Poesía Completa de Claudio Armando Gilardoni,
Escritor argentino (1961-)
-------------------------------------------------------------------(C)Copyright 1998-1999 by Claudio A. Gilardoni. All rights reserved.
-------------------------------------------------------------------***************************************************
SONETOS V (1997 - 1998)
por Claudio Armando Gilardoni
Indice de formas
Sonetos
alejandrinos 15
bastardos 9, 12
italianos 20
legítimos 1, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 10, 11, 13, 16, 17,
18, 19, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30
pareados 14
persas 2, 18
Indice de temas
Sonetos
amorosos 5, 8, 11, 19, 22, 24, 30
dedicados, de elogio 7, 17, 21
eróticos 10, 30
filosóficos 1, 2, 3, 4, 12, 13, 15, 16, 18, 20, 23, 25,
26, 27
humorísticos macabros y malditos 10, 21
infantiles 9
políticos, de denuncia 6, 9, 29
sobre personalidades 6, 14, 28, 29
Indice de primeros versos
1. Resuelto todo enigma de este mundo,
2. En busca de un oasis del desierto,
3. Sin esperanza alguna de futuro,
4. Medito, a la mitad de mi camino,
5. Despierto, percibiendo a una mujer,
6. Como un árbol vencido tras la tala,
7. Un médico humanista, un argentino
8. En parque Chacabuco, por la tarde,
9. Yo conocí una niña que es princesa,
10. Vi todo o casi todo en esta vida.
11. Yo deseo tu amor; en ti yo sueño.
12. Te prevengo, alfarero, que esa arcilla
13. Voy dejando mis huellas en la arena.
14. «Canta, diosa, la cólera de Aquiles,
15. Ignoro qué futuro me otorgará el destino.
16. Ya no engendran el Tiempo ni los Dioses.
17. Soñé que fui un jinete sin montura,
18. --De esta noche que en pétalos consiste,
19. Tras hacerte el amor, sobre tu pecho,
20. Medito a fin del año en mi existencia.
21. No se si cerca o lejos de mi ocaso,
22. Estaré liberado de una vez,
23. Cuerpo y mente invisibles, blanco hueso.
24. Girina, ¿soy infiel en el recuerdo?
25. Cargado voy de mí, de propia historia,
26. Se me ocurre gritar que estoy sediento,
27. Todo humano es el sueño de una sombra.
28. Relámpago en los Andes, rayo y trueno.
29. Yo soy don Amadís, noble guerrero
30. ¿Por siempre condenado al desvarío,
1. Sin alma que vender
Resuelto todo enigma de este mundo,
ya entregado a la paz del conocer,
admito estar sediento, en lo profundo,
de vida, de tiránico poder.
Admito el ansia fuerte de atraer
mil sórdidas mujeres, y circundo
el sueño de a Satán darle a vender
lo que sea... ¡Qué importa su Submundo!
Pero Satán es mito, igual que Dios.
Ni castigos infligen, ni placeres.
Hay cielo azul y tumba bajo tierra.
Así que, en lucidez, le digo adiós
a la venta del alma, siendo seres
de efímera materia que se entierra.
11-13.6.97
2. Oasis
Rima: aaba bbab ccdc dd
En busca de un oasis del desierto,
cabalgamos la arena a cielo abierto,
montado día y noche estos camellos
sobre la infinitud del blanco yerto.
Dormito en mi montura; sueño en bellos
rosedales de Arabia, en los cabellos
de una preciosa hurí, cual si despierto.
El Sol es disco rojo sin destellos.
Hay pétalos de nubes, y la Luna
amanece al crepúsculo, y acuna,
cual si niño, al jinete fatigado.
Me detengo en el lomo de una duna,
contemplando el silencio constelado
que devora al desierto, cual soñado.
14.6.97
3. Nostalgia
Sin esperanza alguna de futuro,
de persistencia eterna en este mundo,
me evado de la angustia, la circundo,
en la filosofía, gran conjuro.
Para nunca angustiarme, en lo profundo
de mi intelecto lúcido y maduro,
voy erigiendo un defensivo muro
con doctrina de estoico vagabundo...
Mas penetra Nostalgia, que es tristeza
por todo lo perdido: aquella Luna,
oceánica y nocturna; las auroras
de la ciudad de antaño; dulces horas
del amor respondido..., y esta cuna
que ha sido de un bebé que no regresa.
28.6.97
4. La meditación y el olvido
«Las veredas de mirtos seculares, hondas y
silenciosas, parecían caminos ideales que
convidaban a la meditación y el olvido...»
Ramón del Valle-Inclán, "Sonata de primavera"
Medito, a la mitad de mi camino,
en un banco de la Plaza Lezama,
sobre una centenaria y noble rama
caída del otoño, y su destino...
También soy, cual de un árbol, peregrino,
cual gajo de otro ser, que ni nos ama,
ni sueña con nosotros, que ni trama
las auroras o el cielo vespertino.
Crepuscular va yéndose, y silente,
otro ciclo solar. Se habrá extinguido
en un lapso contado, igual que el mío.
Sopeso aún la rama, ser durmiente
que hace poco murió, tal vez de frío...
Tras la meditación está el Olvido.
12-13.7.97
5. La lectora fantasma (*)
Despierto, percibiendo a una mujer,
lectora de estos versos que he creado;
aunque dudo que vuelva a aparecer,
siendo acaso un fantasma ayer soñado.
Daría carne viva por saber
de tu rostro y edad, de tu pasado;
si eres ángel, demonio, si es tu ser
de este mundo o de un otro indescifrado.
O propia criatura tal vez sea,
inspiración febril de un mal poeta...,
de aquella, luz del alba, que diluyes.
La oigo en mí cual si súcubo, no dea...
Si perfuma en tu mano una violeta,
¿por qué, aceptando el ramo, me rehuyes?
22.7.97 (3.25)
_______________________
(*) Ver mensaje a los foros INTERNET del 23.7.97,
a [email protected] y [email protected]
mafalda.math.indiana.edu.
6. En busca del «Che» Guevara (*)
Como un árbol vencido tras la tala,
me derrumbo, nocturno, sobre el lecho.
La jornada de obrero ha sido mala;
Miseria es la pareja del derecho.
Siento en la hondura etérea de mi pecho
un odio irresignable, pues la pala
que trabaja sol a sol no da derecho
ni a una cena de hombre; y el frío cala.
En breve dormiré, cual tronco macho
hachado de cansancio en propia tierra.
Los amos creen que dócil yo me agacho.
Reclutan terroristas en la sierra.
Me alistaré por balas, contra el dueño
de la Madre cautiva: el alma empeño.
23.7.97
______________________________
Ver mensaje a LITERATO, ARGENTINA-LITERARIA
y TALLER-LIT del 25.7.97
4. «Derecho» = «hombre honesto, recto».
9-10. De notar la aliteración «macho...hachado».
14. «Madre» en sentido de «Madre Patria», o «Madre
América». También medité el postrer endecasílabo así:
«..de la Madre América: el alma empeño.»
7. El médico de los parias (*)
(Homenaje al Dr. Esteban Laureano
Maradona)
Un médico humanista, un argentino
que en prócer transfigura la memoria.
Humilde entre los indios, su victoria
fue curar a los parias sin destino.
Entre pobres muy pobres fue su historia.
Con moral superior hizo el camino
de los grandes varones, que el Destino
rara vez pavimenta con la Gloria.
Don Esteban Laureano Maradona,
Usted merece el mármol sin olvido
de los grandes que hicieron Medicina.
Mi profundo respeto no perdona
a quienes silenciaron lo que ha sido
mientras vivía aún, en la Argentina.
4.7.97
___________________________
(*) Ver prosa adjunta al soneto, enviada
a los foros LITERATO, ARGENTINA-LITERARIA,
TALLER-LIT y LITERATURA (aunque en este
último la administradora juzgó que no era
asunto literario, filtrándolo.)
8. Todas las mujeres son mortales
En parque Chacabuco, por la tarde,
recuerdo, siendo anciano, a una pareja.
Ella es casi una niña, aun cobarde
ante el sexo, tabu cual férrea reja.
La adolescencia, breve, ya se aleja
de tu inhibida flor, que en llama arde.
No asume que será muy pronto vieja,
aunque de mí su castidad resguarde.
A la fragancia rosa de tu hechizo
restan noches, unos ciclos astrales.
Con el postrer invierno no habrá acuerdo.
Si ella viera lo que el futuro hizo
con su joven belleza... Te recuerdo
que todas las mujeres son mortales.
21.8.97
_____________________
(*) De notar el uso de la segunda y tercera
persona del singular. Por la densidad semántica
de los versos, conviene una lectura en «tempo
adagio» o «o tempo lento».
Nota enviada a los foros de INTERNET
el 30.11.97 junto al soneto
Hace algunos meses me vino a la mente la consecuencia
lógica del archiconocido silogismo aforístico y existencial
de Aristóteles, a quien algunos iniciados apodamos «el Ateo»:
«Todos los hombres son mortales».
De inmediato, y en lateral asociación genealógica, surgió a
mi conciencia algún vago recuerdo de la peripatética novela
de Simone de Beauvoir, «Tous les hommes sont mortels»,
abordada hace tantos años.
Como deseaba escribir un soneto sobre la fugacidad de la
vida y la mujer inconciente de sus años dorados, medité en
una variación sobre el silogismo griego que incluyera a la
mujer en papel protagónico.
«Todas las mujeres son mortales» sugirió mi subconciente
alquimia mental. Me satisfizo la frase, como título y
consecuencia silogística de un soneto hasta el momento
inexistente.
Aplicando racionalidad indirecta, concebí, antes de escribir,
una serie de encadenamientos, tanto intelectuales como
emocionales, que bien justificaran tan atractivo título. El
verso 14 de la poesía sería consecuencia de los previos 13,
o el soneto acabaría en la Nada antes que su propio autor.
Dada la densidad semántica de los versos, conviene una lectura
en «tempo molto adagio» (negra = 45-50). Un metrónomo mental
del lector en «allegro» o «vivace» sería inútil y distorsionador.
Al igual que en música, el «tempo» es parámetro a tener muy en
cuenta en poesía, y, del mismo modo, en arquitectura y demás
artes. Un poema leído demasiado rápido o demasiado lento queda
destruido en su estructura rítmica y melódica, volviéndose
monótono y hasta desagradable, por bueno que sea. ¿Alguien
gozaría de esa divina pieza para piano de Chopin, el Estudio Op.
10, Nr. 3, en tiempo «presto»? «Lento [ma non troppo]» es lo
adecuado.
9. La princesa Mimí (*)
Yo conocí una niña que es princesa,
con la Luna de agosto, en Buenos Aires:
la princesa Mimí, que de los aires
ha bajado de carne y de cereza.
Ni de tul ni de seda: viste trapos,
como visten los niños de los pobres.
Mas si la ves llorando, no zozobres,
pues luego hará muy ricos los harapos.
La princesa "Mimí" es bebé del Cielo.
Con su varita mágica desciende
a regalar diamantes y rubíes
a tí, que siendo niño nunca ríes.
"Mimí" sufre tan sólo, está de duelo,
por los bebés ya muertos, pues no entiende.
4.9.97 [INTERNET 4/5.9.97-2.9.98]
_________________________________
(*) Ver mensaje del 4.9.97 a LITERATO,
ARGENTINA-LITERARIA y TALLER-LIT.
10. Silvia y los dos hermanos
Vi todo o casi todo en esta vida.
¿Hace falta estar sabio como anciano
para entender, Fabián, querido hermano,
que carne es blanca o negra; cual podrida?
Nuestra Silvia, por ti tan bien querida,
está en cama, ante mí; lame mi mano;
quiere ser margarita ante marrano.
Es por Naturaleza pervertida.
Yo sé que a ti te engaña, como a niño
que da fe a sus promesas, tras un beso.
Desnuda, boca abajo, como perra,
suplica la castigue como en guerra.
Pero a ti te dedica su cariño:
«Yo lo quiero a Fabián, te lo confieso.»
8.9.97
11. El cisne negro (*)
Yo deseo tu amor; en ti yo sueño.
Un eterno tesoro yo daría
por tus labios rendidos; yo sería
un ladrón y raptor por ser tu dueño.
Imagínate impura, siendo mía.
Mis avernos de Oriente yo te enseño
por canjear mi fealdad, y el alma empeño.
Soy de sangre o nocturna fantasía.
Un íncubo fantasma, un ser maldito
penetra entre las sábanas de seda,
un espíritu innoble a quien das pecho.
Soy negro cisne, y tú, cautiva Leda,
onírica te entregas a este mito...
No hay carne; sólo amor en este lecho.
7.10.97
_______________________________________
12. «Negro cisne... Leda»: por ser personaje del
mundo inferior y de las horas nocturnas, imposible
le es a un íncubo (como todos sabemos) imitar el
color del ave en que Zeus se metamorfoseó para
poseer a Leda prisionera, madre --según una de las
flexibles leyendas helénicas-- de Cástor, Pólux y
Helena.
(*) Advertencia:
Para este soneto, el horario apropiado de lectura es
la noche cerrada, siempre antes del amanecer.
Leído a cualquier hora, no es idéntico a sí mismo.
Tampoco una mujer es idéntica a sí misma, vista al
mediodía, o a la hora vespertina, o al amanecer.
"El cisne negro" fue gestado a altas horas de la noche.
Es un engendro de la Oscuridad.
Nota del 6.11.97 (enviada por INTERNET el mismo día):
Súcubos e íncubos
Ayer estuve revisando mis poesías, puliendo hasta lo
muy antiguo. Advertí un desliz gracioso en uno de mis
sonetos preferidos, "El cisne negro", que ya envié a
varios foros. Escribí «súcubo» (demonio femenino) en
vez de «íncubo» (demonio masculino)...
El soneto es muy otro con la alteración. Por un momento
pensé dejarlo así. Después de todo, ¿quién ignora que
los íncubos son capaces de convertirse en súcubos para
distraer la atención de la víctima durmiente, hasta el
acto de la penetración?
Al fin decidí reemplazar, dado que, en realidad, me
personifique como íncubo para alcanzar mis inconfesables
objetivos poéticos, no como súcubo.
De suponer que los psicoanalistas atentos a estos deslices
ya estarán elucubrando una secundaria personalidad femenina
para Claudio. Allá ellos.
12. Omar y el alfarero
Te prevengo, alfarero, que esa arcilla
con que modelas ánforas de vino,
fue alguna vez de un rostro femenino;
de una princesa, acaso, la mejilla.
Ten respeto, alfarero, porque nace
algo más que un objeto de tu mano.
Tal vez sea un ancestro, buen hermano...
Pues en arcilla a todos nos deshace,
a todos, impretérrito, el Destino.
Su Alquimia vuelve al alma simple barro.
Su impiedad es perfecta y absoluta.
Yo sigo a la taberna mi camino,
a beber en la arcilla de otro jarro
los labios de una amada disoluta.
8-9.10.97 - (21.10.97 modif.)
13. El faro de Punta Mogotes (*)
Voy dejando mis huellas en la arena.
De un lado aún el Sol; del otro el mar,
dorado y calmo oleaje, que serena
cual hechizo de ensueño, sin soñar.
El faro de Mogotes da a esta escena
inmensa soledad crepuscular.
Hay algo de neblina; y siento pena,
tal vez melancolía del lugar...
Porque sé que mis huellas en la playa
han de ser inundadas por las olas;
que en menos de un suspiro, serán nada...
Yo y el mar, y el gran faro, que aún calla
su luz a las pesqueras barcarolas...,
mientras crece otra noche constelada.
16.10.97 - 18.10.97
______________________________
(*) Nota enviada a los foros LITERATO, LITERATURA
y TALLER-LIT:
Pienso en el mar, y me viene a la memoria el océano
argentino de la costa atlántica.
Soy un enamorado incurable de la ciudad de Mar del
Plata. Me encantaría vivir en ella, todas las estaciones,
si no fuese por mi cautiverio emocional a la Ciudad de
Buenos Aires. Soy como un hombre enamorado de dos mujeres,
incapaz de poder evitar ese bígamo amor y deseando el
imposible de dormir con ambas a la vez.
Yo he nadado antes de la puesta del sol en las playas
de Punta Mogotes, cuando hay veces que el mar se pone
dorado y brilla como en ensueño. Recuerdo el faro y
recuerdo haber dormido sobre la arena y bajo la bóveda
constelada, hace muchos veranos. Recuerdo las solitarias
gaviotas, a las cuales envidio de vez en cuando. Recuerdo
haber comprado uvas blancas en un puesto callejero y
haberlas comido una a una frente al casi invisible mar
nocturno y a una enorme y hechicera luna anaranjada...
Espero representar esos pequeños momentos en algunos
buenos sonetos. Todo dependerá de cuanta existencia
reste a mi favor.
14. Homero
Rima: abcd, abcd, efg, efg.
«Canta, diosa, la cólera de Aquiles,
del hijo de Peleo, que, funesta,
causó terribles males a los griegos,
sitiadores de Troya por diez años...»
Sobras de perro hambriento, huesos viles
para el ave carnívora... ¿Qué resta
de tanto aqueo muerto, de héroes ciegos?
Soldadesca vencida por engaños...
Un poeta de Esmirna crea hexámetros
inflamando a la cría adolescente
de nobles tan temidos como odiados.
Homero, tú cavaste enormes diámetros
de argivas sepulturas, bien conciente
de darles gran motivo a más soldados...
2.11.97
15. El pájaro invisible (*)
Rima: abab abab aba bab
Ignoro qué futuro me otorgará el destino.
Soy un presente incierto; fui alguna vez pasado;
un viajante perpetuo, que sigue algún camino
de entre tantos en mente. Soy hombre resignado.
Sé bien, sé bien cuán solo, cuán pobre peregrino
puede estarse en un mundo del todo descifrado.
Resta el tránsito humilde, silente, vespertino,
cuando el mayor misterio ya ha sido revelado.
Se diluye el crepúsculo. Le imito el calmo trino
a un pájaro invisible. Ya el todo constelado
es un cenit sin límite, un abismo cristalino.
Criaturas del bosque, el ave y yo hemos cantado.
Brotan algunas lágrimas, pues ya no me domino...
El pájaro invisible nuestro dúo ha cesado.
9.11.97
____________________________
(*) A veces me pregunto si los pájaros, cuando cantan,
son concientes de que otros seres vivos los escuchan.
Es cierto que imitando el canto de un pájaro, recibimos
respuesta, como en diálogo.
Un misterio.
(Prosa enviada junto al soneto el 20.11.97 a los
foros de INTERNET.)
16. El Tigre
«El tiempo, enemigo de los dioses, a quienes
engendra y devora según la fábula inmoral, los
vuelve títeres al destruirlos, sin borrar, para
mayor miseria, su resto de divinidad.»
Leopoldo Lugones, "Las misiones jesuíticas",
cap. VII
«El tiempo es un tigre que me devora; pero yo
soy el tigre.»
J. L. Borges
Ya no engendran el Tiempo ni los Dioses.
El Tigre no destruye en las honduras
de su vientre de bronce a criaturas
de la Selva infinita; no hay adioses;
ni otro buitre impaciente; ni las hoces
del Zulú y del Pigmeo. En las alturas,
al igual que en las simas, sepulturas
en saharas de Nada. Tú conoces:
has soñado en la Bestia, que devora
al Tiempo siendo el Tigre, siendo Abismo
sin cabeza ni cola, siendo el dios:
santo Negro caníbal, en la aurora
del Templo sin creyentes, salvo dos:
quien escribe tus sueños y tú mismo.
10-25.11.97
17. Transfiguración en gaucho (*)
Soñé que fui un jinete sin montura,
cabalgando desnudo una tormenta.
Yo sentí que era un indio, criatura
de La Pampa en canícula sedienta.
Tras ser indio jinete, transfigura
otra onírica alquimia en la violenta
de ser sangre en fogón, en una dura,
insufrible sin poncho noche lenta.
Y fui entonces un gaucho de vigüela,
de facón y octosílabo rimado.
Y canté como un ave solitaria,
que llorando al poniente se consuela,
porque al fin de su día resignado
brota en canto una pena estraordinaria.
4-5.12.97
___________________________
(*) Ver mensaje a foros INTERNET del 6.12.97.
8. Debe leerse de corrido este verso, tras la última
coma del 7. En prosa, encabalgado con el verso 7, el
8 dice: ...en una dura noche lenta, insufrible sin
poncho.
11-14. Ver "Martín Fierro", primera estrofa.
14. «Estraordinaria», con la grafía del "Martín
Fierro".
18. Diálogo persa entre el Poeta y
la Nada
Rima: aaba bbab ccdc dd
--De esta noche que en pétalos consiste,
en pétalos de Luna, ya viviste
tres menguantes mareas de sus horas.
--Sí, ya asoma el matiz que predijiste...
--Y al igual que son mías las auroras
(yo diluyo en mis dedos los ahoras,
los ayeres, futuros..., cuanto existe),
serán míos los versos que laboras.
--¿El Más Allá es perfecto y absoluto?
--Resígnate en tus rimas, triste fruto
de un diálogo en metáfora conmigo.
--¿Hacer versos si siempre vistes luto?
--Advierte a algún lector, a un buen amigo.
No quiero hablar con ellos; sí contigo.
13.12.97
19. El amor infinito de los cóndores
Tras hacerte el amor, sobre tu pecho,
como un amante niño, yo medito
en un futuro mágico, infinito...
El amor y la carne en mismo lecho.
A veces somos aves, y dormito,
y allá donde el azul es vasto techo,
adonde nuestro nido habría hecho,
a las cimas supremas yo te invito...
Si tu amor es intenso como el mío,
cual el de Damayanti o Shakuntala,
y no el de una cualquiera por cualquiera,
entonces bajo nieve, viento y frío,
en los picos más altos dará el ala
a mis alas de cóndor, aunque muera.
23.12.97, medianoche
______________________________
10. «Damayanti», heroína romántica en la épica aria
de la India. Clásica historia de amor la de Nala y
Damayanti, está incluida en el "Mahabharata", y es
legado perenne de la literatura en lengua sánscrita.
También heroína romántica de la literatura india
post-aria, Shakuntala fue inmortalizada para siempre
(es decir, hasta cuando perduren los mejores versos
de la literatura universal) por el poeta y dramaturgo
Kalidasa, típico escultor pigmalión en la exquisita
obra teatral "Abhijña-shakuntala", "El reconocimiento
de Shakuntala".
«Shakunta-», en sánscrito, significa ave en general y
una especie de águila en particular. De ahí la elección
doble del nombre «Shakuntala» para un escenario
cordillerano, alado y amoroso como el de este soneto.
Algunos cóndores y algunas águilas son monógamas.
20. Amarga meditación
rima: aabbba bbaaab cddc dccd
Medito a fin del año en mi existencia.
He de ser simple ausencia
no sé si en una hora, en un segundo...
Aunque gran potentado o vagabundo,
cada cual va al submundo
que presiento es la Nada, la Inconciencia.
Mi intelecto rechaza el otro Mundo.
Mi deseo profundo
es ser eterno; pero no hay creencia
que soporte la lógica y la ciencia.
Hay, pues, una Sentencia
para ricos y pobres, no confundo.
Imponer los deseos a lo dado
es buscar la locura...
¡Qué pavor y amargura
el mirarse en presente ya pasado!
¡Ser polvo tras ser viva criatura!
Pero así te ha creado
el cielo constelado...
Elevo a ti los ojos, Noche Oscura...
25.12.97
Yo y la vida (*)
(Homenaje a Amado Nervo)
«Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida...»
No sé si cerca o lejos de mi ocaso,
yo te maldigo, Vida: sí, maldigo.
Porque nunca me diste dátil o higo,
ni buen vino del Rin, ni medio vaso.
Me trataste a lo perro, a lo payaso.
Eso extraigo de ti, Vida, y lo digo.
Te lo grita con rabia este enemigo:
fuiste hiel y golpizas y fracaso.
Antes que asome el desdentado invierno,
quiero escupirte en forma de soneto;
no sea que me pudra bajo enero.
Eres mala desde el vientre materno.
Yo te vomito el rostro sin respeto.
Si no fuera por Nada, me libero.
1-3.1.98
____________________________
(*) Este soneto hubiera sido aprobado por Céline, el
francés de "Voyage au bout de la nuit".
3. «Dátil o higo»: ver "El [Pequeño] Testamento" de
François Villon, no recuerdo en que maldito verso.
Estoy demasiado furioso con la vida y con el
archiconocido poema de Nervo como para desasnar a
nadie que no entienda lo que lee a primera vista.
["Le Lais", XL, 3, v.315]
9. Excelente metáfora bucal. Sí, horrible y excelente.
10. Sigue la metáfora bucal.
13. Continúa la metáfora bucal.
14. «Si no fuera por Nada...» Inmejorable condicional,
legible en dos sentidos. Basta convertir la mayúscula
en minúscula para entender el segundo.
:)
22. La sirena
Estaré liberado de una vez,
y volveré a ser yo tras la caída,
tras asfixiarle el aire de la vida
a quien mata sin agua, como a pez.
Sepultaré tu espíritu, querida,
en la sima del mar, porque, al revés,
cual anverso de dracma, sólo ves
tu odio y no mi amor que aún anida.
Hay un pacto perverso entre la Noche
y tú, sirena hipócrita y ramera,
que seduces con mántico lenguaje.
Intercede por ella, en su derroche,
la pleamar del cosmos, cual si fuera
hechicera de estrellas en oleaje.
5-6.1.98
23. Ultimo horizonte
Cuerpo y mente invisibles, blanco hueso.
Tras el hueso, a gris polvo reducido,
todo en átomos griegos se ha extinguido.
El último horizonte es sin regreso.
Tu vives sin cadenas, aunque preso
a un Devenir que aborta al que ha nacido.
Has de ser por la Fuerza desunido;
y a la Fuerza jamás se tiene acceso.
¿Quién sobrevive ileso a su futuro
si el cuerpo con la mente se deshacen
en átomos sin sangre de conciencia?
Tu destino real es simple y duro.
Idéntico en las plantas, cuando nacen
han sido prejuzgadas a Sentencia.
9-10.1.98
24. Los lotos del Aqueronte (*)
Girina, ¿soy infiel en el recuerdo?
Te atesoro perfecta en la memoria,
donde estamos tú y yo, con nuestra historia.
¿Por qué me insultas, diciéndome «cerdo»?
Con gozo hacia tus brazos yo me pierdo.
¡Te lo juro por Zeus y ante La Moria!
Ninguna ha de robarnos esta gloria
del invencible amor, eterno acuerdo.
Solitario en el hoy, desventurado
cual Odiseo preso en hueca gruta,
hago sexo en mi esposa, sin amarla.
Cual Calipso, me quiere encarcelado,
y me retiene vivo hacia mi ruta,
aunque por ti deseo abandonarla.
11.1.98
___________________________________
(*) La historia de amor de Calipso por el rubio Odiseo
y el de éste por su esposa Penélope, es materia de "La
Odisea" ya desde el canto I. Desde cierto ángulo, "La
Odisea" es un largo poema de amor, de principio a fin:
el del personaje central por la única mujer que en
verdad ha amado en su vida, y que aguarda esperanzada y
sufriente su retorno al hogar durante veinte años. La
segunda gran obra épica de Homero canta el triunfo del
amor entre un hombre y una mujer, pese a los innumerables
obstáculos que la vida pone entre ambos. Está basada en
hechos reales, ocurridos en Europa aria hace, como mínimo,
3.300 años.
