FRECUENCIA Y FACTORES PREDISPONENTES DE LABIO CON O SIN
PALADAR HENDIDO.
Blanca Silvia González López,* Maria Luisa López Salgado **
Laboratorio De Patología Bucal
Jesús carranza Esq. Paseo Tollocan Col Universidad. Cp 50130 Toluca estado de México
*Centro de Investigación y Estudios Avanzados en Odontología
Universidad Autónoma del Estado de México
**Instituto Materno Infantil del Estado de México
e-mail: [email protected]
Objetivo. Determinar la frecuencia y factores predisponentes de labio y paladar hendido en el hospital del
Instituto Materno Infantil del Estado de México. Materiales y Metodos. Se examinaron expedientes de
pacientes con labio y paladar hendido de un periodo de 5 años, la asociación de variables fue analizada
mediante X2 p < 0 .05. Resultados. De un total de 945 pacientes 572 fueron niños y 373 niñas; la
distribución de fisuras fue LPH 71.65%, PH 21%, y LH 8%. El radio por sexo fue de 1.50 para LPH; LH
1.05; y de para 1.7 PH. Los municipios con grupos étnicos, actividades industriales y de agricultura y
artesanales mostraron una mayor prevalencia. No obstante que no se observó una asociación significativa
entre origen étnico, peso al nacer, antecedentes familiares, consanguinidad, fármacos y enfermedades durante
el embarazo, y ocupación de los padres, las fisuras más severas se encontraron relacionadas con dichas
variables. La edad de los padres, abortos, orden de nacimientos y sexo de los bebes mostraron una asociación
significativa. Conclusiones. No existe información sobre la prevalencia y factores predisponentes de fisuras
orofaciales en el Estado de México, este estudio sugiere que estás alteraciones son relativamente frecuentes y
la presencia de una combinación de factores de riesgo.
INTRODUCCIÓN
Las hendiduras faciales se deben a una falta de fusión de los procesos globulares y maxilares. El
labio con o sin paladar hendido es más frecuente en Asiáticos, Caucásicos, Hispanos, Afro americanos y
Negros. 1 A pesar de no contarse con un registro confiable y continuo Kimura2 cita una prevalencia de 0.91
por 1000 habitantes. Según Ortega3 Chiapas e Hidalgo son consideradas zonas endémicas con una prevalencia
de 1:600 nacimientos vivos. En tanto que Tamashiro 4 y Toranzo 5 señalan que la tasa de nacimientos de
niños con fisura labial y palatina en México es de 1:1000, con mayor incidencia en los estados de Hidalgo,
Oaxaca y Guerrero, aunque Weiss6 reporta una prevalencia de 0.1 por 1000 nacidos vivos en Campeche.
Las fisuras se observan con mayor frecuencia en el sexo masculino, con una proporción de 3 a 2. El LPH
afecta aproximadamente en un 68% al sexo masculino, Osuji7 Kimura8 Rubin 9 Weiss6 en mayas de
Campeche refiere una relación de 1:1; mientras que González (1988) 13 reportó una relación de 2:1 con
predominio en el sexo femenino. El paladar hendido aislado se presenta con mayor frecuencia en niñas, con
una proporción de 2:1. También existen diferencias en la distribución de las lesiones por sexo según el tipo
de hendidura, el LPH completo bilateral es mas frecuente en el sexo femenino con una razón de 2:1. Estrada
Sarmiento1 El labio hendido unilateral se observa tres veces más a menudo que el labio hendido bilateral y en
las alteraciones unilaterales el lado izquierdo se encuentra mas involucrado que el derecho. De acuerdo a su
extensión las fisuras completas prevalecen sobre las formas incompletas. 4-9, 10
Las fisuras representan el resultado de interacciones complejas entre un número variable de genes
menores y una larga lista de factores ambientales, entre los más citados se incluyen edad de los padres,
administración de fármacos presencia de enfermedades, tabaquismo y alcoholismo materno, e ingesta de
drogas, contacto con agroquímicos, solventes, durante el primer trimestre del embarazo, antecedentes
familiares.11-13
El propósito de este estudio fue reportar la frecuencia de fisuras orofaciales y factores de riesgo en
pacientes del Instituto Materno Infantil del Estado de México en un periodo de cinco años.
