TRÁNSITO DE INTERNO A POSTPENADO Y SUS RELACIONES CON LA
SOCIEDAD
Wilder Marín Arredondo
Es normal pensar que cuando un individuo comete un delito y es encerrado en una cárcel
el único perjudicado es el mismo infractor. Sin embargo, la reciente investigación
realizada por el 1INPEC, Familia y Prisionalización, afirma que, el encierro de un miembro
de una familia en una institución carcelaria o penitenciaria, trae consigo situaciones que
afectan de manera directa a cada uno de sus miembros y que la dinámica de cambio de
una familia cualquiera2 es diferente a la de una familia prisionalizada3.
Los cambios pueden ser de diferentes tipos de acuerdo al género y rol que cumpla el
recluido en el núcleo familiar. La siguiente cita, extraída de la investigación, Familia y
prisionalización, explica esta dinámica. “En esta familia se produce una ruptura, el cambio
que genera que aquel o aquella que siendo familiar, se encuentra encarcelado, rompe las
expectativas socioculturales que se tejen en él ideal familia. De esta manera no son solo
él o ella los que se ven enfrentados a una nueva condición sino todos los miembros del
grupo familiar, bien sea de manera directa o individual4”. Es así, como los roles y hábitos
familiares varían de manera inesperada pero necesaria y obligatoria. Cuando el padre de
familia, estandarte fundamental en el aspecto económico es encarcelado, su rol debe ser
ocupado por el hijo mayor quien por cumplir con una tarea que no le correspondía se ve
obligado a dejar de lado otras actividades a las que se dedicaba anteriormente como el
estudio. Otras situaciones ocurren cuando quien ingresa a la cárcel es la madre, un hijo,
tíos u otro miembro de la familia.
La investigación Familia y Prisionalización, también nos muestra los cambios en la
dinámica familiar que sufren las familias de las internas del centro de reclusión de
mujeres, El Buen Pastor. “En las historias familiares de las mujeres internas se registran
hechos relacionados con: padres, madres ó hijos abandonados, abuso de autoridad del
padre, nuevas uniones tanto del padre como de la madre, conflictos familiares,
situaciones de alcoholismo y de humillación, toma de decisiones de la familia respecto
asuntos personales de las interna… distanciamiento de los hijos hacia ellas, hijos a cargo
de instituciones como el ICBF5 o de otras personas (no necesariamente familiares),
abandono de sus parejas, nuevos gastos para la reclusa (como pagar abogado)6”.
1
Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario
Familia que no tiene ninguno de sus miembros en un centro carcelario o penitenciario.
3
Familia con uno o más de sus miembros recluido en un centro penitenciario o carcelario. La prisión genera un
conjunto de efectos sobre la familia prisionalizada.
4
INPEC. Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario. Familia y Prisionalización. Familia interno e integración social
para una nueva política penitenciaria dentro del sistema progresivo. Contratista, Fundación para el Bienestar Humano y
el Instituto de Estudios Regionales de la Universidad de Antioquia INER. Director, Julián Salas. Investigadores, Lina
María Quintero, Flor Estelas Castrillón, Luz Mery Arias Luz Mery Arias, Cesar Sánchez. Medellín, agosto de 1997
(documento inédito) propiedad del INPEC. Pág. 292.
5
Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.
6
INPEC. Familia y Prisionalización. Cáp. 4. reclusión de mujeres de Medellín “El Buen Pastor”. Pág.111.
2
No obstante, de la misma manera como los familiares de los detenidos pagan una
condena al sufrir todos los efectos de la prisionalización, también se convierten en el
soporte fundamental en la resocialización. “La familia de origen de la interna es su
principal apoyo en el proceso de prisionalización, los hijos son ahora más importantes que
antes; son parte esencial de su motivación para vivir7”.
RESOCIALIZACIÓN
La familia entonces, se convierte en la base fundamental de una buena resocialización del
interno. La función más importante de la ley 65 de 1993, a través del Sistema Integral
Penitenciario es preparar al condenado, mediante su resocialización para la vida en
libertad8. Esto significa que cuando una persona halla cometido un delito y sea internado
en un centro carcelario o penitenciario, debe salir apto para reincorporarse a la sociedad
a cumplir una vida normal.
