1
FRACASO Y RECUPERACIÓN
DEL ESTUDIANTE UNIVERSITARIO
R
RE
ES
SU
UM
ME
EN
N
Para enfrentar el problema de los estudiantes universitarios que vuelven a
cursar una misma materia proponemos descubrir las características que
frecuentemente presentan dichos alumnos y analizar qué cualidades serían
deseables desarrollar en el docente a cargo de estos estudiantes.
En función de estas características y cualidades especiales se consideran
ciertas pautas para que el docente sea capaz de generar aprendizajes significativos
y se plantean herramientas que motiven al alumno para que se comprometa y
esfuerce en su propio aprendizaje.
A
AU
UTTO
OR
RE
ES
S
Cra. Stella Maris Di Melfi
Contadora Pública Nacional – U.C.A.
Docente Universidad Católica Argentina
Carrera: Ciencias Económicas
Adjunta de cátedra
[email protected]
Tel: (011)4581-5901
Cra. Marta Tatti de Escasany
Contadora Pública Nacional – U.A.D.E.
Docente de la Universidad Católica Argentina
Carrera: Ciencias Económicas
Asistente de cátedra
[email protected]
Tel:(011)4804-9577
Cra. Elizabeth Eszter de Götz
Contadora Pública Nacional
Docente de la Universidad Católica Argentina
Carrera: Ciencias Económicas
Asistente de cátedra
[email protected]
Tel: (011)4792-3037
1
2
P
PO
ON
NE
EN
NC
CIIA
A
 IIN
NTTR
RO
OD
DU
UC
CC
CIIÓ
ÓN
N
Fracaso, desánimo, mala predisposición, errónea percepción de su situación, son
todos vocablos aplicables frecuentemente a aquellos alumnos que muestran
dificultades en el desarrollo de su vida universitaria caracterizada por fracasos
sucesivos en una misma materia.
Asimismo los profesores hablamos constantemente o, en verdad, nos quejamos
constantemente de ellos y buscamos caminos para solucionar el problema del
eterno estudiante.
Este trabajo presenta una serie de opiniones sobre el tema, basadas en nuestras
propias vivencias y experiencias educativas. Su objetivo es presentar y compartir
reflexiones que puedan ser aplicables a la búsqueda del perfeccionamiento del
proceso de enseñanza – aprendizaje en el que todos nos encontramos
comprometidos.
 D
DE
ES
SA
AR
RR
RO
OLLLLO
O
Estamos involucrados día a día en un proceso de enseñanza - aprendizaje en el
cual un profesor muestra, revela, presenta y desarrolla contenidos educativos a un
alumno que por su parte intenta captarlos y elaborarlos para generar en él un
resultado, que es el aprendizaje significativo.
Estos conocimientos son captados a través de los medios que el profesor define
en función de los objetivos o metas dentro de un determinado contexto.
Aprender y enseñar son procesos complementarios . Por ello, consideramos
apropiado analizar las características de los sujetos de dichos procesos: el alumno y
el docente.
o El alumno
Si bien es imposible hacer una definición absoluta sobre el perfil del alumno que
vuelve a cursar una materia, en general podemos observar que:
-
cargan con una historia de fracaso previo que influye directamente en su bajo
nivel de autoestima.
2
3
-
presentan un alto grado de dificultad con la materia por el tipo de contenidos de
la misma o las características propias de la cátedra o del docente.
-
sufren la amenaza de perder su grupo de estudio.
-
la materia que vuelven a cursar se superpone con otras materias
correspondientes al ciclo regular, lo que dificulta su organización de los tiempos
de estudio
-
usualmente en los primeros años, se presenta un perfil de inmadurez en su
desarrollo psicológico. Una serie de estudios ponen de manifiesto que el período
de adolescencia en los jóvenes se está alargando cada vez más.
-
El contexto laboral del país influye en el alumno generando una actitud de
desánimo que se ve directamente reflejada en el grado de motivación para
conseguir logros sostenidos en su carrera. Les cuesta abandonar el mundo
conocido de las aulas frente a un futuro incierto.
-
Se observa que, en general, el alumno presenta una errónea percepción en la