MATERIAL Y METODO
Se solicitó a las autoridades del hospital del niño del IMIEN y del servicio de Cirugía Maxilofacial
el acceso a los expedientes de niños con Labio y Paladar Hendido. Se revisaron 1014 expedientes, 170
expedientes con múltiples datos faltantes no fueron incluidos. En total se evaluaron 945 expedientes 573
(61%) de sexo masculino y 372 (40%) sexo femenino. Las fisuras se clasificaron en cuatro grupos labio
hendido (LH); labio y paladar hendido (LPH); paladar hendido (PH);y fisuras simultaneas pero separada de
labio y paladar. (LH/PH). Los municipios de origen de los pacientes, se agruparon de acuerdo a su
organización política. En una cédula se registro; el número de expediente, peso al nacer, el sexo del recién
nacido, el diagnóstico, lugar de origen, edad paterna y materna, número de gestaciones, abortos, probable
contacto con teratógenos, alcoholismo, tabaquismo, consanguinidad, asociación con síndromes genéticos,
antecedentes heredo familiares, la ocupación y la escolaridad de los padres. Se trata de un estudio
retrospectivo y descriptivo. El universo fue pacientes del IMIEM con labio y / o paladar hendido; la muestra
expedientes del periodo 1995 – 2000.Unidades de observación: Expedientes clínicos de niños con labio y
paladar hendido. Criterios de Inclusión: Niños de ambos sexos con labio y paladar hendido. Criterios de
exclusión: Expedientes con múltiples datos faltantes y sin diagnóstico. Variable dependiente: Tipo de fisura
de labio y paladar hendido Variables independientes: peso y sexo del recién nacido, lugar de origen, edad de
los padres, ocupación, escolaridad, consanguinidad, antecedentes familiares, historia de alcoholismo y
tabaquismo o ingesta de drogas, uso de fármacos, vitaminas u otras sustancias durante el embarazo,
gestaciones, abortos.
El método de recolección de la información utilizado fue el de registro, empleando
como instrumento una cédula en la que se anotaron los datos de identificación, tipo de labio y paladar
hendido, e información de los padres relacionada con posibles agentes etiológicos. La información se analizó
mediante el sistema computarizado SPSS. El plan para la descripción de la información se realizó a través de
medidas de resumen para las variables cualitativas (porcentaje y prevalencia). La independencia de variables
se determinó mediante la prueba X2 p < 0 .05 y con la correlación de Kendal p≤ 0.05.
RESULTADOS
La distribución de los casos por orden decreciente de frecuencia por cabecera distrital fue: Toluca 148
casos (16%), Tejupilco 123 (13.%), Ixtlahuaca 113 (12%), Tenancingo 99 (10%), Valle de Bravo 89 (9.5%)
San Felipe del progreso 88 casos (9.%) Atlacomulco 85 cases (9%), Metepec 79 (8%), 67 cases (7%)
corresponden a 18 distritos con menos de 27 casos, 54 pacientes provienen de Estados de diferentes estados
del país. Los distritos con mayor número de casos corresponden a municipios con grupos indígenas y
corredores industriales. El LHP fue la fisura más prevalente (70%), el PH alcanzó un 21%, el LH un 8%, y
las fisuras separadas el 1%, resultando más afectado el sexo masculino. X 2 14.17 p= .003. El radio hombre –
mujer fue de 1.74, para LHP, CL de 1.5 para LH de 1, las fisuras separadas aparecieron en el sexo masculino
predominantemente. La fisura palatina secundaria se observó en 182 cases, (91%) mientras que la fisura
palatina submucosa en 16 cases (1.7%). Aun cuando el radio mujer hombre fue de 1:1, el sexo femenino
resulto significativamente más afectado X2 15.991 p=≤ 0.014. Cuadro1
Cuadro 1. DISTRIBUCION DE LAS FISURAS POR SEXO
TIPO DE FISURA
Labio
Labio y paladar
Paladar
Labio y paladar separados
MASCULINO*
47
61%
420
64.3%
98
48.1%
8
88.8%
FEMENINO**
31
39.0%
240
35.7%
100
51.9%
1
11.1%
Total
573
372
*CLP y CL X2 14.17 p=≤ 0.003
60.8%
39.2%
TOTAL
78
660
198
9
%
8
70
21
1.0
945
100
Fuente expedientes del IMIEM
** CP X2 15.991 p=≤ 0.014
El 85% de las hendiduras fueron unilaterales sin preferencia por sexo X 2 0.821 P=0.844, resultando el
