Derej HaShalom El Camino de Paz
Parashah; Ajarey Mot “Después De la muerte” y Kedoshim ( Santos)
Toráh: Levíticos 16:1 – 18:30- 20;27 Ezekiel 20:1-20 - Amos 9;7-15
1Cor, 6;9-20 Juan 7:1–10:21 "El Señor habló a Moisés después de la muerte de los dos hijos de Aarón, cuando se acercaron a la presencia del SEÑOR y murieron. ." (Levítico 16:01)
Las dos parashás de la semana pasada, Tazria-­‐Metzora, discutieron las leyes de tumah y taharah, pureza ritual y impureza. Esta doble porción semanal de la Escritura comienza con las advertencias de Dios acerca de entrar en el Kadosh hakedoshim ( Santo de los Santos ) después de la muerte ( Ajarei mot ) de Nadab y Abiú, hijos de Aarón, que perecieron cuando trajeron " fuego extraño " delante de Adonai . En esta Parasha , parece que el Señor está tratando de evitar más " muertes accidentales. Durante este tiempo, el Santo de los Santos se colocó detrás de una cortina o velo grueso y pesado frente al propiciatorio en el Arca, allí el Señor se le apareció en una nube : Con el fin de ministrar delante del Señor en este día sagrado, Aarón primero se sumergió en la mikve (purificación ritual en agua). Antes de que él trajera el ketoret (ofrenda de incienso) en el Santo de los Santos, el cuarto que estaba en el interior del Santuario, se vistió con ropa de lino blanca y simple , que representa pureza y humildad, apropiada para este día sagrado, en lugar de sus resplandecientes vestiduras de oro . No cualquiera podía entrar en este santuario más íntimo, sólo el Sumo Sacerdote (Cohen Gadol) e incluso sólo un día al año en el Día de la Expiación (Yom Kippur). El sacrificio de sangre
`Porque la vida de la carne está en la sangre, y yo os la he dado sobre el altar para hacer expiación por
sus almas; porque es la sangre, la razón de la vida, la que borra sus pecados. "(Levítico 17:11)
La parashá de esta semana revela que sólo un sacrificio de sangre puede borrar el pecado.
Esta
expiación fue prefigurada en Egipto, cuando los esclavos israelitas aplicaron la sangre del cordero en
los lados y parte superior de los marcos de las puertas de sus casas, de acuerdo a las instrucciones de
Dios a través de Moisés, para que el juicio de Dios pasará de largo.
"
Pues el SEÑOR pasará para herir a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos
postes de la puerta, el SEÑOR pasará de largo aquella puerta, y no permitirá que el ángel destructor
entre en vuestras casas para herirlos "(Éxodo 12: 23).
Esa sangre derramada del cordero represento una figura profetica de la expiación perfecta realizada por
el Mesías Yeshua-Cristo Jesus, el Cordero de Dios que fue inmolado. Su sangre ahora protege a
aquellos que creen en Él de la ira de Dios y de su juicio.
"Juan [Yojanán] vio a Yeshúa] [que venía hacia él y les dijo: 'Miren, el Cordero de Dios, que
quita el pecado del mundo! '"(Juan 1:29)
"Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados;
el castigo de nuestra
paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros
sanados ... El Señor YHVH cargó sobre él la
iniquidad-pecado de todos nosotros. "(Isaías 53:5-6)
1 Han pasado casi 2000 años, que el Templo fue destruido y por lo tanto no se han ofrecido los
sacrificios de sangre. Sin embargo, nosotros, los que creemos que Yeshua cumplió la profecía
mesiánica de Isaías 53, podemos estar seguros de que Yeshua, el Mesías sufriente, fue la provisión de
Dios para la expiación por la sangre de toda la humanidad.
Amen
Confianza Santa
"Ciertamente no hay hombre justo en la tierra que haga el bien y nunca peque.. "(Eclesiastés
7:20)
Durante los últimos 2000 años, los judíos han sido instruidos por los rabinos y creen que los
sacrificios del Templo han sido reemplazados con la oración (tefilá), arrepentimiento
(t'shuvah), y por la caridad (tzedaká).
A pesar de la expectativa de confianza en el día más
sagrado del año (Yom Kippur) día del perdon, de que todo será perdonado, los rabinos saben
de que todo hombre nesecita la expiación por sus pecados.
Hay una historia registrada en el Talmud (Berajot 28) en el que uno de los más distinguidos
discípulos de Hillel, Yohanan ben Zakai, se estaba muriendo. Algunos años después de la
destrucción del Templo, los discípulos de este importante líder se reunieron alrededor de él
mientras yacía en su lecho de muerte y lo encontraron llorando.
Ellos le preguntaron: "Rabí, tú
eres la luz de Israel, el pilar sobre el cual
inclinarse, el martillo que aplasta toda herejía. ¿Por
qué lloras? "
Este sabio del Segundo Templo confesó a sus discípulos que él estaba llorando
porque él estaba a punto de comparecer ante el "Rey de Reyes, el Santo," y él no estaba seguro
si iba a terminar en el reino de Dios o el infierno!
