5128-2009-PA/TC
5828-2009-PA/TC
3279-2009-PA/TC
4157-2009-AA./TC.
4112-2010-PA/TC
1409-2007-PA/TC
4844-2008-PA/TC
1
2
3
4
5
6
7
Tribunal Constitucional: Es trabajador aquel que presta servicios personales y se
le paga remuneración, y el contrato de trabajo a plazo fijo para servicio específico
se desnaturaliza si no se señala la causa temporal y los servicios están
contemplados en el manual de organización
El Tribunal Constitucional (TC) declaró fundada la demanda de amparo interpuesta por
un vigilante contra la entidad estatal que lo cesó por el vencimiento del contrato de
trabajo a plazo fijo para servicio específico. Según el demandante, inició sus labores
mediante contratos de locación de servicios, pese a desarrollar labores subordinadas, y,
posteriormente, celebró contratos de trabajo a plazo fijo para servicio específico, siendo
que estos contratos se habrían desnaturalizado al desarrollar labores permanentes. En la
sentencia, el TC señaló que los contratos de locación de servicios estipulan que 'La
prestación del servicio es exclusivamente personal' y que, en los mismos, se acuerda el
pago de una remuneración; por lo que resulta evidente que se mantuvo un vínculo
laboral con la entidad demandada, tal como consta en el constancia de trabajo y en el
acta de verificación de la Autoridad Administrativa de Trabajo. Por otro lado, el TC
indicó que los contratos de trabajo a plazo fijo para servicio específico han sido
desnaturalizados, toda vez que no se ha cumplido con precisar el servicio específico que
debía prestar el demandante, limitándose a señalar la labor de vigilancia que debía
realizar; la misma que, además, es idéntica a la que ejecutó el demandante durante el
período que estuvo con contratos de locación de servicios. En tal sentido, el TC
concluyó que la labor de vigilancia no tiene naturaleza temporal sino permanente, dado
que el servicio está comprendido en el manual de organización y funciones de la entidad
demandada. Así, el TC concluyó que los contratos temporales a plazo fijo para servicio
específico se desnaturalizaron, porque la labor del demandante fue de naturaleza
permanente, debiendo considerarse como de duración indeterminada; por tanto, el
demandante sólo podía ser despedido por causa justa relacionada con su conducta o
capacidad, lo que no sucedió en el caso revisado. En consecuencia, el TC ordenó la
reincorporación del demandante en vista que fue despedido de forma incausada.
Puede acceder a la sentencia comentada en el vínculo siguiente:
http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/05128-2009-AA.html
EXP. N.° 05128-2009-PA/TC
LA LIBERTAD
JOHN PORFIRIO
ABAD LEDESMA
SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
En Lima, a los 18 días del mes de marzo de 2010, la Sala Primera del Tribunal
Constitucional, integrada por los magistrados Landa Arroyo, Calle Hayen y Álvarez
Miranda, pronuncia la siguiente sentencia
ASUNTO
Recurso de agravio constitucional interpuesto por don John Porfirio Abad
Ledesma contra la resolución expedida por la Segunda Sala Civil de la Corte
Superior de Justicia de La Libertad, de fojas 53, su fecha 9 de setiembre del 2009, que
declaró improcedente la demanda de amparo de autos.
ANTECEDENTES
Con fecha 16 de enero del 2009, el recurrente interpone demanda de amparo
contra don Guido Américo Salas, Presidente de la Comunidad Local de Administración
de Salud-CLAS La Noria, solicitando que se deje sin efecto el despido arbitrario de que
ha sido objeto; y que, por consiguiente, se lo reponga en su puesto de trabajo.
Manifiesta que el 9 de febrero del 2006 ingresó en la entidad demandada; pero que el 1
de enero del 2009 se le impidió el ingreso a su centro de trabajo; precisa que inició sus
labores mediante contratos de locación de servicios, pese a que se desempeñó como
trabajador, esto es, sujeto a subordinación, prestación personal y pago de remuneración;
que, posteriormente celebró contratos por servicio específico; que su contrato de trabajo
se ha desnaturalizado porque se simuló un contrato de duración determinada cuando en
realidad era de duración indeterminada.
El Primer Juzgado Especializado Civil de Trujillo, con fecha 3 de marzo del
2009, declara in límine improcedente la demanda, por considerar que la pretensión debe
ventilarse en la vía contencioso-administrativo, que es igualmente satisfactoria para la
protección de los derechos constitucionales invocados.
La recurrida confirma la apelada, por estimar que existen otras vías igualmente
satisfactorias para la protección de los derechos invocados.
FUNDAMENTOS
1. Antes de ingresar a evaluar el fondo de la controversia constitucional, es preciso
examinar el rechazo in límine dictado por las instancias precedentes, pues tanto en
primera como en segunda instancia la demanda fue rechazada liminarmente, con
el argumento de que, existiendo vías procedimentales específicas, igualmente
satisfactorias, para ventilar la pretensión, debe recurrirse al proceso ordinario.
2. Sobre el particular, debe recordarse que en el precedente establecido en la sentencia
recaída en el Exp. N.° 00206-2005-PA/TC, este Tribunal precisó, con carácter
vinculante, que el proceso de amparo constituye la vía idónea, eficaz y satisfactoria