El título, del conocido y casi ilegible fragmento 95
de poesías de Safo, en el Libro V:
«...Un deseo de haber muerto me domina...,
...de ver... los lotos en baño de rocío...
...del Aquer[onte]...»
(Trad. de C. A. G.)
[Mientra escribo estas líneas de prosa, justo transmiten
por radio el "Preludio y muerte de amor" de la ópera
"Tristán e Isolda", de Richard Wagner. Asocio bien esta
maravillosa música a la "Odisea" de Homero.]
4. «...diciéndome «cerdo»». Ver "Odisea", canto X.
6. «La Moria»: «El olivo sagrado».
25. El capitán de Los Siete Mares (*)
Cargado voy de mí, de propia historia,
de un pesaroso y tácito pasado
entre cuentos de una mar ilusoria.
¿Fui feliz...? Fui bastante desdichado.
Atestiguan los ecos de memoria
un fogoso amorío, ya apagado,
y una gran aventura, ya sin gloria.
Ahora soy anciano, un gris lisiado.
Soy la tripulación de un viejo barco:
capitán con la sal en el sabor,
marinero de putas y de bares;
y la muerte me hará ese gran favor
de dar viento hacia El Puerto, tras el arco
que naviero abarcó los Siete Mares.
14.1.98
_____________________________
(*) «Cargado voy de mí...»: del excelente
soneto de Quevedo, que así principia.
26. Hacia el naufragio
Se me ocurre gritar que estoy sediento,
que deseo bebida, ron del fuerte;
que estoy muerto por pan, o sea hambriento;
que deseo desnuda ir a cogerte.
Hay un sol implacable y cero viento.
No hay remos y la vela duerme inerte.
Brutal, insulto al mar. Estoy violento:
aunque vivo estoy próximo a la muerte.
Tras la «calma chicha, tormenta padre».
De noche habrá un oleaje de naufragio,
y lejana estará la tierra madre...
Ahora el mar es música en adagio.
Nadaré sobre tablas, firme y recio.
Me hundirán un mil olas a alto precio.
14.1.98
__________________________
4. «...ir a cogerte»: en el crudo sentido
sexual del vocablo. Apropiada vulgaridad en
tal contexto «marinero».
27. Sueño de una sombra
«Epámeroi: tí dé tis;
tí d'oú tis; skiâs ónar
ánthropos.»
Píndaro, "Pítica VIII", 95-7 (*)
Todo humano es el sueño de una sombra.
Medio planta y fantasma, mientras vivo,
luego apenas recuerdo, que se nombra
en la piedra del túmulo votivo.
Tesoro el que pagamos, excesivo
por dormir en el polvo que se escombra.
Pero así son las cosas, sin motivo,
sin causa superior. La fe me asombra.
Efímeros los seres de conciencia,
nuestro fin vuela oscuro y prematuro,
cual etiópico buitre en los ocasos.
Rojo el cielo, te acecha con paciencia.
Con intuición en éxtasis futuro
se relame en tu carne hecha pedazos.
29.1.98 [modif. 10.4.98]
________________________________
(*) Traducción propia de los versos:
«Efímeros: ¿qué es uno
y qué no es? Sueño de una sombra
es el hombre...»
«Sombra» también en el sentido de «fantasma».
28. Caupolicán (*)
Relámpago en los Andes, rayo y trueno.
Así advierten al blanco de armadura
los dioses de mi patria. Soy chileno.
Yo soy Caupolicán, cóndor de altura.
Cabalgando su monstruo de montura,
ya diviso a Valdivia --hombre lleno
de codicia insensata, que es locura.
Soy mapuche: a mi pueblo me encadeno.
Caeremos como cóndores del Andes.
Somos machos de Chile y lucharemos,
aunque sean demonios, como machos.
Somos indios de Arauco, bravos, grandes,
fortísimos guerreros: ¿Temeremos
siendo duros cual árboles quebrachos?
1-2.2.98
________________________________
(*) Caupolicán
Pedro de Valdivia, conquistador hispano del siglo XVI,
fue atrapado, torturado y ejecutado por indios araucanos,
en 1554. Como clásica represalia bélica, Caupolicán, el
gran jefe militar y héroe de su pueblo, fue atrapado,
torturado y ejecutado por los españoles, en el año 1558.
Insaciable de atrocidades, la historia se revuelca en sus
bajezas una y cien mil veces. Desde entonces a ahora los
unos y los otros varían en rostros y vestimentas, siendo
los mismos en espíritu. Hoy, toda esa vasta región de
América por la que lucharon y murieron a hierro y fuego
tantos hispanos y araucanos está en manos de gentes que
de seguro ni siquiera oyeron hablar de Pedro de Valdivia
y del gran Caupolicán. Como la indiferencia de las olas
del mar es la de las generaciones de los hombres. Pleamar,
bajamar y olvido final de todo lo que fue. El cielo nunca
es testigo de nada y el papel y la piedra escrita no
procrean enseñanza alguna a quienes no saben leer con
leonina rabia moral.
Rubén Darío escribió sobre el indio Caupolicán un soneto
de fuerte aliento épico. Obra maestra de la hipérbole
modernista, merece toda clase de elogio. Su primer
alejandrino dice:
«Es algo formidable que vio la vieja raza...»
29. La hoguera de Amadís (**)
Yo soy don Amadís, noble guerrero
que el Montalvo cantó a la vuesa España.
Ahora en esta América hago hazaña,
renacido perfecto caballero.
Ni cobarde ni loco, pronto espero
me saquéis de este fuego, que me daña.
Aunque aquí la Mujer de la Guadaña,
no esperéis me desdiga. Soy sincero:
ni falsearé mi nombre ni mi origen
por salvarme de hoguera ni de potro.
¡Por Oriana, mi dama! ¡Soy quien digo!
¿Por qué tantas maldades se me infligen?
¡Yo soy el Amadís, el mismo, no otro!
¡Temedme, pues Merlín es gran amigo!
18-20.2.98
______________________________
(*) Cédula de 29 de septiembre de 1543, Cedulario,
tomo 9, fol. 286 vº, nº 48, en: Manuel Josef de Ayala,
"Diccionario de Gobierno y legislación de Indias",
Tomo VIII, p. 269, Madrid, 1990:
«Ynformado el Rey, que de llevarse a la provincia del
Perú [libros] favulosos, y profanos, se originaba que
los yndios que sabían leer, se entregaban a ellos,
olvidando los de buena y samta doctrina; y persuadidos
de que las historias vanas havían sido compuestas, y
pasado como tales, tendrían por de una misma autoridad
los de Sagrada Escritura, y santos doctores; mandó el
Virrey no consistiese venderlos, ni que los españoles
los tuviessen en sus casas».
(**) Subtítulo del soneto:
«Discurso del indio Amadís en la hoguera
inquisitorial. Versión poética en forma de
soneto de un artista anónimo y testigo.»
La hoguera de Amadís [prosa]
"Amadís" es indio y mártir imaginario. Aprende a leer el
castellano y el latín de un ingenuo sacerdote cristiano,
en la América violenta del siglo XVI, el cual creyó que
"La Biblia" bastaría al alma inculta de tan crédulo pupilo,
habiendo a discreción clásicas novelas de caballería en
lengua romance. Tomándole el gusto en exceso a la prosa de
aventuras, Amadís, variedad transatlántica de Don Quijote,
se cree en literaria demencia reencarnación del personaje
central de la celebérrima novela de Garcí Ordoñez de
Montalvo. Busca aventuras caballerescas, comete locuras,
requiere de amores a una hermosa dama castellana que él
llama «doña Oriana», perturba a poderosos y atrae, por
obsecado, la atención de la Inquisición. Atrapado tras
algunos tragicómicos desmanes, pese a la tortura y a la
inminente hoguera inquisitorial niega ser otro que el
mismísimo Amadís de Gaula, reencarnado. Al fin es sometido
al fuego. Luego del tan sonado caso del indio Amadís, una
cédula legal (*) prohibió el arribo al Perú de toda literatura
caballeresca. Lo que sucede en esta prosa es, por supuesto,
anterior a don Quijote, cuyo misterioso autor arábigo, Cide
Hamete Benengeli, pudo haberse inspirando en los cedularios
hispanos de época para su ficción sobre el peligro de los
libros de caballería en manos de almas simples y en exceso
fantasiosas.
30. Obscena rosa del Ocaso
¿Por siempre condenado al desvarío,
a arder en flama negra alguien que pudo
obligarte a ser carne, a hiriente nudo...?
¡Mío es tu corazón! ¡Tu cuerpo es mío!
Hazte materia y fantasma desnudo;
vuelve a ser miel con sangre y dame hastío
al paladar sexuado en tu rocío...
¡Regresa a dar placer, súcubo mudo!
Fui sano; ahora duermo enfebrecido,
dando rosas de tumba a obscura sombra
que de este pobre amante no hará caso...
Muerdo tus labios, pues tu lengua nombra,
sin emitir carnal, humano ruido,
harto obscenas palabras del Ocaso.
15-16.3.98
*******************************************************
SONETOS VI (1998)
por Claudio Armando Gilardoni
Indice de formas
Sonetos
heterodoxos 16, 17 [11 y 12 sílabas]
italianos 14
legítimos 1, 2, 3, 4, 5, 6 [1], 7 [2], 8 [3], 9 [4], 10 [5],
11 [6], 12, 13, 14, 15, 18, 19, 20, 21
Indice de temas
Sonetos
amorosos 1, 3, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 13, 15, 16, 17, 18,
19, 20, 21
eróticos 3, 8, 18,
filosóficos, 4, 7, 12, 14
políticos, de denuncia 2, 21
sobre personalidades 2
Indice de primeros versos
1. Oigo música lenta, de un noruego.
2. Contra Jorge Luis Borges esto escribo:
3. Sé disfrutar de un cuerpo femenino.
4. Reflexiono en el Parque Centenario,
5. Canta, Laura, con tu voz exquisita
6 [1] Lejano estoy, amante de la rosa,
7. [2] Lástima que tus pétalos de flor
8. [3] La noche no es perpetua, bienamada.
9. [4] Linda como una rosa, me seduces
10. [5] ¿Libre deseas ser, cual mariposa,
11. [6] Lucirás una rosa en tu vestido
12. Cuando imagino un árbol en invierno,
13. Despreciaste mi amor, fuerte y sincero.
14. La vida es transitoria, es un instante
15. Todos amamos algo, siendo humanos,
16. Pregunta por mi amor, a donde vayas.
17. Pregunta por mi amor, a donde vayas.
18. Vivo hastiado de ti; vivo sediento.
19. Eres sombra en el viento, loca Juana.
20. Que dialoguemos, Luisa, sobre amor,
21. --Por una esclava negra, tan inculta
1. Por tu amor (*)
Oigo música lenta, de un noruego.
Pienso en ti, que futura ya me hechizas.
Escucho sin recuerdos, frío el fuego
de brasas sepultadas en cenizas.
Es música de amor, muy dulce ruego
de un hombre a una mujer, entre sonrisas
de un diálogo que deja de ser juego.
«¿Qué haremos si yo muero, o si agonizas?»
Atardece en la alcoba. Te desvisto.
Con tu mano fantasma me acaricias,
y yo a ti, ser de luna en piel de flor.
Soy feliz porque existes y yo existo.
Si a lo eterno soñado tú me inicias,
yo renuncio a la carne por tu amor.
10.4.98
______________________________
(*) Oír una y otra vez el dilecto movimiento lento
del célebre "Concierto para piano", Op. 16, del
noruego Edvard Grieg, fue elevada motivación para
crear este soneto. Audiciones repetidas me
transportaron al sutil y fantasioso estado de
ánimo que reproduzco en versos rimados.
2. El Nobel de la Infamia
Contra Jorge Luis Borges esto escribo:
un soneto durísimo, furioso,
cargado de reproches, pesaroso.
Contra mi voluntad, por dar motivo.
Para ti fue un «Abuelo compasivo»,
un ancianito «misericordioso»
Augusto Pinochet, tirano odioso.
Va esta ofrenda a tu túmulo votivo.
El Nobel de la Infamia te concedo.
Te lo otorgo en memoria de chilenos
vilmente asesinados por la DINA.
Yo mismo te corono; hacerlo puedo.
Serviste a Pinochet, un día al menos.
Tu propia boca eterna te incrimina.
14.4.98 [INTERNET el 16.4.98]
3. La pantera que acecha tus sueños
Sé disfrutar de un cuerpo femenino.
Conozco tus secretos, que ocultaste
por temor a ti misma, pues deseaste
lo prohibido conmigo, cruel felino.
Te seduje dormida, y me soñaste:
era yo una pantera, que a ti vino
bajo un cielo zafiro, vespertino...
Negra bestia encelada te entregaste.
Inútil que en vigilia me resistas.
El soneto que envío lo recuerda:
has sido poseída por la fiera.
Que leyendo estos versos te desvistas.
Cuando, débil, tu conciencia se pierda,
volverás a soñar con la pantera.
20.4.98 [INTERNET ca. el 20.4.98]
___________________________
6. «Pantera». Ver Dante, "Commedia", 1, 1.
7.«...Bajo un cielo zafiro...» Ver Dante,
"Commedia", 2, 1, 13.
14. Una variante, algo brutal en su metáfora:
«...volverás a ser hembra de pantera.»
4. Otro ocaso de otoño hacia la noche,
en un parque de Buenos Aires
Reflexiono en el Parque Centenario,
bajo un cielo que inicia dócilmente
otro ciclo zodíaco, silente...
Soy cualquier transeúnte solitario.
Oigo próximo un mismo campanario
que ya oía de niño, en ese enfrente
del espejo interior: la propia mente,
cual reviviendo en eco imaginario.
Soy manso ante el Ocaso, ya resuelto
sin voluntad humana o superior.
Somos seres volubles al Olvido.
No me siento abatido. Cuando he vuelto
a lugares antiguos, lo anterior
me recuerda que es cierto que he vivido.
25.4.98 - 28.4.98 [INTERNET el 6.5.98]
______________________________
8. El eco de lo pasado recordado se entremezcla
con el eco de las campanas actuales o pretéritas.
Juzgo bien logrado el complejo metafórico de
este cuarteto.
5. Soneto a Laura
«Sing, Laura, sing, whilst silent are the sphears,
And all the eyes of Heaven are turn'd to ears.»
Richard Lovelace, "A dialogue. Lute and voice" (*)
Canta, Laura, con tu voz exquisita
a esos cerdos que compran sus cantantes
en privada subasta, haciendo amantes
a cambio de un papel en la operita.
Triunfarás en la escena, Laura, si antes
me desprecias a mí, que así se irrita
con tu olvido traidor, mujer maldita.
Yo no compro con pieles ni diamantes...
«La Laura», gran soprano, fue mi Laura
antes de regalarse a un empresario.
Sólo a mí, por amor, se me entregaba.
Recuerda cuando el alba, cuando el aura
de ese día naciente, ese escenario...
Me cantabas «Ariadna» y yo te amaba.
8.5.98 [INTERNET el 8.5.98]
________________________________
(*) Los versos del poema de Lovelace (1618-1657) según
"The Project Gutenberg Etext of Lucasta by Richard
Lovelace", archivo "lcsta10.txt", Etext #703, líneas
8012-13, October, 1996 (prepared by Gary R. Young).
Mi traducción:
«Canta, Laura, canta, mientras silentes están las esferas,
y todos los ojos del Cielo se han vuelto a escuchar.»
12. «...ese escenario...» en contraposición a los
escenarios de la ópera. Debiera aparecer en cursiva,
para reforzar su doble sentido.
14. Vale la pena oír otra vez el inmortal "Lamento de
Ariadna", del Claudio Monteverdi (fragmento de su ópera
perdida "L'Arianna") para comprender a fondo este verso
y el sentido final del soneto.
Variante: «Me cantabas «Ariadna» y yo escuchaba.»
6. 6 sonetos de la rosa
Hoy amanece un frío y del todo despejado domingo de otoño.
Suaves celestes y rosados a través del ventanal. Mañana
perfecta de la estación. Paz absoluta en mi entorno. Cantan
aves domésticas en cristalino registro agudo, de soprano,
entre el Sol de la primera octava y el Re de la segunda,
recibiendo la nueva aura solar. Como suele suceder en tales
favorables circunstancias, soy llamado por un íntimo deseo
a escribir poesía. Lo hago: el primero de una la serie de
seis sonetos que, ayer por la tarde, caminando por Buenos
Aires, juzgué factibles. Pero ayer no estaba de ánimo para
crear algo nuevo en poesía; sí para leer Plutarco de Queronea.
Ahora restan cinco sonetos. Insistiré en ellos sobre dos
elementales y perennes temas de la poesía: el amor y las
rosas. Les impondré a ellos, como al primero, una dificultad
a superar: serán sonetos acrósticos: leída la primera hilera
de letras de arriba abajo, dirán algo a quien los leyere.
Y será el mismo mensaje acróstico para todos los sonetos,
que ayer medité. No son poesía para lectores masculinos.
Son para ellas; para algunas de ellas. Mi estado de ánimo
favorece a la música para cuerdas y bajo continuo de Corelli.
Adoro sus "Concerti grossi, op. 6". Acostumbro leer las
partituras. Ahora, que escribo esta prosa tras haber
concluido con éxito el primer soneto, entre la suave
atmósfera de este amanecer de otoño y melodías corellianas
«soto voce», decido que tendrán que ser escritos todos en
idénticas circunstancias musicales. ¿Qué sería del la vida
sin poesía y sin música, sin amor y sin rosas?
La peor de las vidas posibles.
1 [6]. El amante de la rosa
Lejano estoy, amante de la rosa,
a distancia perpetua, con mi flor.
Rodeado de recuerdos del amor,
olvido que jamás fuiste mi esposa.
Siempre el mismo que fui, pasa envidiosa,
a través del capullo de otro albor,
esta fría estación, dura en rencor,
soberbia a mis reclamos, tan odiosa...
¿Para quién mi soneto bien rimado?
¿A quién, si tú no estás y yo lejano,
recién a media vida, escribo en verso...?
A pesar de decirlo lo he callado:
tu nombre sigue tácito en mi mano;
y es sutil de perfume, rojo y terso.
17.5.98 [INTERNET 18.5.98]
2 [7]. Lágrimas de lluvia sobre rojos
pétalos de rosa
Lástima que tus pétalos de flor
acaben siendo lágrimas de rosa.
Recién cuando nacieron ya son cosa
olvidada y marchita y sin color.
¿Salvará el Universo algo mayor
a un átomo siquiera, o da a la Fosa,
entre tanta miseria, a esta preciosa,
silente roja planta en esplendor...?
Pienso mucho en tu injusta levedad.
Ansío que lo bello sea eterno,
rosa frágil que el labio me acaricias.
Atardece con lluvia en la ciudad.
Transcurre austral otoño hacia el invierno.
¿Inclemente a la rosa, la ajusticias?
27.5.98 [INTERNET 27.5.98]
3 [8]. Mujer desnuda ante su amante,
celoso de Aldebarán
La noche no es perpetua, bienamada.
Aléjate de mí, para que pueda
recordarte desnuda: sin la seda,
oro alguno en tu piel...; así, sin nada.
Sólo estamos tú y yo, mientras no ceda
al alba nuestra noche constelada.
Escojo para ti la flor sagrada,
soberana de amor en rosaleda.
Pon la rosa en tus senos y tu cuello.
Aléjate otro paso y gira en danza.
Regocija mi vista antes del gozo.
¿Aldebarán espía el cuerpo bello?
¡Tenue luz de aquel astro nos alcanza!
¡Ya mismo vuelve al lecho! ¡Estoy celoso!
30.5.98 [INTERNET el 1.6.98]
______________________________
(*) Los celos excesivos, aunque normal consecuencia
de un amor excesivo, son una enfermedad. Su nombre es
«celotipia». Tengo la impresión de que la mayor parte
de los hombres son celotípicos alguna vez en su vida,
a semejanza de las mujeres. Sin embargo, el personaje
masculino del soneto va hasta el límite de lo imaginable
en su poética locura pasional.
Aldebarán es una gran estrella de mi constelación natal,
Tauro. Gira a su alrededor una roja estrella compañera,
muchísimo más débil. «Aldebarán» proviene del árabe;
significa «El Acompañante».
4 [9].Guerrero herido por negros ojos
de mujer
Linda como una rosa, me seduces
apenas sonrojándote al mirarme.
Resisto; no deseo enamorarme...
¿O en mi camino temo que te cruces?
Si me miras así vas a causarme
algo en el corazón, pues ojos luces
encendidos cual fuego de arcabuces.
Siento que tu disparo va a sangrarme.
¿Por qué matar mi orgullo masculino
a fuerza de miradas sin vergüenza?
Recién salgo a batalla y mal me hieres.
Apiádate, enemiga, que comienza
tu mirar de gitana a ser cual vino,
inclemente si viene de mujeres.
13.6.98 [INTERNET 18.6.98]
______________________________
1-14. A propósito las variaciones sobre el mismo
concepto, estrofa a estrofa: «mirarme», «miras»,
«miradas», «mirar».
5-8. Pensé abusar de la consabida metáfora de
los ojos flechadores en este cuarteto. Tras algo
de meditación estética introdujé la del arma de
fuego. Elegí el arcabuz, por ser esta máquina algo
«romántica» en su contexto histórico.
5 [10]. El amor por una esclava
¿Libre deseas ser, cual mariposa,
alada criatura sin defensa?
Reniegas de mi casa, que es inmensa,
obriza a pleno sol, digna de diosa.
¿Saldrías del Jardín, siendo una rosa,
acariciada flor, débil e intensa,
envuelta en blancos pétalos...? No; piensa,
sentada aquí, a mi lado, en ser mi esposa.
Pero a ti mi Jardín ya «te encadena».
Anoche lo sentiste «una prisión»,
respirando dos lágrimas de esclava...
A pesar de ser Amo y tú morena,
te concedo el adiós y mi perdón.
¡Ingrata! ¡Matarás si el mal se agrava!
18.6.98 - 19.6.98 [INTERNET 22.6.98]
6 [11]. Tonto caminante de la rosa
Lucirás una rosa en tu vestido;
ahondará tu belleza femenina.
Rendirás a cualquiera, leonina,
orgullosa morena que he perdido.
Si nunca yo te hubiera conocido
ahora no sería el que camina,
el que consume noches de neblina
simplemente paseando, enceguecido.
Porque somos cual ciegos, cuando Amor,
ángel que desafía al intelecto,
retoza como niño de arco y flecha
alrededor de quien ha sido electo,
tonto tras ser herido sin dolor...
¡Y pensar que a cualquiera el niño acecha!
20.6.98 [INTERNET 24.6.98]
12. ¿Por qué, Universo...? (*)
Sobre el árbol antiguo ya es invierno.
Sueño el cielo sin astros de la Muerte...
Cualquier día seré otro cuerpo inerte,
sin raíz ni en la tierra ni en infierno.
El Creador, tirano en su gobierno,
a las cosas que viven nos convierte,
nos reduce a materia, nos pervierte,
tras ser semilla en un vientre materno.
¡Qué desamparo de árbol sin sus hojas!
Su raíz vegetal es como humana,
tan voluble a los ciclos de existencia...
¿Por qué, Universo, a todos nos arrojas
a la invisible Noche sin mañana...?
«Yo soy simple Infinito sin conciencia.»
1996 - 3/5/8.6.98 - 26.7.98
_________________________________
(*) Primer terceto, 1996; segundo, 3.6.98;
cuartetos, 5/8.6.98. Versos 1, 2 y 14
modificados el 26.7.98.
13. Taj Mahal (*)
Despreciaste mi amor, fuerte y sincero.
Me engañaste diez años de reinado,
burlando a un pobre loco enamorado
con caricias arteras, por dinero.
Ahora, que agonizas, esto quiero:
que lúcido me sepas, e injuriado.
Nunca sabrás si el rey te ha envenenado;
mas sí de un mausoleo venidero.
Cuando expires, «esposa», fingiré;
y tras vestir gran luto, el arquitecto
diseñará una tumba sin igual.
La hará del mármol blanco más perfecto.
Allí te pudrirás; no en basural.
Será para la reina a quien yo amé.
25.6.98 [INTERNET 25.6.98]
_________________________________
(*) El título del soneto es alusivo por ironía.
Ruin sería si pusiera en duda el dichoso y
equitativo amor entre el soberano Shah Djehán y
su consorte, Mumatz-i-Mahal, muerta durante parto
en el año 1631.
14. El filo de la navaja (*)
La vida es transitoria, es un instante
hacia la Noche entrante
que se anuncia en el cielo vespertino.
Por humano, el de todos es camino
con un final vecino,
siempre a un paso de cada viandante.
¡Ojalá que mañana el ave cante!
¡Ojalá que, al Levante,
haya aurora de sol y dulce trino!
¡Ojalá falte senda al peregrino,
aunque viejo y cansino...!
Ni mil años sería aún bastante.
Si estás vivo, tu ser es ser doliente;
porque muere quienquiera que aquí viaja.
El Destino trabaja
hacia postrera luz en occidente.
Creer en ilusiones te rebaja,
te encadena en vigilia a estar durmiente.
Andamos en pendiente
sobre impiadoso filo de navaja.
3-4.7.98 [INTERNET el 6.7.98]
_____________________________
(*) Para una cabal comprensión del soneto y su título,
hojear la recomendable novela de William Somerset Maugham,
"The Razor's Edge" ("EL filo de la navaja"), consecuencia
literaria de la lectura de una antigua upanishad india.
Recordar que Somerset Maugham fue ateo.
7/8/10. Epímone y anáfora.
12. Anacoluto.
15. Deberías amarme
«...human beings must love something...» (*)
Charlotte Brontë, "Jane Eyre", IV
Todos amamos algo, siendo humanos,
siendo seres de carne y corazón.
Bien sé que no me prestas atención,
no deseando mis manos en tus manos.
Escribo obsesionado de ilusión,
como un adolescente en sus veranos.
Para ti son mis versos, tan paganos
que del Cielo jamás tendrán perdón.
Como el antiguo Orfeo, yo hundiría
mi cuerpo al Hades triste, por amor,
si sufrieras cautiva bajo tierra.
Un delincuente amante yo sería,
haciendo lo que Paris el raptor;
pues vales, como Helena, hasta una guerra.
20.7.98 [INTERNET el 20.7.98]
________________________________
(*) Traducción propia: «...los seres humanos
deben amar algo...»
16. Pregunta por mi amor (*)
Pregunta por mi amor, a donde vayas.
De donde vengas sabrás cuánto te quiero.
Navega el mar océano. Si es sincero
pregunta a las gaviotas de las playas.
Cuando retornes, si vivo, aquí te espero.
Pero no me traiciones. Tú me fallas
y en tu busca destruyo hasta murallas.
Sabes que de mí ni muerta te libero.
Seré sombra en el Tártaro del Hades,
luz fantasma en los Campos Eliseos,
para cumplir nuestro mutuo juramento.