lado izquierdo más afectado, El 24.3% (159) de ellas fueron bilaterales. El 89% de los casos de LPH y el
26% de LH corresponden a fisuras completas, siendo más frecuentes en el sexo masculino X2=17.340
p=.008. Cuadro 2
Cuadro 2. DITRIBUCION DE FISURAS POR LADO EXTENSIÓN Y SEXO.
Extensión
Sexo
Completo
Incompleto
Total
LC
unilateral
derecho
M
F
1
1
15
7
16
8
LC
unilateral
izquierdo
M
F
2
2
21
15
23
17
LC
Bilateral
M
8
8
F
6
6
CLP
unilateral
derecho
M
F
113
69
22
7
135
76
CLP
CLP
Total
unilateral
Bilateral
izquierdo
M
F
M
F
M
F
148
94
107
60 289 232
30
11
88
40
178
105
107
60 467 272
Fuente expedientes del IMIEM
El promedio de edad paterna fue de 29.5 (DS 8.0) con un rango de 17 a 64 años y el promedio de
edad materna fue 27 (DS 7.13) con un rango de 14 a 55 años. Se notó una asociación significativa entre la
edad paterna X2 20.470 p = 0.000, y materna X2 14.791 p = 0.005 y las fisuras, en ambos casos en el grupo
de edad de 20 -30 se registro un elevado número de casos. El promedio de hijos fue de 3, (SD 2.54) mínimo 1
máximo 16. El 32% de los bebes fueron la primera gesta, el 21% fueron producto de una a tres gestas (13%);
4 gestas (10%), cinco y seis (6%) respectivamente, el 10% fueron producto de más de siete gestaciones
La historia de abortos reportada en 163 casos, el promedio de abortos fue de 1.44 (SD 0.69), con un
mínimo de uno y máximo de cuatro. El 51% de las madres reportaron un aborto, el 32% dos y el 17% tres y
cuatro abortos. Sólo en 485 casos el peso al momento del nacimiento fue registrado, el peso promedio fue de
3.088 (SD 0.47) con un mínimo de 1.6 Kg y un máximo de 4 Kg, 17% de los bebes pesaron 25000 o menos.
En 183 casos (19%) se reportaron familiares afectados; primos (29%), tíos maternos (27%), tíos paternos
(22%), hermanos (11%), abuelos (6%), y padres (5%).
Cuadro 3. DISTRIBUCIÓN DE FAMILIARES AFECTADOS
Familiares
Afectados
Padres
Abuelos
Tíos paternos
Tíos maternos
Hermanos
Primos
Total
Labio
Hendido
1
5
7
5
18
Labio / Paladar
hendido
7
9
29
35
15
41
136
Paladar
hendido
3
1
6
7
4
5
26
Labio y paladar
hendidos separados
1
2
3
Total
10
11
40
49
20
53
183
Solo en 22 casos (2%) se reportó consanguinidad. La asociación con síndromes y otras alteraciones
mostró la siguiente distribución dos casos síndrome de Treacher Collins, cuatro Trisomía 18, un caso
Trisomía 21, y cinco casos Trisomía 13, en un 4.5% las fisuras se asociaron con otros anomalías congénitas;
4 microcefalia, 2 haloprocensefalia, 23 polidactilia sindactilia y 7 cardiopatía congénita. Un 15%, de las
madres reportaron la administración de medicamentos durante el primer trimestre del embarazo; antibióticos
(38%); vitaminas (26%); anticonceptivos y hormonales (11 %); antiheméticos, drogas, analgésicos y
antihipertensivos (6%); respectivamente, en un caso administración de vacuna antirrábica (0.7%). El consumo
de alcohol fue detectado en el 40.02% de los casos y tabaquismo en el 26% de los casos sin especificar si el
consumo era materno o paterno. La ocupación paterna fue principalmente las actividades agrícolas (44.7%)
y una variedad de oficios que implican actividades de riesgo (40 %); como plomería, mecánica albañilería,
entre otras. La ocupación maternal principal fue el hogar (96 %) oficios 2.% y empleadas ( 0.2%).
El nivel de estudio de los padres fue registrado solo en 830 casos mostrando la siguiente distribución;
primaria 51%, secundaria 30%, preparatoria 6.2%, profesional 3%, analfabetas 9 %. Mientras que la
escolaridad de las madres se registró solo en 896 cases: primaria 52%, secundaria 22%, preparatoria 7%,
profesional 3%, analfabetas 16%.
DISCUSION
En México no existe un registro continuo y confiable sobre la incidencia y prevalencia de las fisuras bucales
La Organización Mundial de la Salud1, reporta una tasa de 17.29 x 10,000 sobre un total de 34,128
nacimientos en el periodo de 2002-2003, la información es remitida de 21 hospitales en 11 ciudades de
México por el Registro de Vigilancia Epidemiológica de las Malformaciones Congénitas Externas de México