para examinar, entre otros supuestos, los casos de despido incausado, como el que
se denuncia en la presente causa.
3. Teniendo presente ello, este Tribunal considera que las instancias inferiores han
incurrido en un error al momento de calificar la demanda, por lo que debería
revocarse el auto de rechazo liminar y ordenarse que se admita a trámite la
demanda.
4. No obstante ello, y en atención a los principios de celeridad y economía procesal,
este Tribunal considera pertinente no hacer uso de la mencionada facultad, toda vez
que en autos aparecen elementos de prueba suficientes que posibilitan un
pronunciamiento de fondo, más aún si la emplazada ha sido notificada del
concesorio del recurso de, lo que implica que su derecho de defensa
está garantizado.
5. Se desprende de los contratos que obran de fojas 2 a 20 que el recurrente suscribió
contratos de locación de servicios durante el período que va del 10 de febrero del
2006 al 31 de diciembre del 2007; posteriormente, sin solución de continuidad, el
demandante suscribió contratos de trabajo a modalidad, por servicio específico, con
vigencia desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del 2008.
6. En la cláusula segunda de los contratos de locación de servicios se consigna que
“La prestación del servicio es exclusivamente personal”; por otro lado, en la
cláusula tercera se acuerda el pago de una remuneración; por tanto, es evidente que
en el mencionado período el demandante mantuvo vínculo laboral con la entidad
emplazada, lo que se corrobora con la constancia de trabajo de fojas 21 y con el acta
de verificación de la Autoridad Administrativa de Trabajo que obra a fojas 25, pese
a lo cual se simuló la existencia de una relación de carácter civil.
7. Respecto a los contratos de servicios específicos, del tenor de los mismos se
concluye que dichos contratos han sido desnaturalizados, toda vez que en ellos no se
ha cumplido con precisar el servicio específico que debía prestar el recurrente,
limitándose a señalar la labor que debía realizar, que resulta ser la misma que
ejecutó en el primer período, esto es, la de Personal del Servicio de Vigilancia; por
otro lado, debe tenerse presente que esta labor no tiene naturaleza temporal, sino
permanente, lo que se corrobora con lo consignado en la cláusula segunda de dichos
contratos, en el sentido de que esta labor está comprendida en el Manual de
Organización y Funciones del CLAS.
8. Por consiguiente, este Colegiado concluye que el contrato modal del recurrente se
desnaturalizó, puesto que se simuló una relación laboral de carácter temporal
cuando, en realidad, era de naturaleza permanente; configurándose, por tanto, la
causal de desnaturalización prevista en el inciso d) del artículo 77º del Decreto
Supremo N.º 003-97-TR, convirtiéndose el contrato en uno de duración
indeterminada.
9. Siendo que el recurrente tenía una relación laboral de duración indeterminada,
solamente podía ser cesado o despedido por causa justa relacionada con su conducta
o capacidad, lo que no ha sucedido en el presente caso, puesto que se lo despidió sin
imputársele causa alguna, lo que constituye un despido incausado, vulneratorio de
sus derechos al trabajo, a la protección adecuada contra el despido arbitrario y al
debido proceso; razón por la cual debe estimarse la demanda.
Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere
la Constitución Política del Perú,
HA RESUELTO
1.
Declarar FUNDADA la demanda.
2.
Ordena que la Comunidad Local de Administración de Salud La Noria-CLAS
La Noria reponga al demandante en su mismo puesto de trabajo o en otro de igual o
similar nivel.
Publíquese y notifíquese.
SS.
LANDA ARROYO
CALLE HAYEN
ÁLVAREZ MIRANDA
Tribunal Constitucional: Hay simulación en el uso de distintos contratos de
trabajo a plazo fijo si se justifican en la misma causa de contratación temporal
En sentencia recaída en el Expediente Nº 05828-2009-PA/TC, el Tribunal
Constitucional (TC) resolvió un caso en el que un trabajador demandó la
desnaturalización de su relación laboral a plazo fijo, dado que celebró consecutivamente
dos contratos por incremento de actividad y luego un contrato para servicio especifico,
consignándose en ambos los mismos hechos justificantes. En la sentencia, el TC
constató que el trabajador celebró un contrato bajo la modalidad de incremento de
actividad empresarial, justificado en la realización de nuevas labores de exploración y
explotación en las instalaciones de la empresa, y que luego fue renovado hasta el plazo
máximo admitido por la ley para esta modalidad contractual. No obstante, luego se
celebró un contrato por servicio específico que, señala el TC, corresponde a una
'necesidad de naturaleza distinta y a una causa objetiva diferente', a pesar de lo cual en
este contrato se ha consignado la misma causa de contratación señalado en los contratos
por incremento de actividad celebrados anteriormente. Esto, aunado al hecho que no se
señala el servicio específico que desarrollará el trabajador, lleva al TC a señalar que el
último contrato ha sido utilizado como una fórmula vacía, cuyo único propósito es
