SERVICIO DE PSICOLOGIA CLINICA (ATENCION EN CRISIS) Y
ESCUELA DE PSICOANALISIS DEL HOSP. BORDA
El Servicio de Psicología Clínica, donde funciona el Programa de Atención Psicoanalítica de las
Crisis, fue fundado en el año 1995. Actualmente forma parte del Departamento de Atención
Médica, en el Area Programática. Procura ser un sitio, donde la escucha psicoanalítica permita
poner a trabajar aquellos momentos donde la angustia, el malestar, o el sufrimiento, detienen,
alteran o interrumpen un proyecto de vida. Entendemos a las crisis, como una condición de
posibilidad de abordar el dolor y aquello que rompa la estabilidad subjetiva, desde una vertiente
simbólica.
La escucha psicoanalítica propicia en tanto acto, una “operación de pasaje” en la crisis, de su
aspecto descriptivo - fenomenológico al surgimiento del sujeto del inconsciente. Esta operación
solo será posible en el campo de la transferencia, que incluye al analista y paciente en un discurso
en el que la verdad más singular de cada cual pueda abrirse camino.
Dichas intervenciones contemplan, además del aspecto estructural que toda crisis conlleva, el
modo en que cada sociedad y cultura registra y elabora el malestar propio de lo humano.
Considerar nuestra contemporaneidad, los discursos que en ella se entrecruzan es también lo que
motiva otras intervenciones que se han realizado, como por ejemplo, el Taller de Reflexión para
Padres y Madres, el Programa de Salud Comunitaria en el Barrio de Vuelta de Rocha, de la Boca,
Cursos para Agentes, Promotores y Derivadores en salud mental “Psicoanálisis, Salud Mental y
Comunidad”; entre otras.
Es desde esta lógica que se ha intentado pensar el Taller de Reflexión, como un modo donde cada
cual pueda poner a trabajar sus dificultades como padre y madre que no han dejado de remitir a la
historia y problemática singular. Este taller duró dos años, y su trabajo y publicación obtuvo el 2º
Premio del Concurso ADUBA “Sujeto y lazo social en nuestra contemporaneidad”. Actualmente se
está comenzando a realizar nuevamente, pero en esta ocasión dirigido a padres y madres de
adolescentes. Esto se debe a que escuchamos cada vez mayor preocupación con “los
adolescentes; el no saber que hacer, ni cómo escucharlos aparece repetidamente. Observamos un
aumento de las dificultades de los padres para posicionarse frente a sus hijos, sobretodo en esta
etapa de la vida.
Por otro lado, el programa de salud comunitaria en el Barrio Vuelta de Rocha, comenzó con
reuniones periódicas en el CIPP junto con profesionales del Servicio de Terapia ocupacional de
este hospital y del Servicio Social del Hospital Argerich. Se propuso como un modo de acercarse a
la comunidad que tenía dificultades de acceso a los hospitales. Como ideología de base se
consideró un abordaje no asistencialista, y sí participativo, con la propuesta de trabajar las
problemáticas que los propios vecinos consideraran qué les era necesario. Se recorrieron varias
manzanas, seleccionándose algunas para comenzar. Se realizaron talleres de padres, de juegos
para niños, de limpieza, de reunión en los patios por problemas de distinta índole de cada casa tipo
conventillo. Siempre intentando generar un tiempo de reflexión y participación, donde las posibles
soluciones se produjeron desde la creación de los implicados. Más adelante se hicieron dos cursos
de formación de promotores donde los mismos promotores replicaron el relevamiento y el trabajo
casa por casa.
En lo que respecta al Curso de Psicoanálisis, Salud Mental y Comunidad, el mismo pretendió una
revisión crítica sobre la constante tendencia a reducir la salud mental a su vertiente exclusivamente
médica y asistencial, excluyendo a la misma del ámbito comunitario y afianzando así el carácter
manicomial que dicha maniobra encubre.
Cabe señalar que el grupo de trabajo del servicio se compone actualmente de: 24 profesionales
que brindan atención. De ellos solo 2 pertenecen a la planta permanente, 1 profesional se
encuentra bajo la modalidad de Contrato de Empleo Público Decreto Nº 948, 4 becarios
honorarios, 15 concurrentes y 2 residentes. La atención se realiza en forma individual, familiar, de
pareja o grupal. Tiene una frecuencia semanal, con posibilidad de realizarse las modificaciones
que cada caso en particular lo requiera.
Asimismo cuenta con una Secretaría en la que se realizan tareas administrativas, recepción de
llamados y pacientes, otorgamiento de turnos, organización y archivo de historias clínicas y toda
tarea administrativa que requiera el funcionamiento y las actividades del Servicio y de la Escuela
de Psicoanálisis.
El número de prestaciones brindadas en el año 2008 ascendió a 6.304 y en lo que va del presente
año hasta el mes de Mayo es de 2802. A su vez se realizan anualmente, dentro de las actividades,
un número aproximado de 106 Interlocuciones Clínicas (Supervisiones) cuya modalidad es grupal y
27 Conversaciones Psicoanalíticas a partir de la Clínica (Ateneos), a la que concurren analistas de
distintas instituciones y servicios, ambas de frecuencia semanal. Los datos aquí consignados
pueden constatarse en los registros y estadísticas del Servicio y/o del Hospital.
