Pensamiento y Conocimiento
En este capitulo intentaremos establecer las diferencias y relaciones
posibles entre conocer y pensar, desde la teoría de la Psicogénesis
creada por Piaget.
Sabemos que desde dicha teoría la base de todo conocimiento esta
fundada en la accion y entendemos a esta como la dialéctica entre
sujeto y objeto. Cuando hablamos de dialéctica hacemos referencia,
desde una concepción filosófica, a las leyes del razonamiento y sus
modos de expresión.
Justamente, desde la filosofía de Kant (siglo XVIII) podemos
advertir que hay una idea de considerar al conocimiento en una
perspectiva que descentra al sujeto y al objeto del foco principal de
atención. Es decir que al momento de pensar en la base del
conocimiento nos centramos en la acción como fundamental, ya que
podemos situar a un sujeto y a un objeto en determinados lugares del
mundo pero si no hay una intención que pueda relacionarlos, no es
posible hablar de conocimiento, al menos desde un sentido estricto o
comprovable.
Entonces, si no hay una acción que relacione a un sujeto con el
mundo que lo rodea, no es posible hablar de un sujeto que conoce.
Veámoslo de otro modo, conocer es en si misma una acción, desde
la gramática podemos pensar que la palabra conocer implica un
verbo, y un verbo representa semánticamente una acción.
Si escribimos la siguiente oración: “Yo conozco una casa”
Podemos hacer el siguiente análisis sintáctico:
Yo
conozco
una
casa
Sujeto
Verbo
Objeto
Ya sea que lo realice en acto o que solo lo piense, es decir, que
reflexione sobre eso.
Veamos un ejemplo desde la psicogénesis:
Cuando un bebe toma un sonajero para hacerlo sonar, podemos
inferir que hay un acto de conocimiento por parte del sujeto hacia el
objeto sonajero. Observamos la coordinación de los esquemas
motores que implican dicha acción, es decir el proceso de
acomodación en su acción motriz para adaptarse al sonajero y
hacerlo sonar.
Sin embargo cuando un niño resuelve una operación matemática en
su cuaderno escolar o cuando nos gana en una partida de ajedrez, no
nos es posible observar, como en el ejemplo del bebe, a simple vista,
dichos procesos de transformación. Podemos observar el fin pero no
cuales fueron los criterios que ha discriminado y relacionado para
llegar a dicho fin.
Para decirlo de otro modo, no podemos ver que fue lo que penso y
de que manera lo penso para resolver la situación.
Entonces, una primera aproximación respecto del tema es tener en
cuenta dos juicios fundamentales, a saber:
1- El conocimiento resulta de la coordinación de esquemas que en
un principio eran motrices y que luego serán internalizados,
virtuales a los que llamamos pensamiento.
2- El pensamiento constituye una acción que nos permite conocer,
infiere una acción virtual, no observable, que se produce a nivel
de los esquemas internalizados del sujeto.
De esta manera, en un proceso de descentramiento creciente
respecto de su egocentrismo, el niño conoce el mundo de manera
cada vez mas objetiva y reflexiva. Pasa de conocer a través de sus
esquemas motores (Periodo Sensorio Motriz) tantas veces por
repetición hasta lograr nuevas coordinaciones que representes los
objetos (Periodo Pre-Operatorio), para luego coordinar relaciones de
conjunto entre las acciones internalizadas, es decir, esquemas de
conjuntos de relaciones entre diferentes ideas o afirmaciones que
representen el mundo real.
Ahora bien, la acción internalizada o pensamiento, en Piaget,
sostiene la estructura de agrupamiento construido sobre la base del
grupo practico de desplazamiento del periodo motriz. En este
sentido, lo que en un primer momento eran sensaciones de algo
palpable, visible, audible, etc. luego se agruparan en coordinaciones
de conjunto construyendo un objeto por su significación y lo ubicara
en un espacio. Así se podrán predicar afirmaciones sobre ese objeto
tales como “es lindo” o “es desagradable”, según la experiencia que
se haya tenido en la acción sobre ese objeto (elemento o situación).