ocultar el desarrollo de labores de naturaleza permanente. En base a lo señalado el TC
señaló que existió entre las partes un contrato de trabajo a plazo indeterminado, en
virtud del cual el recurrente no podía ser despedido sin expresión de una causa objetiva
relativa a su capacidad o a su conducta laboral; por tanto, declaró fundada la demanda y
ordenó la reposición del demandante en su puesto de trabajo.
El texto completo de la sentencia puede verse en el siguiente vínculo electrónico:
http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/05828-2009-AA.html
EXP. N.° 05828-2009-PA/TC
LIMA
EDGARD
COTRINA QUISPE
SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
En Lima, a los 14 días del mes de abril de 2010, la Sala Primera del Tribunal
Constitucional, integrada por los magistrados Landa Arroyo, Beaumont Callirgos y
Álvarez Miranda, pronuncia la siguiente sentencia
ASUNTO
Recurso de agravio constitucional interpuesto por don Edgar Cotrina Quispe contra la
resolución expedida por la Cuarta Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima,
de fojas 59, su fecha 11 de mayo del 2009, que declaró improcedente la demanda de
amparo de autos.
ANTECEDENTES
Con fecha 21 de enero del 2009, el recurrente interpone demanda de amparo
contra Compañía Minera Santa Luisa S.A., solicitando que se deje sin efecto el despido
arbitrario de que ha sido víctima; y que, por consiguiente, se lo reponga en su puesto de
trabajo y se le paguen las remuneraciones dejadas de percibir y los costos del proceso.
Manifiesta que el 27 de abril de 1994 ingresó y que prestó en la unidad de producción
Mina Huanzalá de la empresa demandada, servicios a través de distintas “contratistas”,
así como para la propia empresa, hasta el 30 de noviembre del 2008, siempre en la
condición de obrero, como operador de equipo o maquinaria pesada; que la emplazada
le comunicó verbalmente el término de su vínculo laboral, aduciendo vencimiento del
contrato de trabajo; que los contratos a plazo fijo que suscribió con la emplazada
encubrieron una relación de duración indeterminada, produciéndose fraude a las normas
del Decreto Supremo N.º 003-97-TR; agrega que no se ha cumplido con la exigencia
legal de consignar en los contratos las causas objetivas determinantes de la contratación.
El Vigésimo Noveno Juzgado Especializado en lo Civil de Lima, con fecha 27
de enero del 2009, declara improcedente liminarmente la demanda, por estimar que
existe otra vía procesal específica para la protección de los derechos invocados.
La recurrida confirma la apelada, por considerar que el amparo no es la vía
idónea para el cuestionamiento de la causa justa de despido imputada por el empleador
cuando se trate de hechos controvertidos.
FUNDAMENTOS
1.
En atención a los criterios de procedibilidad de las demandas de amparo
relativas a materia laboral individual privada establecidos en los fundamentos 7 a 20 de
la STC Nº 0206-2005-PA, que constituyen precedente vinculante, este Tribunal
considera que, pese a que las instancias inferiores han declarado la improcedencia de la
demanda desconociendo el mencionado precedente vinculante; en aplicación del
principio de economía procesal regulado en el artículo III del Título Preliminar del
Código Procesal Constitucional, teniéndose en cuenta que en autos existen suficientes
elementos de juicio para dilucidar la controversia, y que la parte emplazada ha sido
notificada con el concesorio del recurso de apelación –lo que garantiza su derecho de
defensa–, corresponde analizar la cuestión de fondo y verificar si, en el presente caso, se
ha configurado un despido incausado.
2.
La cuestión controvertida se circunscribe a determinar si el contrato de trabajo
del recurrente fue desnaturalizado, por haberse producido simulación o fraude a las
normas legales contenidas en el Decreto Supremo N.º 003-97-TR, como él mismo
sostiene.
3.
El recurrente sostiene que ha laborado en el Asiento Minero de Huanzalá de la
empresa demandada desde el mes de abril del año 1994 hasta el 30 de noviembre del
2008, a través de distintas empresas “contratistas”.
4.
De fojas 3 a 29 obran diversos documentos, tales como hojas de liquidación de
beneficios sociales, certificados y contratos de trabajo, de los que se desprende que el
recurrente, durante el período que se menciona en el fundamento precedente, ha
prestado servicios para diversas empresas, razón por la cual solo se tomará en cuenta el
último período laborado para la empresa demandada.
5.
A fojas 18 corre el contrato celebrado entre las partes en la modalidad de
incremento de actividad empresarial, con vigencia del 1 de junio al 31 de agosto del
2007. Del tenor de este contrato se desprende que se ha cumplido no solo con precisar la
modalidad contractual –incremento de la actividad empresarial sino la causa de la
contratación: “Compañía Minera Santa Luisa S. A. (…), requiere cubrir temporalmente
las necesidades de labores originadas por el incremento de nuevas labores de
exploración y explotación en las instalaciones de su Asiento Minero de Huanzalá […]”.
Por consiguiente, no se aprecia desnaturalización en este contrato. Lo mismo sucede con
el contrato celebrado de fojas 21, en la misma modalidad y con vigencia del 1 de