(RYVEMCE). 14 Trigos15 infiere que la tasa de incidencia anual en México es de 3, 521 casos al año, según
datos del Sistema de Vigilancia Único del Estado de México (SUIVE) en la Ciudad de Toluca del Estado de
México se concentra un número elevado de casos de un número no especificado de hospitales públicos, se
carece de información de clínicas y hospitales privados, además un número no determinado de niños nacen en
el hogar. No existen estudios para determinar la prevalencia y factores de riesgo en el Estado de México. La
distribución de fisuras orales por sexo y tipo de fisura, extensión y lado afectado fue similar a la reportada en
la literatura. 2-13
Se han reportado diferencias raciales y étnicas en el riesgo para fisuras orofaciales debido a factores
genéticos, aunque el grupo étnico de los pacientes no fue registrada los municipios de origen de los pacientes,
con un mayor número de casos tienen población de ascendencia indígena (Nahúatl, Otomi y Matlazinca y
Mazahua). Por otra parte los habitantes del Estado de México pueden tener susceptibilidad genética debido a
la compleja mezcla racial adicionalmente a la presencia de factores ambientales.
Se ha citado que la presencia de plomo en el agua de consumo altera la absorción de zinc y por
consiguiente afecta la producción de ácido fólico, 17 otras fuentes de contaminación por plomo son la gasolina,
la pintura de edificios viejos, en la fabricación de alfarería que es una actividad de la población de Metepec
que mostró una prevalencia general de 7.3 x 1000. La manufactura de productos de plástico, electrónicos
entre otros generan bioproductos que contaminan el agua, la tierra y él aíre, estos se han relacionado LHP 18
los hallazgos encontrados parecen confirmar esta teoría ya que las comunidades con mayor número de casos
se encuentran en los corredores industriales de Toluca, Atlacomulco e Ixtlahuaca.. La contaminación
también ha sido citada por Lofredo.13 De acuerdo kozelj11 y Cooper19 existen factores ambientales y
estacionales que actúan en forma simultánea en áreas con varios kilómetros de distancia entre sí
determinando las fluctuaciones en las tasas de prevalencia de LPH observadas en diferentes países Europeos.
En los expedientes no se registro el mes de nacimiento de los niños, no obstante es factible que existan
cambios climáticos, variación de en la disponibilidad de nutrientes, enfermedades infecciosas cíclicas5 o
incluso una relación con exposición a agroquímicos y micotoxinas presentes en granos durante las épocas de
siembra u cosecha. El contacto con agroquímicos puede ocurrir cuando se consumen vegetales mal lavados
que han sido expuestos a herbicidas.23
En el grupo de edad materna de 20 – 29 años, se concentró el mayor número de casos, aunque se ha
postulado que las madres menores de 20 años y mayores de 30 tienen un mayor riesgo de tener un bebe con
fisuras orofaciales, 20 en este estudio los casos comprendidos en estos rangos de edad fueron relativamente
bajos, lo que sugiere que en nuestro medio la edad no ejerce un papel determinante.
La mayoría de los bebes con menos de 2500 KG de peso al nacer mostraron fisuras severas, se ha
propuesto que los bebes con bajo peso al nacer se asocian con anomalías del desarrollor 16 . El peso al nacer
puede estar influido por la edad gestacional, factores genéticos y ambientales como alcoholismo y tabaquismo
materno que influyen en el crecimiento intrauterino y peso al nacer, 21 el estado nutricional de la madre antes
y durante el embarazo juega un papel adicional, la mayoría de los pacientes provienen de comunidades de
escasos recursos por lo que no se descarta la posible desnutrición de la madre y deficiencia en vitaminas,
ácido fólico y zinc, finalmente todos estos factores se han asociado con el desarrollo de LPH. Debido a que en
los expedientes no se registro si el consumo de alcohol y tabaco era materno no fue posible evaluar el papel
de este factor en el desarrollo de las fisuras.
El número de casos familiares es relativamente alto y pudiera estar relacionado con factores