Si el amor es un puente a eternidades,
lo cruzaré, aunque escape de entre reos.
Tal poder da el amor que por ti yo siento.
29.7.98, madrugada [INTERNET 7.98]
___________________________________
Métrica: a11 b12 b12 a11 / b12 a11 a11 b12 /
c11 d11 d12 (2)
(*) Este soneto atípico está compuesto de versos de
11 y 12 sílabas. Los rimados en «-ero» y «-ento» son
dodecasílabos. Objetivo: efectos rítmicos especiales,
asociados a estados emocionales. Por ejemplo, el verso
1 es endecasílabo; el 2, en cambio, dodecasílabo. Leídos
juntos provocan un resultado «musical» muy distinto al
generado por un par de endecasílabos tradicionales. Para
la recta recitación, es menester dividir estos versos
con al menos dos cesuras, de esta manera:
Pregunta por mi amor |, a donde vayas.
De donde vengas | sabrás cuánto te quiero.
Los dodecasílabos son versos menos estables que los
endecasílabos en el aspecto rítmico, por lo cual hay
que extremar precauciones con ellos. Poco usados a lo
largo de los siglos, dada su inestabilidad. Sin embargo,
asociados a endecasílabos tradicionales, merecen alguna
consideración.
9. «Tártaro». El más profundo sitio de castigo eterno,
dentro del Hades, según autorizados poetas y mitólogos
paganos. Equivale, en alguna medida, al Cocito (Cerchio
9) del Infierno dantesco ("Commedia", I, XXXIV).
10. «Campos Eliseos». Paraíso de los paganos, ancestro
obligado del de los cristianos. Desde al menos el siglo
9 a.C., sublime paisaje transmundano de la cartografía
mitológica griega (Homero).
17. Las alas del amor (*)
Pregunta por mi amor, a donde vayas.
De donde vengas sabrás cuánto te quiero.
Me ofende tu silencio, porque callas
como si fuera yo un ser ruin e insincero.
Pero mi amor es firme, y aquí te espero.
Fuimos blancas gaviotas de las playas,
tú y yo, volando juntos, al sol de enero,
riéndonos del mundo y sus murallas.
¿Por qué no puedo seguirte, allá en el cielo?
Sufro aquí, condenado a andar por tierra,
anhelando elevar dos alas malas.
¿Cómo podré perseguirte, desde el suelo,
donde tu cruel ofensa me destierra?
Pues tu falta de fe quebró mis alas.
1.8.98, noche-alba [INTERNET el 3.8.98]
_________________________________
(*) Métrica: a11 b12 a11 b12 / b12 a11 b12 a11 /
c12 d11 e11 (2)
11. «...Alas malas.» Aliteración. También con la
tercera palabra de esta nota. :)
Introducción al soneto
Son cerca de las siete, bajo una espléndida noche de
agosto. Amanecerá en menos de una hora. Mirando a mi
alrededor, desde la terraza, hacia el noroeste, Júpiter,
declinando en Piscis, luce brillantísimo, y tanto que,
a mis ojos, es el astro máximo de este cielo de invierno
en Buenos Aires. Canopus, entre el sur y el este, en la
constelación de Carina, llama mi atención por su firme
esplendor. Veo a Aldebarán en Tauro y a la estrella
Sirio, bastante cercana al lujurioso pero castigado
cazador Orión. Sé que, aunque aún fuera de mi visión,
Venus y Marte ya ascienden por el este, muy juntos, en
Géminis, primero ella y después él, como bien corresponde
a la astral dama del Amor y al astral caballero de la
Guerra.
Empecé este soneto hace menos de media hora. Me levanté
tras meditar la idea y las metáforas en total oscuridad
exterior. Deseo culminarlo antes de la plena salida del
Sol. Inspiración y capricho. Parto de dos versos
iniciadores de otro soneto.
Hermoso este límpido e irrepetible cielo de agosto en
Buenos Aires.
Salgo otra vez a la terraza.
...
Mientras me esmeraba en esta prosa, la bóveda cambió
de desnudo azul profundo a un creciente matiz de piedra
aguamarina, como de transparente a translúcida. Júpiter
impera todavía, en eclíptico declive hacia el oeste,
como persiguiendo inútilmente a lo largo de los eones
tal vez a una linda e invisible estrella de Acuario.
Hacia el este, la luz del alba despierta los primeros
trinos de las aves.
...
Ocho menos cuarto. Escrito el último endecasílabo.
18. La selva y los amantes
[Sonetos de pasión, 1]
Vivo hastiado de ti; vivo sediento.
Me ofendes y suplicas mi perdón.
En cuanto nos amamos, al momento
parece que perdemos la razón.
De nada contra ti yo me arrepiento.
¿Te disculpas de alguna humillación,
o tienes para mí remordimiento?
No entiendo los por qué del corazón:
Herimos sin matar nuestra pareja;
pero hacemos el sexo y el amor
cual amantes de salvaje enemigo.
Dormimos como fieras bajo reja.
Nos deseamos con uñas y rencor...
Si muero, morirás también conmigo.
4.8.98 [INTERNET el 6.8.98/28.8.98]
19. La Muerte lee las manos (*)
A Juana de Ibarbourou
Eres sombra en el viento, loca Juana.
Por haber dado el cuerpo estás oculta
a quienes todavía no sepulta
la odiosa transhumante, esa gitana.
A los vivos la Muerte nos insulta,
nos arrastra uno a uno, entre campana
y ocaso de ave negra: es inhumana,
y habla extraño lenguaje de hembra inculta.
¿Diste el cuerpo, mujer, a quien odiabas,
a quien leyó tus blancas, finas manos?
¡La gitana parló y tú le creíste?
Era mentira que la vida amabas.
Somos crédulos todos los humanos.
¡Te maldigo, pues tú la sedujiste!
1996 - 22.8.1998 [INTERNET 25.8.98]
______________________________
(*) Rimado homenaje a Juana de Ibarbourou, una de
mis poetisas predilectas. A veces pienso en ella,
y reconozco que pocas mujeres están tan presentes
en mi memoria. Me hubiera gustado conocerla en
persona, de joven y de mujer madura. Creo que
hubiera tratado de conquistarla con mi poesía...
y con flores.
Vaya confesión.
Algunos versos son de 1996. El soneto fue terminado
hace unos días. O sea que es el soneto más moderno
de la lengua castellana.
:)
4. «Transhumante» por «trashumante». El uso habilita.
Es normal reemplazar la preposición «tras» por «trans»,
y viceversa, con el mismo significado. Preferí el grupo
«ns» por mera eufonía en el contexto del verso y de la
estrofa.
8. El lenguaje de los gitanos es extraño a casi todos.
Se trata de un idioma de la misma familia a la cual
pertenece el griego, el ruso, el sánscrito y el mismo
castellano.
11. A propósito la apertura exclamativa y el cierre
interrogativo.
20. Luisa
«Qu'encor Amour sur moi son arc essaie...» (*)
Louise Labé (1524 - 1566), soneto III, 9
Que dialoguemos, Luisa, sobre amor,
no hará que tú me temas, porque estemos
sentados en el parque, y contemplemos
cómo el ocaso rinde su color.
Pierde tu angustia, Luisa, y conversemos.
Yo te daré mi palabra de honor
para que no me creas cazador
de bonitas lectoras... ¿Nos veremos...?
¿Hay un niño que viene con un arco...?
Pero está con su madre, y es común:
un infante cualquiera aquí jugando.
Veámonos mañana... ¿Zarpa un barco
y te vas no sé adónde...? ¿O es que aún,
Luisa, temes a un niño a ti apuntando...?
15.9.98
____________________________
(*) Traduccción propia:
«Que todavía Amor sobre mí su arco ensaya...»
El niño «común», por supuesto, podría ser Cupido;
la «madre» del niño, que el experto cazador quizá
ha reconocido y que encubre con miras a sus amorosos
fines, Venus. Las jóvenes lectoras de un parque
cualquiera --tal vez en Buenos Aires actual--,
suelen ser presas dilectas para esta clase de
«protegidos de los dioses».
21. La esclava negra
"His mother was one of those unfortunates of
her race, marked out by personal beauty to be
the slave of the passions of her possessor..." (*)
Harriet Beecher Stowe (1811-1896), "Uncle
Tom's Cabin", Chapter XI
--Por una esclava negra, tan inculta
que ni sabe leer, has traicionado
honor y matrimonio, en un pecado
que a todos nos denigra y nos insulta.
A los dos como perros los he hallado.
Tu esposa los ha visto y no lo oculta.
Soy mayor de edad; soy mujer adulta,
y cristiana y tres hijos yo te he dado...
--¿Que luche con los abolicionistas?
Por mí jamás ha de ser liberada.
Si hace falta una guerra, que así sea.
Ella me pertenece; ya no insistas.
¿Qué te preocupa si está embarazada?
Ella es mujer, también, y nada fea.
31.10.98 - 1.11.98
______________________
(*) Traducción propia:
«Su madre fue una de aquellas desgraciadas de su raza,
escogida por su belleza personal para ser la esclava
de las pasiones de su poseedor...»
9-11. Alusión a la Guerra Civil Americana (1861-65).
"La cabaña del Tío Tom" es anterior a esta guerra, y eco
literario de perversas realidades sociales inaceptables
para los mejores de entre los estadounidenses. Harriet
vivió lo suficiente. Vio el desenlace del conflicto entre
los Estados del Norte y del Sur. Hizo un gran aporte con
su libro a la causa de de los Derechos Humanos. Los
esclavistas del Sur hasta dieron prensa al pretexto de
una insuperable «inferioridad» intelectual de los negros
para persistir en la inmoral situación de dominio. Pese
a tanta lucha moral y legal, el racismo en Estados Unidos
de América es todavía patente. Durante el siglo XX se
cuentan por decenas los linchamientos de negros, sobre
todo en el Sur.
*******************************************************
************************************************
SONETOS PATRIOTICOS II (1996-1998)
por Claudio Armando Gilardoni
Indice de primeros versos
1. Muere un veinte de junio el creador
2. Muere en Francia marítima un soldado,
3. ¡Rosas, yo te maldigo!, en un futuro
4. Otra vez elecciones generales.
5. Qué espléndida mansión la de Anillaco,
6. Si hubiese muerto al sur, donde Malvinas,
7. Tras ciento ochenta y siete aniversarios
8. ¿No te inspira Malvinas, bardo inglés?
9. Al gran General Valle yo le escribo
10. Otro 9 de julio sin Malvinas.
11. Se acabó la «intentona» repudiable
1. En el convento de Santo Domingo,
ante la tumba de un patriota, 1996
Muere un veinte de junio el creador
de una hermosa bandera, azul y blanca.
La suya fue una lucha abierta, franca,
por un cielo patriótico en albor.
Lucha contra el inglés, con gran ardor;
a las fuerzas realistas les arranca
dos hermosas victorias, les atranca
la invasión desde el Norte, y el valor.
Muere casi indigente, abandonado
por un grupo de infames, tan cobarde
que en breve aplaudirá a feroz tirano.
El final de un prohombre, no olvidado.
¡Que nuestra Buenos Aires siempre guarde
tus restos sacrosantos, gran Belgrano!
7.6.96
______________________________
5. Belgrano luchó en las primeras dos Invasiones inglesas.
De haber regresado a su patria en 1982, sin duda habría
luchado en la Tercera (o Cuarta, según perspectivas).
7. «Dos hermosas victorias»: las de Tucumán (1812) y Salta
(1813). Tras esta última, Belgrano no acepta para sí
la suma de 40.000 pesos otorgada por la Asamblea del
Año XIII; la destina --en otro de sus tantos gestos
patrióticos-- a la creación de cuatro escuelas primarias.
Deshonra para sus contemporáneos pudientes y vergüenza
para los descendientes de sus contemporáneos pudientes el
que acabara de tal manera quien había donado tanto dinero
a la educación de los niños pobres de su incipiente país.
11. «Feroz tirano»: Juan Manuel de Rosas.
14. Los restos de Manuel Belgrano reposan en el atrio del
convento de Santo Domingo, en Buenos Aires.
2. La muerte de un viejo soldado
(Homenaje a Don José de San Martín)
Muere en Francia marítima un soldado,
en el mil ochocientos y cincuenta,
un viejo gran soldado que se enfrenta
antaño con los Andes, y ha triunfado.
Un héroe de Plutarco, que ha luchado
insigne en un mil batalla crüenta,
sin ser nunca su mano la violenta,
la del vil dictador abominado.
Legó su corazón en testamento
a una patria en conflicto, siendo anciano.
Si hubiese vuelto a tiempo, con su sable
hubiera dado fin a ese tirano
del cual no habrá jamás un monumento.
Fue un gran libertador, un admirable.
12.8.96
3. ¡Rosas, yo te maldigo!
[A la memoria de José Mármol]
¡Rosas, yo te maldigo!, en un futuro
que no puede insultarte cara a cara.
He leído tu gesta, y te enfrentara
de volver el pasado atroz, oscuro.
Como Mármol poeta, cual Sarmiento,
y los otros que fueron tan varones,
te recuerdo en mis versos, mis leones,
que no temen mazorcas ni el tormento.
Fuiste, hermano Caín, un malnacido.
Causaste mil perjurios a Argentina
con tus hicsos fanáticos, cobardes.
Nadie escapa a la Historia, nadie ha huido
de tan grande Memoria, que incrimina.
Nuestro infierno sí existe: estás que ardes.
18.9.96 (19.9.96)
4. Gobierno gaucho
Otra vez elecciones generales.
Mil promesas de empleo y de vivienda.
«No habrá casas de chapa en basurales,
ni más desnutrición, ni más prebenda.
Todos somos paisanos, y la rienda
la tendrán gauchos buenos y leales.»
¡Que así sea el gobierno de la hacienda!
«¡Ya no habrá más cuatreros, ni inmorales...!»
Han pasado seis años de gobierno.
Fue un tiempo muy feliz el de mi padre.
De lona y de cartón son nuestras casas,
pues lujo las de chapa, tan escasas.
Mis hijitos murieron con su madre.
¡Yo no creo y quisiera que haya Infierno!
21.9.96
5. Anillaco (*)
¡Qué espléndida mansión la de Anillaco,
la suya, Carlos Ménem, Presidente!
Ni ganapán, ni obrero ni bellaco
tendrá jamás su casa, tan decente.
¡Y la pista de aviones, las truchitas,
y el cobertor de zorro sobre el lecho!
Anillaco, mil almas pobrecitas,
¡ya son del Primer Mundo, pelo en pecho!
Donó cemento gris, hasta el trabajo,
el noble empresariado adinerado.
¡Mentira que obtuvieron recompensa
con cien licitaciones del Estado!
¡Qué vil la Oposición, qué bajo piensa!
Lo admiran los riojanos, los de abajo.
7.3.97
________________________________
(*) Escándalo infructuoso de nuestros tiempos. Toda
la Prensa y la oposición inquietando a los honestos
y trabajadores ciudadanos del país por la mansión de
Anillaco, a punto de ser inaugurada por su dueño, el
Sr. Presidente de la República, Dr. Carlos Saúl Ménem.
5. El Sr. Presidente de la República decidió construir
una pista de aviación en Anillaco, similar en extensión
a la del Aeroparque capitalino, aunque con menos tráfico
internacional a esperar. También hicieron explotar un
cerro para generar un ojo de agua artificial, apto para
la pesca de truchas. ¿Inminente un traslado de la Capital
Federal a Anillaco, cementerios inclusive?
9. Rumores que la Señora Amalia Lacroze de Fortabat donó
sustanciosas toneladas de cemento para enriquecer a la
Rioja de Anillaco, contrariando el papel constitucional
impreso. Vileza decir que hubo licitaciones ganadas de por
medio. La Oposición toda no halla pruebas para el Juicio
Político. No las habrá. Mentira que no existe la Oposición,
que está dibujada en el paisaje, que es una «oposición
ovejita», que es una «canalla cipaya de Washington». No
son aplicables los versos de Estanislao del Campo:
«Quereremos de todas veras,
que haya un Congreso decente
y no un «congresito oveja»,
que en lugar de dictar leyes
que hagan el bien de esta tierra,
se ocupen de pagar robos
denominándolos deudas...»
De "Carta de Ventosa Sarjada enderezada nada menos que a
su amigo don Bartolomé Mitre, Presidente de la República"
De hecho, no es posible reemplazar «Congreso» por
«Oposición» en los versos. Muy signiticativo. Lo
intenté muy de veras.
6. El lecho de Su Excelencia en Anillaco goza de un
exquisito y ecológico cobertor de zorro genuino, sin
indeseables olores animales. De ahora en más, a su
Excelencia es válido apodarlo
«El espartano».
POSTDATA del 25 de mayo de 1998: Releyendo las notas al
soneto, sobre todo la del verso 6, me viene a la cabeza
una fábula imaginaria (sin conexión con el caso «Anillaco»,
obvio):
"El Presidente de los zorros"
Hubo una vez un candidato a Presidente que supo ganarse
la confianza de muchos zorros. Prometió y prometió a
diestro y siniestro. Luego de ganar las elecciones, los
pobres zorros acabaron de cobertor de su suntuoso lecho.
Moraleja: Siempre hay uno más zorro que tú.
NOTA del 30.5.98: Un funcionario del FMI tuvo que
aclarar que no se refería a C. S. Ménem cuando dio
como ejemplo de corrupción al presidente que hizo
construir un aeropuerto en su localidad natal, sino
a uno africano (ver "Clarín", 30.5.98). Yo creo con
la mano en el corazón que pensaba en C. S. Ménem.
[INTERNET 3.97-25.5.98]
6. Termópilas del Sur
Si hubiese muerto al sur, donde Malvinas,
en el ochenta y dos, cuando el sajón
invadió desde el mar, dejando ruinas
y valientes patriotas en cajón;
si me hubieran matado entre neblinas
y el fragor del combate, cual varón
de Termópilas griegas y argentinas,
querría en nuestra isla el corazón.
Y ahora esos bastardos de Inglaterra
intentan repatriar los cuerpos muertos.
¿A dónde, si las islas son nosotros?
¡Yo maldigo a los bárbaros: vosotros,
sepultureras ratas de héroes yertos!
¡Ya duermen esos hombres en su tierra!
16.3.97
________________________________
(*) Ver mensaje del 16.3.97 a los foros
[email protected] y del 17.3.97 al
español [email protected]
7. 25 de mayo, 1810-1997
Tras ciento ochenta y siete aniversarios
de la Revolución del mes de Mayo,
la patria sufre a causa de sicarios,
del mafioso y del pútrido Lacayo.
¿Tú sabes cuál es nuestro y quién cipayo?
Desnutrición y estafas y corsarios
depredan las Malvinas, y ni un rayo
raja el cielo, matando mercenarios.
Un país soberano en malas manos,
en las peores garras. ¡Qué presente!
Hay mucho para pocos y las sobras...
para el trabajador, los hombres sanos.
La Mafia tiene el cetro, no la gente.
El Pueblo quiere pan y quiere obras.
26.5.97 (25.5.98)
______________________________
4. Este verso está en singular pero debe
entenderse en plural: de mafiosos y de pútridos
lacayos. Licencia poética por ser necesaria una
rima en singular.
13. «La Mafia tiene el cetro». Hay que explicar
aquí lo que el endecasílabo significa: las mafias
hállanse fuera de control, o casi, del aparato
punitivo estatal. Los ejemplos son incontables:
desde funcionarios filmados «in media res» delictiva
hasta cuentas bancarias suizas engordadas con
latrocinios al Estado (caso "IBM"/"Banco Nación",
etcétera).
14. «...Hacer obras»: en el sentido de crear
leyes anticriminales en verdad lapidarias,
contra quienes usan al Estado para su propio
enriquecimiento, contra los grandes evasores de
impuestos, contra los narcotraficantes, y, en
fin, contra todos los bárbaros que saquean el
país del norte a sur, cual hordas resucitadas
del carroñero rosismo rojo punzó.
8. A un poeta inglés sobre la Guerra
de Malvinas del año 1982 d.C.
¿No te inspira Malvinas, bardo inglés?
Gran hazaña la vuestra en esta tierra.
¿Por qué silencias versos a la guerra,
a la conquista austral? ¿Falta interés?
Estás poco animado, pues no ves
gloria alguna a cantar, de cuanta entierra
la infamia que ha infligido tu Inglaterra.
Respeto tu abstención; de poeta es.
La victoria sin honra es despreciable.
Conquistar para Empresas petroleras
y para vil Corona la isla mía,
merece vulgar prosa, no poesía.
El corsario desprecia las banderas.
Tu silencio, poeta, es memorable.
27.5.97
9. Al general Juan José Valle, héroe de
la patria (*)
Al gran General Valle yo le escribo
un soneto en memoria de su gesta:
la del cincuenta y seis, cuando, funesta,
la Traición tuvo al Pueblo de objetivo.
Fue la Libertadora, deshonesta
con el suelo común, la que un motivo
halló para balearlo: el estar vivo
quien portaba la azul y blanca enhiesta.
Fiel león de Argentina, el General
cayó entero, en la Penitenciaría,
donde colgaban crueles criminales.
Allí fue el noble y tristísimo final
de un héroe de Argentina, que tenía
gran fe en sus patrióticos ideales.
7-10.12.97
_____________________________________
(*) Junto al soneto, enviado a los foros de
INTERNET ARGENTINA-LITERARIA y TALLER-LIT la
siguiente prosa:
Donde los peores criminales de las páginas policiales, en
La Penitenciaria porteña de la avenida Las Heras (recuerdo
histórico desde su demolición, 1961) un hombre muere a causa
de su patriotismo. Fue en junio del año 1956. Allí mismo, en
La Penitenciaria de la avenida Las Heras, entre 1877 y 1961,
sádicos, envenenadores y todo un bestiario de delincuentes
terminales acabaron con la soga al cuello o a tiros de
pelotón. Pasaron por sus celdas el Petiso Orejudo y el Negro
Cartucho, seres casi legendarios de los anales policíacos
argentinos.
Junio de 1956.
Un general del Ejército argentino, Juan José Valle, cae
derribado a tiros de fusil. Fracasada su rebelión contra la
tiránica Revolución Libertadora, ésta decreta su asesinato.
Con la misma sangre fría con que violentaron el espíritu
honorable de la Constitución Nacional y la voluntad política
e ideológica del pueblo argentino en las urnas, los traidores
a la Contitución que enrolaron sus obscenas ambiciones de
poder bajo el movimiento "Revolución Libertadora" asesinan a
Juan José Valle, general del Ejército argentino, allí, en La
Penitenciaría de la avenida Las Heras.
Lo fusilan donde se fusilaba o ahorcaba a delincuentes de
la peor especie. Fusilan a Valle porque este noble general
estaba decidido a combatir la tiranía con sus propias armas,
desde el sector sano del Ejército Nacional, leal a la Patria,
o, lo que es lo mismo decir, al Pueblo.
Los traidores a la Constitución acusaron al general Juan José
Valle de cualquier cargo inventado entre gallos y madrugada
y, tras balearlo como a criminal, borraron su real biografía
de cuanto libro cayó en sus garras.
10. Otro 9 de julio sin Malvinas
«Mas yo haré que aquesta ofensa, cara
le cueste al ofensor...»
Garcilaso de la Vega, soneto 33
Otro 9 de julio sin Malvinas.
Aunque nuestras, le pese a quien le pese,
el britano con ellas se enriquece.
Y el gobierno es pasivo. ¿Tú qué opinas?
Esas islas son tierras argentinas.
La «diplomacia» actúa y favorece
al bárbaro sajón, que si pudiese
robaría las sierras famatinas.
¿Por qué la humillación si está la espada,
cruel acero aunque honroso en Guerra Justa?
¿Tú puedes dialogar con un corsario?
La razón no convence a quien no asusta
el Derecho moral del adversario.
Afilo el arma blanca desnudada.
10.7.98 - 12.7.98 [INTERNET el 13.7.98]
11. 21 de julio de 1998. El Presidente Carlos
Saul Ménem «renuncia» públicamente a un
tercer mandato, prohibido por la Constitución
Nacional aunque deseado a toda costa por él
y sus últimos seguidores (*)
Se acabó la «intentona» repudiable
de hacerse reelegir de Presidente.
Carlos Ménem luchó hasta con el diente
por detentar Poder inconfesable.
A la Ley no se avino dócilmente.
Amenazas se alzaron; y hasta el Sable
de la Constitución, que es implacable.
Ahora está muy solo, sin la gente.
Fracaso, no «renuncia», como dijo
en discurso que el miedo cobijaba...
¿Ninguna explicación al Pueblo debe?
Por esto, menos a él, a un otro elijo.
Otra Década Infame que se acaba
en mil novecientos noventa y nueve.
21.7.98 [INTERNET el 21.7.98]
____________________________________
(*) Hasta el 10 de diciembre de 1999 será el señor
Carlos Saúl Ménem Presidente de la República Argentina.
Pese al texto legítimo de la Constitución Nacional,
reformada y ratificada por él mismo en 1994, pretendió,
a toda costa y ante el asombro indignado de muchísimos,
apoyo para un improcedente tercer mandato. Hasta hubo
convocatoria a un Congreso Partidario «Justicialista»,
fracasado éste por temores y ausencias.
Encabezado en el envío INTERNET: La cruda realidad
política cotidiana inspira a algunos artistas; sobre
todo a artistas con cojones.
1. «Intentona». Vocabulario de la oposición política.
8. Sin fuerte apoyo popular, perdida la esperanza de una
modificación a la Constitución útil para la «Re-reelección»
o un «per saltum» a la Corte Suprema, el señor Presidente
inicia hoy un camino de soledad casi absoluta que, según
opinan algunos, no vale la pena ser transitado. Bajo estas
negativas condiciones, otros renunciarían al cetro, optando
por una lujosa vida privada.
9-10. Escribí el soneto tras oír un discurso del señor
Presidente. Percibí como miedo, sobre todo cuando mencionó
a la oposición casi reclamando que empezaran a investigarlo
judicialmente antes de finalizar su mandato.
12. Es decir: elegirá el personaje de ficción de esta
poesía a cualquier otro para Presidente, menos al señor
Carlos Saul Ménem, a causa de esta crisis institucional
por la «Re-reelección», la cual durante semanas mantuvo
en vilo al país democrático.
13. «Década Infame». Metáfora muy conocida y usada en
Argentina para períodos socio-económico críticos de la
historia.
*******************************************************
(C) Copyright by Claudio A. Gilardoni. Todos los
derechos reservados.