setiembre al 31 de diciembre del 2007.
6.
A fojas 24 obra el contrato de trabajo suscrito entre las partes por el período de
vigencia del 1 de enero al 31 de mayo del 2008. La modalidad que eligió en este caso la
emplazada es la denominada de servicio específico; se entiende, entonces, que la
emplazada decidió modificar la modalidad contractual en atención a la existencia de una
necesidad de naturaleza distinta a la que tenía que satisfacer mediante los contratos
suscritos en la modalidad de incremento de actividad empresarial; por tanto, la causa
objetiva de la contratación debía ser otra.
7.
Sin embargo, en este contrato se ha consignado la misma causa de contratación
consignada en los dos contratos suscritos con anterioridad, como se aprecia del tenor de
la primera cláusula de este contrato: “Compañía Minera Santa Luisa S. A. (…) requiere
cubrir temporalmente las necesidades de labores originadas por el incremento de nuevas
labores de exploración y explotación en las instalaciones de su Asiento Minero de
Huanzalá […]”; no obstante que se trata de diferentes modalidades contractuales, que
evidentemente deben obedecer a causas objetivas de contratación sustancialmente
distintas.
8.
Por otro lado, la emplazada contrató al recurrente para que le preste un servicio
específico, pero no cumplió con la exigencia legal de precisar en qué consiste,
justamente, el servicio para el cual se lo contrata, puesto que se ha limitado a consignar
en la segunda cláusula que “(…) contrata (…) los servicios del Sr. Edgar Cotrina
Quispe para que se desempeñe en calidad de Obrero, como Operador de Scoop en Mina
Interior (…)”; esto es, omitió precisar cuál es el servicio concreto que debería cumplir el
trabajador.
9.
Estas anomalías denotan que, en realidad, el empleador utilizó la mencionada
modalidad contractual de servicio específico como una fórmula vacía, con el único
propósito de simular labores de naturaleza permanente como si fuesen temporales. Se ha
incurrido, por tanto, en el supuesto de desnaturalización del contrato, previsto en el
inciso d) del artículo 77.º del Decreto Supremo N.º 003-97-TR, por haberse producido
simulación y fraude a las normas establecidas en este cuerpo legal.
10.
En consecuencia, debe considerarse que existió entre las partes un contrato de
trabajo a plazo indeterminado, en virtud del cual el recurrente no podía ser despedido
sin expresión de una causa objetiva relativa a su capacidad o a su conducta laboral.
Entonces, en el caso de autos, la emplazada despidió arbitrariamente al demandante,
incurriendo en la afectación de sus derechos constitucionales al trabajo y al debido
proceso, dado que extinguió su vínculo laboral sin expresión de causa.
11.
Respecto a las remuneraciones dejadas de percibir, la demanda debe
desestimarse, toda vez que este extremo de la pretensión tiene carácter indemnizatorio y
no resarcitorio; no obstante, se deja a salvo el derecho del recurrente para que lo haga
valer en la vía y el modo pertinentes.
12.
En la medida en que en este caso, se ha acreditado que la emplazada ha
vulnerado los derechos constitucionales al trabajo y al debido proceso del demandante,
corresponde, de conformidad con el artículo 56.º del Código Procesal Constitucional,
ordenar el pago de los costos procesales, los cuales deben ser liquidados en la etapa de
ejecución de la presente sentencia.
Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la
Constitución Política del Perú
HA RESUELTO
1.
Declarar FUNDADA, en parte, la demanda.
2.
Ordena que Compañía Minera Santa Luisa S.A. reponga a don Edgar Cotrina
Quispe en su mismo puesto de trabajo o en otro de igual o similar nivel; con abono de
los costos del proceso.
3.
Declarar IMPROCEDENTE el pago de las remuneraciones dejadas de percibir.
Publíquese y notifíquese.
SS.
LANDA ARROYO
BEAUMONT CALLIRGOS
ÁLVAREZ MIRANDA
¿El contrato de trabajo temporal de suplencia se desnaturaliza por la rotación del
trabajador?
Mediante sentencia recaída en el Expediente N° 03279-2009-PA/TC, el Tribunal
Constitucional (TC) ha resuelto un caso en el que una trabajadora solicita se le reponga
en el puesto que venía desempeñando, como secretaria judicial, alegando que fue
despedida sin expresión de causa ya que su contrato de trabajo a plazo determinado se
había desnaturalizado. Señala la trabajadora que las labores para las que fue contratada
eran de naturaleza permanente dado que el puesto de trabajo desempeñado se
encontraba previsto en el cuadro de asignación de personal (CAP) de la entidad
empleadora. Al resolver la controversia, el TC verifica que se había suscrito un contrato
de trabajo bajo la modalidad de suplencia, para reemplazar a un trabajador que
desempeñaba funciones de secretario judicial. También, verifica que mediante
memorandos se dispuso la rotación de la demandante a diversos juzgados en reemplazo
de otros trabajadores. Para el TC, dado que el contrato señalaba como su objeto el
reemplazo de un trabajador determinado, la empleadora no debió disponer la rotación
del trabajador, pues ello denota que se ha simulado el contrato sujeto a modalidad para
encubrir uno de plazo indeterminado. En base a lo señalado, y dada la desnaturalización