veracidad y profundidad de los conocimientos adquiridos en cursadas anteriores.
La realidad demuestra, en la mayoría de los casos, que el nivel de conocimientos
es muy vago y poco preciso, presentando errores conceptuales y de hábitos de
estudio. Esto deriva en que el alumno considere que la causa de su fracaso sea
externa ( cátedra, docentes, exámenes largos o distintos a los que esperaban,
etc.) lo que plantea una barrera real para generar la apertura correspondiente
para llegar a incorporar nuevos procesos de aprendizaje que tiendan a subsanar
estos errores.
Por lo enumerado anteriormente, es frecuente que el alumno presente mala
disposición , enojo, o miedo a intentar nuevas formas para aprender un
conocimiento. Nuestra tarea debería estar orientada a tratar de erradicar estas
actitudes negativas.
o El docente
Es fundamentalmente facilitador del aprendizaje significativo. Es importante que se
conjuguen en su persona las siguientes características:
-
competencia en el conocimiento profundo de su disciplina
-
gran nivel de motivación para la docencia.
-
facilidad para establecer una buena relación e interacción con sus discentes
-
actitud critica y reflexiva para generar constantes autoevaluaciones sobre su
actuación y así mejorar el proceso.
3
4
Estas cualidades son válidas y esperables para el ejercicio de la docencia en
general. Tras analizar las características especificas de las cátedras con alumnos
reincidentes, a nuestro criterio creemos conveniente enfatizar la tarea del docente en
los siguientes puntos:
-
promover la creación de un vínculo positivo con este tipo de alumnos, tener
conocimiento de su situación y su historia al inicio del curso.
-
adoptar y aplicar reglas claras establecidas por escrito desde el principio,
adoptando cierta flexibilidad siempre que se lo considere necesario.
-
transmitir continuamente al alumno el concepto de que el objetivo del docente es
lograr resultados positivos; por tanto, interactuamos en la persecución del mismo
objetivo.
-
desarrollar para estos grupos altos niveles de imaginación, creatividad ,
tolerancia y paciencia en el ejercicio de la docencia, actitudes que facilitan la
aceptación por parte del alumno.
-
procurar un alto y sostenido nivel de motivación (mayor que en cursos regulares)
Compartimos el pensamiento de Biggs y Telfer que expresan que la motivación
es el vínculo directo con el aprendizaje profundo.
El docente universitario presenta un perfil singular. Muchas veces debemos dividir
nuestro tiempo entre el ejercicio de la profesión y el desarrollo de nuestra pasión por
la docencia.
Día a día tratamos, no solamente de acercar el contenido al estudiante, sino también
de ayudarlo a pensar. Trabajamos para conseguir el objetivo de generar en él una
“marca” indeleble por medio del conocimiento.
Nuestra labor se ve signada por el compromiso y la dedicación. Asumir que la
responsabilidad de modificar los propios esquemas de conocimiento en la mente del
alumno es demasiado grande como para tomarla a la ligera, es fundamental.
¿Cómo aprenden nuestros alumnos?
1.- El aprendizaje parte
de conocimientos y estructuras
cognoscitivas que el alumno ya ha
construido previamente
4
5
Resulta conveniente plantear que en estos grupos específicos, generalmente, se
inicia el proceso con conocimientos que no siempre son los correctos; con el
agravante que el estudiante tiene un falso concepto de la calidad y cantidad de los
contenidos aprendidos anteriormente.
En todo grupo es necesario que el docente defina lo antes posible las características
de los alumnos y de los conocimientos y estructuras que posee el alumno al inicio
del curso. En nuestra opinión, en cursos de estudiantes con fracasos previos en la
materia, este conocimiento es vital para lograr un aprendizaje significativo exitoso:
 Con respecto al alumno en particular proponemos plantear como
instrumentos:

presentación personal de cada alumno, exponiendo sus
antecedentes en la materia , en la cátedra o en el área;
detallando cuántas veces ha cursado dicha materia o cualquier
otro dato de relevancia. Esto cumple una doble finalidad: la de
presentarse ante el docente y ante sus pares.

encuesta escrita que incluya datos personales, año de ingreso a
la universidad, materias aprobadas, materias recursadas, por
qué él cree que vuelve a cursar esa materia, temas específicos
de la misma que considera de dificultad, observaciones.
También cumple una doble finalidad: la de brindar información al
profesor y hacer que el alumno realice un análisis de sus
dificultades con la materia.
 En relación a los contenidos consideramos conveniente y necesaria una
evaluación diagnóstica escrita que permita al docente conocer el punto de
partida de su tarea y acerque al alumno a la realidad de sus conocimientos
previos, tomando conciencia de puntos fuertes y débiles.
La evaluación diagnóstica tiene como misión específica determinar las
características de la situación inicial para la puesta en marcha de un
determinado proceso didáctico.
En especial en estos grupos son fundamentales los resultados de esta
evaluación ya que nos presentan las condiciones externas para abordar el
estudio y nos condicionan para definir estrategias metodológicas de
aprendizaje y recursos didácticos.
2.- Supone una integración de esos
conocimientos con los nuevos,
produciendo así una reestructuración de
los esquemas de conocimiento previo y
construcción de otros esquemas dentro
de los nuevos contenidos
5
6
¿Cómo lograr la integración y reestructuración del conocimiento?
Consideramos que se logra generando aprendizajes significativos. A nuestro
criterio esto se concreta con la intervención del docente a través de:

la definición clara de los objetivos didácticos. Coincidimos con el
pensar de Antúnez que expresa que los objetivos cumplen dos
funciones, la de servir de guía a los contenidos y actividades y la de
proporcionar criterios para el control de esas actividades .

la organización y estructuración adecuada de la información para
facilitar la integración de los conocimientos, teniendo en cuenta los
resultados de la evaluación inicial para iniciar el proceso de
enseñanza – aprendizaje.

explicaciones claras, ordenadas y adecuadas al nivel y
características del grupo, destacando las aplicaciones de los
conocimientos impartidos.

el énfasis y la repetición en la enseñanza de aquellos conceptos
claves de la materia, planteando constantemente la integración de
contenidos.
Este aprendizaje debe complementarse con el compromiso del alumno, debe
coexistir con su voluntad de aprender de manera significativa.
Especialmente en la enseñanza universitaria podemos afirmar que el alumno es
un poderoso agente auto-determinante de su propio aprendizaje, ellos deben
participar activamente en ese proceso y nosotros debemos ser forjadores de un
contexto que lo motive para lograr el aprendizaje significativo. De allí que la clave
para que el alumno se comprometa se logra a través de la motivación
Desde nuestra opinión, presentamos una serie de herramientas para lograr esa
ansiada motivación. Cabe destacar que consideramos algunas más viables que
otras debido a limitaciones de distinta índole (temporales, edilicias, económicas,
políticas educativas , etc.):

Utilizar en la presentación de los contenidos distintos recursos
metodológicos para evitar que los alumnos repitan la misma
secuencia del proceso enseñanza – aprendizaje en el cual
fracasaron.

Presentar a los alumnos ejercitación distinta de la realizada en la
cursada anterior.
6
7

Generar trabajos de equipo en el aula con supervisión directa del
docente.

Plantear pequeños trabajos de investigación pautados y con fines
didácticos muy específicos (desarrollo de temas que el profesor
considere que presentan dificultades considerables).

Aplicar el uso de tutorías horizontales entre alumnos del mismo
curso y con alumnos más avanzados. Consideramos importante
vincular a los alumnos con dificultades con otros que desarrollen
actitudes positivas frente al estudio. Además, los alumnos
avanzados suelen tener una mejor percepción de los temas que
presentan mayores dificultades, y al compartir la categoría de
estudiantes se vinculan desde la igualdad.
Consideramos que las tutorías entre pares deberían contar con la
supervisión del docente. En la medida de lo posible los tutores
deberían tener reuniones periódicas con el profesor para informar e
intercambiar opiniones sobre la evolución de los alumnos.