LIBRO DE POESIA II (1997 - 1998)
por Claudio Armando Gilardoni
Indice de primeros versos
1. «No creo», dije allá en la superficie;
2. ¿Qué quién fui yo...? El almirante Massera,
3. En «América», en Rusia capitalista
4. Deseas que el recuerdo dé a la mar,
5. Para el hombre, cuando cesa la vida
6. En Asia del Sudeste,
7. Son rusas y ucranias, no judías
8. En Goya, en la provincia de Corrientes,
9. La "Peugeot", la "Renault" usaron muertos,
10. Cayeron de los cielos toneladas
11. Pedro Meurice Estíu, sacerdote,
12. Un niño de seis años fue llevado
13. El último Zar, Nicolás II,
14. El día 10 de junio y subsiguientes,
15. Fue en la Exposición Mundial de París,
16. Honorable Consejo Deliberante
17. «Yo quemaba las villas y las casas,
18. Hubo allá, bien recuerdo, un par de amantes;
19. La baronesa socorre a su hermano,
1. El Infierno tan temido I (*)
«No creo», dije allá en la superficie;
icie 1
«no creo», digo acá, en el triste Averno. erno 2
Si existe este lugar, quien ajusticie
icie 1
a buenos y malvados, es Eterno,
erno 2
es un ser giganteo, sin ser Dios.
os
3
Ni una lágrima vierte en este invierno
erno 2
de planicies heladas sin adiós,
os
3
quien niega lo evidente, que Satán
án
4
es el Amo del Mundo, y que no hay Dos.
os
3
El Mundo es de la Bestia, y morirán,
án
4
por descender aquí, hasta los mejores.
ores
5
Toda moral es vana, y sufrirán
án
4
los niños y los puros mil horrores;
ores
5
pues la Bondad es otro falso invento
ento
6
de «Papè» y sus diablos, creadores,
ores
5
hace eones de tiempo, del Tormento.
ento
6
25.8.97 - 20.12.97
_______________________________________
Esta poesía, primera de la serie, reproduce formalmente
el modelo de la "Commedia" dantesca. Su título proviene,
como todos sabemos, del tercer verso del "Soneto a Cristo
Crucificado" (España, siglo XVI), de polémica paternidad
(o maternidad) literaria:
«No me mueve, mi Dios, para quererte,
el cielo que me tienes prometido;
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.»
...
15. «Papè». Ver "Commedia", 1, 7, 1:
«Papè Satàn, papé Satàn aleppe.»
Una interpretación propia de este endecasílabo, en
"Ensayos literarios, I".
«Papè» = «Papá», en mi interpretación.
2. El infierno tan temido II (*)
«...Come 'l mio corpo stea
nel mondo su, nulla scïenza porto.»
"Commedia", 1, 33, 122-3
¿Qué quién fui yo...? El almirante Massera, era 1
militar con poder de vida y muerte
erte 2
cuando la Dictadura sin bandera,
era 1
Bestia que torturó, dejando inerte
erte 2
a tanto «terrorista» en Argentina,
ina
3
por mandato de Whashington, que invierte
erte
millones en masacres y doctrina
ina
3
contra el «avance infame de la Izquierda». erda
Yo fui Emilio Massera, quien camina
ina
bajo el Cielo avernal, que llueve mierda, erda
insulto, escupitajo, y odio eterno
erno
por eones perpetuos. ¿Me recuerda?
erda
Yo tuve gran poder, yo fui gobierno;
erno
yo asesiné a quien quise, aunque inocente. ente
¡Y sin entierro sufro tal Infierno!
erno
¡Por servir a Satán, por ser creyente!
ente
2
4
3
4
5
4
5
6
5
6
18.12.97
____________________________________
(*) Imito, como los amigos conocedores del Dante
apreciarán, el formalismo exacto de la "Commedia".
10. El Maestro usa palabrejas por el estilo dentro
de la misma "Commedia", en contextos de gran
dignidad. La finalidad no es causar repulsa
estética en el lector, por supuesto.
Prosa enviada vía INTERNET a varios foros de
literatura:
Escribí la prosa y los versos de esta «página» mientras
transcurría un noticiero televisivo. El ex-almirante de
la Dictadura Emilio Massera causó otro desagradable
episodio en un restaurante de Buenos Aires, por el mero
hecho de hacer acto de presencia en él.
Existe el Infierno en la Tierra. Lo sé. Con precisión,
existen múltiples infiernos en la Tierra. Y los padecen
justos e injustos, por igual. En este caso que me incita
a la prosa y al verso, su ubicación circunstancial es un
restaurante del barrio de Almagro, en la ciudad de Buenos
Aires, entre las calles Humahuaca y Mario Bravo, pocas
jornadas antes de la Navidad de 1997. Almirante con gran
poder bajo la última dictadura militar argentina, Emilio
Massera fue condenado a cadena perpetua tras la horrenda
verificación de sus delitos contra la humanidad. Del todo
encadenado por sabias leyes internacionales, hállase
recluido a este país de su niñez y su vida entera, sin
salida alguna. Massera está condenado, con muchos otros
criminales, a padecer el insulto, el escupitajo, el odio
y el desprecio perpetuo, mientras viva sobre la superficie
del planeta y tras su muerte corporal, al menos en el papel
de la glacial historia verdadera.
Humahuaca y Mario Bravo, barrio de Almagro, Buenos Aires.
Un restaurante es la antesala del Infierno, o el Infierno
mismo. ¿...? Insultan a Massera; muchos de los que cenan,
al reconocer al hombre estigmatizado por sus propios
crímenes, abandonan el lugar, asqueados por la presencia
de tal personaje. ¿Dónde empieza el Infierno y dónde
acaba? ¿Hay algún mojón que separe el Cielo de la Tierra,
el Infierno de la Tierra? ¿O hay un tránsito suave, como
de horizonte entre una región y otra del campo visual?
Carezco de respuesta. El ex-almirante Emilio Massera,
por momentos, duda de la solidez de su carne y de la
objetividad de sus cinco sentidos. Lo imagino en extremo
confundido, de a ratos, a veces a la luz del Sol, a
veces en la total oscuridad, como cuando uno sufre una
espantosa pesadilla que emerge a otra espantosa pesadilla.
3. Gorbachov y la «Pizzatroika», 1997
¡En el noventa y uno, «Perestroika»;
en el noventa y siete, «Pizzatroika»!
En «América», en Rusia capitalista
la pizza Gorbachov está de moda.
¡Cantemos a la pizza una gran Oda,
y al «prócer» Gorbachov, el «leninista»!
¡En el noventa y uno, «Perestroika»;
en el noventa y siete, «Pizzatroika»!
Tras cortar en porciones el Imperio
de la Unión de Repúblicas
Socialistas Soviéticas,
corta pizza el «gran hombre», adusto, serio,
cual «héroe socialista», de obras públicas,
de grandes sacrificios, grandes éticas,
y grandes dividendos para algunos...
¡Tras Gorbachov, la Rusia es de los hunos!
Tras su «Revolución», la «Perestroika»,
que entregó el Gran Imperio al Capital,
Gorbachov llevá allá la «Pizzatroika»...
¡Qué final, Gorbachov, oh qué final!
¡De Cabeza de Imperio a vendedor
de pizza americana!
¡Qué prestigio obtenido, cuánto honor!...
¡Llorarás, Gorbachov, tal vez mañana!
¡En el noventa y uno, «Perestroika»;
en el noventa y siete, «Pizzatroika»!
25-31.12.97
__________________________
Prosa enviada vía INTERNET:
Gorbachov y la «Pizzatroika», 1997
Hace poco, la empresa "Pizza Hut" usó al Premio Nobel Mijail
Gorbachov para una publicidad que, a primera vista, pretende
un par de clásicas finalidades: primera y principal, vender
cuanta pizza sea posible, en Rusia y el resto del mundo, a
diestra y siniestra; segunda y secundaria, atacar a la
Izquierda socialista/comunista de alguna novedosa manera.
Fue divulgada hasta por la TV argentina.
Creo que es la peor propaganda con lectura de extrema
derecha americana que he visto en mi vida.
Gorbachov suscitando una antológica pasión popular por
la pizza y la «libertad capitalista» en 1997, en la
Rusia post-perestroika...
Cuando el momento culminante de esta propaganda, los
parroquianos de "Pizza Hut" --viejos conservadores de
izquierda y adolescentes incapaces de entender qué cosa
ocurre en su país-- se ponen de pie, alzan sus manos
derechas con una porción de pizza cada uno hacia el
presente Mijail Gorbachov, y exclaman:
--¡Viva Gorbachov, viva la pizza! («Heil to Gorbachov,
Heil to pizza!»)...
Imagino a una maestra del siglo XXV enseñando a pequeños
estudiantes de las futuras escuelas estatales «americanas»:
--Este gordo calvo que ven aquí, actuando en tal denigrante
propaganda de una extinguida empresa americana de pizza, fue
Mijail Gorbachov: de cabeza del Soviet Supremo de la Unión
de Repúblicas Socialistas Soviéticas a vendedor de pizza,
por propia voluntad. Muy típico exponente de la podredumbre
capitalista de aquella despreciable Edad Media rusa y
americana. Su lastimoso ejemplo sirva de lección a nuestra
idealista infancia y juventud comunista. Gorbachov fue
artífice necesario de la «Perestroika», que hundió a la
URSS en un absoluto y desigualitario caos económico y social,
y, como corolario lógico e ideológico de ella, artífice de
la «Pizzatroika». Si piensan acabar como Mijail Gorbachov,
ahí está esta gran enseñanza del capitalismo fósil de fines
de siglo XX a sus espaldas, en la propia historia de nuestra
igualitaria Patria América.
4. Bagatela de pobre amante
Deseas que el recuerdo dé a la mar,
adonde calmo oleaje del estío
va arrastrándolo todo, sin amar,
sin odio y sin hastío.
Hay tarde oro bermejo en luz de sol.
Intimo con las olas transparentes,
hasta el agua en los pies; en arrebol
hay nubes ya durmientes.
Afrodita miniada en porcelana,
inútil a los peces de Neptuno,
será cuando el rocío y la mañana
recuerdo de ninguno.
15.1.98
______________________________
1. (A) «Dé a la mar» en el sentido de «vaya a dar
en la mar». (B) «La mar» en vez de «el mar», pues
en griego antiguo era «la mar», «he thálassa», o,
«he hals». Hubo una forma masculina usada desde
los tiempos de Homero, con significado a veces
similar o idéntico a «el mar», «ho póntos». «El
océano» era masculino también, «ho ôceanós».
5. El Infierno tan temido III
(el caso Alfredo Astiz)
Para el hombre, cuando cesa la vida
cesan juntos el Cielo y el Infierno.
El Universo crea y luego olvida
con simple mecanismo, que es eterno.
Si cometiste el crimen más nefando,
si fuiste justo, irás al mismo Invierno
que ilimitado estamos contemplando.
Allá no crece flor, ni planta verde,
ni van las estaciones alternando.
Pero cesa el dolor, que el alma muerde
cual fantasma de madre torturada.
Algo se gana si todo se pierde:
o el sufrir o la Estepa congelada.
Yo sé que titubeas, que meditas
con fugarte de aquí, donde la Nada.
Allá no sufres tanto, ya no gritas.
ida 1
erno 2
ida 1
erno 2
ando
3
erno 2
ando
3
erde
4
ando
3
erde
4
ada
5
erde
4
ada
5
itas
6
ada
5
itas
6
20.1.98
_______________________________________
(*) Junto a Emilio Massera y tantos otros bestiales
criminales de la Dictadura 1976-83, Alfredo Astiz «el
ángel rubio», humillante capitán de fragata retirado,
padece ahora lo que merece padecer y sin duda padecerá
hasta la última hora, la que mata. Lo mejor de la
sociedad argentina lo acecha con una cuasi-perfecta
metodología justiciera. Hoy vi como lo escupían y le
arrojaban basura en la calle, a su salida de los
Tribunales porteños, adonde tuvo que declarar por sus
abominables afirmaciones ante la prensa. Astiz, deshonra
de las Fuerzas Armadas argentinas, deberá medrar lejos
de la luz por temor a ser reconocido y acaso ejecutado,
hasta el final. Escapar a otra parte, a otro país donde
nadie recuerde su rostro, adonde cada minuto de cada día
no sea humillación y lógico castigo, es pretensión
quimérica. Con pedido de captura internacional por parte
de Francia, a raíz de la desaparición de mujeres francesas,
un pie fuera del mapa argentino equivaldría a cadena
perpetua en un paciente sótano de cárcel. A todas luces,
Astiz ya es prisionero en otro círculo exquisito del
Infierno tan temido.
11. «Fantasma de madre torturada»: durante la Dictadura
1976-83 fueron torturadas y asesinadas «subversivas»
mujeres embarazadas en la Escuela de Mecánica de la
Armada y otros domicilios subterráneos del imaginario
Satanás. La iglesia católica, con su silencio papal,
colaboró de firme con la Dictadura. ¿Razones? Hace poco,
el actual Papa manifestó públicamente su ideología
anticomunista...
16. Supongo que Astiz padece por sus crímenes o por su
situación de condenado, aunque es débil suposición. Bien
recuerdo que una monja francesa, por la TV, lo definió
hace unos meses de «degenerado».
El repudio unánime hacia Astiz es consecuencia de su
falta glacial de arrepentimiento. Debiera obrar como
Adolfo Scilingo, para así colaborar con la Justicia y
recuperar un ápice de la autoestima moral que cualquier
hombre de bien valora más que la existencia; en cambio,
persevera en su patología criminal, apologetizando por
el Mal.
Si un mal Destino me da un hijo como Astiz, lo maldecire.
Prosa adjunta al poema:
Morir, a la larga, será una liberación para Alfredo Astiz.
Tras la muerte no hay nada de interés para el hombre.
Tras la muerte, lo mecánico sobrehumano se impone.
Vivir condenado al desprecio, al insulto, al asco de toda
una sana sociedad en una cárcel del tamaño de un país es
la mejor ilusión de Infierno que puedo imaginar.
¿Qué preferirá Alfredo Astiz tarde o temprano? ¿La vida
y el Infierno o la muerte y la Nada?
¿En qué alternativa medita cuando la lucidez lo acecha
con sus nocturnos perros cancerberos?
Debe vivir, no morir. Alfredo Astiz debe vivir. Porque
todo sufrimiento cesa cuando cesa el Infierno.
6. No deseo tu «América» en mi América
(Homenaje a Pablo Neruda)
En Asia del Sudeste,
de 1955
a 1975,
hubo gran mortandad, una gran peste.
Fue en Vietnam, en Camboya y en el Laos.
5
De "América" fraguaron guerra y caos
para amarillos ávidos de paz,
de igualdad económica y social.
Por la "América" bárbara y riflera,
de Hitler fiel secuaz,
10
hubo horrenda matanza criminal.
Tras la falsa bandera
de la Gran Libertad, sólo en estatua,
¡bombardearon escuelas
y hospitales del Asia comunista!
15
¡Qué perversa y qué fatua
esa «Gran Libertad»! ¿A quién consuelas
con tu marcha patriótica?
¡Enseña la verdad! ¡Que es tan racista,
tan perversa y despótica
20
tu «América» de blancos como aquella
que exterminó a los indios «pieles rojas»!
No deseo tu «América» en mi América.
No seguiré tu huella,
la del riflero cruel, que a tumba arrojas
25
en metódica, histérica,
perpetua sed de plomo y de conquista,
al negro, al amarillo y al mestizo,
al rojo comunista,
aunque a todos nos parió, a todos hizo
30
la misma tierra madre,
y todos merecemos ser iguales.
Del genocidio en Asia fuiste el padre;
de Vietnam y sus niños sin destino
--muertos como animales-35
fuiste, Nixon, el bárbaro asesino;
y tú, Fitzgerald Kennedy, y el resto:
los presidentes de Estados Unidos
que mercaron sus tropas con la muerte,
en busca, por la selvas, de vencidos.
40
Porque soy hombre libre escribo esto.
60 mil soldados, polvo inerte,
son poca bagatela por la guerra.
¡A un millón de amarillos se lo entierra
en la fosa común del genocidio...!
45
Un chileno inspiró el «Nixonicidio»...
25.1.98
____________________________________
2, 3 y 42. Las cifras se leen como prosa. Son
endecasílabos los versos que las contienen.
9. ««América» riflera». Ver el poema de Rubén Darío,
"A Roosevelt", que dice:
«...Se necesitaría, Roosevelt, ser, por Dios mismo,
el riflero terrible y el grande cazador
para poder tenernos en vuestras férreas garras.»
Leí que «soldados» estadounidenses usaban rifles
«winchester» en Vietnam, para «cazar» campesinos
«a la antigua», es decir, como hacían sus antepasados
con los pieles rojas.
42. Unos 60 mil cascos estadounidenses fueron fundidos
en la «metalúrgica» de Vietnam, y no menos de 350 mil
soldados regresaron heridos y mutilados. De los vietnamitas
cayeron una cifra indeterminada, que supera los dos millones
de almas.
46. «Nixonicidio». Ver, de Pablo Neruda: "Incitación
al Nixonicidio y alabanza de la Revolución Chilena".
7. El Infierno tan temido IV
(el caso Jacob Golán) (*)
Son rusas y ucranias, no judías
ías 1
estas rubias que ves esclavizadas.
adas 2
Si no son de Israel, palabrerías
ías 1
son las leyes gentiles, importadas.
adas 2
No hay hijas de Israel en "Tropicana".
ana
3
Yo cumplo "La Torá". Son muy buscadas
adas 2
estas rubias de piel de porcelana.
ana
3
Pagan mucho por estas muñequitas,
itas
4
y ninguna se llama Esther, ni Ana.
ana
3
¿Una blanca bien dócil necesitas?
itas
4
Aquí tienes a Irina, esta extranjera.
era
5
Por aquí valen como moabitas
itas
4
estas sucias esclavas de cualquiera.
era
5
En "Tropicana", de Jacob Golán,
án
6
se respeta "La Ley". ¿Por qué me espera
era
5
ese demonio afuera, ese Satán?
án
6
2.2.98
__________________________________________
(*) Jacob Golán, empresario del prostíbulo "Tropicana",
de Tel Aviv, asegura que sus clientes las prefieren
rubias. Traen mujeres engañadas de Rusia y Ucrania
(presumiblemente de otras partes del mundo) para la
esclavitud de la prostitución, prometiendo trabajo honrado
en Israel. La policía local colabora con Jacob Golán, según
entiendo de un artículo aparecido en el periódico "Clarín"
el día 17 de enero de 1998. Este artículo corresponde a
uno original de Michael Specter, en inglés, del "New York
Times".
El caso de Irina forma parte ejemplificatoria del artículo.
5-6. "La Torá" judía advierte en "Deuteronomio", 23,
17, que no debe haber prostitutas de entre las hijas
de Israel. Desde antiguo fue corriente la prostitución
de extranjeras en el país.
12. «Moabitas». En "Deuteronomio", 23, 3, se advierte
que no serán admitidos moabitas en «la asamblea de
Israel», ni a la décima generación.
8. Escribo avergonzado este
16 de abril
En Goya, en la provincia de Corrientes,
no hay pista pa que bajen los aviones,
pese a tanta tragedia de inundado...;
pero sí en Anillaco, donde hay gentes
que piensan en futuras Elecciones.
Argentinos, escribo avergonzado.
El billete de Rosas, y Anillaco,
y nuestra Deuda Externa, la Usurera,
y tanto desempleo, y juez converso
de «Su Excelencia» a «pícaro bellaco».
La Patria en otras manos yo quisiera.
Escribo avergonzado, verso a verso.
16.4.98 [INTERNET el 17.4.98]
________________________________________
1-3. Oigo que son 3 millones las hectáreas inundadas
en las provincias del Nordeste. A la fecha, 35 mil
evacuados. 400 mil damnificados oficiales. En Goya,
Corrientes, cayeron 2000 milímetros de lluvia. No hay
pista de aterrizaje. Alguien pensó enviar «Hércules»
a la zona álgida de catástrofe. ¿Adónde va a amarar
un aparato con alas que no sea hidroavión?
2. «Pa que» por «para que». Idiotismo rural.
4. Sobre la pista para aviones y la mansión de Anillaco,
La Rioja, creo que todo acaba de ser dicho, en prosa y
verso.
7. Afrentoso, el billete de 20 pesos de Juan Manuel de
Rosas sigue en circulación. Recordemos que la depravada
policía rosista, la «Mazorca», debía su nombre a una de
sus torturas preferidas: meterle mazorcas en el ano a
la oposición, hombres y mujeres por igual.
8. La Deuda Externa, cáncer a extirpar, asciende a ¿150
mil millones de dólares?
9-10. Varios «jueces» presos. Pedidos de Juicio Político
a diestra y siniestra. Parece que en el Congreso --a
decir de medios de información-- son trabados, por haber
implicados de cada partido. Apenas se puede hablar de
«justicia» con minúscula para 1998. Me viene a la memoria
el «Congresito oveja» de Estanislao del Campo.
9. La "Peugeot" y la "Renault" y los
niños muertos
¿La "Peugeot", la "Renault" usaron muertos,
cadáveres de niños pobrecitos,
para experimentar en los 80...?
¿Por la seguridad de niños vivos?
¿Fracturaron bebés de pobres --yertos,
pero bebés al fin--, por sus autitos...?
El fin empresarial, ¿no es simple venta?
¡Qué sublimes, morales Objetivos!
¡Jamás les compraré un auto maldito!
Porque asocio la imagen de un bebito
reventado en legal laboratorio
por "Peugeot" y "Renault"..., y un Crematorio.
21.4.98
_______________________________
(*) Con feroz estupor, acabo de oír por la TV, hace
minutos apenas, que el Ministerio de Salud francés
avaló en la década del 80 una horrenda práctica con
niños muertos, en beneficio de «la ciencia» al servicio
de la industria automotriz. Dos empresas, "Peugeot" y
"Renault", obtuvieron, con permiso legal, cadáveres de
criaturas para experimentar accidentes de tránsito
simulados... Supongo que fueron niños de pobres. Con
un asco y un desprecio olímpico y de por vida escribí
esta poesía rimada.
10. Concepción pigmea del Poder
Métrica: 11abcabcdd x 4 estrofas
Cayeron de los cielos toneladas
de bombas sobre escuelas y hospitales.
Sin embargo, nunca fue suficiente.
Carnes rotas de seres, quebrantadas
hasta el cráneo y el fémur: basurales
que el invasor procrea diariamente.
Todos juntos, cual si fueran hermanos,
millones que una vez fueron humanos.
En Whashington decretan genocidio:
la víctima, Vietnam. El comunismo
es cáncer para «América» fascista.
Pablo Neruda, en su «Nixonicidio»,
nos explica sobre el Capitalismo:
el poeta chileno, tan realista,
describió la Verdad en verso y rima.
Leerlo da esperanza, aunque lastima.
No fueron a Vietnam a liberar
a un pueblo por tiranos asfixiado.
Idearon un plan de destrucción
que es menester sin miedo denunciar.
Tres por ciento de un pueblo, eliminado.
Para tanta masacre no hay perdón.
Vendieron como esclavos, torturaron,
y a mano y bombardeo, asesinaron...
Hasta Roma la antigua construía
acueductos, cloacas, carreteras,
y enseñaba a los bárbaros Derecho.
«Washington depredaba y destruía.»
Eso dirá la Historia sin banderas.
«Fue un Imperio del Mal siempre al acecho.»
Al Futuro, ¿qué habrá de responder
tal concepción pigmea del Poder?
4.98-1.6.98 [INTERNET 5.6.98]
11. Esplendor y cubanía (*)
Rima: 11abcabcdd x 4 estrofas
Pedro Meurice Estíu, sacerdote,
arzobispo católico en Santiago,
donde la isla de Cuba, en el Caribe,
ante público y Papa da un azote
al rojo comunismo. Es tiempo aciago:
Cuba padece hambruna; sobrevive
contra el plan genocida y sistemático
de la CIA y de Washington fanático.
«Nuestra iglesia católica encontró
su máximo esplendor y cubanía
[bajo el tirano Fulgencio Batista]...»
Así Meurice Estíu describió,
haciendo de un cipayo apología,
las épocas doradas de conquista.
El libreto lo escribe el Vaticano
y lo aplaude el gobierno «americano».
--Cuando Batista gobernaba, Cuba
era un prostíbulo de analfabetas
para el turista yanqui y putañero.
Eso quieren: que algún Batista suba
con la Iglesia al Poder... ¿Tú los respetas?
¿Tú deseas de nuevo un Carcelero?
Hoy hay tanta miseria, tal pobreza
que muchos van perdiendo la entereza.
--Hermano, mezcla ron con la ginebra,
y dame un «cubalibre», gran bebida.
Soportar a ese cura exige un premio.
No es cosa que en mi Cuba se celebra
el oír a una iglesia resentida
clamando por Batista; nunca abstemio.
Hasta a un conservador, hasta a un fascista
el discurso lo vuelve terrorista.
9-10.6.98 [INTERNET 10.6.98]
__________________________________
(*) Cuando la visita del Papa a Cuba, en enero de
1998, Pedro Meurice Estíu, arzobispo de Santiago,
ante una audiencia internacional y cámaras de TV,
afirmó que la iglesia católica «encontró su máximo
esplendor y cubanía» bajo Fulgencio Batista... Quien
lea cualquier biografía de Fulgencio Batista --hasta
escrita en lengua inglesa-- entenderá el por qué de
mis «subversivas» rimas.
12. Cuarteto de Ho chi Minh (*)
Un niño de seis años fue llevado
a una penosa cárcel con su madre,
por ser un comunista el propio padre.
Ella vendida y él asesinado.
4.98 [INTERNET el 14.7.98]
_____________________________
(*) Glosa basada en traducciones de poemas de Ho
chi Minh, según el libro de Reinhold Neumann Hoditz,
"H^o Tschi Minh", 1970 ("Ho chi Minh", Barcelona,
1989)
13. Julio de 1998: los restos del último Zar
de Rusia, Nicolás II, retornan junto a
los de sus antepasados aristócratas
El último Zar, Nicolás II,
retorna ya cadáver, podre y hueso,
con sus antepasados aristócratas.
Fue ejecutado por pobres del mundo,
incultos y raquíticos, tras preso
por fuerzas comunistas y demócratas.
Fue baleado en un sótano cualquiera.
Merecido castigo, pues mataba
al mujik, al obrero despreciado,
al niño y a la madre limosnera.
Torturó y fusiló a quien «conspiraba».
¿Por alguien con moral será llorado?
Que entierren cerca de él a Vladimir,
a Purishkevich, el blanco zarista,
quien gritaba, jactándose de duro,
con el fin de al gran pueblo destruir
destruyendo a la «Izquierda terrorista»:
«¡A mi derecha sólo existe el Muro!».
Que su final recuerde a los tiranos,
a los déspotas todos, el futuro,
el final similar de aquella noche,
en idéntico sótano, si hay manos
de un pueblo en la penuria ya maduro
por mantener el lujo y el derroche.
17.7.98 [INTERNET el 17.7.98]
____________________________________
13. Vladimir Mitrofanovich Purishkevich: uno de los
peores dirigentes de extrema derecha a servicio del
Zar Nicolás II. Antisemita y partidario de la máxima
violencia contra la oposición, proclamaba a los
cuatro vientos:
«¡A mi derecha sólo existe el Muro!».
14. «Blanco zarista»: los «blancos», leales al Zar,
se oponían a los rojos revolucionarios.
14. Lidice (*)
El día 10 de junio y subsiguientes,
en 1942,
Lidice, pueblito checoslovaco,
fue sometido a total destrucción
por tropas de la Waffen SS.
5
Represalia de bárbaros dementes,
autómatas de un diabólico dios
a quien odiando a muerte aquí yo ataco,
llamado Adolfo Hitler, sin perdón.
La historia cambiaría, si pudiese.
