El Plato del Bien Comer
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), México ocupa el
segundo lugar de personas obesas. La situación se deriva de los
malos hábitos alimenticios y la vida sedentaria, ya que el 47% de los
niños entre seis y 12 años padecen sobrepeso u obesidad, de ellos el
10.6% registró hipertensión arterial.
La obesidad y el sobrepeso son enfermedades crónicas,
caracterizadas por el almacenamiento en exceso de tejido adiposo en
el organismo. Dada su magnitud y trascendencia son consideradas en
México como un problema de salud pública. Por ello, el 23 de enero
de 2006 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Norma
Oficial Mexicana NOM-043-SSA2-2005, Servicios Básicos de Salud.
Promoción y Educación para la Salud en materia Alimentaria.
El propósito fundamental de esta norma es establecer los criterios
que deberán seguirse para orientar a la población mexicana en
materia de alimentación. De conformidad con la legislación sanitaria
aplicable, la presente Norma establece los lineamientos sanitarios
para regular el manejo integral de la obesidad.
Enfermedades relacionadas con la nutrición
La norma citada fue elaborada con la participación de diversas
unidades administrativas e instituciones, entre las que se cuentan: La
Secretaría de Salud, la Dirección General de Promoción de la Salud, la
Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, el
Instituto Nacional de Salud Pública, la Secretaría de Agricultura,
Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, la Secretaría de
Educación Pública, el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y
Nutrición Salvador Zubirán, la Organización de las Naciones Unidas
para la Agricultura y la Alimentación, el Fondo de las Naciones Unidas
para la Infancia, el Colegio Mexicano de Nutriólogos, y la Sociedad
Mexicana de Salud Pública.
Entre sus objetivos está el promover una alimentación correcta que
pueda adecuarse a las necesidades y posibilidades de cada individuo.
Poner mayor énfasis en las enfermedades relacionadas con la
nutrición de la población mexicana, dando así ayuda a los niños
desde su gestación hasta la pubertad, a las mujeres embarazadas o
en periodo de lactancia, adultos mayores y personas con actividad
física.
De acuerdo con los resultados de la encuesta Nacional de Nutrición de
1999 y la Encuesta Nacional de Salud del 2000, en México aún
prevalece la pobreza y el encarecimiento de los alimentos, lo cual
restringe el acceso a una dieta correcta trayendo como
consecuencias: sobrepeso, obesidad, hipertensión arterial, diabetes
mellitus, cáncer y osteoporosis.
La presente norma incluye contenidos relacionados con la nutrición y
alimentación a lo largo de la vida, además de prácticas de higiene y
sanidad en la preparación de alimentos que se ofrecen en
establecimientos fijos.
La población ingiere alimentos de alta densidad
La nutrición es uno de los factores determinantes del estado de salud,
de ahí que en México se invierta en encuestas para conocer la
situación de la población mexicana en esta materia. El país avanza en
la reducción de la desnutrición crónica al disminuir más de 30%, sin
embargo, todavía hay zonas indígenas con rezago.
La población mexicana ingiere más alimentos de alta densidad
energética, por lo que se refiere tanto a los alimentos con alta
concentración de azúcar como a la cantidad de grasas (alrededor de
30% del valor energético total de la dieta), de las cuales los ácidos
grasos aportan cantidades superiores a los límites máximos
compatibles con la salud.
Por otra parte, la población también consume en promedio de 120
gramos de frutas y verduras al día, cuando la recomendación es de
400 gramos. Todos estos datos y recomendaciones son parte de un
estudio que ha realizado el Colegio Mexicano de Nutriólogos, ya que
evidentemente son ellos los especialistas en esta materia, y no sólo
cuentan con la preparación académica y práctica sino que se
encuentran en una constante actualización de conocimientos
México se enfrenta a un caso clásico de transición epidemiológica,
donde todavía están presentes las enfermedades transmisibles, al
mismo tiempo que las enfermedades crónicas han pasado a ocupar
un lugar preponderante. En este sentido, hay que señalar que la