Sin embargo, paradójicamente el papel resocializador de la cárcel se ha puesto entre
dicho durante varias décadas. En los ochenta, los principales medios de comunicación de
la ciudad comentaban las dificultades que padecía la cárcel del distrito Judicial de
Medellín “Bellavista” y su poca eficiencia en el trabajo rehabilitador de los internos, donde
era imposible que salieran hombres que se puedan integrar a la sociedad 9. El diario El
Colombiano, a través de su editorial, lanzaba una petición a la ciudadanía para que no
abandonara ni ignorara la situación carcelaria que se presentaba en Medellín10.
Igualmente, en 2004, la investigadora española Marc Rovira, argumenta que “La cárcel es
un medio poco terapéutico y difícilmente rehabilitador11”. Rovira explica que, el encierro
aísla al condenado de la sociedad y en muchos casos le impide volver a sentirse parte de
ella. Para la investigadora española Elisabet Almeda, es básico para la reinserción de los
condenados a la sociedad una red de apoyo, en el sentido de comunidad, conformada por
la familia, amigos, vecinos, tíos, pareja… Es ésta red de apoyo, la que se consultará en la
investigación, para tratar de indagar si en la cárceles y penitenciarias de Antioquia se
está entregando a la sociedad hombres y mujeres de bien, aptos para vivir normalmente
en comunidad.
Propuesta de Investigación
Objetivo
Conocer las relaciones que establecen el interno y postpenado con la sociedad, en el
proceso de resocialización.
7
INPEC. Familia y Prisionalización. Conclusiones. Pág. 301.
Ley 65 de 1993. Art.142.
9
El Mundo. Bellavista: Una bomba de tiempo. 2 de abril de 1987.
10
El Colombiano. Seguridad. 19 de marzo de 1989.
11
Elizabet Almeda. Joana Rubio y Marc Rovira. El Ciervo nº 642-643. La
reinsertar. septiembre-octubre 2004.
8
cárcel no sirve para
Problemática
Si se considera que las familias de Antioquia, en promedio están conformadas por cinco
miembros, y que en las cárceles antioqueñas hay unos 8.000 internos12, podría pensarse
que unas 40.000 mil personas en nuestro departamento sufren las consecuencias de la
prisionalización directamente, esto sin contar otros familiares en diferente grado de
consanguinidad o individuos que establecen relaciones con el interno (a) que purga
una condena.
En la misma escala podríamos decir que en Colombia existen en promedio una 350.000
personas que sufren cambios en su hábito de vida por tener un pariente cercano en
las cárceles colombianas. La población carcelaria en Colombia es de 68.941 internos, de
ellos 64.248 son hombres, los restantes pertenecen al género femenino13.
La magnitud de la cifra de las familias que sufren los efectos de la prisionalización, y la
importancia que representa para el orden social de nuestro departamento, hacen
relevante una investigación periodística que ayuden a mostrar, parte de la realidad
carcelaria en Antioquia, basada en la relación del Interno-familia-sociedad, y
posteriormente la relación Postpenado-familia- sociedad.
Si bien es cierto, que en esta investigación no se harán trabajos de análisis sociológicos,
psicológicos, antropológicos… si se acudirá a diversas fuentes profesionales que ayuden
a comprender la problemática. Tampoco, en la investigación se defenderá una tesis, pero
si se partirá de la premisa que para la buena resocialización del interno es indispensable
el acompañamiento de la familia y la sociedad.
Propuesta Metodológica
La familia14, como parte fundamental de la sociedad, tomará un papel fundamental en la
investigación debido a la importancia que cumple en el proceso de resocialización del
interno y en los cambios que trae consigo el hecho de que una persona del núcleo
familiar se encuentre purgando una condena.
Esta relación familia – interno, con sus cambios respectivos por la prisionalización, serán
sometidos al análisis periodístico en la investigación. La visita 15 a las cárceles amerita
ser incluida en nuestra investigación, debido a la representatividad que tiene para los
reclusos y familiares, en la parte emocional, sentimental, económica...
En los días de visita de familiares, reglamentada en la ley 65 de 1993, se podrá realizar
diferentes trabajos de campo basados en el método de la observación participante. Sin
embargo, el trabajo continuará su rumbo, gracias al seguimiento diario a las familias en
los programas de intervención que adelanta el Municipio de Medellín, dirigidos por el
Instituto Tecnológico Metropolitano.
12
INPEC. Oficina de Planeación. Estadísticas a noviembre de 2004.
