La Violación
Michel Foucault.- Tengo ahora otro problema. Que se refiere al mismo dominio que me
gustaría que discutir.
Mi pregunta es ésta. Hay actualmente en Francia una comisión de reforma del derecho penal.
Que funciona de hacerse a varios meses (con la hipótesis de un cambio de gobierno) y ha
tomado decisiones sin importancia hasta ahora. Sorprendentemente, decidieron
telefonearme. Y me dijeron: estamos estudiando el capítulo de la legislación sobre la
sexualidad. Estamos muy preocupados y quisiéramos saber usted que piensa respecto... Yo les
pregunté por las cuestiones que querían plantear y me enviaron unas preguntas que ha
recibido esta mañana.
En todo lo que concierne a la legislación sobre filmes, libros, etc., no hay problema. Creo que
se puede afirmar en principio que la sexualidad no pide ningún tipo de legislación, sea cual sea.
Bien. Pero hay dos dominios que son problemáticos para mí. La violación y el de los niños.
¿Que debe decirse a propósito de la violación?
David Cooper.-- Es lo más difícil…
Michel Foucault.- Siempre puede uno sostener el discurso teórico que consiste en decir: en
cualquier caso la sexualidad no puede ser nunca objeto de castigo. Y cuando se castiga la
violación, debe castigarse exclusivamente la violencia física. Y decir que no es sino agresión y
nada más: que se plantee el puño en el rostro de alguien, o su pene en el sexo es
absolutamente igual. Pero, en primer lugar, no estoy seguro de que las mujeres estén de
acuerdo.
Marina Zecca-. No demasiado, no. En absoluto, incluso.
Michel Foucault.- Así pues, admitís que hay un delito propiamente sexual.
Zecca-. ¡Ah!, si.
Marie Odile Faye.-. Con todas las niñas que han sido heridas en un jardín público, en el metro,
en todas estas experiencias de la vida cotidiana, a los ocho, 10, 12 años: tan traumatizantes...
Jean- Pierre Faye.- Pero ¿no es esto "violación psíquica", y no violencia?
Michel Foucault.-. ¿Habla usted de él exhibicionismo?
Marie Odile Faye.- Si, pero sí en aquel momento no hay transeúntes, gente que aparece o
interviene, lo uno lleva a lo otro-y esto pasa todos los días, en los solares, etc.. Y es algo muy
diferente a recibir dos bofetadas por un adulto.
Michel Foucault.-. Discutí sobre esto hace con un magistrado del sindicato de magistratura.
Que me dijo: No hay razón para penalizar la violación. La violación podría estar fuera de la
penalidad. Debe hacerse de ella un hecho de responsabilidad civil, simplemente: daños y
perjuicios. ¿Qué piensan de esto? Digo: ustedes, las mujeres... porque en este campo los
hombres, desgraciadamente, quizás tiene una experiencia mucho menos insistente.
Marina Zecca.-. No consigo situarme en el plano de la legislación y del castigo, es esto lo que
me molesta.
Jean Pierre Faye.- Por un lado, en nombre de la liberación de la mujer, estamos contra la
violación. Y en nombre de la anti represión ¿Estamos a la inversa?
David Cooper.-. Se debería inventar un "crimen otro". Un solo crimen. (Un poco como en
China, donde toda la criminalidad queda reducida a 15 puntos...) un crimen que sería el norespeto al derecho del otro a decir no. Un crimen sin castigo, pero que remita a una educación
política... Dejando de lado el caso de las lesiones en la violación.
Marie Odile Faye.- En este nuevo clima, en el que la sexualidad debe ser libremente
consentida, es evidente que la violación es su "contrario".
Jean-Pierre Faye.- Tiene incluso un aspecto represivo... pero ¿cómo pensar la represión de la
violación?
Michel Foucault.- Sus respuestas, Marie-Odiel y Marina, es muy clara; cuando he dicho: se
puede considerar como una violencia, eventualmente más grave pero del mismo tipo que te
dan un puñetazo en la cara a alguien. Sus respuestas han sido inmediatas: no, es una cosa muy
diferente. Algo más grave que un puñetazo.
Marine Zecca.- ¡Ah!, no.
Michel Foucault.-. Y entonces, esto plantea unos problemas. Nos lleva decir esto: la sexualidad
como tal tienen el cuerpo un lugar preponderante, el sexo no es una mano, no es lo mismo
que los cabellos, no es como la nariz. Hay que protegerlo, pues, rodearlo, en cualquier caso
