EL VERANO 2010/2011 CON "LA NIÑA"
Muy Cambiante
El fenómeno de la Niña torna de difícil predicción a las estimaciones de producción de granos de
la campaña 2010/2011 en Sudamérica. Actualización de la evolución de este fenómeno en lo que
se viene para 2011. Se aproxima un ciclo muy seco.
Se denomina fenómeno de la Niña a aguas anormalmente frías, ubicadas a lo largo de la franja
ecuatorial del océano Pacífico. Dejando de lado las complejidades del acople océano-atmósfera,
en términos bien simples, se trata de una gigantesca área geográfica con aguas mas frías que lo
normal. Se encuentran ubicadas en este caso, dentro del océano de mayores dimensiones del
mundo. Implica una disminución en la producción de vapor, que a su vez producirá en ciertas
partes del mundo, un régimen de precipitaciones menor a lo considerado "normal histórico".
Equilibrio natural
Como la atmósfera trata de contrabalancear, lo que le falta en una región, intenta generarla en
otras partes del mundo, esa suerte de desequilibrio redunda en un dramático exceso de lluvias a
lo largo del Nordeste de Australia, la Amazonia del Brasil (centro geográfico del trópico
Sudamericano), la ciudad de Rio de Janeiro en este país hermano viene sufriendo deslizamientos
de tierras por su condición de estar rodeada de cerros (morros en idioma portugues),el NOA de
la Argentina y otros territorios en el mundo, Llueve tanto, que se han producido desastres de
gran envergadura y de todo tipo, entre ellas pérdidas de vidas humanas. Por lo tanto, la Niña no
solamente produce sequías, como en varias áreas de nuestro país, sino lluvias muy por sobre lo
normal también, aunque parezca paradójico.
Este fenómeno no tiene relación alguna con el mencionado "calentamiento global". Es sólo, un
fenómeno más, en el mecanismo global del clima en el mundo. Vale agregar que las aguas frías
del fenómeno actual, tienden a perdurar a lo largo del primer semestre de este año y no sería
extraño que, incluso dure algo más de tiempo, llegando probablemente al inicio de la próxima
primavera del hemisferio Sur. Se trata, como hemos dicho en estas columnas, de la
Niña mas potente de los últimos 35 años.
Mientras dure la Niña (Referencia del Autor a la Ciudad de Rafaela, Pcia de Sta Fé)
Rafaela y su zona de influencia, tiene un clima de características continental. Durante el
verano, los mediodías y tardes son calurosos a muy calurosos, en ocasiones, en general con
cierto viento del nordeste, las noches son cálidas; las tormentas después de varios días muy
calurosos, especialmente cuando está seco, desarrollan gran cantidad de rayos. las lluvias
tienden a ser bajo la forma de chaparrones y potentes pero aisladas, y el granizo está siempre
dispuesto cuando las temperaturas superan los 32/35ºC. Un ambiente agroclimático muy
diferente a Mar del Plata por ejemplo, donde las noches en pleno mes de enero son frescas,
ventosas y hay que abrigarse contra el frío. No hay un océano frente a Rafaela, sino un
continente. Por lo tanto, el clima se comporta en forma muy diferente a zonas tropicales como
la privincia de Misiones o costeras, como Mar del Plata. Si además a muchos kilómetros de
distancia hay un fenómeno que desequilibra el clima a nivel mundial, para el caso donde se
ubica Rafaela y su zona, durante los meses de febrero y marzo las lluvias serán aisladas, mal
distribuidasen el tiempo calendario; habrá golpes de calor y pulsos secos.
Y agronómicamente, cómo impacta?
El verano agroclimaticamente ya "está jugado", como se dice en el campo. A Rafaela hasta
ahora le fue mejor que muchas otras localidades más al Norte y sudeste. Observado desde el
satélite, los cultivos se encuentran bajo buenas condiciones de humedad en superficie (inicios
de febrero 2011). Hay reservas en superficie muy buenas, mientras en el subsuelo los rangos de
reservas de agua serían los normales, de 100mm de un total de 200mm.
Ahora, la ausencia de lluvias coincidiría con la finalización de la floración de la soja en la
región, lo que atmosféricamente significa que estamos ante un segundo pulso seco en pleno
verano.
Hacia finales del verano
Superando la fecha del 13 de febrero, comenzaría un pulso seco. Perduraría hasta finales de la
primera semana de marzo, donde comenzaría a cambiar nuevamente el patrón del tiempo, con
una nueva tanda de eventos de lluvias. A los cultivos de soja podría perjudicarlos una secuencia
de días entre el 11 y 23 de febrero (llenado de grano), donde las temperaturas máximas
"podrían" llegar a los 35ºC. Hacia la segunda quincena de marzo llovería con una secuencia de un
evento cada dos o tres días. Ingresando al mes de abril, se cortarían hasta finalizar la primera
quincena.
Aplicaciones agroclimáticas.
Las lluvias de la segunda quincena de marzo serán las mejores que se producirán durante los
meses subsiguientes (otoño e invierno). Habría que aprovecharlas, para sembrar los verdeos de
invierno y las praderas, ya que abril sería mayormente seco y además, llegarán los primeros
pulsos de aire fresco (no heladas). El otoño y el invierno de este año van a ser "duros". Se utiliza
este término con el siguiente enfoque: el otoño por seco y el invierno por frío, como en la
década del '60; el que no sepa cómo fue, que recurra a personas mayores, que les relatarán lo
que eran esos inviernos. Desde el interés de un productor de leche, faltará pasto; el grano será
vital para las vacas en lactancia, o directamente la sequía apretará; el ganadero tendrá que
recurrir a las reservas de rollos y pobre el que no cuente con ellas. El tiempo seco superando el
mes de marzo, acelerará la recolección de la soja, pero en varias regiones a la vez, es decir que
la logística de disponibilidad de los equipos de cosechadoras tendrán las manos llenas de
compromisos, salvo al Sur de la ruta nacional Nº5 en la Pcia. de Buenos Aires, donde los cultivos
(soja) estarán listos para cosechar en fechas normales, no adelantadas.
Fuente Antonio R.Deane (consultor agroclimático/Director de Weather Wise Argentina)
para Revista Nuestro Agro- Febrero 2011