del contrato, la no renovación del contrato daría lugar a una afectación al derecho al
trabajo de la demandante, por lo que el TC declaró fundada la demanda y ordenó la
reposición de la trabajadora. El texto completo de esta sentencia puede verse en el
vínculo electrónico siguiente:
http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/03279-2009-AA.html
(http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/03279-2009-AA.html)
EXP. N.° 03279-2009-PA/TC
LA LIBERTAD
BÁRBARA INGRIT
CASTRO ESCOBEDO
SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
En Lima, a los 30 días del mes de junio de 2010, el la Primera Sala del Tribunal
Constitucional, integrada por los magistrados Landa Arroyo, Calle Hayen y Álvarez
Miranda, pronuncia la siguiente sentencia
ASUNTO
Recurso de agravio constitucional interpuesto por doña Bárbara Ingrit Castro
Escobedo contra la sentencia de la Tercera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de
la Libertad, de fojas 271, su fecha 7 de abril de 2009, que declaró improcedente la
demanda de amparo.
ANTECEDENTES
Con fecha 1 de abril de 2008, la recurrente interpone demanda de amparo contra
el Procurador Público encargado de los Asuntos Judiciales del Poder Judicial y contra la
Presidenta de la Corte Superior de Justicia de Cajamarca, solicitando que se declare
inaplicable el contenido del Memorando N.º 600-2007, que resuelve dar por concluido
su contrato de Secretaria Judicial en la Corte Superior de Justicia de Cajamarca; y que
en consecuencia, se la reponga en el cargo que venía desempeñando como Secretaria
Judicial. Manifiesta que laboró desde el 6 de noviembre de 2006 hasta el 31 de
diciembre de 2007, fecha en que fue cesada arbitrariamente.
El Procurador Público Adjunto ad hoc a cargo de los asuntos judiciales del Poder
Judicial para Procesos Constitucionales contesta la demanda alegando que existe una
vía igualmente satisfactoria para resolver la pretensión, por lo que la demandante deberá
acudir al proceso contencioso-administrativo, que cuenta con estación probatoria a fin
de resolver la controversia.
El Tercer Juzgado Civil Transitorio de Trujillo, con fecha 31 de diciembre de
2008, declaró fundada la demanda, por considerar que al ponerse fin a la relación
laboral de la demandante sin previa y formal expresión de causa se ha vulnerado su
derecho al trabajo.
La Sala revisora, revocando la apelada, declara improcedente la demanda, por
estimar que el asunto debe dilucidarse en un proceso ordinario, en el que se pueda
dilucidar la controversia.
FUNDAMENTOS
1.
La demandante pretende su reposición en el cargo que venía desempeñando
como Secretaria Judicial, por haber sido despedida sin expresión de causa.
§ Delimitación del petitorio
2.
En aplicación de los criterios de procedibilidad de las demandas de amparo en
materia laboral individual privada, establecidos en los Fundamentos 7 a 20 de la STC
N.º 0206-2005-PA/TC, que constituyen precedente vinculante, en el presente caso,
corresponde evaluar si el demandante ha sido objeto de un despido arbitrario alegado
por la recurrente.
§ Análisis de la controversia
3.
La cuestión controvertida se circunscribe a determinar si el contrato de trabajo
de la demandante ha sido o no desnaturalizado y si, por consiguiente, ha sido víctima de
un despido incausado.
4.
La actora alega que su contrato de trabajo sujeto a modalidad ha sido
desnaturalizado motivo por el cual debe ser considerado como un contrato de trabajo de
duración indeterminada, debido a que las labores para las cuales fue contratada eran de
naturaleza permanente y no accidental o temporal; además, porque la plaza que ocupaba
se encuentra presupuestada e incluida en el Cuadro de Asignación de Personal de la
entidad emplazada.
5.
De fojas 3 a 8 obran los contratos de trabajo de naturaleza accidental bajo la
modalidad por suplencia suscrito por la demandante y la emplazada, en el que se señala
como fecha de inicio de labores el 6 de noviembre de 2006 y de término el 31 de
diciembre de 2007 o indefectiblemente con la reincorporación, renuncia o cese de don
Percy Vásquez Correa, con los que se acredita que la actora fue contratada para que
desempeñe las funciones de Secretaria Judicial, supliendo a la mencionada. Obran
también de fojas 9 a 11 los memorandos, mediante las cuales se dispone la rotación de
la demandante al Juzgado Mixto de la Provincia San Marcos, en reemplazo del
Secretario judicial Rufino Vásquez Hidrogo, al Juzgado de Paz Letrado de San Miguel
y al Juzgado Especializado Penal de la Provincia de Celendín en reemplazo de don
Roberto Carlos Fernández Rodríguez, y de fojas 18 al 28 corren las boletas de pago, con
las que se acredita que la demandante cobraba sus remuneraciones en forma mensual.
Según se advierte los contratos de trabajo a que se hace referencia en el fundamento 5,
supra, han sido celebrados en la modalidad de contratos de suplencia; modalidad
contractual regulada por el artículo 61 del citado Texto Único Ordenado de la Ley de
Productividad y Competitividad Laboral en los siguientes términos:
“Contrato de Suplencia
Artículo 61.- El contrato accidental de suplencia es aquel celebrado entre un
