Para ser cortés
Un grupo de estudiantes de Alicante (España) y Erzincan (Turquía), reflexionando con
nuestras profesoras acerca de la cortesía verbal, hemos llegado a estas conclusiones:
1. Saludos y despedidas
-
Son una regla elemental de la cortesía que siempre debemos cumplir.
-
Debemos saludar cuando nos encontramos con un compañero o un profesor, cuando
entramos en una clase, en la biblioteca o pasamos por conserjería.
-
El saludo varía en función de la edad, el sexo y la confianza entre las personas.
Podemos usar “hola”, “¿qué tal?” y levantar la mano abierta hacia los lados; pero si nos
dirigimos a una persona que está por encima de nosotros, por edad o por su cargo
(profesor, director…), es mejor “buenos días/tardes/noches”.
-
Los españoles dan dos besos o la mano para saludar a personas que no tratan a diario.
Los turcos saludan de tres maneras: con la mano, con la cabeza o con el sombrero
(siempre sonriendo ya que es símbolo de sinceridad y amistad); además, los hombres
deben dejar que saluden primero las mujeres.
-
Cuando terminamos una conversación o cuando salimos de clase, o de secretaría, lo
cortés es despedirse diciendo: “adiós”, “hasta luego”, “hasta mañana”…, pero se debe
evitar la despedida si se interrumpe otra conversación.
-
También hay expresiones corteses previas al cierre de una conversación como “ha sido
un placer hablar con usted” o “gracias por haberme atendido” (esta última es muy
conveniente cuando hablamos con la Jefa de Estudios o la Directora).
2. El nombre del interlocutor
-
Es cortés introducir el nombre del interlocutor en la conversación. Lo hacemos a veces
en el saludo (“hola, [nombre]”), o cuando pedimos algo a alguien (“por favor, [nombre],
¿puedes dejarme eso?”).
-
Normalmente usamos su nombre de pila, pero a veces también le nombramos usando un
mote o un apelativo cariñoso (si la persona lo consiente; de lo contrario, sería una falta
de respeto). En otros casos, usamos el nombre de la profesión (cuando hay poca
relación); por ejemplo, “profesora” (aunque es más cortés utilizar su nombre).
-
Hoy en día, en España es habitual usar el “tú” para hablar con compañeros o profesores,
pero es más cortés usar el “usted” para dirigirnos a personas que están por encima de
nosotros (por ejemplo, el director o la directora)1. Algunos profesores prefieren que se
les llame de una manera más formal, usando “don/doña” (delante de su nombre) o
“señor/a” delante de su apellido; sin embargo, este uso cada vez es menos frecuente y
están de acuerdo normalmente en que se les llame por su nombre.
3. Presentaciones
-
La manera de presentar a alguien o de presentarnos a nosotros mismos depende de las
personas con las que estamos hablando. En Turquía y en España preferimos hacerlo en
un ambiente relajado. Podemos hacerlo con un “Hola, soy…” o “Él es…”, pero en una
situación más formal es preferible “Buenos días, mi nombre es…”.
-
En España la presentación suele ir acompañada de un apretón de manos o dos besos.
4. Invitaciones y peticiones
-
Para realizar una petición o una invitación se prefiere un momento adecuado y de
tranquilidad.
-
Las peticiones a compañeros, profesores u otros adultos son bastante similares; pero si
tu interlocutor tiene alguna autoridad, debes darle más explicaciones o razones de tu
petición.
-
Con los compañeros decimos: “Vente a…”, “¿Te gustaría…?”, “¿Me puedes dejar…,
por favor?”. Pero si no pueden aceptar, debes mostrarte comprensivo: “OK, no hay
problema”, “No te preocupes”.
-
Cuando se rechaza una petición o invitación, es necesario ser cortés para que la otra
persona no se sienta ofendida. Responder con un “No puedo, pero muchas gracias”, “Lo
siento, pero lo estoy utilizando”, “Lo siento pero no podré ir”.