10
En mayo 27, unos valientes
malhirieron a Heyndrich, portavoz
de la Germania Nazi, cruel bellaco,
con bomba y metralleta al corazón.
Justicia que El Verdugo así muriese.
15
Por Heyndrich masacraron a esas gentes.
De los hombres apagaron la voz
bajo fuego de acero, cual atraco
de gángster asesino en plena acción.
Ni Hitler ni Heyndrich, si El existiese.
20
Balearon a mujeres, obedientes
a ordenanzas del Führer, tan feroz
que Atila es menos bestia entrando a saco.
El resto, a campos de concentración.
Ojalá otra poesía aquí escribiese.
25
Robaron a los niños, inclementes.
Uno sólo mataron, hecho atroz.
Por ser de «buena raza» --lo destaco--,
se salvaron de horrible destrucción.
A estériles germanos favorece.
Lidice hasta el escombro fue aplastado.
30
Usaron dinamita hasta extirparlo
de la faz del paisaje, hasta dejarlo
sin un solo edificio, sin pasado.
Pero todos sabemos estas cosas.
35
La verdad hasta en verso ha sido escrita.
Donde Lidice fue no hay flor marchita:
hay perenne jardín de lindas rosas.
25.7.98 - 2.8.98 [INTERNET el 5.8.98]
_____________________________________
(*) El nazismo cometió innumerables delitos contra
la indefensa población civil de los países ocupados,
durante la Segunda Guerra Mundial. No hubo crimen
nefando que las tropas y los cómplices de Hitler no
ejercieran como insana represalia por atentados contra
sus intereses. Masacraron poblaciones enteras en
Francia, Checoslovaquia, Rusia... Lidice es un triste
caso de entre tantos. Están documentados muchos otros.
12. Reinhard Heydrich (1904-1942), apodado "Der Henker"
("El Verdugo"). Padeció unos cuantos días y noches en
el hospital de Praga, antes de morir, tras un feliz,
justiciero y aplaudido atentado con bomba y metralleta.
En memoria, la Waffen SS destruyó Lidice hasta reducirlo
a escombros planos.
14. Heydrich fue herido en la carretera Praga-Berlín el
27 de mayo. Expiró el 4 de junio.
15. «El Verdugo». Ver nota al verso 12. Hay un doble
sentido en el endecasílabo.
30. Los niños fueron otorgados a familias germanas
incapaces de generar prole «racialmente pura».
38. Como delicado memorial, donde el arrasado pueblito
de Lidice plantaron un bello jardín de rosas.
15. Popper, sus cazadores de indios y los
«caníbales» selk'nam de la Exposición
Mundial de París del año 1889
«...Quienes iniciaron esta aventura [la conquista
de Tierra del Fuego] fueron hombres ambiciosos e
inescrupulosos que devolvían al medio la hostilidad
con la que fueron recibidos, asesinando a los indios
y violando a las indias.»
"El gran libro de la Patagonia", Bs. As.,
1997, p. 35
Fue en la Exposición Mundial de París,
en mil ochocientos ochenta y nueve:
indios selk'nam de la Tierra del Fuego
posaron con sus pieles, exhibidos
ante «civilizados» de la Francia,
cual si fueran caníbales salvajes.
Turistas que a la Argentina venís:
no creáis que esos indios de la nieve,
del frío casi antártico, yo os ruego,
eran bípedas bestias; sí vencidos.
El vencedor promueve la ignorancia
para justificar sus mil ultrajes.
5
10
Conquistó el hombre blanco su país
con rifles y estricnina, y alguien debe
denunciar en poesía, hasta al que es ciego,
lo que se oculta de esos tiempos idos.
Cazaron sin piedad ni tolerancia.
No hay selk'nam adornados con tatuajes.
Matando, ¿Julius Popper fue feliz?
En público, a alabarlo, ¿quién se atreve?
Disparó al indio selk'nam, para luego
rematar con cuchillo a los heridos.
Recibió del gobierno alguna estancia,
y un nombre conocido en los parajes.
Con Popper fueron muchos, tras el oro
del último lugar del continente
--Julio Argentino Roca Presidente--,
y por tierras del selk'nam, gran tesoro.
15
20
25
¿Quién llorará a los selk'nam? Yo los lloro.
Imagino el volver de tanta gente
30
clamando a Julio Roca, indiferente,
rodeado de «caníbales» en coro.
6.8.98 - 7.8.98 [INTERNET el 10/13.8.98]
__________________________________
1-6. Existen documentos fotográficos de la Exposición,
en relación al caso. Ver "El gran libro de la Patagonia",
como instroducción.
3. «Selk'nam». Primitivos indígenas de Tierra del Fuego,
arqueros cazadores de guanacos.
14. «Estricnina». Los selk'nam fueron aniquilados por
el hombre blanco mediante el uso de armas de fuego y
hasta venenos --como la crudelísima estricnina, de más
o menos reciente «descubrimiento» (1818), substancia
del reino vegetal que en dosis superiores a los 0,04
gramos resulta letal para el ser humano. Provoca fuertes
espasmos y convulsiones antes de matar por asfixia a las
víctimas. Fue el móvil del invasor el oro, las tierras
y la explotación ganadera de la región.
18. Los selk'nam acostumbraban tatuarse el cuerpo.
19-24. Julius Popper (h. 1856-1893). Rumano, al parecer
de origen judío --según Diego A. de Santillán, en "Gran
Enciclopedia Argentina", Tomo VI, Bs. As., 1960--, llegó
a la Argentina cuando el indígena fueguino no había sido
del todo exterminado. Entre sus memorables actividades
históricas en Tierra del Fuego estuvo la de capitanear
una banda de asesinos de indios selk'nam. Conservamos
documentos fotográficos de Julius Popper con los suyos,
en acción. Uno de ellos, de 1886, muestra a un joven
selk'nam, cara al cielo, derribado presumiblemente a
tiros de arma de fuego por el mismo Popper o alguno de
sus secuaces. Como si la matanza de indios fuera asunto
de escaso relieve para la toponimia, hay un recordatorio
en la geografía argentina: «Punta Popper», frente a
Río Grande, en la costa del Mar Argentino. Algún día
patriótico habrá que substituir ese infame nombre por
otro impecable o menos cuestionable: «Punta Selk'nam»,
tal vez. La mentada fotografía, inspiradora, por su
hondo dramatismo, de la poesía rimada y de esta prosa
explicativa, hállase reproducida en "El gran Libro de
la Patagonia".
23. «Alguna estancia». Suposición.
27. Julio Argentino Roca (1843-1914). Dictador y primer
responsable de las postreras y exitosas grandes guerras
de conquista contra los amerindios de la Argentina, las
cuales degeneraron en genocidio o sometimiento servil.
Génesis del poema:
Fue el mes pasado, cierta madrugada de lectura en la
Biblioteca del Congreso de la Nación, Alsina 1835. Sin
nada esencial que leer, tuve deseos de aprender algo
más acerca del sur argentino, sobre todo de su geografía
turística. Busqué, entonces, libros con abundantes y
gratas fotografías a color. Hojeando páginas al azar,
me detuvo de pronto la decimonónica de un tal «Popper»
y sus cazadores de indios fueguinos: la horrible del
joven selk'nam asesinado a los pies de blancos armados.
También llamó mi atención esa humillante de la Exposición
de París del año 1889, con indios «caníbales» posando
para la posteridad (¿tal vez para la denuncia de mi
poesía?). Tomé pocas notas antes de retirarme, con la
vaga idea de escribir versos en torno al caso, desde
una perspectiva humanista y denunciatoria, aunque sin
firme decisión. Medité bastante sobre el tema, reviendo
en mi mente, a cualquier hora del día y de la noche, las
fotografías de los cazadores y de los selk'nam. Miré
de frente esos rostros del pasado argentino una y otra
vez, formulándome preguntas sin respuesta. Así que
retorné a la noctámbula Biblioteca del Congreso el 4 de
agosto, con el objeto de recabar información precisa
sobre los indios selk'nam y ese tal «Popper», del cual
desconocía hasta el nombre de pila. ¿Habría para ese
miserable genocida prontuario biográfico? Tras pocos
minutos de rastreo en estanterías, el volumen VI de la
"Gran Enciclopedia Argentina", de Diego A. de Santillán,
me ofreció dos entradas probables: «Julius Popper» y
«Punta Popper». Escribí tres fichas con datos útiles,
dando por supuesto que todos hablábamos del mismo
personaje. El 6 de agosto empecé y culminé la poesía,
puliendo algunos versos el 7. Me gustaría que fuera leída
a la vista del patético material fotográfico que la generó.
Nuestros tiempos dan para ello. Parece que los documentos
originales están en manos del Instituto de la Patagonia.
Averiguaré si es legal usarlos para ilustrar una poesía
rimada. Pobres indios selk'nam.
16. India wichí reclamando (*)
Honorable Consejo Deliberante
de esta patria que creo también vuestra:
¿por qué una mujer wichí de Argentina
vive y duerme en la calle, ante los ojos
de todo el gran Congreso ya hace rato?
"INDIA WICHI RECLAMANDO
CONTRA LA DISCRIMINACION.
¿QUE HACE EL MINISTRO DE EDUCACION DE SALTA."
Esa mujer del Norte está delante
de muchos transeúntes, cual la muestra
tal vez de una desidia que incrimina.
¿Que a los wichí los coman los piojos...?
Dejarla ahí es vergüenza y es maltrato.
"PROVINCIA DE SALTA = FEUDAL
EL MINISTRO DE EDUCACION PERSIGUE
A LOS DOCENTES QUE APOYAN LA LUCHA
POR LAS TIERRAS INDIGENAS"
¿No tiene esa mujer representante?
¿Ninguno la recibe? ¿Se demuestra
quién es quién entre ustedes? ¿No camina
cualquiera ante su carpa, entre despojos?
¡Reclamo que la atiendan de inmediato!
"GRACIAS POR SU AYUDA"
28.8.98 [INTERNET 28.8.98]
________________________________
(*) Hace tiempo que veo una pobrísima carpa frente al
"Honorable Congreso de la Nación", acá en la Ciudad
de Buenos Aires, entre los carteles que forman parte
substancial de esta poesía:
"INDIA WICHI RECLAMANDO..., "PROVINCIA DE SALTA =
FEUDAL..., y "GRACIAS POR SU AYUDA".
Recién hoy, caminando por la avenida Rivadavia hacia
mi casa, quise detenerme ante la mísera «vivienda»
de esa mujer luchadora, para tomar notas de poesía.
Indigna tanto aparente desinterés. Pues si sigue ahí
esa india wichí es porque espera alguna respuesta
gubernamental que no llega.
Vive de limosnas, según el cartel "GRACIAS POR SU AYUDA"
que cierra con artero doble sentido esta rimada poesía
de denuncia y que leí sobre una alcancía de cartón
puesta junto a la carpa.
La dramática impresión es que los aborígenes de esta
Argentina de fines de siglo siguen siendo perseguidos,
como antaño, por el depredador «hombre blanco». ¿Ni un
rincón de buena tierra para aquellos que fueron este
país miles de años antes que los invasores europeos
lo «descubrieran»? Hoy mismo, en el Sur, allá lejos,
en la bellísima Provincia de Neuquén, somos testigos
televisivos de problemas graves a causa de tierras
vendidas por el Estado (el gobierno de turno) a cierta
empresa privada, la cual exige que los aborígenes
mapuches sean desalojados, a hierro y fuego legal de
ser necesario. Puede haber violencia. Sé que los indios
neuquinos son capaces de morir como hombres por su
propia tierra natal. Falta un Julius Popper en escena.
No quisiera ver indios mártires asesinados por fuerzas
represoras autorizadas por el Gobierno, a quien no voté
ni ebrio ni dormido.
Nota en envío INTERNET:
Escrita hace pocas horas, esta poesía rimada de
denuncia me persiguió en proyecto durante meses.
Debo estar inspirado para escribir literatura; por
ello no fue antes.
Sí; soy poco diplomático. La Realidad desnuda se
impone en mis versos.
17. Ordenes legales en el contexto de
la Guerra de Vietnam (*)
UN EX-SOLDADO BLANCO DEL EJERCITO
ESTADOUNIDENSE:
«Yo quemaba las villas y las casas,
con lo que había dentro, por placer.
Incendiar a Vietnam, volverla brasas,
era un sueño posible en que creer.
Los pobres vietnamitas campesinos
se sentaban a ver, en impotencia,
pues temían que fueran asesinos
a matarles los niños, sin clemencia.»
UN EX-SOLDADO NEGRO DEL EJERCITO
ESTADOUNIDENSE:
«Yo maté casi 20 en sólo un día.
O cumplía las órdenes de mando,
y tiraba a las chozas, o caía
otro negro en las selva, reventando
por bala de fusil americano.
Así de mala fue, en Vietnam, la guerra.
Lo mejor fue perderla, pues, hermano,
hicimos un infierno de esa tierra.»
2.9.98 [INTERNET 10.98]
_______________________________
(*) Amparándose en falsas «leyes de Guerra», los
principales militares genocidas del bando «americano»
que actuaron en Vietnam desde el principio al fin de
la Guerra fueron sobreseídos por Washington. Todos
burlaron la merecida cárcel perpetua o la ejecución
por delitos de lesa humanidad. Mi poesía es una
dramatización imaginativa de confesiones reales.
Lo esencial de cuanto relato aquí en versos rimados
fue dicho en prosa por soldados confesores.
18. Los amantes y el mar (*)
Hubo allá, bien recuerdo, un par de amantes;
ahí donde el gris mar, enfurecido,
socavó, como ayer, la blanca arena.
Allí fue un viento malo, que, en instantes,
cual demonio cayó, dando silbido,
azotando con látigo que truena.
5
El hombre y la mujer, recién galantes,
gritáronse su amor enloquecido,
injuriando cual reos con cadena.
Con uñas destrozáronse lo que antes
fueron ropas humanas, y un rugido
surgió de la mujer, bella morena.
Mordíanse en harapos, insultantes,
con gran furia del alma; y ha temido
quien contemplaba niño aquella escena.
10
15
Eran crueles, hermosos y arrogantes,
y se juraban cosas sin sentido
mientras el mar hacía de barrena.
Y fue el mar sin piedad de navegantes
quien, reventando en cólera, ha engullido
a esos dos que mi memoria encadena...
Hubo luego una noche de diamantes.
Y nunca más yo vi a quien nunca olvido.
20
Y hubo Luna de paz, rosada y llena.
10.9.98, hacia las 3 de la madrugada
_______________________________
(*) Esta poesía está absolutamente ligada al soneto
"Dos amants" ("Dos amantes") del catalán Josep Carner
(1888 - 1970). Es, desde cierto punto de vista, un
acto de homenaje a quien debió ser coronado en vida
como gran artista de las letras mundiales. Intercalé
vocabulario y metáforas de Carner entre mi rimas.
Traduje el soneto del catalán en mayo del 98. Tan
profundo me impresionó.
El dramático escenario mental que imaginé mientras
escribía estas rimas fue el de las playas de Mar del
Plata, Argentina. Cuando caen grandes tormentas en
la zona, la paisajística se torna descomunal ante los
osados observadores. Entonces, los vientos oponen tal
fuerza bruta que hasta un hombre vigoroso puede ser
arrastrado hacia el mar devorador contra su férrea
voluntad.
Recuerdo que siendo mi hermano y yo niños de creo
7 y 9 años, de pronto nos vimos inmersos, junto a
nuestros padres, en una tormenta de lluvia y viento,
durante unas vacaciones de verano en Mar del Plata.
Porque el viento arastraba a mi hermanito, ya incapaz
de valerse solo en tal situación, mi padre tuvo que
envolverlo en una lona de playa y cargarlo hasta salir
de la zona de peligro. Yo apenas podía caminar. Unos
minutos antes había sol de febrero en la costa.
Sé que algunos psicólogos interpretarán en el niño que
observa la escena de esta poesía al Claudito de 9 años,
y en los amantes a mi propios padres, durante alguna
«traumática» discusión...
6. «Látigo que truena». El relámpago.
18. El mar abría un agujero en sí mismo, taladrando
como hace la barrena.
22. «Noche de diamantes». «Noche constelada de
brillantes estrellas».
24. He visto enormes Lunas rosadas y llenas en las
playas nocturnas de Mar del Plata, ciudad que amo
tanto como a Buenos Aires.
19. Incordio a la baronesa Margaret
Thatcher, acérrima defensora del
genocida chileno Augusto Pinochet
«O tiger's heart wrapp'ed in a woman's hide!
How couldst thou drain the life-blood of the child,
to bid the father wipe his eyes withal,
And yet be seen to bear a woman's face?
Women are soft, mild, pitiful, and flexible;
thou stern, obdurate, flinty, rough, remorseless.
...
But you are more inhuman, more inexorable.-o, ten time more,--than tigers of Hyrcania.»
William Shakespeare, King Henry VI, Third Part,
Act I, Scene IV. (*)
I.
La baronesa socorre a su hermano,
que transita en oprobio por la historia:
Augusto Pinochet, viejo sin gloria,
que sólo por la forma es ser humano.
II. Baronesa, ¿con uñas enmerdadas
pretendes liberar a un genocida
que sabe demasiado de tu vida,
de tus «gestas» políticas pasadas...?
III. Tras la piel de mujer hay mucho menos,
tan poco que lo poco es poca cosa.
No quiere ser por actos reina hermosa:
disfruta el gran desprecio de los buenos.
IV. Una mujer es un ser bondadoso,
proclive a la piedad y la justicia,
o un animal llagado de codicia,
instigador del crimen horroroso.
V.
Una mujer desprecia al asesino,
al que violó y fue vil torturador;
o es cómplice y el rojo es su color,
el de sangre de niños, cruento vino.
VI. Biografía bestial, en vez de humana,
recordará a la Thatcher, baronesa.
Igual con Pinochet, sobre quien pesa
prontuario similar al de la hermana.
VII. ¡Ah, Pinochet, vieja bestia malvada!
¡Fuiste otro idiota útil de Bretaña!
Ahora, monstruo anciano, quiere España
que te pudras en cárcel bien cerrada.
VIII. De tu bestialidad, el juicio abierto
dará quince mil pruebas contundentes.
Salvo al nazi y a los indiferentes,
repugnas tanto al vivo como al muerto.
...
IX. Morirás en tu feudo, solitaria,
leyendo a Machiavelli en italiano,
leyendo a Adolfo Hitler en germano,
y estirarás la pata octogenaria.
X. Eres igual a aquel a quien desatas
de un infierno legal, que lo hace arder.
Tú, ¡oh monstruo en pellejo de mujer!,
por ese bestial signo de delatas.
24-26.10.98
________________________
(*) Versión propia:
«¡Oh corazón de tigre enrollado en un pellejo de mujer!
¿Cómo pudiste drenar la sangre vital del niño,
ofrecérsela al padre para que con ella se enjugase los ojos,
y aún así sobrellevar el ser vista con un rostro de mujer?
La mujeres son blandas, suaves, piadosas y flexibles;
tú severa, terca, dura como piedra, ruda, despiadada...
...
Pero tú eres más inhumana, más inexorable
--oh, diez veces más--, que los tigres de Hircarnia.»
Hay un doble juego de palabras tácito entre el fragmento
recordado y traducido de la obra teatral de Shakespeare
"King Henry VI" --usado sistemáticamente en mi poesía--,
y el nombre «Margaret». El Duque de York, en la obra de
Shakespeare, se dirige tal cual traduje a la otra «Margaret»...
I,4. Variación del verso 23 de la «canzone» de Dante
Alighieri que comienza: "Doglia mi reca ne lo core ardire":
«...omo no, mala bestia ch'om simiglia.
Versión propia:
«...hombre no, mala bestia que hombre parece.»
II, 1: Variación del verso dantesco, en Inf. XVIII, 131:
«...che là si graffia con l'unghie merdose...»
III, 1. Ver los versos de Shakespeare traducidos.- 2. Juego
de palabras fonético.
IV, 3-4. Alusión a "Macbeth". Lady Macbeth es la «gran
mujer» detrás de todo gran criminal.
V, 3-4. Otra alusión a "Macbeth".
VII, 1. Una y otra vez, la palabra «bestia», «leitmotiv»
del poema, y sus derivados. «Bestia malvagia», en Dante,
"Commedia", Inf. XVII, 30.-2. Los «idiotas útiles» son
sacrificados en política tan pronto la situación lo exige.
Suelen ejecutar trabajos sucios que los titiriteros
prefieren ocultar a la opinión pública, por razones de
«dignidad» y «credibilidad».
VIII. Estrofa en relación a los versos de la "Commedia",
Paradiso, XVII, 67-68:
«Di sua bestialitate il suo processo / farà la prova...».
X. 4. Ver Dante, "Commedia", Inf. XXXII, 133:
«O tu che mostri por sì bestial segno...»
Nota enviada el 26.10.98 a los foros literarios de
INTERNET:
Desbordado por humana indignación, el sábado pasado quise
escribir enfurecido unas rimas en torno al caso de Augusto
Pinochet y Margaret Thatcher, que lo defiende con uñas y
dientes por razones inconfesables ante la historia. Todo
este asunto del pedido de extradición de España a Gran
Bretaña y del presumible y aplaudido juicio por genocidio
al bárbaro chileno, ahora detenido en Londres, me motivó
lo suficiente. Tras meditar en las metáforas que usaría,
decidí traer textos clásicos muy a propósito con la temática.
Shakespeare y Dante Alighieri, nada menos. Y escribí unas
pocas notas explicativas. Porque he notado hace bastante que,
pese a excelentes voluntades, son raros los críticos que ven
más allá del veinte por ciento de cuanto encierra una poesía
con referentes externos a ella misma, bastante seguido
recurro a la prosa «a pie de página». James Joyce cometió
un gran error o un gran acto de sabiduría al evitar la
escritura de media docena de volúmenes explicativos para
su "Ulysses". Pasarán siglos antes que las generaciones de
críticos futuros sean capaces de desentrañar, con suerte,
la mitad de sus espectros eruditos.
******************************************************
CUARTETOS DE KHAYYAM II (1997 -
)
[Endecasílabos y alejandrinos con rimado: aaba,
a la usanza persa]
Indice de primeros versos
1. Este niño varón que ya has parido
2. Ya no escucho su voz; ya se ha apagado.
3. Después de todo el oro, del Poder,
4. Yo celebraré el año venidero,
5. «Si hay cosa que repugna a mi intelecto
6. Filosofan sobre una Rosa Eterna,
7. Soy secuaz de Aristóteles el griego.
8. Una soga en el ojo de una aguja...
9. No hay Enigma pues tampoco hay Esfinge.
10. Tú eres siervo y yo el amo, y no al revés.
11. Ahora brindaré por mi Vejez,
12. ¿Qué hará la Humanidad faltando el vino?
13. Deseo al enemigo ante mis pies.
14. Sospecho que marchítase la rosa,
15. Leí de ruinas chinas, de un reino milenario.
16. ¿Ya no gozas, Omar? ¿Ya eres simple polvo extinguido?
17. Hoy rescaté a mi amada de la paz infinita.
18. Hay una sombra aciaga a pleno día.
19. ¿Atesoras, Sultán, longevidad...?
20. Omar, no pongas fe en eternidades.
21. No me arrepiento, sombra de Hafiz,
22. ¡Gacela! ¡Amada mía! ¿Estás despierta?
23. Mutanabbi fue muerto por bandidos
1
Este niño varón que ya has parido
será Sultán o esclavo, pues nutrido
desde el vientre materno por Azar,
su Padre, tendrá un fin desconocido.
14.12.97
2
Ya soy sordo a su voz; ya se ha apagado.
Concédeme, Sultán, si me has creado,
siquiera del cadáver un suspiro...
¿A tal feroz Silencio has condenado?
14.12.97
3
Después de todo el oro, del Poder,
de cuanta fruslería a poseer,
¿deseas, oh Sultán, el Gran Espejo?...
No hay Espejo que haga eterno el ayer.
16.12.97
4
Yo celebraré el año venidero
(muy próximo el primer día de enero),
y el que en diciembre cesa, muy bebido.
Con el vino del Tiempo me libero.
18.12.97
5
«Si hay cosa que repugna a mi intelecto
es la falta de Fe», dice «el Perfecto».
Pero yo, ser humilde, soy cual soy...
Dirá: «bestia sin dios, como el insecto»...
18.12.97
6
Filosofan sobre una Rosa Eterna,
un Flor tan perfecta que gobierna
la existencia de tanta rosa efímera...
Invitaré a Platón a la taberna.
20.12.97
7 (*)
Soy secuaz de Aristóteles el griego.
Siendo persa conozco que este juego
de locas pretensiones teológicas
acaba en «asebeia». No estoy ciego.
20.12.97
___________________________
(*) Khayyam sabía griego y leía a Aristóteles en su
lengua. Es sabido que el Estagirita fue enjuiciado
cuando joven por «asebeia», lo cual equivalía a una
grave imputación por impiedad o ateísmo. Su "Metafísica"
culmina en la negación indirecta de la Divinidad, aunque
malinterpreten sus lectores menos analíticos o más
hipócritas.
8 (*)
Una soga en el ojo de una aguja...
He visto a un mago hacerlo, pues embruja
a un público infantil, de niños buenos.
Por la aguja y la soga luego hay puja.
20.12.97
_______________________________
(*) "Evangelio según Mateo", 19, 24:
«Y de nuevo os digo: más fácil es que una soga
pase a través del ojo de una aguja que un rico
entre al Reino de Dios.»
Es mi versión, literal a partir de un canonizado
texto griego antiguo [en "The greek New Testament",
"Sociedades Bíblicas Unidas", 3a edición internacional,
1975, pág. 75]. Muy a propósito la herejía filológica
de por medio. Lo escolástico es leer «camello» [kámêlos»
en griego]. Yo satanizo con la lectura «soga» [«kámilos»].
Me doy por excomulgado y quemado en imaginaria pira
medioeval, oh Gran Inquisidor.
9
No hay Enigma pues tampoco hay Esfinge.
Todo fábula, ruido de laringe
del mercanchifle ávido por oro.
Ataviado de santo jura y finge.
20.12.97
10
Tú eres siervo y yo el amo, y no al revés.
¿Ya comprendes la lógica? ¿La ves?...
Tampoco yo, te juro, entiendo al Aquel
que niega aquí Justicia, y da Después.
21.12.97 - 14.1.98
11
Ahora brindaré por mi Vejez.
Porque anciano, aún tengo lucidez
y memoria para el mejor recuerdo:
cuando me amabas como en embriaguez.
21.12.97
12
¿Qué hará la Humanidad faltando el vino?
¿Qué harás, Omar, sin el néctar divino?
Bebiendo, soy el Rey de mil imperios;
sin la copa en la mano..., este cretino.
24.12.97
13
Deseo al enemigo ante mis pies.
Pretendo ser sultán, para después
ser Sultán de Sultanes, Rey de Reyes...
Demasiado he bebido, como ves.
24.12.97
14
Sospecho que marchítase la rosa,
la Flor entre las flores, pues es cosa
invisible al Señor del Universo...
Por ella Su existencia me es dudosa.
26.12.97
15 (*)
Leí de ruinas chinas, de un reino milenario.
Hoy doy rima a un cuarteto, para el aniversario
de esa Muralla asiática, que existe en prosa y verso.
