EXCELENCIA EDUCATIVA A.C.
LIDERAZGO DOCENTE Y CALIDAD EDUCATIVA
LECTURA COMPLEMENTARIA
CREATIVIDAD, PEDAGOGÍA DEL AÑO 2000
* Galia Sefchovich
Sin duda, al pensar en la pedagogía para el año 2000 será necesario
tomar en cuenta el desarrollo del potencial creativo, tanto en
docentes y conductores de grupo, así como de los padres de familia y
por supuesto de los alumnos.
Si por un momento pudiésemos visualizar el mundo dentro de unos
15 ó 20 años, seguramente diseñaríamos de mejor manera la
currícula escolar y puliríamos nuestros objetivos educativos tanto en
la escuela como en la familia, porque sabríamos qué clase de mundo
van a encontrar el día de mañana nuestros niños y jóvenes de hoy.
Una de las cosas que podemos prever es un avance y una
sofisticación inimaginable en la tecnología. El Internet, que hoy nos
causa admiración, será como un juego de niños.
Un mundo inmerso en la tecnología de punta convierte a las
instituciones educativas que hoy conocemos, en anacrónicas.
Será pues necesario rediseñar nuestro qué hacer en el mundo, y para
ello habrá que cambiar nuestros hábitos de pensamiento y jerarquizar
de nuevo nuestra escala de valores.
La escuela y la familia están llamadas a ser transmisoras de valores y
también a fomentar en el niño y el joven habilidades y destrezas.
Entre estos valores está el potenciar el desarrollo creativo y
convertirlo en una manera de ser y d estar en el mundo.
La creatividad humana puede entenderse como un conjunto de
habilidades específicas, separadas del conjunto de las habilidades de
la inteligencia. Algunas de las habilidades de la creatividad son: la
flexibilidad, la fluidez del pensamiento, la originalidad y la calidad en
la elaboración de un producto.
Ser inteligente no garantiza el desarrollo de la creatividad; estas
habilidades son dos tipos distintos de coeficientes.
EXCELENCIA EDUCATIVA A.C.
LIDERAZGO DOCENTE Y CALIDAD EDUCATIVA
El coeficiente intelectual- o CI- es una unidad de medida que nos da
información acerca de las habilidades cognitivas o de pensamiento de
la persona.
El coeficiente emocional- o CE- es también una unidad de medida que
nos da información acerca de la vida emocional y afectiva de la
persona, así como de lo que puede hacer con esta vida emocional.
La brecha que se abre cada vez más entre la velocidad del avance de
la tecnología en relación al ritmo del desarrollo humano, nos obliga a
buscar nuevas propuestas filosóficas, metodológicas y didácticas que
garanticen la posibilidad de la construcción de recursos internos en
los alumnos de hoy, que son los que tomarán las decisiones del
mañana.
Pero, ¿cómo hacerlo? La mera transmisión de contenidos ya no es
posible si tomamos en cuenta las cantidades de bits de información
que en todos los campos del saber se producen día con día.
Y nos preguntamos ¿para qué sirve la tortura de memorizar lo que
mañana he de olvidar? ¿No es mejor aprovechar el tiempo y el
espacio irrepetible y privilegiado de la escuela para favorecer la
adquisición de aprendizajes significativos?
Estos aprendizajes significativos son el fundamento para la
construcción de recursos internos lo suficientemente flexibles, fluidos,
originales y de calidad para que cada alumno sea capaz de
observarse a sí mismo y reconocer sus sentimientos, sus gustos,
talentos y habilidades, así como ejercitarse en la búsqueda de la
información y los datos que necesita aprender para llevar a cabo sus
proyectos, entrenándose desde pequeño a pensar de manera flexible,
abierta y original; a convertirse en director de su propio proceso de
crecimiento y desarrollo, es decir, a aprender significativamente.
Un aprendizaje significativo es aquel que nace de la necesidad de
quien aprende, que es resistente al olvido, que se puede transferir a
distintas situaciones de la vida y que sirve como cimiento para la
construcción de nuevos aprendizajes; esta forma de aprender es lo
que llamamos creatividad.
EXCELENCIA EDUCATIVA A.C.
LIDERAZGO DOCENTE Y CALIDAD EDUCATIVA
La creatividad es la manifestación más elevada y compleja de la
capacidad humana. Una persona altamente inteligente es capaz de
recabar datos en su medio, recombinarlos y devolverlos al medio de
una manera distinta. Una persona creativa hace esto mismo, pero al
devolver la información y la experiencia que ha recabado lo hará con
un ingrediente extra que es la aportación de lo innovador.
Una propuesta metodológica y didáctica para el cultivo de estas
habilidades está en aprovechar las técnicas del arte y ponerlas al
servicio de la pedagogía; esto no quiere decir que formaremos
solamente artistas; quiere decir que formaremos personas con
habilidades suficientemente desarrolladas como para ser creativas en
la tecnología, la ciencia y también en la vida personal y comunitaria.
Las instituciones educativas (incluida la familia) deberán dejar de
lado su objetivo de enseñar, para convertirse en oportunidades para
ayudar a los niños y jóvenes a aprender.
* Galia Sefchovich, directora de CADIR, creatividad y desarrollo
integral.
Bibliografía.
Gaceta Excelduc del Instituto Mexicano para la Excelencia Educativa
A.C., número dos, 1997, México, D.F.
Descargar

LECTURA COMPLEMENTARIA