Pautar evaluaciones periódicas sumativas por temas. Las
evaluaciones tienen como fin perfeccionar o mejorar el proceso
educativo. Surge de nuestra experiencia la percepción de que,
dadas las características de los alumnos reincidentes, dichas
evaluaciones periódicas y sistemáticas los ayudan a mantener un
ritmo continuo de estudio de la materia y a no desalentarse en su
camino hacia el aprendizaje significativo.

Promover la entrega de notas con comentarios personales. En
especial en este tipo de alumnos consideramos de mucha
importancia mostrar los exámenes y acercarles algunas reflexiones
con el fin de que conozcan su verdadero rendimiento y además
poder guiarlos en sus pasos futuros, haciendo hincapié tanto en sus
puntos fuertes como en los débiles. Así el docente asumiría un rol
de estimulador de mejores resultados, mostrando cuán lejos o cerca
están de lograr el éxito futuro.
Sabemos que el tiempo es una limitación que condiciona en gran medida todo lo
expuesto en relación a la tarea a desarrollar por el docente. Pese a esto creemos
que es de vital importancia, cuando se trabaja con alumnos que ya han fracasado en
la materia, que el docente dedique gran parte de las clases iniciales a establecer un
clima de aprendizaje distendido. Si logra que los alumnos depongan la actitud de
rechazo inicial tendrá una gran parte del camino recorrido.
7
8
Asimismo, es importante que se genere con el profesor una relación positiva e
interactiva para que el alumno plantee necesidades y problemas relevantes para la
materia.
Dados los distintos tiempos de captación, muchas veces es imposible analizar el
programa con la misma intensidad que en el caso de alumnos regulares. De esto se
desprende la necesidad de que el docente desarrolle temas claves, complejos y
fundamentales de la materia, y una vez que el alumno logre vencer su bloqueo y se
comprometa con su rol en el proceso de aprendizaje estará capacitado para encarar
por si solo el estudio de temas nuevos menos complejos.
Consideramos interesante, como complemento de lo expuesto, la necesidad de que
se generen espacios para que el docente tenga una presencia activa y continua en
la universidad. Esto se puede traducir en tutorías donde se lleve a cabo el
seguimiento personal de los alumnos.
 A
AM
MO
OD
DO
OD
DE
EC
CO
ON
NC
CLLU
US
SIIÓ
ÓN
N
Trabajar con alumnos reincidentes o recursantes es uno de los desafíos más
difíciles que como docentes podemos tener, pero también es el mismo alumno,
cuando se recupera de su fracaso previo y continúa exitosamente su carrera
universitaria, el que más satisfacciones nos brinda.
El éxito para este tipo de alumnos implica que pudimos ayudarlo y
acompañarlo a vencer bloqueos, a revalorizarse en su autoestima y a crecer como
persona.
Muchas veces como docentes nos hemos sentido mucho más gratificados en
ver despegar o florecer a un alumno que ha acumulado fracasos en la materia, que
en estar frente a alumnos brillantes.
Cuando el alumno se recupera de su fracaso y se da cuenta de que puede
obtener logros positivos es muy difícil que vuelva sobre sus errores, de allí la
importancia de nuestra tarea como educadores de estos grupos de alumnos.
8
Descargar

Fracaso y recuperación del estudiante universitario

Fracaso escolar

Fracaso escolar

Consultas psicológicasSociedad competitividadRespuestasCausasConceptoPsicología educativaMiedos

Valores morales

Valores morales

ConcienciaMoralidadLibertadÉtica y moralSeres humanos

Universidad de Valencia. Área de Derecho Eclesiástico TEORÍA (7 puntos)

Universidad de Valencia. Área de Derecho Eclesiástico TEORÍA (7 puntos)

Ordenamiento canónicoLibertad de cátedraObjeción de concienciaSectas pseudorreligiosas

Negocios en Argentina

Negocios en Argentina

Alianzas estratégicasContexto político y económico argentinoCanales distribuciónMicroemprendimientos de miniturismoCompetencia empresas

El fracaso escolar

El fracaso escolar

MotivaciónIntegración en la escuelaEducación familiarDificultad de aprendizaje