertad? Que den
gracias a Dios que aquí ya no los
matan ni les ponen bombas a las
radios como en otros tiempos
porque si así fuera ya no veríamos
al chero de lentes que habla en el
canal de la “Señal con Valor”.
Mamá Ya no quiero ser periodista…
al menos no en El Salvador porque
aquí no se puede, la necesidad o el
hambre me van a obligar a no ser
objetivo, a no defender mis ideas;
me voy a volver mentiroso y lo que
es peor le voy a hacer daño a mi
país.
Descargar

YA NO QUIERO SER PERIODISTA…