¿Tú sí has visto La China? ¿O es ser imaginario?
31.12.97
_________________________________
(*) Iniciado tres cuartos de hora antes de la
medianoche del 31 y ultimado en sus detalles
cuando ya la ruidosísima pirotecnia y los fuegos
artificiales anuncian en Buenos Aires el tormentoso
inicio del año nuevo calendario, 1998. Ya comienza...
Se mezclan en las encapotadas alturas relámpagos con
fuegos artificiales, como en imposible diálogo lumínico
entre el Cielo y el Hombre.
16
¿Ya no gozas, Omar? ¿Ya eres simple polvo extinguido?
Hacia oriente la esfera nocturna ha amanecido.
¿Qué sucede contigo y el latir de tu sangre?
¡Has probado dos gotas! ¡Mi vino no has bebido!
9.1.98
17
Hoy rescaté a mi amada de la paz infinita.
El alfanje del Tiempo condena y decapita
a todos los mortales, aunque amados a muerte;
sin embargo, el recuerdo a todos los resucita.
9.1.98
18
Hay una sombra aciaga a pleno día.
Te ciernes, nube gris, Melancolía,
cual tormentosa Dama sin piedad.
Y no es buen paraguas Sabiduría.
11.1.98
19
¿Atesoras, Sultán, longevidad...?
Tus rubíes, ¿son piedras sin edad...?
¿Tus seiscientas huríes no envejecen...?
¿Conquistarás, Gran Rey, la Eternidad...?
13.1.98
20 (*)
Omar, no pongas fe en eternidades.
Date por satisfecho entrando al Hades
pasado y no mañana cuando el alba.
¿Por qué, no siendo griego, así te evades?
13.1.98
________________________________
(*) Khayyam sabía griego. No creía en el Hades...
21 (*)
No me arrepiento, sombra de Hafiz,
de pagar por Sharán la meretriz,
de blasfemar, beber y hasta robar...
Mi pecado es no haber sido feliz.
13.1.98
______________________________
(*) Khayyam (siglo XI d.C.) dialoga con Hafiz (siglo
XIV d.C.). Ya los siglos de distancia no los separan.
Según la «traducción libre» que el portugués Christovam
de Camargo hizo al castellano de las rubaías de Khayyam
["Las rubaiatas", Bs. As., 3a ed., 1971, pág. 165], en
la número 134 hállase el origen esencial de esta
¿perífrasis? rimada.
22
¡Gacela! ¡Amada mía! ¿Estás despierta?
¡La bóveda celeste ya está abierta,
y atraviesa la noche el Gran Cometa...!
¿«Qué importa...»? ¿Para ti yo estuve alerta...?
13.1.98
23 (*)
Mutanabbi fue muerto por bandidos
muy cerca de Baghdad, en tiempos idos.
¿Quiénes fueron las fieras asesinas...?
¿Por quiénes, oh Sultán, fueron paridos...?
13.1.98
______________________________
(*) Al-Mutannabi murió a manos violentas el 23 de
septiembre del 965. Es uno de los grandes poetas
de la historia de la literatura universal. Escribió
sus versos en árabe. Hijo de un carretero de agua,
fue revolucionario, vivió entre beduinos, soportó
la cárcel y, al amparo de inteligentes mecenas del
arte, compuso sátiras y panegíricos memorables. Hay
quienes aprenderían el árabe para disfrutarlo en el
original. Khayyam el persa tuvo que saber de él.
Supongo que la mía es una rubaía perdida de las
tantas que Omar Khayyam debió o al menos pensó
componer.
[INTERNET enviados 3, 8, 17, 23]
******************************************************
¡QUE SE LO CUENTE A SU MADRE!
y ¡A OTRO CAN CON ESE HUESO! (1998 (Poesías de denuncia en memoria del poeta
y patriota Estanislao del Campo)
Indice de títulos
1. Sobre el General y su cuenta
bancaria en Suiza
2. Sobre la mansión de Anillaco,
en La Rioja
3. Calígula, emperador de Chile
4. Flexibilización laboral
1. Sobre el General y su cuenta
bancaria en Suiza
)
Que el General Ruzitardo,
el genocida indultado
por falsa «razón de Estado»,
el torturador bastardo
de mi patria la Argentina,
jure y llore ante la prensa
que en Suiza no hay «recompensa»,
que esa plata no incrimina...
¡Que se lo cuente a su madre!
8.3.98
2. Sobre la mansión de Anillaco,
en La Rioja
Que la mansión de Anillaco,
que se yergue tan solita
en La Rioja pobrecita
y que aquí en mi verso ataco,
es una cosa muy digna,
ciudadano, compañero,
proviniendo del dinero
¿de la oligarquía indigna...?
¡A otro can con ese hueso!
8.3.98
3. Calígula, emperador de Chile (*)
Calígula emperador
nombró a su blanco caballo
(por ser él tan fiel vasallo)
«su Excelencia el Senador»...
En Chile ayer lo imitaron.
¿O es falso que nuevamente
a Pinochet delincuente
Emperador lo nombraron?
¡A otro can con ese hueso!
13.3.98
_______________________________
(*) Apéndice terrorista:
"Newsweek", la CIA y Agusto Pinochet,
«senador» vitalicio de Chile
Como era de prever (al menos yo tuve la corazonada de que
algo así sucedería), revistas como "Newsweek" (en español),
ante el inverosímil nombramiento de Augusto Pinochet senador
vitalicio en Chile, sacó en la portada del número de marzo
un «busto» fotográfico del dictador y el cómplice titular:
"Un viejo soldado nunca muere"... Compré un par de veces esa
revista. No habrá tercera. Por el alma de Pablo Neruda lo
juro.
Washington apoyó y apoya a Pinochet, porque convenía y claro
que conviene a la Extrema Derecha una pseudodemocrática e
incalificable situación como la que padece Chile de hoy.
Pensar que la verdadera Democracia popular del gran presidente
Salvador Allende, progresista, evolucionista, racional, fue
torturada y asesinada por manos sanguinarias como las de
Augusto Pinochet... Rodaron las cabezas de Allende, de Pablo
Neruda y del general Carlos Prats, para citar algunos de
entre tantos chilenos caídos bajo la dictadura subversiva de
Whashington y sus cipayos. Esta capital es encarnación líder
de la oligarquía mundial, para la cual parece inamovible el
lema:
«El único zurdo bueno es el zurdo muerto.»
Vuelta a releer el "Nixonicidio..." de Pablo Neruda. Debiera
ser material de lectura obligada en escuelas, colegios y
universidades, junto al "Martín Fierro".
¿Que no hubiera escrito en versos terroristas e insecticidas
el poeta Pablo Neruda sobre esta caligulesca irracionalidad
política padecida por su amada patria? Espero que su fantasma,
vivo como sombra tras sus versos, advierta algo bueno en los
míos.
4. Flexibilización laboral (*)
Que las leyes laborales
que hoy el «Congresito oveja»
a la Argentina nos deja
es flor de los rosedales,
y que dará mucho empleo
y más estabilidad,
y mayor seguridad
al trabajador, ya un reo...
¡A otro can con ese hueso!
4.9.98
*******************************************************
SONETOS VII (1998 - 1999)
por Claudio Armando Gilardoni
Indice de formas
Sonetos
alejandrinos 28, 36
heterodoxos 18
italianos 32
legítimos 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15,
16, 19, 20, 21, 22, 25, 26, 27, 29, 33, 34, 35, 37, 38, 39,
40, 41
Indice de temas
Sonetos
amorosos 2, 3, 6, 8, 12, 14, 15, 23, 24, 25, 28, 29, 30, 37,
38, 39, 41
dedicados, de elogio 14, 19, 20, 21, 22
eróticos 15, 18
fantásticos 40, 41
filosóficos 1, 6, 7, 9, 11, 17, 26, 27, 29, 31, 32, 33,
35, 36, 40
históricos 13, 16, 37
humorísticos, macabros y malditos 18
políticos, de denuncia 4, 5, 10, 13, 19, 20, 21, 22, 34, 37
sobre personalidades 4, 34, 37
Indice de primeros versos
1. Vivamos mendicantes, aunque humanos,
2. Menos que dar el alma, no es amor;
3. Ni el mejor ni el peor de los amantes;
4. Yo te deseo larguísima vida,
5. Hombres necios, que buscáis en "Clarín",
6. A veces sueño ser una gaviota,
7. Sugestiones de infinito reposo:
8. Yo te amaba, mujer, y tú me amabas.
9. Seré recuerdo, cuando me haya ido.
10. Cuando duermo soy libre, y cuando sueño;
11. Cielo y Tierra no tienen favoritos.
12. Venga el fin a los treinta, o sobreviva
13. Maldigo la Campaña del Desierto.
14. Hermoso es el Imperio del amor.
15. Ya no finjas dormir, ni estar soñando
16. Juego dados y bebo en los portales
17. Los días que separan nuestra infancia
18. Setenta mujeres hay en mi recuerdo,
19. Nuestros ojos libres, querido hermano,
20. Cuando seas mayor, traviesa niña
[Milica, I]
21. No pelearon con yelmo de guerrero,
[Milica, II]
22. Milica, no leerás a este poeta,
[Milica, III]
23. Tu mirar de mujer, cual de una luna
24. Yo amo tus ojos verdes, de ángel y hada;
25. Cuando luego, tú y yo --recién hastiados
26. Porque me considero un ser humano
27. ¿Qué importa dónde viva o lo que coma?
28. Simplemente te extraño, te amo y te necesito.
29. Déjame reposar sobre la arena;
30. Si una corona de oro, iluminada
31. Yo gobernaba, en feliz abandono
32. A una divinidad muy semejante,
33. «¿Qué soy, qué somos tú y yo?», me pregunto,
34. Escribió la verdad Eva Perón:
35. Me he orientado por faros zodiacales
36. La noche de los otros es ciega por el sueño.
37. Aquí, en mi Buenos Aires de aquel año,
38. Tu corazón, que me ama en inocencia,
39. ¡Es día 21, Primavera,...!
40. Galopo en un caballo de tormenta,
41. Contemplo un espejismo constelado:
1. Soneto moral
Vivamos mendicantes, aunque humanos,
con lo escaso que el cielo da a los pobres.
Las lágrimas del hambre son salobres;
pero más las que caen matando hermanos.
Tras paga criminal, cuanto tú cobres
será plata de un Judas; y tus manos,
sucias cual de piratas otomanos.
Tú vales si eres recto en cuanto obres.
¿Por qué rimar así, sobre tal tema,
pensando en las acciones de los hombres,
más próximo a Epicuro que a otro alguno?
Yo no busco discípulos, ni ayuno.
No deseo emular a los prohombres...
Es tal vez la Moral, que íntima quema.
18-19.11.98 [rev. 7.2.98]
2. María Guadalupe, mexicana (*)
Menos que dar el alma, no es amor;
a menos que tu amor sea vulgar,
resto de un sentimiento sin valor...
Imagino que entiendes «qué es amar».
A ti, morena esquiva, doy mi honor.
Gracias a tu desprecio, mi rimar
uva sangre es al gusto; en el dolor,
ácido hierro sabe al paladar.
Desdeñas mis miradas, las evitas.
A cambio soy sumiso cual sirviente.
Lento me martirizas, mexicana.
¡Unicamente pido lo que quitas!
¡Pido, sí, hasta que, ya desobediente,
esté para raptarte una mañana!
19.11.98
-----------(*) Nota enviada a foros INTERNET junto con el
poema, a minutos de haberlo terminado (ca. 8.25):
Acabo de escribir este soneto acróstico, a partir
del nombre femenino propuesto. Lo envío casi sin
revisarlo. Que la señorita María Guadalupe lo
revise por mí, si es que existe.
3. Sinceridad
«Las palabras sinceras no son bellas;
las palabras bellas no son sinceras.»
Tao Te King, 81, 1 (*)
Ni el mejor ni el peor de los amantes;
ni siquiera alguien culto y educado.
El otro es hombre hermoso y bien criado,
un príncipe de sueños, «de los de antes»...
Pero de ti yo estoy enamorado.
Con vulgares palabras, no elegantes,
y sin rosas o perfectos diamantes
que ayuden a este bruto, lo he gritado.
¿Hay palabra sincera y refinada?
¿Su retórica envuelve la verdad...?
Voy a ti sin la gema y sin el ramo.
Voy a ti tal cual soy, feo y sin nada.
Y si retorno hacia la soledad,
escribiré en un árbol que te amo.
27.11.98
____________________
(*) Ignorante del chino, por ahora, salvo de sus
generalidades lingüísticas, mal me conformo con
traducciones de los clásicos sínicos a las lenguas
que sé leer.
4. Larga vida, Augusto Pinochet (*)
Yo te deseo larguísima vida:
ciento treinta y tres años a cumplir
--cincuenta en cárcel, antes de morir--,
Augusto Pinochet, gran genocida!
Eres un monstruo y tienes que vivir.
Asesinaste a una hija querida;
torturaste muchachos... ¿Quién lo olvida?
Un Infierno en la Tierra has de sufrir.
La CIA te creó y hoy te abandona.
Engendraron a un monstruo que está viejo,
y que a Londres genera mil problemas.
¿Fuiste fiel a tus amos...? Emociona
verte haciéndote el loco ante el espejo.
Es ya la hora que a la Justicia temas.
26.11.98 - 1.12.98 [rev. 14.5.99]
_____________________________
(*) Rimas en festejo del aniversario 83 de Augusto
Pinochet Ugarte. Este 25 de noviembre, día de su
natalicio, la Cámara de los Lores decidió que debía
seguir detenido en Gran Bretaña, a la espera, tal
vez, de la extradición a España. Acusaciones:
genocidio, tortura y terrorismo de Estado.
9. «CIA», «CI-A» para el conteo de sílabas. Es decir,
pronunciación «a la argentina». Me refiero a la agencia
de espionaje y sabotaje estadounidense, la misma que
participó ideológica y materialmente en el genocidio
del pueblo de Vietnam, en el Golpe de Estado contra
Salvador Allende en Chile... etcétera. ¿Hubo algún vergonzoso
genocidio anti-izquierdista del siglo XX en el cual
no haya participado la CIA desde su creación?
5. Hombres necios, que buscáis... (*)
Hombres necios, que buscáis en "Clarín",
rubro cincuenta y nueve, prostitutas,
recordad que igual se mercan las frutas,
por propaganda en diario y en pasquín.
Hay página política y de putas;
y hay también de «cultura», en el sinfín
de las publicidades. Yendo al fin,
juro que no leí prosas más brutas...
Hay menores de edad que van al diario
a la pesca de perdidas mujeres...
¡Y hasta hay rubro de dignos funerales!
Ríete porque desprecio tal bestiario
de avisos pornográficos, si quieres.
Busco mínimos principios morales.
12.12.98
_________________________________
(*) Positiva sería una Ley que prohibiese la publicidad
de prostíbulos o sexo pago en los medios masivos de
comunicación. Por considerar a la prostitución una
violación a los Derechos Humanos --puesto que casi
siempre implica la servidumbre psicológica, moral y
física de la mujer-objeto--, desearía actitudes firmes
de parte de los Poderes del Estado. Pero sé que bajo
el sistema capitalista salvaje es improbable que algo
se solucione en este sentido. Hasta "Internet" es un
humillante sumidero de pornografía al alcance de niños
y adolescentes.
1-2. Los rubros 58 y 59 del periódico porteño "Clarín"
son deshonrosamente famosos.
9-10. Yo mismo he visto a estudiantes de menos de 15
años, en cierto café de Buenos Aires, buscando avisos
en el rubro 59 de "Clarín", a las risotadas. No puedo
verificar si hicieron uso de los servicios propuestos.
Parecían tener toda la intención.
12-13. Para ejemplificar lo del rubro 59 en toda su
desnudez, aquí copio algunos avisos de fecha 6 de
julio de 1998. Si esto no es un bestiario sexual...
"COMPLETAS, c/bucal hasta el fin x20..."
"DOS hermanitas lesbian t/esperan c/apar 1h 50$..."
"Bucal compl + cola x20 18a..."
"KATY x20 24h solo por detras s/glob..."
"LECHE de Pepino Neces p/mi garganta..."
Después de escribir esta poesía y esta prosa, lo mejor
será releer algunas páginas de "El ocaso de Occidente",
de Oswald Spengler.
6. La gaviota
A veces sueño ser una gaviota,
y alado, sobre el mar, me elevo al cielo
cuando oceánicas albas ven mi vuelo,
cuando cae la tormenta gota a gota.
Soy feliz; pero a veces me conduelo
de ser un ave efímera, que nota
que un día ha de caer con ala rota...
Mas estaré en aquel que es mi polluelo.
Un vástago ya empluma en nuestro nido.
Como su genitor ha de volar,
bajo el sol que por siempre habrá perdido.
Y a su vez tendrá cría, y ha de amar,
como todas las aves, y, aunque ido,
a otra gaviota habrá de despertar.
?.1997 - 14/15.12.98
----------(*) 1-3. Versos de 1997, hallados casualmente el
20 de septiembre de 1998, en un papel cualquiera
que había olvidado entre otros.
9. «Emplumar» por «emplumecer.
7. Sobre el poder del mar y de la Luna
Sugestiones de infinito reposo:
el mar desde las costas de Mogotes,
aunque se oigan las olas dando azotes
y rayos en el cenit tormentoso.
Si por rabia o impotencia estoy nervioso,
o inquieto por sandeces, como botes
arrojo al mar mental, hasta que notes
que arribo a dulce calma, de furioso.
Es el poder del mar sobre lo humano,
tan antiguo que el hombre no existía
cuando la Luna llena en esta playa.
Ella sola es más fuerte, aunque lo calla.
Hace eones de tiempo ya imponía
la baja y pleamar con blanca mano.
30.12.98
________________________
1. Este verso, originador del soneto, es traducción
literal de la excelente prosa poética que ejerció
Joseph Conrad en "Lord Jim", capítulo 2, párrafo 5:
«....suggestions of infinite repose...»
2. Las playas de Punta Mogotes, en Mar del Plata,
provincia atlántica de Buenos Aires.
4. «Rayos» por «truenos». Sinestesia.
8. «...de furioso.» Es decir, «tras haber estado
furioso.»
8. Historia de dos amantes
Yo te amaba, mujer, y tú me amabas.
Retornaron dos décadas completas
con sus cuatro estaciones... ¿Me soñabas?
Yo también, entre versos de poetas.
El devenir del Sol y los planetas
hizo su anual horóscopo... ¿Dudabas?
«Cumple toda palabra que prometas.»
Yo recorría el mundo y tú esperabas.
Mira el perfecto cielo azul profundo.
Justo ahora está Venus junto a Marte.
¿Fue por casualidad que nos hallamos?
¡Quién sabe del Destino? Un vagabundo
fui aquí en mi corazón, por tanto amarte...
¿Sus favoritos somos los que amamos?
20-24.1.99
9. Un desnudo de cuerpo ante el Espejo
Seré recuerdo, cuando me haya ido.
Muy pobre alternativa, si el que ansía
ser perpetuo después de haber vivido
es creyente de la Melancolía.
Seré poeta tras mi último día.
Lo mejor y profundo que haya sido
te mirará a los ojos, cuando había
verde luz de ese ser ya destruido.
Al menos de Este Lado, aunque reflejo,
habrá un doble de Claudio, que entreviste
al dar buena lectura a lo rimado.
El alma entre mis versos será espejo
de un rostro de ojos verdes del pasado.
Un desnudo de cuerpo se desviste.
27-28.1.99
10. Un esclavo de Río de Janeiro
«J'aurais voulu vivre et mourir libre...»
Jean-Jacques Rousseau, "Discours sur l'origine
et les fondements de l'inegalite parmi les
hommes", "Dédicace" (*)
«Si un negro va en las calles de Río de Janeiro
agobiado bajo el peso de la carga, y otro
observa...» (**)
Domingo Faustino Sarmiento, carta a don Miguel
Piñero, Río de Janeiro, febrero 20 de 1846
Cuando duermo soy libre, y cuando sueño;
y callado, sin habla, meditando.
Hoy muerdo las cadenas, destrozando
mis caninos de esclavo brasileño.
En gesta imaginaria estoy matando
al que hiede a Poder, sin ser mi dueño.
Cuando rebajo el árbol hasta leño,
hiere el hacha su cuerpo, liberando.
Sufrirás como yo, quienquiera seas,
manso siervo de alguno o de ti mismo.
Espero, siendo joven, que lo intentes.
Los amos son tal cual así los veas.
Negro libre si saltas el abismo...
O eres de los cobardes o valientes.
11.98 - 30/31.1.99
____________________
(**) Traducción propia del pasaje, leído en la
Dedicatoria del "Discurso sobre el origen y los
fundamentos de la desigualdad entre los hombres"
«Hubiera querido vivir y morir libre...»
(**) Fragmento completo:
«Si un negro va en las calles de Río de Janeiro agobiado
bajo el peso de la carga, y otro observa que las piernas
le flaquean y su espinazo se estremece, exhaustos ya los
poderes de la tensión, corre presuroso en su auxilio,
pónesele al lado y le canta, acompasándose a la marcha.
Responde con voz adolorida y sepulcral el paciente,
aviva el canto el auxiliar, y, poco a poco, la voz se
aclara, el paso se afirma y el dúo se sigue alegre y
mesurado. Entonces, el negro amigo ha terminado su obra
de caridad, dando al afligido música que remonte sus
fibras, volviendo sobre sus pasos a continuar su camino
de que se había desviado.»
11. Perros de paja (*)
«tian di bu ren, yi wan wu wei chu gou.»
"Tao te Ching", 5 (49) (**)
Cielo y Tierra no tienen favoritos.
La multitud de seres de este mundo
(desde el átomo simple al más profundo
pensador de la China) son perritos.
Sí; como este de paja, que, iracundo,
aplasto entre mis manos, tras los ritos,
y arrojo al fuego puro. Juguetitos
el Gran Emperador y el vagabundo.
Somos perros de paja con conciencia.
La Verdad es tan simple que impresiona.
Tus dioses y mis libros van al fuego.
También sus creadores, con su ciencia.
Ni el Cielo ni la Tierra nos perdona:
ambos son inclementes, pese al ruego.
31.1-1.2.99 [rev. 7.2.98]
______________________________
(*) Los «chu gou» («perros de paja»), juguetes sagrados en
la China mítica. Tras ser utilizados en ciertos simbólicos
ritos religiosos, acababan como cosas inútiles en el fuego
basurero.
(**) Traducción propia del texto chino:
«Cielo y Tierra no son benevolentes, pues la multitud
de seres sirven como perros de paja.»
Vocabulario:
tian = cielo; di = tierra; bu = forma negativa, in-, etcétera;
ren = benevolencia, clemencia; yi = porque, en orden a, etcétera;
wan wu = todos los seres (wan = 10.000, multitud; wu = seres,
cosas); wei = servir como, llegar a ser, etcétera; chu = paja;
gou = perros.
12. Tan honda es la memoria del amor
Venga el fin a los treinta, o sobreviva
hasta los ciento y uno, no habrá acuerdo
entre el Destino y yo --yo siempre pierdo.
Pues somos descendientes de cautiva.
De todo o casi todo hasta nos priva...
Gozo de otra mujer, su cuello muerdo,
prefiriendo ser hombre en el recuerdo.
Tan hondo es nuestro amor, en perspectiva.
Si nunca hubiere un rostro de mujer
desde aquí hasta la tumba inevitable,
el tuyo, en mis ensueños, bastaría
para aceptar feliz melancolía.
El futuro será no insoportable
si desnuda ante mí te puedo ver.
1.99 - 7/8.3.99
___________________
4. Somos progenie esclava de madres cautivas
[del Destino].
6-7. Hace el amor con una mujer, pensando en
otra.
13. La gloriosa conquista (*)
Maldigo la Campaña del Desierto.
Era yo comandante, y combatía
al indio de la pampa, quien vivía
desde tiempo sin fecha a cielo abierto.
Todo fue por la tierra, cuanta había
en poder del indígena ya muerto.
Cometimos mil crímenes, es cierto:
quise ser buen soldado y no sabía...
Escribo avergonzado al horizonte,
mientras sangra el crepúsculo su herida...
El recuerdo se alivia con ginebra.
Que la memoria mala nunca afronte
el hombre en soledad y sin bebida.
Porque el alma angustiada se le quiebra.
15.3.99
___________________________________
(*) De "La guerra al malón", por el comandante Manuel
Prado, capítulo 22:
«Daban ganas de maldecir la gloriosa conquista,
lamentando que todo aquel desierto no se hallare aún
en manos de Reuque o de Sayhueque.»
Y, para una comprensión cabal de las metas y consecuencias
reales de la tan ensalzada "Conquista del Desierto", baste
este notable fragmento literario y denunciatorio del
capítulo 6:
«Cuando seamos viejos y hayamos dejado en estas pampas
la salud, cuando nos manden a la basura por inútiles,
iremos todos ladrando de pobres, sin pan para los
cachorros, mientras ellos serán ricos y panzones,
cebados con sangre de milicos, dueños, sin que les
cueste un medio, de todas estas tierras que dejaremos
jalonadas con los huesos de nuestra propia osamenta.»
14. El Imperio del amor (*)
A Vicente Aleixandre
Hermoso es el Imperio del amor.
Somos pobres los reyes, siendo humanos,
desde habiendo nacido hasta el dolor
del adiós que nos rapta cual vilanos.
El oro es una cosa sin valor,
aunque luzca en la joya de tus manos;
también título y tierras, y el sabor
de envidiables manjares egipcianos.
Cuando cuerpos desnudos envejecen
de un hombre y su mujer, si fueron uno,
entonces más que reino hay un Imperio.
Y hay riqueza mayor, si cuna mecen
de un niño concebido sin ayuno
de besos en pasión cual cautiverio.
25.3.99
_________________
(*) El origen de este soneto fue el primer verso del poema
"Como el vilano", de Vicente Aleixandre, leído en febrero
último, en una librería céntrica de la oceánica ciudad de
Mar del Plata. Deambulaba yo entre otros turistas, vecina
la medianoche, por una atestada calle principal, cuando
decido ingresar al comercio de libros para hojear algo
de poesía, así como así, al azar. Hallado ese primer
verso, me digo: «Vicente, te equivocas por humilde; pues
mucho mayor que un reino son las tierras del Amor.» Y
desde entonces pensé escribir un primer endecasílabo de
soneto que parafraseara a Aleixandre, con hipérbole, para
mí, justipreciadora. Tomé unas notas en mi libreta --pues
suelo ser muy desmemoriado bastante de vez en cuando--, y,
recién hoy, 25 de marzo, cerca de las 9 de la noche, acabo
en menos de media hora la faena creativa, hasta explicando
en estas líneas su génesis. Por supuesto, 12 años
ininterrumpidos de práctica me permiten rimar, bajo el ala
griega de la inspiración, con imperfecta rapidez.
El por así decirlo «detonante» de la inspiración fue la
relectura crítica del escrito en prosa sobre José Cadalso,
antes de ser enviado a los foros de la Red Mundial. Escribí
de principio a fin el soneto frente a mi fiel computadora.
4. «Vilanos», en el sentido de «flores de cardo». Obvia
alusión al poema de Vicente Aleixandre, "Como el vilano",
en "Historia del corazón".