Nosotros si estamos seguros de que, por nuestra fe en la sangre derramada en el sufrimiento del
Mesías Yeshua (Jesús), nuestros pecados estan cubiertos y nuestro destino será el Reino de
Elohim “Dios”.
Amen
¿Podemos ser santos?
"Habla a toda la asamblea de Israel y diles: 'Sed santos porque yo,
el Señor, tu Dios, Soy Santo
Kadosh"(Levítico 19: 2).
Los Kedoshim (los Santos) la segunda parashá de hoy, nos recuerda la importancia de la santida.
Los
Kedoshim, palabra que viene de la palabra hebrea kadosh, que significa sagrado, santificados, o
apartados.
Dios espera que su pueblo sea kadosh (santo) como El es, kadosh (santo).
"Busquen (Sigan) la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.
"(Hebreos 12:14)
La pregunta es obvia ¿cómo podemos ser santos?
Debemos ser capaces de ser santos, ya
que Dios nunca nos pide que hagamos algo que no podamos hacer.
Sabemos que somos santificados
por la fe en Yeshúa HaMashiaj (Jesus el Mesías), y que somos santificados por su sangre.
Pero, ¿cómo
se vive una vida santa, viviendola en práctica, día a día?
La Toráh: Una guía a la santidad
! Como siempre la repuesta la encontramos en su Santa Palabra, y
en lugar de recurrir a nuestra propia idea de lo que es una vida santa, debemos confiar en las
instruciones de Dios (Torah), en especial en los Diez Mandamientos, para conocer las normas de Dios
y la santidad.
2 Los primeros mandamientos dobles:, y guardar los Shabbats de Dios (dias de reposo)
honrar al
padre y a la madre.
La razón de que estos dos se encuentran al lado del otro, los rabinos explican, que Guardar el Shabat
es el primer paso para mantener una buena relación y vida espiritual
con Dios.
Y honrar a
nuestros padres es el primer paso hacia las bemdiciones de los bienes terrenales y en las
relaciones con nuestros semejantes.
De hecho, esta porción de la Toráh deja en claro que amar a Dios y amar nuestro prójimo es
fundamental para una vida santa.
Yeshua confirmó esto cuando le preguntaron que cuál es el
mandamiento más importante.
" Yeshua-­‐Jesús respondió: El más importante es: ``ESCUCHA, ISRAEL; EL SEÑOR NUESTRO DIOS, EL SEÑOR UNO ES; Y AMARAS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZON, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE, Y CON TODA TU FUERZA. El segundo es éste: ``AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO. No hay otro mandamiento mayor que éstos. " (Marcos 12: 29 -­‐ 31). Esta declaración de Yeshúa de ninguna manera borra los mandamientos, sino que los reafirma, por lo
tanto, simplemente hay que leer la Torah para descubrir que el amar a Dios y amar nuestro prójimo
como a nosotros mismos incluye lo siguiente:
• Ayudar a los pobres y necesitados;
• Salarios honestos por horas razonables;
• relaciones honorables;
• No hablar mal de los demas o hacer maldad;
• Tratar bien a los extranjeros o extraños;
• Moralidad sexual;
• Igualdad de justicia para ricos y pobres,
• Aborrecimiento de la idolatría. Entre muchos otros mas.
Piensen por un momento, Si tu amas a Dios, claro no adoraras otro que no sea El, si amas a tu
progimo, no le robaras nada ni le desearas su mujer ni nada que le pertenese, en otras palabras
si obedeces estos dos mandamientos, amando a Dios y tu progimo, todos los demas seran
demaciado facil de obedecer. Debemos Conducirnos en una vida Santa en un mundo lleno de
maldad.
"Sean ustedes santos, porque Yo, el SEÑOR, soy Santo, y los he apartado de los pueblos para que sean
Míos. "(Levítico 20: 26).
3 Durante los tiempos del Templo, el Cohen Gadol (Sumo Sacerdote) llevaba una corona en la frente que
llevaba las palabras "SANTO para el SEÑOR". YHVH KADOSH
Con cada movimiento, esta placa le recordaba que tenía que ser santo.
También debemos
recordar cuando realicemos cualquier tipo de negocio, en reuniones con extraños, compartiendo
con la familia y amigos, y sentados delante de la televisión o Internet, que hemos de ser Santos
en toda nuestra conducta.
"Pero así como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda
vuestra conducta, porque esta escrito: "Sean santos, porque Yo Soy Santo."
(1 Pedro 1:15-16)
Que todos podamos vivir una vida santa que de gloria al Señor.
“Baruj HaShem Bendito Es Su Nombre”
“Shabat Shalom”
Shabat, Mayo 2, 2015
Por su hermano Mayco Hernandez se autoriza la reproduccion gratitua de este
estudio.
4