Mar Adentro,
ve a lo profundo
El texto que ha inspirado este espacio juvenil para perseverar y profundizar la experiencia
de Jesús es Lc 5, 1-11 y la canción "Ven y sígueme".
La Pesca milagrosa
En una oportunidad, la multitud se amontonaba alrededor de Jesús para escuchar la
Palabra de Dios, y él estaba de pie a la orilla del lago de Genesaret. Desde allí vio dos
barcas junto a la orilla del lago; los pescadores habían bajado y estaban limpiando las redes.
Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que se apartara un poco de la
orilla; después se sentó, y enseñaba a la multitud desde la barca.
Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: «Navega mar adentro, y echen las redes.»
Simón le respondió: «Maestro, hemos trabajado la noche entera y no hemos sacado nada,
pero si tú lo dices, echaré las redes.» Así lo hicieron, y sacaron tal cantidad de peces, que
las redes estaban a punto de romperse. Entonces hicieron señas a los compañeros de la otra
barca para que fueran a ayudarlos. Ellos acudieron, y llenaron tanto las dos barcas, que casi
se hundían.
Al ver esto, Simón Pedro se echó a los pies de Jesús y le dijo: «Aléjate de mí,
Señor, porque soy un pecador.» El temor se había apoderado de él y de los que lo
acompañaban, por la cantidad de peces que habían recogido; y lo mismo les pasaba a
Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, compañeros de Simón.
Pero Jesús dijo a Simón: «No temas, de ahora en adelante serás pescador de
hombres.»
Ellos atracaron las barcas a la orilla y, abandonándolo todo, lo siguieron.
Canción de Mar Adentro
Ven y sígueme, y mar a dentro echa ya tus redes.
Ven y yo te haré pescador de hombres.
Y en tu palabra echaré mis redes
dejo mi barca y donde quieras iré,
tu me llamaste, Señor por mi nombre
y sólo a ti, Señor, te seguiré. (bis)
Te vi trabajar esa noche en que fracasaste,
sé de tu dolor, de tu vergüenza y de tus fragilidades.
Hoy yo te pido que confíes de nuevo,
volvé a tirar con la esperanza de ayer.
Estoy contigo y te prometo abundancia.
Deja todo por mi amor: Ven y sígueme. (bis)
La experiencia vivida en confirmación es fuerte. Un anuncio kerygmático de Jesús que
irrumpe en sus vidas y le da un sentido nuevo al existir de cada joven. Esta experiencia
necesita rumiarse para que llegue a lo más hondo del corazón y que atraviese toda la
historia de los jóvenes. Reclama un tiempo fuerte de meditación y servicio. Los jóvenes
empiezan a experimentar en el servicio una respuesta al amor que Dios ha derramado sobre
ellos. Esto se fue canalizando a través de dos actividades: compartir la cena con las
personas que duermen en el andén de la estación de Retiro y el servicio al campamento y
retiro espiritual de los chicos de confirmación. Estas experiencias de servicio movilizan y
necesitan ser preparadas con la oración, la meditación, la reflexión y la contención, ya que
Dios va regalando su presencia y despertando a un amor siempre nuevo que es difícil de
asimilar; porque Él es grande y nosotros tan pequeños. Nuestro corazón se desgarra de
dolor frente a tanto amor derramado y regalado gratuitamente.
En cuanto al servicio a los jóvenes de confirmación es importante que se haga en bajo
perfil, en la alegría de ser vistos solamente por Jesús, que hizo servidor de todos por amor.
Mar Adentro no es el protagonista, es el Espíritu que pasa haciendo el bien, sin que nadie
note su presencia. El que dispone las cosas para que el encuentro entre Jesús y los chicos
sea más sencillo, más directo, más contundente; por eso reza y sirve. Mar Adentro
reza y sirve. Y realiza su misión en lo oculto, en el desprendimiento, en lo gratuito, en
la alegría de saber que los chicos se han encontrado con Jesús, y que, al igual que a ellos,
les ha cambiado la vida para siempre.