conferirle una legislación que no sea la que vale para el resto del cuerpo.
Marina Zecca.- Yo pensaba más específicamente en el caso de los niños. Pero lo que se ejerce
sobre los niños no es ya un acto sexual creo: es verdaderamente una violencia física.
David Cooper.- La violación no es orgásmica. Es una especie de masturbación rápida en el
cuerpo del otro. No es sexual. Es una lesión
Marina Zecca.- Es lo que quería decir: ya no se trata de sexualidad, entramos en otro campo, el
de la violencia física.
Michel Foucault.- Pero ¿no da la razón con esto a lo que yo decía? No se trata de la sexualidad,
se castigará la violencia física, pero sin hacer intervenir el hecho de que la sexualidad esté en
causa. Me perdonaran que insista. Vuestra reacción era, al contrario, decir: es completamente
diferente, no es lo mismo que un puñetazo en la cara.
Marina Zecca.- Depende el punto de vista, es muy difícil de analizar. Si me planteó la cuestión
con una distancia, considero que es una violencia física. Porque pienso en un niño. Pero pienso
también que verdaderamente un traumatismo.
Marie Odile Faye.- Se habla mucho en este momento del derecho al placer. Precisamente por
ello, no se le puede quitar a un ser por este medio...
Jean Pierre Faye.- Se trata, pues, de una lesión que puede lastimar la sexualidad misma.
Marie Odile Faye.- En Chile, en los barrios de chabolas, las poblaciones, en condiciones de
vivienda espantosas en que están (terriblemente agravadas desde la junta [Pinochet]), existen
frecuentes casos de violaciones de niñas de ocho-nueve años por los padres, los hermanos. Se
ven niños que han enfermado completamente, como en la India a causa del matrimonio entre
niños.
Jean Pierre Faye.- Si se piensa en términos de lesión, su singularidad es que es futura.
Michel Foucault.- No se podría decir respecto este tema-como, por ejemplo, como se atribuye
la frigidez de una mujer (o eventualmente a la sexualidad de un hombre) al traumatismo de la
violación, o incluso a una experiencia insistente de exhibicionismo- ¿No se puede admitir que
se hace jugar a la violación el papel del Edipo en los psicoanálisis fáciles?
Jean Pierre Faye.- En el transcurso un debate de Shakespeare and Co, Kate Millet explicó
públicamente que en París fue violada gravemente por violación síquica... contó todos los
detalles: en un café, el violador psíquico se sentaba la mesa de al lado, cuando ella cambiaba
de café le seguía y se sentaba otra vez a su lado...
Me contaron un ejemplo más inquietante aún. Una niña de ocho años violada por un joven
obrero agrícola de 28 años, en una granja. Ella cree que el hombre la quiere matar, le rompe
sus vestidos. Vuelve a casa -su padre médico, cardiólogo, y a la vez interesado por Reich [
Wilheim, psicoanalista freudiano, marxista]: de ahí la contradicción. Ve volver a casa a la niña
que no dice nada. Permanece completamente muda, durante varios meses, tiene fiebre. Sigue
sin decir nada, por principio. Al cabo de varios días, sin embargo, deja ver que está herida,
corporalmente. Le curan el desgarro, suturan la herida. Como médico y reichiano ¿Denunciará
el caso? Se limita hablar con el jornalero, antes de que se vaya. No se desencadena ninguna
acción judicial. Hablan y se olvida el asunto. Pero la historia acaba con la descripción de una
dificultad psíquica inmensa al nivel de la sexualidad, más tarde. Lo que no es verificable sino
cerca de 10 años después [situación que recayó sobre la niña]. Es muy difícil pensar algo con
respecto esto, al nivel jurídico. Ya no es fácil a nivel psíquico,mientras parece fácil al nivel del
cuerpo.
Michel Foucault.- Dicho de otro modo ¿Hay que dar una especificidad jurídica al atentado
físico que tiene por objeto el sexo? Éste es el problema.
Jean Pierre Faye.- Hay una lesión que es a la vez corporal, como un puñetazo en la nariz, y a la
vez anticipa una lesión psíquica-entre comillas-, quizás no irreversible, pero que es muy difícil
medir. Al nivel de la responsabilidad civil, es delicado medir el daño. Al nivel de la