esperanza de vida al nacer ha aumentado y hoy se ubica en 74 años;
sin embargo, la calidad de vida no ha mejorado, pues la esperanza de
vida sana al nacer es de casi 10 años menos, es decir que los
mexicanos viven sanos en promedio hasta los 65 años; a partir de
esa edad presentan una o más enfermedades.
El plato del bien comer
La alimentación desempeña un papel preponderante en la
preservación de la salud y en la prevención de enfermedades. Por
ello, es fundamental identificar estrategias para promover una
alimentación saludable. Las guías alimentarías son instrumentos de
gran utilidad para brindar orientación, las cuales generalmente
cuentan con herramientas didácticas, para hacer más atractiva y
práctica la orientación.
En México, recientemente se diseñó una guía denominada: "El plato
del bien comer", el cual se puede utilizar en diferentes grupos
poblacionales, pues es suficientemente accesible para poder
adaptarse a las necesidades de diversos grupos. Incluye
recomendaciones específicas para una alimentación correcta.
La norma clasifica a los alimentos en tres grupos: Verduras y frutas,
cereales-leguminosas y alimentos de origen animal.
Las verduras y frutas son señaladas en primer término por ser más
baratas; ya que de acuerdo con los resultados de la Encuesta
Nacional de Nutrición 1999, el consumo de estos alimentos es
insuficiente, lo que está relacionado con el pobre aporte de fibra,
vitamina C y ácido fólico, presentes en la población.
El grupo de cereales tiene un papel básico en la alimentación, pero su
consumo no debe ser ni de más ni de menos de lo que señala la guía
El plato del bien comer. Ésta fomenta la combinación de cereales
como una forma de promover el consumo de proteínas de buena
calidad, sin que se incremente el consumo de lípidos o colesterol.
Por último, se pretende promover un menor consumo de alimentos de
origen animal en los adultos, debido a su alto contenido en colesterol
y grasas saturadas; porque se encontró que la población tiene un
consumo mayor de este tipo de alimentos que lo recomendado.
Por otro lado, El plato del bien comer promueve una alimentación
saludable, lo que es posible utilizarlo en diferentes grupos de edad y
estados fisiológicos, siempre y cuando vaya acompañado de
recomendaciones específicas para cada uno de ellos.
Orientación alimentaría durante el embarazo
El embarazo constituye un momento ideal para brindar orientación
alimentaría a las mujeres, pues quizás durante este período, la mujer
presta especial atención al cuidado de su salud y procura tener una
alimentación saludable para ella y su bebé.
Para promover una alimentación saludable el médico debe dar tres
recomendaciones sencillas: Incluir al menos un alimento de cada
grupo en cada comida del día; variar los alimentos que se seleccionan
en cada comida; realizar tres comidas mayores, es decir, desayuno,
comida y cena, y dos refrigerios, uno a media mañana y otro a media
tarde.
Vitaminas y nutrimentos inorgánicos
En cuanto a la orientación alimentaría, es recomendable seleccionar
aquellas vitaminas y nutrimentos inorgánicos que juegan un papel
estratégico en el embarazo y recordar que la prevalencia de esta
deficiencia es elevada. Por ejemplo, en México, las deficiencias más
comunes en mujeres embarazadas fueron: hierro, zinc, vitamina C,
vitamina A y ácido fólico.
Con ayuda de "El plato del bien comer", basta con destacar aquellos
alimentos que constituyen una fuente importante de hierro. Por un
lado, se encuentran las fuentes de hierro hemínico, que consisten en
incorporar alimentos de origen animal como la carne roja, vísceras y
pescado; y por el otro, las fuentes de hierro no hemínico y son las de
origen vegetal, como los frijoles y las espinacas.
Por otro lado, cabe destacar que la deficiencia de zinc en la gestación
no sólo se relaciona con alteraciones en el bebé, sino también con
cambios en la percepción del sabor de los alimentos, lo que puede
conducir al consumo de dietas aberrantes, particularmente entre las
adolescentes.
Dentro de "El plato del bien comer" se menciona que el zinc es un
mineral que se encuentra en la carne, el pescado, la leche, el queso,
los cereales integrales, las leguminosas y oleaginosas.