INPEC. Oficina de Planeación. Estadísticas a noviembre de 2004.
14
Grupo social de referencia inmediata al interno, con quienes ha establecido relaciones de convivencia y afectividad.
15
Espacio otorgado a los familiares para acompañar al interno.
13
Los talleres se convertirán en un laboratorio importante para la investigación. Mi
presencia me permitirá involucrarme más en la realidad que viven las familias
participantes y conocer los diferentes efectos y cambios que tienen mientras su familiar
cumple la condena. Para la participación en estos talleres es necesario el apoyo de
Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC)
Sin embargo, la investigación no sólo se realizará mientras el individuo habita la cárcel,
sino en post-pena, es decir, después de pagar la condena cuando el individuo se enfrenta
a la comunidad. Esta nueva confrontación, llena de estigmas y temores será también
objeto de estudio. La comunidad observa al post-penado como un individuo diferente y
peligroso. Estos estigmas, dificultad la tarea del postpenado en el momento de
emplearlos16.
El aspecto laboral, será otro de los puntos trasversales de la investigación. Algunas de
las preguntas que se quieren explorar son las siguientes. ¿Una persona que sale de la
cárcel esta capacitada para enfrentar su vida laboral en sociedad? ¿Las actividades
laborales que se practican en el interior de la cárcel se relacionan con las que se ejercen
después de recuperar la libertad? ¿Esas actividades que se aprenden en la cárcel les
permite emplearsen y ganar lo necesario para solventar las necesidades familiares? ¿El
desempleo en los postpenados es la causa de la reincidencia?
Sobre la resocialización de los internos se tratarán de responder las siguientes preguntas:
¿los reclusos de las cárceles y penitenciarias de Antioquia están recuperando su
libertad en condiciones de incorporarse a la sociedad? ¿Cuáles son las actividades que
realizan los internos para integrase a una sociedad que durante varios años los ha
estigmatizado? ¿Qué está haciendo la sociedad para recibir a los individuos que
cumplieron una condena? ¿Cómo los recibe esa sociedad? ¿La sociedad está aportando
en la resocialización de los infractores?
Sobre la relaciones con la familia se consultará ¿Cómo es la relación de los internos con
la familia? ¿Cuál es el significado de un día de visita para los internos y familiares?
¿Cuáles son los cambios que se presentan las familias prisionalizadas? ¿Cómo afrontan
las familias el hecho de tener un miembro en la cárcel? ¿En que se basa el aporte familiar
al interno?
16
Luz Mery Arias y Lina María Quintero. Prisionalización y familia.
TRÁNSITO DE INTERNO A POSTPENADO Y SUS RELACIONES CON LA
SOCIEDAD
Marco Legal
La familia cumple un papel fundamental para la resocialización del los internos en el
programa del Sistema Integral Progresivo Penitenciario según la Ley 65 de 1993 17. Este
sistema busca humanizar el medio penitenciario y carcelario con una perspectiva de
prevención integral, protección y asistencia a las necesidades del interno18. El objetivo del
tratamiento es preparar al condenado para su vida en libertad 19. Las relaciones del
interno con la familia son proporcionadas por el Instituto Nacional Penitenciario y
Carcelario, para que estos tengan un adecuado tratamiento penitenciario. La atención
social que debe adelantar el INPEC esta dirigida a la población de sindicados,
condenados y post-penados20. El servicio postpenitenciario buscará la integración del
liberado a la familia y a la sociedad21. Estas relaciones familia – interno, es reglamentada
por la Ley 65 de 1993, en su titulo X. Los familiares de los reclusos podrán ingresar al
centro penitenciario con una debida autorización judicial. La ley 65, establece que los
reclusos gozan del derecho a la libertad de información salvo en grave amenaza de
alteración del orden. Para que esta información sea fluida se establece medios de
comunicación masivos en el interior de los penales22.
17
Ley 65 de 1993. Titulo XIII. Art. 143
Acosta Muñoz. Sistema Integral de Tratamiento Progresivo Penitenciario. Bogotá. 1996
19
Ley 65 de 1993. Titulo XIII. Art. 142
20
Ley 65 de 1993. Titulo XIV. Art. 151.
21
Ley 65 de 1993. Titulo XV. Art. 159.
22
Ley 65 de 1993. Titulo X. Art. 110.
18
Descargar

Tránsito de interno a postpenado en el contexto social