empleador y un trabajador con el objeto que este sustituya a un trabajador estable
de la empresa, cuyo vínculo laboral se encuentre suspendido por alguna causa
justificada prevista en la legislación vigente, o por efecto de disposiciones
convencionales aplicables en el centro de trabajo. Su duración será la que resulte
necesaria según las circunstancias.
En tal caso el empleador deberá reservar el puesto a su titular, quien conserva su
derecho de readmisión en la empresa, operando con su reincorporación oportuna
la extinción del contrato de suplencia.
En esta modalidad de contrato se encuentran comprendidas las coberturas de
puestos de trabajo estable, cuyo titular por razones de orden administrativo debe
desarrollar temporalmente otras labores en el mismo centro de trabajo.”
6.
En el caso de autos, en la cláusula cuarta del contrato de naturaleza accidental
obrante de fojas 3 a 8 se menciona que es para suplir al trabajador estable don Percy
Vásquez Correa, por lo que la demandada no debió rotar a la demandante a otros
juzgados, para que reemplace a otros Secretarios de Juzgados, de lo que se concluye que
la empleadora ha simulado el contrato sujeto a modalidad para encubrir uno de plazo
indeterminado.
7.
En consecuencia, el contrato de trabajo del recurrente se convirtió en un contrato
de trabajo de duración indeterminada, por haberse celebrado con simulación,
habiéndose configurado la causal de desnaturalización prevista en el inciso d) del
artículo 77º del Decreto Supremo N.º 003-97-TR. Por consiguiente, la recurrente no
podía ser despedido sino por causa justa, pese a lo cual fue despedida sin expresarle
causa relacionada con su conducta o capacidad laboral, afectándose sus derechos
constitucionales al trabajo, a la protección contra el despido arbitrario y al debido
proceso; por tanto, debe estimarse la demanda.
8.
En la medida en que, en este caso, se ha acreditado que la emplazada vulneró el
derecho constitucional de la demandante al trabajo, corresponde, de conformidad con el
artículo 56º del Código Procesal Constitucional, que asuma los costos procesales, los
cuales deberán ser liquidados en la etapa de ejecución de la presente sentencia.
Por estos fundamentos, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la
Constitución Política del Perú
HA RESUELTO
1.
Declarar FUNDADA la demanda de amparo por haberse acreditado la
vulneración del derecho al trabajo; en consecuencia, nulo el despido incausado en
agravio de la demandante.
2.
Ordenar al Presidente de la Corte Superior de Justicia de Cajamarca que reponga
a doña Bárbara Ingrit Castro Escobedo en el puesto que desempeñaba antes de su cese o
en uno de igual categoría; con el abono de los costos procesales en la etapa de ejecución
de sentencia.
Publíquese y notifíquese.
SS.
LANDA ARROYO
CALLE HAYEN
ÁLVAREZ MIRANDA
¿Cuándo se pueden utilizar los contratos temporales por necesidades del mercado?
El Tribunal Constitucional (TC) ha precisado cuáles son las condiciones para la
celebración del contrato a plazo fijo por necesidades del mercado, a raíz de un
proceso judicial de amparo en el que un trabajador reclamó la desnaturalización
de dicho contrato.
El trabajador se considera víctima de un despido incausado porque ha laborado de
manera ininterrumpida, bajo un contrato de trabajo sujeto a modalidad por necesidades
de mercado, desde el 2 de enero de 2004 hasta el 19 de diciembre de 2008, fecha en que
la empresa demandada le notificó la decisión de dar por terminados sus servicios.
Agrega el trabajador que el referido contrato se desnaturalizó en tanto que las labores
realizadas fueron de naturaleza permanente.
El TC señala que para la celebración del contrato de trabajo por necesidades del
mercado debe existir una causa objetiva de carácter temporal, ocasional o transitoria,
que implique para la empresa una necesidad de aumentar su productividad. Por tal
motivo, deberá precisarse en cada caso en qué consiste la variación coyuntural en la
demanda del mercado que genera la necesidad temporal de contratación y que no puede
satisfacerse con el personal permanente.
En el caso concreto, el TC señala que la labor que desarrollaba el demandante
(preparación de muestras en el área de Geología) se sujetaba las variaciones que
experimentaba la cotización internacional del oro, lo que ha determinado que el
empleador se vea en la necesidad de incrementar su nivel de producción en razón de esa
favorable coyuntura. Por tal razón, el uso de la mencionada modalidad contractual
obedecería a una causa objetiva de carácter temporal explícita y realmente coyuntural o
circunstancial. Por estos motivos, el TC declaró infundada la demanda de amparo dado
que la empresa utilizó válidamente el contrato temporal por necesidades de mercado.
Puede acceder al texto competo de la sentencia comentada en el vínculo siguiente:
http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2010/04157-2009-AA.html
EXP. N.° 04157-2009-PA/TC
CAJAMARCA
ROBERTO MENDOZA
VARGAS
SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
En Lima, a los 22 días del mes de abril de 2010, la Sala Segunda del Tribunal
Constitucional, integrada por los magistrados Mesía Ramírez, Beaumont Callirgos y Eto