Las verduras y frutas constituyen una fuente importante de vitamina
C, pues son los únicos alimentos que se consumen sin procesarlos, de
tal forma que el ácido ascórbico se mantiene intacto. Por lo anterior,
es de gran importancia promover un mayor consumo de verduras y
frutas para mejorar el aporte dietario de esta vitamina. "El plato del
bien comer" presenta una gran diversidad de verduras y frutas que
son altamente disponibles y accesibles, en especial si se encuentran
entre temporada, como, por ejemplo, la naranja, la guayaba, la
papaya, las fresas y el jitomate, entre otros.
Durante el embarazo los requerimientos de ácido fólico aumentan en
respuesta al crecimiento de la placenta y del feto. La alteración en el
metabolismo del ácido fólico está relacionada con la presencia de
defectos del cierre del tubo neural, aborto espontáneo y el desarrollo
de enfermedad hipertensiva del embarazo. En México está normado
que toda mujer embazada debe consumir un suplemento de ácido
fólico durante el periodo periconcepcional.
Dentro de "El plato del bien comer" se mencionan algunos alimentos
que constituyen una fuente importante de ácido fólico como la carne
roja, los frijoles, las harinas, las espinacas, la lechuga, la naranja y la
papa.
Malestares comunes se pueden prevenir con la alimentación
Es común que durante el embarazo la mujer presente náuseas,
estreñimiento y pirosis. Aunque generalmente las náuseas
disminuyen espontáneamente cuando finaliza el primer trimestre del
embarazo. Se recomienda consumir galletas saladas, cereal seco o
pan tostado al levantarse y como colaciones, además se sugiere
comer más frecuentemente pero comidas más pequeñas, por lo que
es útil la sugerencia de hacer cinco comidas al día. Asimismo, se
deben evitar preparaciones muy condimentadas y alimentos fritos;
así como mantener ventilado el espacio donde se vaya a guisar.
Para el estreñimiento se debe recomendar aumentar el consumo de
los alimentos del grupo de verduras y frutas, pues contienen fibra y
algunos de ellos pueden actuar como laxantes: la papaya, la ciruela
pasa y el jugo de ciruela pasa. Del grupo de cereales se deben
preferir aquellos alimentos que sean integrales, así como las tortillas
de maíz en lugar de las de harina de trigo refinada, pues contienen
mayor cantidad de fibra. Asimismo, se recomienda tomar por lo
menos ocho vasos de agua al día e incrementar la actividad física,
una recomendación práctica es caminar por lo menos 30 minutos
diarios.
En conclusión, las guías alimentarías han mostrado ser efectivas.
Diversos países han elaborado sus propias guías acordes con su
cultura, geografía, patrones de consumo alimentario y estado de
nutrición de su población. Para brindar esta información, el médico
gineco–obstreta debe conocer los lineamientos de las guías
alimentarías mexicanas, las cuales se encuentran plasmadas en la
Norma Oficial Mexicana NOM–043–SSA2–2005. Servicios Básicos de
Salud. Promoción y Educación para la Salud en Materia Alimentaría.
La vigilancia de la aplicación de esta Norma corresponde a la
Secretaría de Salud y a los gobiernos de las entidades federativas en
el ámbito de sus respectivas competencias.
Descargar

EL PLATO DEL BIEN COMER

Empresas mexicanas

Empresas mexicanas

Administración de empresasEstándares internacionalesEconomía en MéxicoMercado europeoGlobalización

Alimentación Adecuada

Alimentación Adecuada

VitaminasIgestaHigienizaciónProductoNutrientes

Química General E Inorgánica

Química General E Inorgánica

FarmaciaMonóxido de CarbonoObtención del Cloro MolecularComportamiento Ácido-Base y Redox de los Oxoácidos de los HalógenosEstados Alotrópicos del CarbonoCombinaciones Hidrogenadas

Alimentación y salud

Alimentación y salud

MineralesVitaminasHidratosContaminación alimentariaGrasasNutriciónProteínasCaloríasAlimentos

Ejercicio físico, salud y nutrición

Ejercicio físico, salud y nutrición

CaloríasSobrepeso y obesidadOMS (Organismo Mundial de la Salud)Necesidades nutricionalesMacronutriciónHigieneMicronutriciónPirámide alimentariaActividad físicaSedentarismoDeporteSeres humanosCalidad de vida

Embarazos adolescentes

Embarazos adolescentes

Problemas socialesEducación sexualPrevenciónFactores de riesgo en el embarazo