responsabilidad penal ¿Qué posición puede tomar un partidario de Reich? ¿Puede
denunciarlo, intentar una acción represiva?
Michel Foucault.- Pero, ustedes, en tanto mujeres, chocan con la idea de que se diga: la
violación entra dentro de las violencias físicas y debe simplemente ser tratada como tal.
Marie Odile Faye.- Sobre todo cuando se trata de niños, de niñas.
David Cooper.-. En el caso de Román Polanski, en Estados Unidos., se trataba de sexualidad
oral, anal y vaginal con una chica de 13 años, y la chica no parecía traumatizada. Telefoneó a
una amiga para contárselo pero la hermana la escuchó detrás de la puerta, y se puso en
marcha todo el proceso contra Polanski. Allí no hubo lesiones, el traumatismo tiene su origen
en las formaciones ideales, sociales. Parece ser que la chica gozó con sus experiencias.
[Estos datos y varios más están en los testimonios de la “joven” en un reciente filme “Polanski
Wanted and Desired” (Polanski, Buscado y Deseado); la hermana contó lo que ella escuchó a
la madre y la madre puso en marcha una denuncia. Ese filme ¿será proyectado en los cines?]
Michel Foucault.-Por lo visto consintió. Y esto me lleva a la segunda cuestión que quería
plantear. La violación, a pesar de todo, puede delimitarse bastante fácil no sólo como no
consentimiento, sino como rechazo físico al acceso.
Al contrario, el problema se plantea tanto para los niños como para las niñas-ya que la
violación cuando se trata de niños es algo que no tiene existencia legal- cuando se trata de
seducción, el problema del niño seducido. O que trata de seducir. ¿Es posible pedirle un
legislador que diga: con un niño que consiente, con un niño que no rechaza, se pueden tener
no importa qué forma de relaciones. Esto no atañe para nada la ley?
David Cooper.-. Una digresión: hace dos años, en Inglaterra, 5 mujeres fueron condenadas creo que con la sentencia en suspenso- por la violación de un hombre ¿No es éste el paraíso
para muchos hombres?
Marie Odile Faye.- Mientras se trata de niños entre ellos se finge que no se les ve…Cuando un
adulto entra en juego, ya no hay igualdad o equilibrio de descubrimientos y
responsabilidades. Hay una desigualdad... difícil de definir.
Michel Foucault.- Me atrevería a decir: desde el momento en que el niño no rechaza, no hay
ninguna razón para castigar nada. Pero lo que me sorprendió es que ayer hablando de ello con
los miembros del Sindicato de Magistratura, uno de ellos tomaba posiciones muy radicales: es
aquel que decía precisamente que la violación no debía ser penalizada como violación, que era
simplemente una violencia. A propósito de los niños empezó a tomar una posición igualmente
muy radical. Pero en un momento dado se sobresaltó y dijo: ¡Ah, debo decir que si viera a
alguien que la toma con mis hijos...!
Además, encontramos el caso del adulto que tiene una relación de autoridad con el niño. Sea
como padre, como tutor, como profesor o como médico. Me atrevería decir al respecto: no es
verdad que uno pueda obtener un niño lo que éste no quiere realmente, por efecto de la
autoridad. Y sin embargo, está el problema importante de los padres, del padrastro
especialmente frecuente.
Descargar

La Violación

AgresiónPsicologíaManifestacionesViolaciónDesarrollo afectivoPropuestas de soluciónEnsayoVíctima

Dispositivos de poder dentro de la escuela

Dispositivos de poder dentro de la escuela

CastigoVigilanciaObedienciaAutoridad escolarMichell FoucaultEnseñanza

La microfísica del poder; Michel Foucault

La microfísica del poder; Michel Foucault

ResistenciaFilósofos franceses del siglo XXFilosofía francesaDominación

DHERECHOS HUMANOS: ¿LIBERTAD, IGUALDAD?

DHERECHOS HUMANOS: ¿LIBERTAD, IGUALDAD?

ONU (Organización de las Naciones Unidas)Declaración Universal de Derechos HumanosViolaciónLibertadChilePrincipios éticosIgualdadDerecho Natural

Foucault

Foucault

LenguajeFilosofíaSemióticaGlobalizaciónPensamiento

Historia de la sexualidad

Historia de la sexualidad

SexologíaHeideggerCensuraAnálisis genealógicoMichel FoucaultPeriferias alegalesCírculo hermeneúticoDesublimación sobrerrepresiva