Cruz, pronuncia la siguiente sentencia
ASUNTO
Recurso de agravio constitucional interpuesto por don Roberto Mendoza Vargas contra
la sentencia expedida por la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Cajamarca, de
fojas 384, su fecha 7 de julio de 2009, que declaró infundada la demanda de amparo de
autos.
ANTECEDENTES
Con fecha 21 de enero de 2009, el recurrente interpone demanda de amparo contra la
empresa Minera Yanacocha S.R.L., solicitando que se deje sin efecto el despido
incausado del cual fue objeto y se disponga su inmediata reposición en el mismo puesto
de trabajo que desempeñaba, como Preparador de Muestras en el área de Geología,
considerando que se han vulnerado sus derechos al debido proceso, al trabajo y a la
protección contra el despido arbitrario. Manifiesta haber laborado de manera
ininterrumpida, bajo un contrato de trabajo sujeto a modalidad por necesidad de
mercado, desde el 2 de enero de 2004 hasta el 19 de diciembre de 2008, fecha en que se
le notificó la decisión anticipada de la emplazada de dar por terminados sus servicios.
Agrega que por haber realizado labores de naturaleza permanente y haberse dispuesto su
cese de manera anticipada y sin justificación alguna, se ha desnaturalizado su contrato
de trabajo y, por lo tanto, éste debe ser considerado como de duración indeterminada.
La emplazada contesta la demanda solicitando que se la declare infundada. Refiere que
el contrato suscrito con el demandante no se ha desnaturalizado, pues éste no ha
laborado después del vencimiento del contrato, ni prestó servicios por más de 5 años,
por lo que no se cumple el supuesto previsto en el literal a) del artículo 77 de la Ley de
Productividad y Competitividad Laboral.
El Sétimo Juzgado Especializado Civil de Cajamarca, con fecha 17 de abril de 2009,
declara infundada la demanda, considerando que el demandante no ha probado la
desnaturalización de sus contratos de trabajo.
La Sala Superior competente confirma apelada, por el mismo fundamento.
FUNDAMENTOS
Procedencia de la demanda
1. En atención a los criterios de procedibilidad de las demandas de amparo relativas a
la materia laboral individual privada, establecidos en los fundamentos 7 a 20 de la STC
0206-2005-PA/TC, que constituyen precedente vinculante en virtud de lo dispuesto en
el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Constitucional, este Tribunal
considera que, en el presente caso, corresponde evaluar si el demandante ha sido objeto
de un despido arbitrario.
Delimitación del petitorio
2. En el presente caso, el recurrente pretende que se lo reincorpore en su puesto de
trabajo como Preparador de Muestras en el Área de Geología, alegando haber sido
objeto de un despido arbitrario. Refiere que se ha desnaturalizado sus contratos de
trabajo en la medida en que se ha encubierto una relación laboral que por la naturaleza
de los servicios prestados (actividades ordinarias y permanentes), debe ser considerada a
plazo indeterminado, así como por el hecho de que éste continuó laborando aun cuando
no había suscrito contrato alguno.
Análisis de la controversia
3. El contrato de trabajo por necesidades del mercado es de duración determinada, ya
que tiene como elemento justificante para su celebración la existencia de una causa
objetiva de carácter temporal, ocasional o transitoria que implica una necesidad de la
empresa de aumentar su productividad; esto es, que para determinar su celebración se
deberá precisar en qué consiste la variación coyuntural en la demanda del mercado que
genere una necesidad temporal de contratación de personal, por no poder satisfacerse
aquella variación con su personal permanente, pudiendo desempeñarse incluso labores
ordinarias o propias del empleador, de conformidad con el artículo 58º del Decreto
Supremo N.º 003-97-TR.
4.
Del Contrato Individual de Naturaleza Temporal por Necesidades de Mercado (f.
3) se establece que el demandante fue contratado para desempeñar labores de
Preparador de Muestras en el área de Geología, ya que “La variación que viene
experimentando la cotización internacional del oro, ha determinado que el empleador se
vea en la necesidad de incrementar su nivel de producción en razón de esa favorable
cuyuntura, lo cual hace necesario aumentar la producción por un período temporal”.
5.
Siendo ello así, al haber justificado la emplazada que la utilización de la
mencionada modalidad contractual es la existencia de una causa objetiva de carácter
temporal, ésta ha cumplido con la obligación de explicitar en qué sentido el supuesto
incremento de actividades es realmente coyuntural o circunstancial y no permanente;
por consiguiente, no se puede concluir que la emplazada hubiese contratado al
recurrente utilizado inválidamente esta modalidad contractual.
6. En consecuencia, al no advertirse la vulneración del derecho al trabajo, no procede
estimar la presente demanda.
Por estas consideraciones, el Tribunal Constitucional, con la autoridad que le confiere la
Constitución Política del Perú
HA RESUELTO
Declarar INFUNDADA la demanda de amparo porque no se ha acreditado la
vulneración del derecho al trabajo
Publíquese y notifíquese.
SS.
MESÍA RAMÍREZ
BEAUMONT CALLIRGOS
ETO CRUZ
Descargar