Profundizar la fe a través del servicio oculto los va a preparar para ser pescadores de
hombres. En la oración podrán escuchar el llamado al servicio de coordinar otros espacios
juveniles.
Para los animadores:
a. Protagonismo = proto: el primero; agonitzein: el que padece. Ustedes son los
primeros en ir a lo profundo con los chicos.
b. itinerario = material = decálogo = realidad de los chicos. Para armar el material
tené en cuenta el Decálogo y una profunda lectura del corazón de tus pibes. Asi se
arman las fichas.
c. comunidades pequeñas para la intimidad que forman parte de la Comunidad de
Mar Adentro = hacerse cargo de los chicos. Perdón por la insistencia pero esto es
lo más importante. Amar es hacerse cargo.
La red tirada en lo profundo fue encontrando esto:
La Fidelidad:
Dios nos ha tocado el corazón. Es tiempo de respuesta. Somos responsables de este vínculo,
debemos alimentarlo.
Lo vivo esta en continuo crecimiento. Si no crece, se estanca y muere.
Lo grande solo es fruto de la perseverancia de lo pequeño en lo pequeño.
Es tiempo de ir a lo profundo, de echar raíces.
Las raíces crecen ocultas en silencio. No brillan, no deslumbran.
Salgamos de la orilla, naveguemos mar adentro, echemos las redes en lo profundo. Se nos
promete una pesca abundante.
Seamos testigos del Reino. Demos testimonio de lo que pasa en nuestro corazón; no
podemos callar lo que hemos visto y oído.
Este espacio es nuestro; asumamos el compromiso. (juntos, en favor de una misión)
Hagamos de este lugar en el cual Reino de los Cielos se haga visible.
En este modo de ser imagen de Dios:
La Comunidad
Lugar de encuentro: con el otro, con Dios y con nosotros mismos.
Espacio donde somos alguien para alguien. Pertenencia e identidad.
Se encuentra una mirada que me ama y que me espera. Soy amado, soy valioso.
No se me exige más que lo que soy, pero se me pide ser en plenitud.
Lugar de perdón y de fiesta.
Actitudes necesarias:
Sinceridad, responsabilidad, fidelidad, servicio.
Dios busca momentos, personas, lugares concretos en donde encarnarse y entrar en nuestra
historia.
Pongamos lo nuestro y dejemos a Dios ser Dios. Que este sea un lugar de encuentro. Que
estos encuentros tengan mucho de Dios. Y que en este lugar sea Dios quien nos encuentre.
A lo largo de un año y medio irán participando de esta convivencia y de estos dos retiros
espirituales. (El material está disponible)
1. Convivencia "Él nos amó primero"
2. Retiro de Personalización de la Fe
3. Retiro "Proyecto de Vida"
4. Una Navidad distinta (Noche Buena Solidaria)
Decálogo de Mar adentro...
Navegar mar adentro es apartarse de la superficie, de los ruidos y las luces de las costas.
Navegar mar adentro es el silencio necesario para la escucha.
Navegar mar adentro es enfrentar miedos, prejuicios y desconfianza.
Navegar mar adentro es la posibilidad de sumergir nuestras redes en lo profundo.
Navegar mar adentro es salir en busca de algo, de alguien.
Navegar mar adentro es confiar en una promesa, y creer en ella mas allá de nosotros
mismos.
Navegar mar adentro es ir en búsqueda, y es encontrar mucho más de lo que soñamos.
Navegar mar adentro es volver con la barca desbordada, es una abundancia que nos excede,
nos traspasa, y que sólo encuentra su plenitud, compartiéndola.
Navegar mar adentro nos invita y nos colma, nos transforma y nos devuelve con la mirada,
ya, no puesta en nosotros, sino en todo aquel que nos pueda necesitar.
Mar adentro es encontrar en el servicio la manera de responder al Amor con amor, la
Gratuidad con gratuidad. Es encontrarnos con Él, encontrándolo entre nosotros. Es hacia el
único lugar que creemos que tiene sentido navegar.
Descargar

Mística de Mar adentro