15. El antiguo animal (*)
«...l'antique animal...»
Charles Baudelaire, "Les fleurs du mal",
"Sonnet d'Automne", 4
Ya no finjas dormir, ni estar soñando
como niño o anciano sin futuro.
Evítame el desprecio, insulto duro
que yo mismo autorice, abofeteando.
Me despiertas nocturno, fantaseando
con rosas y perfumes... --¡oh, ser puro,
varón elegantísimo...! ¡Qué oscuro
es lo que sueño yo, también amando!
Yo deseo su cuerpo, ser su bestia,
ser peor que sus crueles fantasías;
ansío ser perfecto en mis bajezas.
El antiguo animal asalta a Hestia:
cama de lupanar sin cortesías...
¡Regalarle bombones y cerezas...?
9.4.99
--------------(*) El personaje habla consigo mismo. Cinismo,
iroía y doble mensaje durante todo el soneto.
12-13. Hestia fue gran diosa del Hogar en la mayor
parte de la Europa antigua post-aria y pre-cristiana.
Seria hipótesis la que relaciona a Hestia con los
prehistóricos invasores y conquistadores arios del
norte de Eurasia, los cuales impusieron su magnífica
lengua base y su mitología en la mayor parte del
mundo occidental y oriental civilizado, y generaron,
por evolución cultural directa, las clásicas
civilizaciones griega y romana, ambas antecesoras
obligadas de la nuestra contemporánea.
14. Verso en tono irónico. A propósito apertura de
exclamación y cierre de interrogación.
16. Antínoo «el magnífico» (*)
Juego dados y bebo en los portales
de la mansión en pugna de Odiseo:
fue el hogar de un gran rey; yo la deseo.
Es cual la de los dioses inmortales.
Y pretendo a Penélope, que creo
superior en belleza a sus caudales,
sus esclavas y muchos animales...
¡Por Zeus que su marido yo me veo!
Itaca, isla marina, serás mía;
y el palacio sin hombre; y la mujer
que tejía y de noche destejía.
Soy Antínoo, y pienso merecer
lo que el otro perdió por lejanía...
Pero, ¡ea!, ¡dad los dados y a beber!
10-11.4.99
____________________________
(*) Antínoo, pretendiente al trono y esposa de Odiseo,
rey éste de la ínsula helénica de Itaca cuando el milenio
II a.C. (¿1200-1500 a.C.?). Junto a otros muchos jóvenes
despiadados de familias tradicionales de la isla y reinos
vecinos --ausente el monarca legítimo durante 20 años--,
usurparon la casa soberana, consumiendo año tras año la
hacienda de Odiseo y hasta forzando a las honestas esclavas
de palacio contra la voluntad de Penélope y del joven
príncipe Telémaco. Una vez de regreso, Odiseo mató a todos
estos usurpadores --en su propio hogar, a flecha, lanza y
espada. Antínoo fue el primero en caer, atravesada la
garganta por un dardo mientras bebía el dulce vino de la
casa real en una gran copa de oro. (Ver "Odisea", canto
XXII.)
«El magnífico». Los pretendientes pertenecían a la clase
autodenominada «hyperphialoi» («los superpoderosos», «los
magníficos» --dudosa etimología la de esta palabra, salvo
el obvio «hyper»). Traduzco desde el verso 288 hasta el
294 del canto XXI de la "Odisea". Habla Antínoo a Odiseo,
disfrazado éste de mendigo en su propia casa y empeñado
en participar en la famosa prueba del arco junto a «los
magníficos», encolerizados a rabiar por la audacia del
andrajoso personaje:
«¡Ah, vil extranjero! ¡En ti no hay mínimo sentido común!
¿No festejas satisfecho entre nosotros, «los magníficos»,
banqueteando sin privación de manjar alguno, y hasta oyes
conversaciones de nuestras propias bocas --que ningún otro
extranjero y mendicante oye de nuestras propias bocas?
Te trastorna el vino dulce como miel, que también a otros
perturba, si es tomado a boca llena y no bebido con discreción.»
(Infinita desgracia que a Shakespeare no lo hayan motivado
a escribir un inolvidable drama en torno al retorno de
Odiseo. La temática era apta para su genio superior. Al
menos conservamos la música divina de la ópera "Il ritorno
d'Ulisse in patria" (1641), del no menos genial Claudio
Monteverdi.)
4. «...es cual la de los dioses inmortales». Muy común la
comparación homérica.
10. «...palacio sin hombre». El único hijo de Odiseo recién
entraba en la edad viril cuando el retorno del rey. Los
pretendientes hasta habían organizado una celada para
asesinarlo.
11. Penélope prometió caer en forzado matrimonio sólo tras
acabar al telar una prenda dedicada. Para evitar tal suceso,
dado su amor perpetuo por el ausente Odiseo, destejía de
noche lo tejido a la luz del día.
14. «¡Ea!». Común interjección en la antigua Grecia.
17. A Glaucón (*)
Los días que separan nuestra infancia
de la triste vejez, Glaucón querido,
son menos que las gotas que han llovido
de esas nubes que aleja la distancia.
La vida es cual la lluvia que ha caído:
ambos seres de idéntica substancia.
Varía la infinita circunstancia
de este eterno Universo conocido.
Nuestra esencia profunda es la materia.
Cuanto existe es efímero y deviene
al igual que las aguas del gran cielo.
¿Vivir en el gran lujo o la miseria...?
Filosofía es todo cuanto tiene
Glaucón adolescente o este abuelo.
23-29.4.99
___________________________
(*) La idea príncipe del soneto tuvo su origen en una
relectura literaria del libro X de "La República" de
Platón. Quien enseña doctrina filosófica a Glaucón en
estas rimas --personaje secundario del famoso diálogo
socrático-- no es Platón el ateniense, por supuesto,
sino un anciano griego de muy otra escuela filosófica.
Ahora que escribo estas notas, me viene a la mente la
bimilenaria frase atribuida a Jesús de Nazareth, sita
en el "Nuevo Testamento" --"Según Juan", 8, 32:
«...La verdad os liberará».
En el griego antiguo del texto neotestamentario, del cual
traduje:
«...he alézeia eleuzerósei hymâs».
Jesús de Nazareth no hablaba griego, sino arameo y muy
presumiblemente hebreo; pero los manuscritos evangélicos
más antiguos conservados están escritos en griego. Puede
que sean traducciones. Sospecho que los originales en
lengua semita, de presumible existencia, acabaron siendo
silenciados metódicamente por la oposición religiosa.
Viene a cuento recordar que los textos sagrados de mayas
y aztecas fueron destruidos a conciencia por órdenes
papales. La inquisitorial hoguera del Vaticano fue casi
perfecta en su totalitaria faena anti-cultural en
América.
18. Setenta mujeres y ningún amor (*)
Setenta mujeres hay en mi recuerdo,
setenta mujeres y ningún amor...
Al cumplir treinta y ocho, triste me pierdo
entre lista tan larga, con gran dolor.
Rubias, morenas... ¡De todas yo me acuerdo!
Como a estatuas desnudas, mas con calor,
vuestros labios y cuellos aún yo muerdo,
reviviendo el pasado con gran ardor...
¿No me amásteis bastante? ¿No yo a vosotras...?
¡Te maldigo, Destino, por ser Don Juan!
¡Quise ser hombre fiel, no un gran seductor!
¿Mientras te busco a ti, cuatrocientas otras...?
¿O jamás, Claudio mártir, sí te amarán?
¡Setenta mujeres y ningún amor...!
13.5.99 [rev. 15.5.99, v. 11]
___________________________
(*) Parodia basada en el popularísimo poema de Baldomero
Fernández Moreno «Setenta balcones y ninguna flor», el
cual aprendíamos obligados en el colegio. Los versos
de este soneto heterodoxo son dodecasílabos. Pretendí
conservar los efectismos del original, hasta en la línea
final. Para la recitación en voz alta, menester exagerar
hasta el ridículo la oratoria. Conviene una voz masculina.
Tras el humor, toda una tragedia.
19. Nuestros ojos libres (*)
A Ernesto «Che» Guevara
Nuestros ojos libres, querido hermano,
anteayer de pupilas apagadas
por la mentira atroz del «Soberano»,
hoy miran muy recién las alboradas.
Nuestros ojos libres, de americano,
ven ahora verdades disfrazadas
por la cómplice prensa de Tirano:
sus masacres han sido silenciadas.
Nuestros ojos libres, aunque llorosos,
ven claro el genocidio de los pobres,
esquelética infancia en carne inerte.
Por los pobres peleamos orgullosos,
y una aurora sin lágrimas salobres.
Nuestros ojos libres... hasta la muerte.
18.5.99
______________________________
(*) Título y tema, de Ernesto «Che» Guevara, discurso
"No hay revolución sin sacrificios", pronunciado el 11
de diciembre de 1964 ante la Asamblea General de las
Naciones Unidas:
«Nuestros ojos libres se abren hoy a nuevos horizontes
y son capaces de ver lo que ayer nuestra condición de
esclavos coloniales nos impedía observar: que la
"civilización occidental" esconde bajo su vistosa
fachada un cuadro de hienas y chacales.»
9-12. Hasta el mismísimo Papa Juan Pablo II --declarado
anticomunista y defensor «espiritual» del genocida Augusto
Pinochet-- aceptó reconocer, en discurso pronunciado
durante su visita a la isla de Cuba, que el «Che» Guevara
«luchó por los pobres».
20-22. Sonetos a Milica
Milica Rakic murió en abril de 1999, tras otro
de los genocidas bombardeos de la OTAN sobre
Yugoslavia. Tenía 3 años.
I
Cuando seas mayor, traviesa niña
que duermes con bebito de juguete,
recién cuando tus dulces diecisiete
querrás probar las uvas de mi viña.
Elegirás carmín, un nuevo arete,
y falda audaz que tu cintura ciña
para atraerlo a él, quien escudriña
cada rostro cual reo con grillete.
Lo has dejado plantado en una esquina.
En hacerlo esperar está la clave.
Si él se ha ido, no te ama o necesita...
El soneto que escribo ya culmina...
No sabrás de estas uvas rosa suave...
El Monstruo se llevó a mi princesita.
30.5.99
II
No pelearon con yelmo de guerrero,
allá en la Yugoslavia del eslavo,
las hordas de la OTAN, a las que quiero
denunciar para siempre como un bravo.
La OTAN es la SS: busca esclavo
para Washington nazi, «justiciero»,
y el FMI, sangriento clavo.
El Führer de la OTAN es el Dinero.
Le asesinó mil niños el salvaje
a Yugoslavia madre, mil bebitos...
Vencieron dando golpes a una rosa...
Milica dijo adiós en su lenguaje.
Se despidió agitando sus bracitos
cual alas de fantasma mariposa.
17.6.99 - 10.9.99
III
Milica, no leerás a este poeta,
a Claudio, que te escribe de Argentina.
No sabrás que he existido, beba quieta
por el Sueño que a todos asesina.
El monstruoso Universo, él decreta
que todo cuanto es bello al fin culmina.
Mas mantendré a Milica en el planeta,
cual un fuego de altar, cual si divina.
La memoria es lo poco entre lo humano
que el Universo malo no pervierte
mientras somos de carne y luz de día.
Extiendo yo mi mano hacia tu mano,
cual puente de mi vida hacia tu muerte.
Tocamos nuestros dedos en Poesía.
10.9.99
23. Los jazmines
Tu mirar de mujer, cual de una luna
que hacia el alba adormece los jardines,
me hace esclavo deseoso que domines
sobre mi corazón de savia bruna.
Aunque en mi rostro altivo no adivines
que eres único amor, tras ti ninguna
mecerá al hijo propio en tierna cuna.
Mi pasión nutre versos cual jazmines.
Eres ídolo impuro: puedo amarte
en castidad de altar o la lujuria
que tiraniza en vísceras a un hombre.
«Bellaflor» es hermoso sobrenombre.
Cual beso a este jazmín quiero besarte.
Si niegas sufriré muy grande injuria.
12.6.99
24. Los ojos verdes (*)
Yo amo tus ojos verdes, de ángel y hada;
pero este día todo es amargura,
y hasta el placer del sexo vale nada
comparado a la mar ya casi oscura.
¡Amame igual, bendita criatura!
Con mi cabeza en tu seno posada,
y aunque me sepas malo, cruel, sin cura,
sé una madre o una hermana respetada.
Hoy dormiré en tu pecho hasta la aurora.
Perdona que yo sea un niño ingrato.
¡No me dejes soñar en soledad!
Sé que la Muerte espera, aquí y ahora,
o allá y mañana mismo, como un gato
en postura de esfinge sin edad.
14.6.99
________________________
(*) Este soneto es una variación más que libre sobre
el inolvidable poema rimado de Charles Baudelaire,
"Chant d'Automne, II" --en "Les fleurs du mal"--, que
comienza
«J'aime de vos longs yeux la lumière verdâtre...»
Hoy mismo, hace poco rato, acabé de transferirlo del
mejor modo que conozco al castellano prosaico. El acto
de traducir me llevó al acto de recrear el original.
El título del soneto hace dubitativa referencia tanto
a los ojos de la mujer como a los del enigmático felino
metafórico...
25. El beso
Cuando luego, tú y yo --recién hastiados
de dar cuerpo a las artes del amar,
de dar piel, para estar mejor bronceados,
a ese sol que se entibia sobre el mar-vayamos por la playa descalzados,
seré franco, querida, al preguntar
si deseas que estemos ya casados.
¿Qué otra cosa podría yo desear...?
Incapaz la pasión de ser fingida,
tus bellos ojos dicen a mis ojos
que dormir abrazados no es bastante.
Dame el «sí» para el resto de la vida;
entonces besaré tus labios rojos
desde ahora de novia en vez de amante.
19.6.99
26. Ser humano
Porque me considero un ser humano
todo el dolor del mundo es como mío.
Mi corazón es bueno; no está frío:
cuando sufras, tendrás plena mi mano.
Un corazón con alas dentro crío,
para que vuele a ti, si estás lejano,
desconocido amigo que hoy me gano.
Si tú ríes al fin, yo también río.
Nada de sufrimiento me es ajeno.
Soy de carne y de lágrima salobre;
soy un hombre de buena voluntad.
Cuando caigas, hermano, sobre el cieno,
iré a ti, sobre todo si eres pobre.
No hay nada superior a la Bondad.
25.6.99
27. Prioridades
¿Qué importa dónde viva o lo que coma?
¿Para qué dar cobijo a la amargura
por el hoy, el ayer y lo que toma
el devenir mortífero y sin cura...?
Trascendente es rimar en el idioma
un poema perfecto en su factura,
que vuele, alado ser, como paloma;
y meditar a fondo en la Hermosura.
Idólatra del pan y del palacio,
para ti, lo que escribo, ¿tiene objeto?
Comes en un figón y eso te asquea.
No hay confort para ti sin gran espacio...
Me esmero en dar rimado a este soneto
para que quien me estime me lo lea.
27.6.99
28. Simplemente
Simplemente te extraño, te amo y te necesito.
Para ti, cerca tuyo, doy rimado a mis versos.
Voy haciendo poesía, que, salvo muy adversos
tus dulces ojos verdes, a leer yo te invito.
Si yo fuera un galán, ni siquiera dispersos,
tal vez, los forjaría --de corazón lo admito--;
pero, feo y vulgar, al buen Cyrano imito,
declamando en mis rimas hermosos universos.
Son versos para ti; para ti o de ninguna.
No hay copia de recuerdo; sólo el original.
Respóndeme o destruye lo que será un secreto.
En tu jardín escribo; me delata la Luna.
No he ingresado a raptarte, ni a despertarte mal.
Sí robaré un jazmín a cambio del soneto.
29.6.99-1.7.99
29. Onírica de la vida anterior
Déjame reposar sobre la arena;
así, desnudo, joven, solitario;
aunque con todo aquello necesario
para dormir feliz tras tanta pena.
Me he ido lejos, asqueado, del bestiario
que amargaba la vida cual condena.
Hoy soñaré a la mar como sirena.
No he de dormir en cárcel de sudario.
Me embriagaré de oníricas visiones
--de mi vida anterior, cuando era griego
y entonaba salomas y oraciones,
mientras, remando, alzaba a Zeus el ruego.
¡Han pasado ya cien generaciones...!
Me recuerdo mirando el rojo fuego.
7.7.99
30. El amor del dios Helios por
la ninfa Doris
Si una corona de oro, iluminada
por el gigante Sol en su apogeo,
aunque perfecto objeto, es casi nada
cuando a El la comparas --casi feo,
casi casi una cosa abandonada
por ser tan pequeñísima--, yo creo,
oh ambiciosa mujer, que trastornada
tu estás por despreciar lo que yo veo.
El te dará la Persia, el Medio Oriente,
porque tiene Poder sobre el Tesoro;
pero éste que se humilla es refulgente
como un millón de estrellas; gesta el oro,
procrea hasta las flores, por caliente,
por ser caliente Amor, ninfa que adoro.
11.7.99
-----------------------3-5. A propósito la cuádruple repetición del
adverbio «casi» (del latín «quasi»).
31. El desprecio final
Yo gobernaba, en feliz abandono,
el suntuoso palacio que allí veo
reducido a sangriento mausoleo
por tus hordas salvajes y tu encono.
Ninguno me obstruía algún deseo,
por perverso se viera, porque el trono
era mío absoluto y no de un mono
que, aunque sátrapa en ropa, es pobre reo.
Hambriento de mi carne te relames.
No bastó torturarme ante la escena
de muertos cuantos eran mis parientes.
Acaba de una vez, y no proclames,
so bárbaro que apestas como hiena,
que sangro sin desprecio entre tus dientes.
15.7.99
32. Espejismo
A una divinidad muy semejante,
impera el Sol radiante
sobre la mar perpetua a mediodía.
Sus rayos queman mal, cual brujería;
pues hacen que me ría
remando sin un faro por delante.
¡Y he bebido del agua que extravía,
cual transparente, fría
y dulce al paladar!... Allá, distante,
¿la línea de la costa vi un instante...?
Con alma desafiante
me impulso hacia la Noche en pleno día.
Aún de cuerpo entero, soy yo mismo
en postrera batalla que ganar.
Por hombre he de luchar
riendo ante tan hondo dramatismo.
Blanco sol, cielo azul, verde mar...
Hundo el remo mirando un Espejismo,
en proa hacia un Abismo
que nunca de nosotros se va a hartar.
27/29.7.99
______________________________
(*) Rima: aabbba bbaaab cddc dccd
6/12. Observación para el lector desatento. Ambos
versos están íntimamente relacionados en metáfora:
«Noche», «faro», pese a que el escenario es de pleno
día. Hasta leyéndolos juntos queda manifiesta su
calculada unidad de sentido:
«...remando sin un faro por delante...
...me impulso hacia la Noche en pleno día.»
33. «Tú eres eso» (*)
«¿Qué soy, qué somos tú y yo?», me pregunto,
mirando a una gaviota de la playa.
Soy un grano de arena, como un punto
trazado en infinita y breve raya.
Desde la mente, que es como atalaya
para observar el Todo, alto apunto,
con flecha de razón, a la cruel Maya.
Pero Maya y mi mente es un conjunto.
Sin un dentro y un fuera a que apuntar,
disparo contra mí hacia el Universo.
Y el dardo me atraviesa el corazón.
Yo soy esa gaviota sobre el mar...
«Tú eres eso», traduzco en este verso,
que es de antigua Upanishad gran lección.
28.7.99
_______________
(*) «Tú eres eso»: del sánscrito «tat tvam asi». «tat»:
«eso»; «tvam»: «tú»; «asi»: «eres». Reflexión que leemos
en la "Chandogya Upanishad" y que aparece sistemáticamente,
con variantes, en otros muchos fundamentales tratados
teofilosóficos hindúes. Aquí en mi poema no debe ser
entendido como asunto de carácter metafísico. Establezco
una identidad basal entre todos los seres pertenecientes
al Universo material. De hecho, todos los seres conocidos
estamos compuestos de elementos constructivos idénticos,
variando forma y aptitudes y no la esencia estructural.
8. «Maya»: «ilusión», «engaño», «energía material». Vocablo
adaptado a la nuestra de la lengua sánscrita, de género
original femenino. En mi poesía, con fines artísticos, el
antiquísimo concepto está personificado y tergiversado muy
a propósito.
34. «Otra raza de mujer»
o Las degeneradas
«Ellas pertenecen a otra raza de mujeres...» (*)
Escribió la verdad Eva Perón:
ellas son «otra raza de mujer».
Viven a gusto en la prostitución
donde el amor se pudre ante el Poder.
Oyen toser en la desnutrición
al niño del humilde, y niegan ser
la cruel Tuberculosis. «¡Al Colón!...»
¡¿Con sus sobras nos van a enternecer?!
Odian al mundo y se odian al espejo.
Caminan en dos piernas, como humanos;
aunque hienas cuadrúpedas de raza.
Bestias de selva, son su vil reflejo.
Los corderitos muertos, con sus manos,
una aurora a esos monstruos darán caza.
1.8.99
____________________________
(*) «Ellas pertenecen a otra raza de mujeres. Decir que
se acercan a los hombres sería un insulto que los hombres
no se merecen.»
«El hombre y la mujer, aun siendo distintos, viven par
algo... Tienen un objetivo en sus vidas y, a su manera,
cada uno lo cumple como mejor le parece.»
«La «mujer de sociedad» no es así, porque la vida social
no tiene objetivos... Llena de apariencias, de pequeñeces,
de mediocridades y de mentiras, todo consiste en representar
bien un papel tonto y ridículo.»
«A esa clase de mujeres no se le puede hablar de nada
grande y distinto. El hogar es, para ellas, algo secundario:
el sacrificio de todo eso que es la «vida social» con sus
fiestas y sus reuniones, el bridge, el hipódromo, etc. Es
como si hubiesen nacido para todas estas cosas y no para
servir de puente a la humanidad.»
«Tampoco entienden el dolor de los humildes.»
De Eva Perón, "La razón de mi vida", fragmentos del
capítulo LVI, "La vida social".
7. «¡Al Colón!», o sea, «¡a actuar al Teatro Colón!».
Expresión tradicional entre los argentinos. Este edificio
siempre fue considerado en Argentina un reducto insufrible
de cierta clase social muy despreciada por la trabajadora.
Durante el verdadero peronismo --el de Juan Domingo Perón
y Eva Duarte de Perón; hoy extinto-- el Colón fue objeto
de «democratización» popular. Pero habiendo sido diseñado
con perversa arquitectura clasista, quienes pagan por los
costosos palcos y plateas pueden disfrutar cómodos de los
espectáculos.
8. A conciencia las aperturas y cierres dobles de
exclamación e interrogación.
35. Epitafio de un anónimo
hombre de la mar
Me he orientado por faros zodiacales
que iluminan el ciclo del naviero,
cuando la mar de oleaje cual trigales,
obscura contra viento gris acero.
Yo bogué tras el púrpura sendero
abierto como a filo de estivales,
de áureos soles que sangran bajo enero.
¡Y naufragué entre caos torrenciales!
Orgulloso por hombre de la mar,
doy mi carne de vida al bravo pez
cazado con anzuelo hasta esta hora.
En breve dormiré ya sin soñar...
Como todo el que ha sido alguna vez,
yo me fui en la Tormenta que devora.
10.8.99 - 20.8.99
36. Las arenas de Egipto
La noche de los otros es ciega por el sueño.
Inmerso en la vigilia, cual Esfinge gatuna
--mientras Egipto duerme, y el Faraón, su dueño--,
calculo el Gran Zodíaco y las fases de la Luna.
¡Oh, abismo constelado...! Me siento tan pequeño
como un grano de arena en la cima de una duna.
¡Cuán breve es la existencia! Mi pensamiento enseño
a los contemporáneos; y a los aún sin cuna.
Es frágil en extremo el sentido de lo humano.
Inspiramos la lástima de los progenitores,
que, al poco de nacidos, nos llevan de la mano
sabiendo el desenlace de muertes ulteriores;
y, con la gran conciencia del cabello ya cano,
lamentan que forjemos a nuestros sucesores.
27.8.99
37. Pasión de Amor
«...Sólo una pasión de Amor, que no
ofendía a nadie...» (*)
Juan Manuel Beruti, "Memorias"
Aquí, en mi Buenos Aires de aquel año,
que fue el 48, cuando Rosas
sumergía a Argentina en rojo baño,
haciendo en el Poder horribles cosas,
nos recuerda lo escrito en ese antaño
a una de las mujeres más hermosas,
asesinada en vientre en doble daño.
Para Camila O'Gorman blancas rosas.
Por amar con pasión a un joven hombre,
por huir con un clérigo a otra tierra,
donde fueran los dos seres cualquiera,
ambos, al fin cazados, dieron nombre
a una historia de amor que no se entierra,
que no será olvidada aunque El quisiera.
30.8.99
______________________
(*) Don Juan Manuel Beruti, en sus interesantes "Memorias",
relata como testigo contemporáneo el caso de dos amantes
adolescentes, Camila O'Gorman y Uladislao de Gutiérrez,
quienes escaparon de sus familias y obligaciones para así
inmortalizar un gran amor. Uladislao era clérigo. Juan
Manuel de Rosas, criminal bestial como el peor, amo de
buena parte de la Argentina junto a sus cofrades de la
oligarquía rural, resolvió dar una «lección moral» con
ellos; así que, en cuanto cayeron entre sus garras, los
hizo fusilar, con expresa aprobación de la iglesia católica
apostólica romana. Fue el 18 de agosto de 1848. Con los
amantes cayó también el bebé o beba de ambos, en gestación.
Al momento de los nefandos asesinatos, la bella Camila
tenía 20 años; Uladislao, 24; la criatura, 8 meses.
Fragmento del texto de Beruti, actualizado por mí en lo
gramatical y lo estilístico:
«...Sólo una pasión de Amor, que no ofendía a nadie,
sino a sí mismos; siendo lo más sensible el hecho de
que estaba embarazada de ocho meses. Se lo dijeron al
Gobernador; pero este señor, sin reparar en la inocente
criatura que estaba en el vientre, sin esperar que la
madre pariese, la mandó fusilar --caso igual nunca
sucedido en Buenos Aires--; de manera que por matar
dos, murieron tres.»
Sobre Juan Manuel de Rosas, sirvan de introducción estas
líneas del clásico escritor argentino Eduardo Gutiérrez
(1851-1889), iniciales de su libro "Juan Manuel de Rosas,
Los dramas del terror", el cual, por su en verdad espantoso
contenido, puedo recomendar a quienes tengan fuerte el alma
y las entrañas:
«Con el espíritu impregnado aún por el horror de una época
tremenda, vamos a exhibir el cuadro sombrío y sangriento
que encierra la historia maldecida, comprendida entre los
años 35 y 51.
El espíritu se conmueve, el corazón se estremece sollozante
y la inteligencia se resiste a creer en los horrores de
aquellos tiempos inolvidables.
Es necesario recorrer una a una las páginas del proceso
seguido al asesino Juan Manuel de Rosas y sus instrumentos.
Es necesario escuchar de los labios estremecidos de algún
anciano escapado milagrosamente a la matanza el relato de
aquellos crímenes bestiales.»