genéticos a Koselj11 otro 10 % adicional a factores genéticos, 13,16
se supone que el 80% de las
malformaciones son causadas por una interacción complicada de ambos factores.
El consumo de medicamentos, así como la presencia de enfermedades durante el primer trimestre del
embarazo, solo se registró en un porcentaje bajo de los expedientes, algunos de los fármacos citados se han
relacionado con el desarrollo de LPH.16
Las lista de malformaciones asociadas es muy larga según se puede apreciar en la literatura nacional
1-10
las detectadas en el estudio corresponden a las citadas en la literatura. Su presencia puede explicarse con
relación al carácter poligénico de LPH.
La ocupación paterna predominante fue en actividades de agricultura y oficios con posible
exposición a solventes y diversos productos químicos, intoxicación por plomo aun cuando la ocupación
reportada por las madres fue el hogar en nuestro medio generalmente las mujeres colaboran en la siembra u
cosecha. El papel de los plaguicidas en el desarrollo de LPH ha sido motivo de diversos estudios con
resultados controvertidos, 23,24 se ha asociado con historia de múltiples abortos, el promedio de abortos fue
relativamente alto, los abortos pueden estar condicionados por infecciones por toxoplasma ya que en el
Estado de México la cría de cerdos y borregos es una práctica común, por otra parte las micotoxinas
encontradas en los granos que son productos que se siembran en el Estado de México según Kristensen 22
inducen un trabajo de parto es etapas tempranas del embarazo
El nivel educativo de ambos padres fue bajo, es posible que la falta de información sobre nutrición y
cuidados de la salud durante el embarazo y el uso de medicamentos sin prescripción médica desempeñe un
papel adicional, en la etiología de LPH, aunado a la falta de acceso a servicio médicos, ya que la mayoría de
los pacientes provienen de comunidades distantes y en extrema.
CONCLUSIONES
A pesar de que no se observó una asociación significativa entre grupo étnico, numero de gestaciones
orden de nacimiento, peso al nacer, historia familiar de fisuras orofaciales, consanguinidad, consumo de
alcohol y tabaquismo, ingesta de fármacos, enfermedades maternas durante el embarazo, presencia de
enfermedades sistémicas, ocupación paterna, las fisuras más severas se encontraron relacionadas con estos
factores. Se notaron significativamente más casos en municipios con actividades de agricultura y floricultura,
con manufactura de artesanías, en familias que viven cerca de áreas industriales, Se requiere de estudios de
casos y controles para identificar los factores predisponenetes que están condicionando la aparición de estas
alteraciones en el Estado de México
Bibliografía
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15.
16.
17.
18.
19.
20.
World Health Organization. Typical Orofacial Clefts-Cumulative Data by Registered June 2004
Kimura FT, Pavia NA, Soriano PF, Soto MF, Medellín RA. Corrección Quirúrgica de Fisuras Palatinas. Práctica
Odontológica.1990;11:43-50.
Ortega A JJ. (1999) Deformidades Orofaciales: Labio, Paladar Hendidos o ambos. Práctica Odontológica 12 :9;47
Tamashiro HT, Luviano EB, (1992). Clínica de Labio y Paladar hendido en la Cruz Roja Mexicana, Delegación Ensenada
Revista A.D.M. Vol. XLIX;6: – 357.
Toranzo Fernández M, Antonio Metlich M, Santos Díaz MA, Vega Estrada N (1993) Fisura labiopalatina. Análisis
epidemiológico en 121 pacientes L mayo-junio (3): 165-167
Weiss KM, Georges E, Aguirre A, Portilla RJ, Gaytán CL, Leyva E, Rodríguez T. (1998). Labio y Paladar hendido en mayas
del Estado de Campeche. Práctica Odontológica 9:7;18-20
Osuji-OO, Ogar-Di, Akande-OO. (1994) Cleft lip and palate as seen in the University College Hospital. West-Afr-J-Med.
13:4; 242
Kimura FT. Corrección Quirúrgica de Fisuras Labiales. Práctica Odontológica. 1990;11:17-30.
Rubin de C Q, Méndez C GN, Olvera V, Caballero C. (1996) Frecuencia de Labio y paladar hendido en el Hospital para el
niño poblano. Práctica Odontológica 17:11;32-36.