5. Quejas y protestas
-
Una queja es una manifestación de dolor, pena, descontento o disgusto. Una protesta
muestra disconformidad o descontento. La queja suele producirse en un ámbito más
íntimo, con uno o pocos destinatarios; la protesta, por el contrario, pretende a veces
manifestar el descontento al mayor número de destinatarios. En ocasiones nos
encontramos con protestas en manifestaciones que no están autorizadas, son ilegales o
son perseguidas por la policía.
1
En algunos dialectos del español (canario, español de algunas zonas de América) no se usa nunca el
“tú”, por lo que el “usted” no es marca de respeto.
-
Es importante quejarse y protestar con respeto, y algunas expresiones lingüísticas nos
ayudan a hacerlo: “Disculpe, pero…”, “Perdone, pero…”, “Sería tan amable de…”, “No
se ha dado cuenta de que…”
-
Nosotros pensábamos que quejarse o protestar se hacía siempre alzando la voz y no de
buenas maneras, pero nos hemos dado cuenta de que es mejor hacerlo sin ningún tipo de
agresividad.
-
Ejemplo: A veces el profesor reparte los exámenes corregidos y un alumno manifiesta
su enfado por haber obtenido una mala nota. En lugar de eso, el alumno debería
comportarse y hablar de buenas maneras, diciendo algo como: “Por favor, ¿me podría
decir en qué he fallado? Creía que lo había hecho bien”.
6. Críticas
-
Una crítica es la expresión de un juicio sobre algo, como una obra de arte, un trabajo, el
comportamiento de una persona, etc. El juicio puede ser positivo o negativo, pero la
crítica debe ser constructiva, es decir, orientada a mejorar.
-
En la crítica hay que evitar herir, hay que reconocer las dificultades de la tarea o la
situación y no mostrar desprecio o suficiencia.
-
Se pueden utilizar expresiones como “Me parece que…”, “En mi opinión…”, “Según
mi punto de vista…”, Pienso que…”, “Diría que…”.
-
Por ejemplo, una profesora está valorando los dibujos de los alumnos y le dice a uno:
“Creo que el cuadro está bastante bien, pero, si cambiaras esto, quedaría mejor”. Si eso
se dice con el tono adecuado, lo normal es que el alumno acepte bien ese juicio y siga la
instrucción de la profesora. Esa es una crítica orientada a mejorar las cosas.
7. Pedir disculpas
-
Conviene pedir disculpas cuando consideramos que nuestra conducta no ha sido la
adecuada o cuando causamos alguna molestia a alguien.
-
Para ello, podemos utilizar expresiones como “Perdona”, Discúlpeme”, “Perdón, no era
mi intención”, “Siento las molestias”…, con una voz calmada, una postura serena e
incluso agachando la cabeza y juntando las manos.
-
Por ejemplo, si vamos deprisa por el pasillo sin atender a nuestro alrededor, chocamos
con un compañero y le tiramos los libros, podríamos decir “Vaya, discúlpame; no
estaba prestando atención. Te ayudo a recoger los libros”. Probablemente el compañero
dirá “No pasa nada. Gracias”, en lugar de sentirse molesto.
8. Cumplidos, felicitaciones y condolencias
-
Son corteses los cumplidos, felicitaciones y condolencias, porque muestran el aprecio
que nos merecen las personas cuando hacen algo bien o cuando sufren.
-
Felicitamos a una persona cuando ha tenido éxito en algo (un logro académico, un
trabajo…), ha tenido suerte o una buena noticia, o cuando celebra algo.
-
Solemos decir: “Enhorabuena”, “Muchas felicidades”, “Estoy orgullosa de ti”…
También damos a entender nuestros sentimientos de forma no verbal, utilizando un tono
de voz más alto, sonriendo…
-
Dar consuelo consiste en mostrar a quien está afectado por una desgracia (enfermedades
graves o muertes de familiares o amigos) que compartes su dolor. Con eso ayudamos a
reducirlo o, al menos, a darle ánimos.
