Lectio divina
Fuente: DABAR
====================================================================
INMACULADA CONCEPCIÓN. Ciclo ‘C’. 8 de Diciembre de 2012
Gn 3, 9-15; Ef 1, 3-6. 11.12; Lc 1, 26-38
1. Oración inicial
«Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra».- Señor también
quiero yo ser tu esclavo/a. Amén. ¡Que así sea!
2. Lectura comprensiva: LUCAS 1, 26-38
En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret,
a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba
María. El ángel, entrando a su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».
Ella se turbó ante estas palabras, y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: «No temas,
María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le
pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono
de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin». Y María
dijo al ángel: « ¿Cómo será eso, pues no conozco varón?» El ángel le contestó: «El Espíritu Santo
vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se
llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo,
y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible. María
contestó: «Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra». Y la dejó el ángel.
3. Comentario bíblico:
a. Aclaraciones al texto
V.26 Ángel. Término de origen griego con el significado de mensajero.
V.27 Desposada. Comprometida matrimonialmente, pero sin haber celebrado aún la boda, que era
el comienzo de la cohabitación. El compromiso matrimonial era vinculante para las partes, hasta el
punto de que su ruptura era legalmente equivalente al divorcio. La duración de los desposorios solía
ser de un año. Es durante ese tiempo cuando María concibió por obra del Espíritu Santo.
V.28 Llena de gracia. Favorecida, destinataria del favor divino. El Señor está contigo. Expresión
de ayuda y protección divinas.
V.30 Has encontrado gracia ante Dios. Hebraísmo: Dios te ha concedido su favor; tienes el
beneplácito divino.
V.32 Se llamará Hijo del Altísimo. V.35 Se llamará hijo de Dios. Llamarse, es decir, ser
reconocido como. Reconocimiento de una relación estrecha y única entre Jesús y Dios.
V.34 Conocer varón. Eufemismo hebreo: tener relaciones conyugales. ¿Cómo será eso, pues no
conozco varón? María expresa espontáneamente una perplejidad. Sus palabras son la confesión de
quien se sabe virgen. ¡Cómo voy a ser madre si soy virgen!
V.35 La Fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra. Frase inspirada en Éxodo 40,34-38, en
referencia a la Nube y la Gloria del Señor, que envolvían la Tienda del Encuentro. Nube-Gloria:
símbolos de la Presencia y del Poder de Dios.
V.38 Esclava del Señor. La expresión no denota ni connota situación sociológica, sino actitud de
apertura y de disponibilidad. El término esclavo es de tradición inveterada en la Biblia, con origen en
los días constituyentes en los que el pueblo judío pasó de ser esclavo a ser libre. El pueblo judío se
autodefinió esclavo de Dios, el Señor que lo había liberado de la esclavitud. Esclavo del Señor es
título de libertad, título de agradecimiento emocionado al Dios liberador.
b. Texto
Los dos primeros versículos sitúan la escena y sus protagonistas: Dios y María. Gabriel no es sino
intermediario del Invisible.
1
Así lo entiende María, a tenor de su reacción, mezcla de desconcierto y de miedo (v.29). Reacción
característica del ser humano cuando el ser divino se le hace real e incontrovertiblemente presente. La
presencia de Dios sorprende, impone, anonada, deja sin habla. No temas. No tengas miedo a Dios.
Liberada del miedo que le ha provocado la presencia de Dios, María sólo oye propuestas inauditas
e imposibles: concepción en su situación legal de desposada (v.31), lo que su hijo va a ser (vs.32-33),
la manera de concebir (v.35). La propia garantía de credibilidad que el ángel le ofrece, el embarazo de
una mujer con muchos años, es igualmente inaudita (v.36). De ahí la perplejidad de María (vs. 29 y
34).
Para Dios nada hay imposible. Últimas palabras de Gabriel a María (v.37). Propuestas
imposibles a los ojos humanos pero no a los ojos de Dios.
Aquí está la esclava del Señor. María se fía de Dios, acepta las propuestas de Dios, la insondable
capacidad de actuación de Dios y le ofrece a Dios su total disponibilidad.
4. Meditación:
Es tarea harto ardua verbalizar el misterio. Pero, de ahí a negar realidad al misterio media un
abismo, el que separa a la razón de la sinrazón.
El misterio no es algo, sino alguien. El misterio es Dios, y desde hace algo más de dos mil años
Dios tiene rostro humano y se llama Jesús. Dios no permaneció en sí mismo: salió de sí mismo, se
unió de una forma tan radical con el hombre Jesús, que este hombre Jesús es Dios. En Jesús no nace
solamente un hombre que tiene que ver con Dios, en él nace Dios en la tierra.
Ello fue humanamente posible, pudo ser así gracias a María: ella fue humilde ante Dios y se fió
por entero de Él. ¿Qué tiene de extraño que aconteciera en ella lo absolutamente maravilloso que
realmente aconteció? ¡No tengamos miedo de Dios!
Tengamos más bien miedo a la autoafirmación humana orgullosa y excluyente de Dios. Es este
orgullo el que termina por destruir al hombre, a la vez que excluye la posibilidad de que pueda
hacerse posible lo humanamente imposible.
Tengamos la humildad de decirle a Dios que cuente con nosotros para hacer posible lo imposible.
Demos gracias a María por su lección de humildad.
Preguntas y cuestiones
La devoción a María está, muchas veces, contaminada con relatos y referencias portentosas que
la alejan de nuestra condición humana y parecen convertirla en una diosa de la mitología. Todos sus
títulos y advocaciones deben entenderse desde la experiencia de una humanidad vivida con crudeza,
realismo y drama. Dios no la libró de vivir la vida tal y como es, al contrario, le añadió el
sufrimiento patético de ver a su Hijo en las condiciones en que lo vio y lo acompañó. Sólo desde allí
podemos entender su grandeza, porque lo vivió con una enorme confianza en el Dios que le pidió
colaboración.
¿Cuál es nuestra forma de relación con María? ¿Cuáles son las peticiones que le dirigimos?
¿Cuál el grado de identificación con ella? ¿Somos capaces de aceptar la voluntad de Dios como
ella?
5. Contemplación:
“La Madre de Dios es el modelo de la Iglesia en el orden de la fe, de la caridad y de la perfecta
unión con Cristo”. “Para Dios nada es imposible”
6, Oración:
Dios que eres como los padres, lleno de generosidad pero exigente con la responsabilidad que
nos construye como personas, a María le pediste colaboración y su respuesta le llevó a unos niveles
de responsabilidad que se compensaron con la relación familiar que le diste. Haznos vivir así
nuestra relación contigo, para que no veamos la religión como conjunto de obligaciones sino como
la alegría de pertenecer a tu familia y sabernos perdonados de antemano.
2
3
Descargar

lectio divina inmaculada