Una vez construidas esas afirmaciones o juicios sobre las
significaciones de los objetos del mundo, podemos establecer
relaciones entre las mismas formando nuevos conjuntos de
relaciones, lo cual nos permite llegar a nuevas afirmaciones.
Por ejemplo:
Dada la afirmación:
“El agua quita la sed”
siendo este juicio verificado por mi experiencia, es posible pensar en
una afirmación reversible (propia del periodo Operatorio Concreto):
“Cuando tenga sed, tomare agua”
Aquí tenemos en cuenta la experiencia que comprueba muestra
afirmación sobre el objeto (el agua).
Si este conocimiento acerca del objeto es valido, es decir que es
demostrable empíricamente y no solo es una suposición o una
creencia, podemos entonces seguir reflexionando sobre los
beneficios de nuestro descubrimiento acerca de nuestro objeto
(agua), porque un conocimiento valido nos da la posibilidad de
seguir estableciendo relaciones entre sí (objeto y sujeto) y entre esas
relaciones y el resto del mundo.
Un conocimiento valido implica, entonces, relaciones a nivel del
pensamiento en tanto acción de conocimiento basados en
experiencias. A partir de dichas relaciones, mediante un proceso
deductivo es posible llegar a nuevas afirmaciones o hipótesis y que,
como se ha comprobado, desde el método psicogenetico marca el
paso hacia una nueva posibilidad operatoria, la operatoria formal.
El nivel de estabilidad de los esquemas (equilibrio) respecto de la
coordinación de las acciones, será observado a través de la
repetición, en el ejercicio de comprobar las representaciones del
mundo.
Si estas representaciones que afirman teorías sobre el mundo no
presentan contradicciones lógicas al momento de ser sometidas a la
experiencia, entonces, podrán dar lugar, como ya dijimos, a nuevas
teorías basadas en estas anteriores.
Veamos un ejemplo común desde la filosofía:
Dadas dos afirmaciones comprovables empíricamente:
1- Todos los hombres son mortales
2- Sócrates es hombre
Considerando ambas afirmaciones de manera simultanea resultara
una nueva afirmación en la que podríamos concluir:
3- Sócrates es mortal.
Esta nueva afirmación es el resultado de las dos anteriores sin
embargo no necesita ser comprobada empíricamente ya que deviene
como una síntesis de las afirmaciones de la experiencia.
Este proceso de síntesis logrado por coordinaciones del
pensamiento, implica un nivel de conocimiento que no necesitara
ponerse a prueba en la experiencia porque esta basada en ella misma
(la tercera afirmación se construye a partir de las dos primeras)
Dicho de otro modo la tercera afirmación alcanza un nivel de
abstracción como máximo nivel de objetividad en relación a la
capacidad para conocer
Una coordinación que sea el resultado de la coordinación previa de
experiencia y representaciones de la realidad, ya no depende de
dicha realidad aunque se construya a partir de ella, es la posibilidad
de un pensamiento formal, y en este sentido la capacidad de tener en
cuenta simultáneamente mas de dos criterios, afirmaciones, es decir,
operar con el pensamiento construyendo reflexiones sobre el mundo
en que un sujeto vive, el mayor nivel de conocimiento en términos
de calidad.
Para finalizar, cuando Piaget habla de procesos y no de resultados,
habla de inteligencia, hace referencia a entender la realidad en
cuanto a los procesos que somos capaces de seleccionar para
conocer el medio y adaptarse a él de manera cada vez más
económica, en términos de energía motriz.
Poder adaptarse al medio conociendo el mundo en tanto somos
capaces de considerar la mayor cantidad de posibilidades o modos
de conocer mas allá del espacio físico y del tiempo presente.
Descargar

Pensamiento y Conocimiento