Tribunal Constitucional: Es trabajador aquel que presta servicios

EXAMEN DERECHO CONSTITUCIONAL I, JUNIO 2007:

EXAMEN DERECHO CONSTITUCIONAL I, JUNIO 2007:

LegislaciónDerecho constitucionalTribunal Constitucional

Acceso a archivos y registros administrativos

Acceso a archivos y registros administrativos

Derecho AdministrativoOrganización archivística administrativaMestre DelgadoTransparencia de actuación administrativa

FORMACIÓN CÍVICA Y ÉTICA NOMBRE DEL ALUMNO:_______________________________________________________________

FORMACIÓN CÍVICA Y ÉTICA NOMBRE DEL ALUMNO:_______________________________________________________________

Historia moderna y contemporánea mexicanaFormación cívica y éticaPersonajes históricosAcontecimientosInstituciones

Garantías de los derechos fundamentales

Garantías de los derechos fundamentales

Derecho Constitucional españolEstado de excepción, alarma y sitioSuspensión libertades

Libertad de empresa en España

Libertad de empresa en España

EmpresasPrincipios constitucionalesDerecho Laboral españolDespido trabajadoresReserva estatal

Tema 3 LIBERTADES QUE COMPRENDE 3.1. Los derechos de la comunicación social.−

Tema 3 LIBERTADES QUE COMPRENDE 3.1. Los derechos de la comunicación social.−

Constitución españolaMedios de comunicaciónLibertadesLibre expresiónPeriodismoUsuariosComunicación socialConsumidores

Administración Pública y derechos fundamentales

Administración Pública y derechos fundamentales

Tutela judicial del derechoAplicación directa de la Constitución por las Administraciones