Antoszewski B, J Kruk-Jeromin. Analysis of the prevalence of cleft lip and palate in Łódź during the period between 19811995 with the form of the cleft and sex of the newborns. Department of Plastic Surgery, Institute of Surgery. Medical
University of Łódź, Poland
Koselj V. Epidemiology of Orofacial clefts in Slovenia, 1973-1993: comparison of the incidence in six Europeans Countries.
Journal of Craniomaxilofacial Surgery 1996;24:178-182.
Amidei RL, Hamman RF, Kassebaum DK, Marshall JA. Birth prevalence of cleft lip and palate in Colorado by sex
distribution, seasocionality, race ethnicity and geographic variation Pec Care Dentist. 1994;14:233-40.
Lofredo-L de C, de Ouza-JM, Yunes-J, Freitas JA, SIPRI-WC. Cleft lip and palate: case control study. Rev-saudepublica.1994; 28: 213-17.
Boletín Epidemiológico. Informe Anual Secretaría de Salud (2005) 365 A (52A)
Trigos MI, Guzmán ME, Figueroa L (2003). Análisis de la incidencia, prevalencia y atención del labio y paladar hendido en
México Enero-Abril 13 (1): 35-39
Milan M, Astolfi G, Volpato S, Garani G, Clementi M, Tenconi R, Bonis S, Catzolari E. 766 cases of oral cleft in Italy. Emilia
Romagna (IMER) and northeast Italy (NEI) registers, Eur J. Epidemiol. 1994);10:317- 24.
Bianchi F, Calzolari E, Ciulle L, Cordier S, Gualandi F, Pierini A, Mossey P. Environment and genetics in the etiology of cleft
lip and cleft palate with reference to the role of folic acid. Epidemiol Prev. 2000; 24:21-7.
Geschwind SA, Stolwijk JA, Bracken M, Fitzgerald E, Stark A, Olsen C, Melius J. Risk of congenital malformations
associated with proximity to hazardous waste sites. Am J Epidemiol.1992; 135:1197-207.
Cooper, ME, Stone RA, Liu YE, Hu DN, Melnick M, and Marazita ML. Descriptive Epidemiology of nonsyndromic cleft lip
with or without cleft palate in Sangai, China, from 1980 to 1989. American cleft palate craniofacial association. Journal. 2000;
37:274-280.
Vieira AR, Leda M and Jeffrey C, Murray MD Iowa city Iowa Río de Janeiro Brasil. Maternal age and oral clefts A
reappraisal 2002 Oral Surg Oral Med Oral Pathol Radiol Endod 9 4 530-5
21. Chung KC, Kowalski CP, Kim HM, Buchman SR. Maternal cigarette smoking during pregnancy and the risk of having a child
with cleft lip/palate. Plast Reconstr Surg. 2000;105:485-91.
22. Padmaja R, Itikala Margaret L, Watkins Joseph Mulinare, Cynthia A, Moore Yecai Liu (2001): Maternal multivitamin use and
orofacial clefts in offsprings. Teratology. Vol. 63 Issue 2:79-86.
23. Kristensen P, Irgens LM, Andersen A, Bye AS, Sundheim L. Gestational age, birth weight, and perinatal death among births
to Norwegian farmers, 1967-1991. Am J Epidemiol 1997 Aug 15, 146(4): 329-38
24. Chia, S-E.; Shi, L M.; Chan, O Y.; Chew, S K.; Foong, BH. A population-Based Study on the Association Between Parental
Occupations and Some Common Birth Defects in Singapore (1994-1998). Journal of Occupational and Environmental
Medicine. 46(9):916-923, September 2004.
Descargar

si-mcs08 frecuencia y factores predisponentes de labio con o sin

Labio leporino y paladar hendido

Labio leporino y paladar hendido

Deformaciones bocaHabla y lenguajeTratamientoDiagnósticoEnfermedades

Durabilidad

Durabilidad

Sales armónicasFisurasRetracción hidráulicaDeformacionesCO2 (Dióxido de Carbono)Hormigón

Labio leporino

Labio leporino

Problemas emocionalesMalfomación congénitaComunicación oralEducación especialTranstornos de lenguaje

Cavidad bucal u oral

Cavidad bucal u oral

LenguaBocaPiezas dentariasMorfología bucalMúsculos

Mantenimiento de vivienda

Mantenimiento de vivienda

EdificaciónCalidad viviendasRecomendaciones uso y revisionesEmpleados y mano de obra

Voz humana

Voz humana

FonaciónPatologías del aparato fonadorMúsical vocalVocalistasFoniatría

Cavidad Oral

Cavidad Oral

LenguaOrtodónciaPaladarPrótesisVestíbulo bucalCavidad bucal

Marformaciones y deformaciones

Marformaciones y deformaciones

OtorrinolaringologíaAnomalíasDeformidades naso sinusales, nasales, bucolaríngeasMalformaciones congénitas