-
Utilizamos expresiones como: “Cuenta conmigo” o “Mi más sincero pésame” con un
tono de voz apagado, o, simplemente, abrazamos a la persona o cogemos sus manos
para hacerle llegar nuestro apoyo y afecto.
9. Agradecimientos
-
Decir “gracias” es importante. Cuando alguien nos hace un favor, debemos hacerle
saber que no pasamos por alto su acción y que le estamos agradecidos.
-
Cuando le pedimos el bolígrafo a un compañero y este nos lo deja, deberíamos decirle
“Gracias, [nombre de la persona]” o un “Muchas gracias”.
-
Cuando vamos a hacer fotocopias y el conserje está ocupado, pero tiene el detalle de
hacérnoslas, debemos agradecérselo y acompañar la expresión de agradecimiento con
un “perdón por las molestias”. Además, si decimos su nombre, mostraremos más
cercanía y reconocimiento.
-
Cuando no has tenido tiempo de hacer un trabajo y el profesor te permite presentarlo
otro día, debes responder con un “gracias” sincero. Y sería bueno que también te
dirigieras al profesor por su nombre.
10. Control de la agresividad y atenuación del desacuerdo
-
En el instituto algunas situaciones nos hacen perder los nervios, por lo que es muy
importante aprender a controlar la agresividad.
-
Por ejemplo, si un alumno nos intenta intimidar, tenemos que mantener la calma y no
seguirle el juego. Trata de evitar la pelea con tus palabras e intenta hacerle comprender
que con la violencia no se llega a ningún lado.
-
Además, entre compañeros y otras personas del instituto, hay situaciones en las que se
manifiestan diferentes opiniones o formas de pensar. Para alcanzar un acuerdo, son
necesarias unas pautas: primero, debemos escuchar todas las opiniones y entenderlas;
después, debemos llegar, entre todos, a una idea con elementos que favorezcan en algo
todos los puntos de vista.
-
Por ejemplo, si unos amigos están discutiendo sobre qué equipo de fútbol es mejor,
Barça o Madrid. La discusión podría ser eterna, por lo que uno de los interlocutores
tendría que decir: ”Ambos equipos son de los mejores del mundo y son españoles; todos
tenemos que apoyarlos.”
Finalmente, la conclusión más general es que la cortesía verbal es muy importante,
porque hace más fácil y grata la relación entre las personas y ayuda a conseguir los objetivos de
la comunicación. Por eso, toda persona debería ser cortés en cualquier situación de la vida.
Profesoras: Lola Abascal and Burcu Yogurtcu. Grupo 1. Aspectos 1-2: Elías Gomis, Gerardo Martí,
Alba Cervantes, Alba López, Juan Pedro Pérez, Feyza Dülgeroğlu, Ayşenur Coşkun, Rabia Er, Ayşenur
Koşar, Nilay Ayyildiz. Grupo 2. Aspectos 3-4: Antonio Contreras, Wanda González, Sara Boumnina,
Julia Goizueta, Alejandro Martín, Serkan Murat, Samet Aka, Ecren Sökmen, Cansel Tok, Betül Sena Can.
Grupo 3. Aspectos 5-6: Nastia Antonova, Yago Da Silva, Valentina Duarte, Carlos Reina, Nuria
Segurado, Merve Kordali, Merve Süme, Burcu Ceyhun, Murat Şekerci, Canan Bal. Grupo 4. Aspectos 78: Ana Jover, Kenya Torregrosa, Andrés Urbano, Carlos Tormo, Sofía Rota, Serhat Shogun, Yusuf Uçar,
Burak Mert Sayan, Fatma Kübra Sökmen, Kader Bilgin. Grupo 5. Aspectos 9-10: Michel Gauvín, Rafa
Torregrosa, Mara Annunziata, Álvaro Clemente, Gonzalo Rodríguez, Furkan Bayata, Berra Didem
Özmen, Rukiye Pekru, Ömer Çelik, Rohat Ildis.
Descargar

Para ser cortés versión en castellano