La Escuela de Psicoanálisis del Hospital Borda, primera Escuela de Psicoanálisis en un hospital
estatal,
inaugura sus actividades en 1989, como consecuencia de la labor que venía
desarrollándose en el Centro de Investigaciones Psicológicas y Psicoanalíticas (C.I.P.P), fundado
en 1986.
La Escuela fue creada en torno a la enseñanza y transmisión del psicoanálisis, y sitúa su
fundamento ético en la experiencia del inconsciente y la conceptualización del Psicoanálisis. Sus
actividades son: Jornadas de la Escuela, Seminarios, Cursos, Carteles, Talleres, Grupos de
investigación temática y actividades de intercambio con otras instituciones y disciplinas.
Con respecto a su origen, lógica de funcionamiento e inserción en el ámbito hospitalario, vale
destacar las palabras de su Director José Grandinetti, …"La Escuela de Psicoanálisis del Borda,
resulta del compromiso constante que un grupo de Psicoanalistas mantiene con el psicoanálisis
tanto en intención como en su extensión, me refiero a la extensión de esa intención. (…) Este es
nuestro compromiso con el psicoanálisis, implica que sea el psicoanálisis mismo quien regule
nuestra presencia institucional. Presencia, que se coteja con la ética psicoanalítica, es decir con la
lógica que la organiza. Nuestros modos de intervención, en nuestros dispositivos y por que no,
nuestra disposición, no puede dejar de pensarse si no es con relación al psicoanálisis. Esto por
supuesto, no quiere decir que nuestra participación institucional se parametree solo con relación al
psicoanálisis. No, de ninguna manera. Somos –y no viene mal recordarlo- además de
psicoanalistas sujetos de la política. O dicho de otro modo: en tanto la política con sus
instituciones, sus operaciones, su discurso atraviesa nuestra práctica de analistas y de sujetos
políticos, no podemos desentendernos de ello. En ese sentido, el CIPP (Centro de Investigaciones
Psicológicas y Psicoanalíticas) que, a quienes los integramos, nos gusta llamar “SI.P” (Sitio de
Psicoanálisis) junto con la Escuela de Psicoanálisis del Borda resultan también de una práctica
político –institucional, que comenzó con la apertura de aquel querido Servicio “Enrique Pichón
Riviere”, que fundé en el año 1984, y que se propuso “pensar –haciendo cuestiones atinentes al
campo del Psicoanálisis, al tema de las Psicosis y a las instituciones”…”(Grandinetti, 2004)
Se trata entonces que lo que aquí ocurra esté regulado por el Discurso Analítico, el cual interroga
cualquier pretensión de ideal. Apuntando a considerar que la relación que se tiene con el Deseo
del Analista este guiado por una aspiración ética que sostenga el lugar de la verdad vacante y el
del saber interrogado, y que el analizar, profesión imposible, no implique impotencia sino
responsabilidad de cada uno en su relación con el saber y la verdad. Acompañando el trabajo de
cada uno tendiendo a resistir la pereza y la inercia intelectual.
Históricamente desde la Escuela se han realizado actividades de formación, transmisión y
articulación como: La Plaza Pública, actividad de trabajo de jóvenes con jóvenes cuya lógica
implicó brindar la condición de posibilidad de circulación de la palabra tan negada, en la mayoría
de las veces, y hoy mas que nunca, a esta población particular que son los llamados
“adolescentes” desde nuestra contemporaneidad. Hemos participado de manera constante y
sostenida en articulación con la Universidad “Madres de Plaza de Mayo”, en actividades de la
Universidad como seminarios y cursos, y en las distintas ediciones del Congreso Salud Mental y
Derechos Humanos. No podemos dejar de nombrar nuestro trabajo en el CENARESO (Centro
Nacional de Rehabilitación Social) a través de nuestra participación en cursos y seminarios, como
así también en diferentes actividades en articulación con otras instituciones.
Es, partiendo entonces de estos principios, que desde el Servicio de Psicología Clínica en
articulación con la Escuela de Psicoanálisis del Borda, ofrecemos a los concurrentes y residentes
un Programa de Formación cuyos contenidos están determinados por dos áreas específicas: el
Área de Investigación Teórica, compuesta por cursos y seminarios y el Área de Articulación Teórico
- Clínica, donde a partir de los diferentes dispositivos de trabajo, cada analista en formación se
interrogue sobre su práctica analítica, …”que implique la renuncia a los presupuestos de saber en
favor de un sujeto supuesto”…(Grandinetti, 1996
Bibliografía





Imago Agenda Nº 84, entrevista a José Grandinetti por Emilia Cueto, Año 2004.
Estatuto de la Escuela de Psicoanálisis del Borda, Año 2009.
Grandinetti, José: La escucha Psicoanalítica en “tiempos” de Crisis. Año 1996.
Lacan, J.: Los cuatro discursos. Seminario 17. Editorial Paidós.
Base de datos, registro y estadísticas. Servicio de Psicología Clínica. CIPP.
Lic. Grandinetti
Descargar

SERVICIO DE PSICOLOGIA CLINICA