[Nota del día de envío a foros de Internet, 31.8.99, junto
a un archivo fotográfico, escaneado el mismo 31, con el
anverso del billete de 20 pesos:
«El adosado gráfico de este correo es imprescindible para
entender un sino central de la poesía. Reproduce el rostro
de uno de los peores genocidas de la historia de América:
Juan Manuel de Rosas. Que su rostro aparezca hoy en billetes,
es infame consecuencia del actual Gobierno y de la Oposición
de Derecha, que no actuó ni actúa para sacarlo de circulación.
Infiero que todos ellos están identificados con el genocida
de indios y asesino de mujeres embarazadas y niños que fue
Juan Manuel de Rosas. ¿Puedo estar equivocado?»]
38. Flores + poesía = amor
«...A heart whose love is innocent.»
Lord Byron, "She Walks in Beauty"
Tu corazón, que me ama en inocencia,
es por frescura un débil corazón.
Tras tus senos, es suave transparencia;
tras tus ojos, desborda de ilusión.
Para el amor, la clave es la experiencia.
Si demasiado joven, la razón
no medirá peligro y consecuencia:
el sentimiento es toda decisión.
¿Qué te escribo? ¿Qué digo? ¿Qué pretendo?
¿Importa si mi edad es treinta y ocho,
y tú casi dos décadas menor...?
Has cumplido, esta tarde, dieciocho...
Con rosas mi soneto, porque entiendo
que flores + poesía = amor.
8.99 - 10.9.99
39. Un soneto de primavera
¡Es día 21, Primavera,
aunque sea equinoccio el 23!
¡Que el Sol y el mundo giren al revés!
¡La juventud hará cuanto ella quiera...!
Cambiar fecha es pedir, del olmo, pera;
y el día da al crepúsculo, que ves
de la cabeza azul hasta los pies:
¡Como si nunca más aquí lloviera!
Hoy no hay niña bonita sin su rosa,
sin un ramo de al menos un clavel.
¡Todas ostentan pétalos de alteza...!
Pero veo, solita y lacrimosa,
a una que mienten fea por su piel...
¡Que recuerde mi flor su gran belleza!
21.9.99
__________________________
(*) Acabo de culminar y retocar este soneto. En efecto, hoy
ha sido un «día de la Primavera» perfecto en Buenos Aires.
Fresco no demasiado y tan limpio de nubes como pocas veces
yo recuerdo. Suele llover o estar nublado los 21. La inmensa
juventud festeja este día en calles, plazas y parques. Flores
a granel en manos de jovencitas y no tan jovencitas. Exagero
que si hoy amontonáramos en pirámide al cielo todas y cada
una de las flores regaladas --u orgullosa y tan femeninamente
«autoregaladas»--, bastante sobrepasaríamos al Aconcagua.
40. Antiguos dioses arios (*)
«...kâlo 'smi loka-kshaya-krit...» (**)
Bhagavad-Gîtâ, 11, 32
Galopo en un caballo de tormenta,
sobre la mar que ahoga toda tierra;
el viento me relincha como en guerra,
mientras la lluvia en fuego se alimenta.
El trueno luminoso al hombre aterra
para que así el Poder en carne sienta
de la Naturaleza, mi sirvienta,
que por mí da existencia y que la entierra.
Soy Aniquilador de criaturas,
de todas cuantas pueblan este mundo.
Yo doy la Pesadilla o brindo el Sueño.
Yo elevo el Himalaya a sus alturas,
y al Océano aumento en lo Profundo.
Kala el Devorador; es él mi Dueño.
8.99 - 25.9.99
_________________________
(*) Respecto a los arios, germinadores esenciales de la
Grecia preclásica y clásica, de la India hindú y de la
Italia romana, aquí apenas copiaré al literato español
Don Juan Valera, de la Real Academia Española:
«Yo creo que, sin duda, los primitivos griegos traían ya
sus creencias y sus «mythos» desde que emigraron de la
cuna de la raza aria, en las faldas del Paropamiso...»
Fragmento de la «Introducción» a la versión directa del
griego que el mismo Don Juan Valera hizo de "Dafnis y
Cloe", hermosísima novela de amor que legamos de la
antigüedad helénica.
(**) Traducción propia del sánsrito:
«...Soy el Tiempo, que causa la destrucción del mundo...»
14. «Kala[s]»: dios del Tiempo en la India postaria y
en la Grecia semimítica e histórica (Khronos).
41. El ansia
Contemplo un espejismo constelado:
indescifrable número de estrellas
que tal vez ya no existan, salvo aquellas
que en tu pupila onírica he mirado.
Y tú estás al Espejo, junto a bellas
de translúcida carne a un sol rosado,
astro que no ilumina nuestro lado.
Con tu beso infinito el sueño sellas.
¿Despertar a la aurora de vigilia...!
¿Por qué, después de oír tus ruiseñores
y deambular fantasma en tus jardines...?
El ansia de Belleza no concilia
el mediodía blanco y los albores,
donde recoges lirios, sin confines.
8.99 - 26.9.99
SONETOS VIII (1999 - 2001)
por Claudio Armando Gilardoni
Indice de formas
Sonetos
alejandrinos 2, 6, 10, 15
italianos 28
legítimos 1, 3, 4, 5, 7, 8, 9, 11, 12, 13, 14, 16, 17, 18,
19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 29, 30
Indice de temas
Sonetos
amorosos 3, 9, 11, 17, 19, 20, 23, 27, 29, 30
autobiográficos 1, 5
filosóficos 2, 4, 5, 6, 8, 10, 12, 13, 16, 18, 20, 21, 22, 24,
25, 26, 28
paisajísticos 1, 2, 6, 7
sobre personalidades y dedicados 3, 8, 14, 15, 28
Indice de primeros versos
1. Pintado en plenitud de mil matices
2. Huyen las aves sabias del viento de tormenta.
3. Juzgué que idealizaba el joven Dante
4. Tan efímera siento que es mi vida
5. Es tarde de noviembre. Limpio el cielo,
6. Hay levedad del aire; hay brisa perfumada
7. Se abre el cielo y la mar de las sirenas.
8. De mi vida hago resta y hago suma,
9. ¿Cuánto amor, oh mi amor, he de ofrecerte,
10. Moriré entre la mar, de aguas verdes soleadas;
11. Imagino tu rostro de mujer,
12. Surgir, vivir, morir y dar el ser,
13. Amanece en la mar, disco amarillo.
14. Es una playa pública, pequeña,
15. Clásico monumento, para aquella Alfonsina
16. Este soneto es sólo para hombres.
17. Horacio, yo de nada me arrepiento.
18. Hay mujeres y hay bestias, buen amigo.
19. ¡Ah, perfectos amores sin su mundo,
20. Al espejo, aún fuerte y atractivo.
21. Es un alba de lluvia. Sin tristeza
22. Hoy saludo en adiós a la existencia.
23. De noche soy tu amante, a ti abrazado;
24. Si entramos en la edad de la razón,
25. ¡Ah, levedad efímera del ser,
26. Septiembre, prematura primavera.
27. Surge el alba color azul zafiro.
28. Toda nuestra es la tierra en que he nacido,
29. No juzgo a la mujer por busto y pierna.
30. Si antes del fin de la espantosa guerra
1. Paisaje provinciano
Pintado en plenitud de mil matices
te recuerdo, paisaje provinciano,
donde quietudes de ocre, entre los grises,
bajo el celeste, el oro y blanco cano...
Hermoso que de niño memorices
las luces de un crepúsculo en verano;
que un algo de esos tiempos eternices
siendo adulto en rimado simple y sano.
Recuerdo con cariño suaves sierras
donde el Embalse del Río Tercero;
única vez en Córdoba, hasta ahora.
Y si crees que idealizo, sí que yerras.
Todo cuanto he rimado aquí es sincero.
El corazón poeta lo atesora.
8.10.99
2. Un más allá del drama
Huyen las aves sabias del viento de tormenta.
Aspiro aire de tierra... Al sol le resta un paso
para ser luz de lluvia tronando a campo raso.
Sobre la pampa cunde una oscuridad violenta.
Relincha mi caballo. Lo inmenso se acrecienta
desde el cielo hacia el suelo, y viceversa, en abrazo
de los descomunal en lucha hacia su ocaso...
Un más allá del drama, que Natura alimenta.
Cabalgo entre la bruma, real como un mal sueño,
hacia un cualquier destino que dé refugio o tregua,
que dé un fogón en rancho y un amistoso mate...
¡Ah! Pero estoy perdido; y el paisaje es mi dueño;
y una legua de pampa conduce a la otra legua,
hacia la noche helada o el rayo que me mate.
10.10.99
3. «Vidi venire la mirabile Beatrice» (*)
Juzgué que idealizaba el joven Dante
sobre la Beatriz de su poesía.
No he mirado mujer de tal valía
que mereciera rima semejante.
Así que decidí, oportuno día,
pasear donde la bella iba distante;
dirigirle palabra y ser galante.
Mi fin: el seducirla; hacerla mía.
Y, por fin, vi venir a Beatriz,
rodeada como en coro de angelitas
por otras nobles niñas de Florencia.
Me sentí feo y burdo, un infeliz,
y no osé aproximarme a las benditas.
¡Oh, Dante! ¡Por piedad, tenme clemencia!
21.10.99
----------------------(*) «Vidi venire la mirabile Beatrice»: «Vi venir a la
admirable Beatriz.» De Dante Alighieri, "Vita Nuova",
XXIII.
El soneto me vino a la mente mientras traducía el de
Dante que comienza «Tan gentil y honesta pare», en
"Vita Nuova", XXVI. Es el mío una sencilla réplica
rimada.
Versión propia del de Dante:
«Tan gentil y honesta parece
la dama mía cuando ella a otros saluda,
que toda lengua, temblando, vuélvese muda,
y los ojos no se atreven a mirarla.
Ella va, sintiéndose alabar,
benignamente de humildad vestida;
y parece que fuera una cosa venida
del cielo a tierra para mostrar un milagro.
Muéstrase tan encantadora a quien la mira,
que por los ojos da una dulzura al corazón
que no la puede entender quien no la prueba;
y parece que de sus labios se mueve
un espíritu suave pleno de amor,
que va diciendo al alma: Suspira.»
Beatriz murió a los 24 años, en 1290. Dante la divinizó
en su "Comedia", monumento literario supremo a una mujer
joven amada en juventud.
11. «Niñas»: en el sentido de «mujeres muy jóvenes».
13. «Benditas»: para entender el uso de este adjetivo
en el contexto, leer la "Vita Nuova".
4. Música que atrae al Ave
en mi poesía
Tan efímera siento que es mi vida
al escuchar tu música dilecta,
que me incita a mi rima más perfecta
al componer poesía permitida.
¡Ah, la Melancolía! Vuela, anida,
como si ya en mi edad tal vez provecta
fuera el Cuervo-Mujer que el alma infecta
antes del fin que olvida, eterno olvida.
Si es buena, nuestra vida dura apenas
un adagio de música y belleza
silente al enfrentarse con su hermana.
¡Sé bien que hay amargura y tantas penas
para todo mortal que al mundo ingresa...!
¡Mas qué pena que acabe tan temprana!
14/16.11.99
-------------------------------2. «Música dilecta». Al estado propicio para componer estas
rimas me transportó la audición repetida de la escena orquestal
"La primavera" del balet "Las estaciones", del ruso Aleksandr
Glazunov, extraordinario compositor. Tal vez sea necesario oír
el fragmento bellísimo de su partitura para entender en plenitud
mi sincero soneto.
9-11. Variación del terceto, 16.11.99:
«Si es buena, nuestra vida dura apenas
cual una flor de música y belleza
marchitándose en manos de su hermana.»
Entendiendo, por supuesto, que hermana de la Vida es la Muerte.
5. Ciruelas silvestres
Es tarde de noviembre. Limpio el cielo,
sentado bajo un Sol color ardiente,
estoy oyendo música en mi mente,
junto a un árbol silvestre de ciruelo.
Pían todas las aves. Cae al suelo,
madura, una ciruela. Negligente,
la recojó y con sed la doy al diente...
¡Qué lejos de la angustia y del desvelo!
Para mí, soy sincero, ésto es vida:
el Sol, la buena fruta y la belleza
de la música noble recordada.
Dad palacio al imbécil, al que mida
su placer en el oro, en ser alteza.
En lo simple la vida es disfrutada.
29.11.99
----------------------------------------(*) Tras lo obligado de cada día, estuve hoy mismo bajo
el Sol, por la tarde, cerca de una hora, en el vecino
y cotidiano Parque Chacabuco, junto a un ciruelo
silvestre que da alguno que otro pequeño fruto para
el mes de noviembre. Recordaba el primer movimiento de
una sinfonía preferida de Joseph Haydn, "La Pasión",
cuando cayó, en vez de una manzana de Newton, aunque
no muy lejos de mi cabeza, una pequeña ciruela comestible.
6. Verdes profanos (*)
Hay levedad del aire; hay brisa perfumada
de las flores y frutos de un moderado estío.
Es hora de la siesta junto a este manso río.
Todo invita a dormir a la sombra soleada.
Pero el sueño que ensalma, que endulza la jornada
de quien deambula pobre, bajo el calor o el frío,
o con hambre o con sed, en diario desafío,
no siempre es bondadoso y demora su llegada.
Mientras el alma abierta entre los verdes profanos
presiente en triste paz tu dos manos fatales,
¡oh invisible Destino!, soy carne melancólica.
Mientras el alma es agua de lágrimas reales,
memoro, con el rostro caído entre mis manos,
del poeta Virgilio su poesía bucólica.
19.10.99 - 9.12.99
______________________________
(*) «Verdes profanos»: de Juan Ramón Jiménez, "Elejías
puras", XII, 6. Dice así el segundo cuarteto del poema:
«Y es tan dulce el recuerdo de todo lo doliente,
a la oscura humedad de los verdes profanos,
que mis ojos se ponen azules, y mi frente,
se hunde, llena de lágrimas, en la paz de mis manos.»
10 y 13. A propósito la repetición del sustantivo «manos»,
en relación al poema de Juan Ramón Jiménez.
13. «Memorar»: verbo inusual en nuestro castellano de hoy;
elegido por provenir directo del latín clásico que Virgilio
empleó en "La Eneida" y "Las bucólicas". El poeta mantuano
hizo uso asiduo de él.
14. «Virgilio». Todo el soneto está ligado sutil y no tan
sutilmente con las poesías «bucólicas» de Publio Virgilio
Marón y de Juan Ramón Jiménez. Varias palabras y frases
llevan de Jiménez a Virgilio y vicevera. Pero hay que
conocer a ambos poetas para apreciar lo que es inexpresable
en explicación prosaica.
7. Efímera griega
Se abre el cielo y la mar de las sirenas.
Ya el Sol penetra el todo a baja altura,
astro simple de luz, sin faz obscura
como la de su hermana, blanca apenas.
Amanecer en flor, de rosas plenas
cual pétalos de nubes en frescura.
De pálida a carnal en su hermosura,
nace griega la aurora en las arenas.
No existe una hora eterna, que no sea
de eslabones efímeros forjada.
Cada instante es de breve orfebrería.
¡Qué dolor, cada vez que así te lea,
disolviéndote en luz de otra jornada,
y en lo humilde de mi palabrería!
24.12.99
8. Estebanillo González (*)
De mi vida hago resta y hago suma,
y cuento lo que queda, y mucho daña
saber cuán poco falta, entre la bruma
de este invierno que cruzo como hazaña.
Lo que fui hoy no soy. Vejez abruma;
hago epitafio fúnebre con saña.
Por él culpa a la Muerte y no a mi pluma;
pues cerca estoy del golpe de guadaña.
De Madama los ojos estoy viendo,
y sé que no perdonan lo vivido
a ninguno mortal. ¡Tal odio encierra!
Tras mi letra estaré, sobreviviendo
de las deshechas ruinas del olvido,
y del inútil polvo de la tierra.
1.10.99 - 25.12.99
--------------------------(*) Todo el soneto basado en fragmentos de prosa y verso
de la célebre obra "La vida de Estebanillo González",
vedadero clásico de la literatura española. Por ser el
libro de un escritor (anónimo) caro a mis preferencias,
decidí forjar estas rimas especiales.
5. «Lo que fui hoy no soy.» Del capítulo XIII:
«..Y aquello que fui no soy, / ni puedo volver a ser; /
con lo que podrá el mundo ver / lo que va de ayer a hoy.»
6-7: Ver capítulo XIII:
«Harto me holgara yo..., y darte, en vez de sus epitafios
fúnebres, una docena de romances alegres. Y así, culpa a
la muerte y no a mi pluma...»
9. «Madama». Ver capítulo XIII.
12-14. Ver "Al lector":
«..En levantar mi humildad y corto merecimiento de las
deshechas ruinas del olvido y del inútil polvo de la tierra.»
9. Las playas hermosas
¿Cuánto amor, oh mi amor, he de ofrecerte,
para que al fin devuelvas tanto afecto?
¿Cuánta herida me harás? ¿Hasta mi muerte?
¿Hasta que arena entierre mi trayecto?
Yo he soñado un amor de sol perfecto,
donde la mar es plena, y donde verte
purifica en amor cualquier defecto.
Por amor yo mentí, por conocerte.
Soy menos de lo dicho, mucho menos;
pero no poca cosa, si te amo,
si en tus labios me sangra el corazón.
Busco el oleaje calmo de tus senos.
A gritos en la playa te reclamo.
Si estoy loco es de amor la sinrazón.
5.1.99
10. La canción perpetua
Moriré entre la mar, de aguas verdes soleadas;
y me iré a lo profundo, hacia el oriente invisible,
antes que surja Eos entre nubes rosadas.
Eso haré, cuando el alma abandone lo tangible.
Adentraré este cuerpo, nocturno en sus brazadas,
en oleajes de Luna hacia ese sitio terrible,
que linda al horizonte con barcas olvidadas.
¡Yo iré a ti, muerte mala, sirena impredecible!
Tú invitas con el ansia de dea lujuriosa
a los griegos marinos, que jóvenes surcamos
la mar y el gran Océano, disfrazada de Helena.
¡Tu voz nos hipnotiza, destructora sirena!
Es tu canción perpetua un arte que no amamos;
pero que, en pleamar, atrae por misteriosa.
14/15.1.2000
11. Una amiga perpetua
Imagino tu rostro de mujer,
cual si fuera un romántico alfarero
con la arcilla en sus manos, y, sincero,
el corazón deseoso de otro ser.
Como artista presiento el renacer
de un sentimiento antiguo, y lo libero,
forjando en plena noche cuanto espero
de una amiga perpetua a quien querer.
¿Por qué no ser feliz siendo mi dueño?
¿Por qué este deambular la noche entera
cual Pigmalión sediento del beleño...?
¿Mejor la soledad, sin compañera,
sin traiciones de Luna cuando el sueño...?
¡Ah, si pudiera amar a una cualquiera!
19/20.1.2000
12. El Mensaje
Surgir, vivir, morir y dar el ser,
es cuanto nos permite el Universo.
Entre el Todo y la Nada voy inmerso,
después de haber logrado Conocer.
Resumo lo que sé en rimado verso;
así doy al mensaje un recorrer
mayor para el lector y la mujer.
Seremos por el viento algo disperso.
Yo no pedí a mis padres el surgir;
y al espejo un anciano hay por delante.
Yo disfruto profundo el buen vivir;
mas cuento como avaro lo restante.
Yo sufro por saber que he de morir;
porque treinta o mil años no es bastante.
22.1.2000, 4:17, Mar del Plata
------------------------7: «...y la mujer...» Es decir, la lectora mujer.
13. Perro ladrando a las olas (*)
Amanece en la mar, disco amarillo.
Tras nubes como esponjas de un instante,
el Sol filtra su luz de fuerte brillo
extasiando a un poeta caminante.
Y sobre un espigón, allí adelante,
a pasos del que escribe tan sencillo,
causa gracia un gran can muy desafiante:
corre y ladra a las olas el loquillo.
El creerá que están vivas, me parece;
pues ruedan a la costa y mucho braman.
¿O juega por jugar contra la mar?
La luz del Sol naciente grande crece.
Sus amos por su nombre al perro llaman.
Medito en esta escena algo rimar.
22-23.1.2000, Mar del Plata
-------------------------------(*) Viendo a este perro ladrar a las olas, como si en verdad
fueran ellas seres vivos, el 22 de enero de este año, me vino
a la mente la idea de que el animal --tal vez como nuestros
más primitivos genitores humanos, aquellos de mente aún en
formación biológica o intelectual -- desfigura en personas
y dioses a todos o casi todos los objetos de la Naturaleza,
convirtiéndolos en sujetos concientes. Concepción del mundo
filosófica y religiosa vigente hoy día en numerosas creencias
metafísicas de extrema subjetividad.
14. Alfonsina, I (*)
Es una playa pública, pequeña,
que observo desde lo alto de una cuesta.
Del espléndido día poco resta.
Viento recio sobre la mar sureña.
Tras de mí una escultura es como dueña,
en su blancura helena, pura, honesta,
del paisaje de enero; y no es funesta;
aunque tampoco alegre ni risueña.
Simboliza una vida y una muerte;
y una Vida ulterior de poetisa
ida en la costa atlántica argentina.
Por tu fin he podido conocerte.
Fuiste una griega antigua en tu sonrisa.
Toco tu peplo griego, ¡oh, Alfonsina!
23.1.2000, Mar del Plata
-------------------------------(*) Alfonsina Storni (1892-1938), notable poetisa en lengua
castellana, a causa de una penosa enfermedad optó por un
final clásico, entregándose viva a la mar de la hermosa
ciudad de Mar del Plata, en Argentina. La pequeña playa
elegida como escenario para el suicidio lleva hoy su nombre,
"Alfonsina". Una escultura --bajorrelieve, para ser exactos-de mujer en ropaje greco-romano, mirando al Sol naciente,
es visible perfectamente desde la playa, en una altura muy
visitada por turistas que gustan fotografiarse ante monumentos.
Al pie del monumento han grabado un poema decisivo de Alfonsina,
"Dolor", el cual define la actitud pagana de la poetisa ante
la vida, la muerte y la mar. He fotografiado el monumento y
la playa en enero de este año 2000, estando de vacaciones
estivales. Quien desee apreciar las fotografías, incluso para
entender el soneto por completo, ha de hallarlas en mi sitio
Internet, en el sector dedicado a Mar del Plata.
"Alfonsina", playa preferida por quien escribe para los
buenos días de sol y mar, es peligrosa para nadar. Olas
de 2 y 3 metros ponen a prueba la resistencia de los osados.
Este año murió uno. Aunque no del todo inhábil para nadar,
tuve dificultad el día 26 de enero para escapar del oleaje
que atrae hacia las rocas. ¡Y había apenas dos metros de
profundidad...!
15. Alfonsina, II (Día griego) (*)
Clásico monumento, para aquella Alfonsina
que, descalza en su alma, se dio a la inmensa mar;
para Alfonsina aquella, a quien fue a arrebatar
enfermedad doliente que hacia la muerte inclina...
Soy turista en tu playa; y mientras siento el broncear
del gran astro de fuego, que la costa domina,
contemplo tu escultura, que hacia el alba camina,
hacia postrer aurora, hacia el círculo solar.
Por mujer añoraste ser bella cual las griegas;
codiciado tu cuerpo, perfecto si desnudo,
virgen o blanca hetaira de oceánico perfume.
Y en tus versos y muerte jamás lo griego niegas.
Por ello escribo en griego, tras lo que el cincel pudo,
este día divino que lo griego resume.
24-27.1.2000, Mar del Plata
----------------------------------(*) Para explicación del escenario originador del poema,
ver notas al soneto anterior, "Alfonsina, I". Fotografías
del sitio y del monumento a Alfonsina de Mar del Plata en
el sitio Internet del autor dedicado a esta «griega» ciudad
balnearia.
1-3: «...Aquella Alfonsina... Alfonsina aquella...» Tropos
inspirado en el famoso poema amoroso de Catulo (58), que
comienza:
«Caeli, Lesbia nostra, Lesbia illa,
illa Lesbia, quam Catullus unam
plus quam se atque suos amavit omnes...»
Traducción propia, en prosa:
«Celio, nuestra Lesbia, Lesbia aquella,
aquella Lesbia, única a la que Catulo
más amó que a sí mismo y que a todos los suyos...»
2: El verso carga acento en la sexta sílaba, en «al-» de
«al-ma», por hiato. Una variación secundaria del mismo
carga en la quinta sílaba, por sinalefa:
«...que, descalza en su alma, cuerpo dio a la inmensa mar...»
12, 13, 14: A propósito la repetición de la palabra «griego».
Shakespeare hizo uso asiduo de este tropos repetitivo (epímone)
en sus sonetos y teatro. Si hay manuales de métrica que
proscriben o anatematizan esta soberbia figura, serán malos
libros, en general, y no hacen otra cosa que perturbar el
buen gusto de los lectores ingenuos.
16. Sólo para hombres
Este soneto es sólo para hombres.
Si lo leyeren ojos de mujer
incomprendido o casi me ha de ser.
No he de citar ejemplos por sus nombres.
Hermano, si rechaza no te asombres
al que le dio respeto e hizo valer
modales de señor al proceder.
Le da igual los rufianes y prohombres.
La mujer del común, la mayoría,
a los hombres de bien no los valora.
Nunca pongas tu fe en su despreciar.
Prefieren al brutal, al que podría
por hermoso golpear a cualquier hora...
La mujer del común no sabe amar.
20.2.2000
17. De nada me arrepiento (*)
Horacio, yo de nada me arrepiento.
Me has llamado, en tus versos, «la ramera».
Tú sabes bien mi nombre, quien yo era
cuando te encaprichaste, en su momento.
Si fui amada, he ignorado el sentimiento.
Y no por ser borracha o altanera;
sino por ser mujer y ser sincera.
Yo nunca pude amarte; ni lo intento.
Es cierto que entregué mi cuerpo hermoso
a los hermosos jóvenes de Roma;
y, aunque vieja y canosa, aún deseo...
Soy de temperamento voluptuoso...
¡Muestra una rosa eterna en piel y aroma...!
Mi belleza ha tenido su apogeo.
26.2.2000
----------------------
(*) Imaginaria réplica de «Lice», destinataria del poema
de Horacio catalogado en "Poesías, IV, XIII", el cual
comienza:
«Audivere, Lyce, di mea vota, di
audivere, Lyce: fis anus et tamen
vis formosa videri
ludisque et bibi impudens...»
Traducción propia:
«Los dioses escucharon, Lice, mis súplicas;
los dioses escucharon, Lice:
estás vieja y, sin embargo,
quieres mostrarte hermosa,
y juegas y bebes, impúdica...»
Para entender esta «réplica» de Lice es menester leer el
extraordinario poema de Horacio. «Lice» fue una mujer de
imponente belleza, a quien Horacio amó cuando joven. Ella
prefirió una vida licenciosa, hasta en su madurez y vejez.
Horacio la insulta con gran emoción pasional en sus versos:
«impúdica», «borracha»... El mismo sobrenombre, «Lyce», en
griego significa «la loba», es decir, «la ramera». Mucho
daño debe haber sufrido un hombre para escribirle así a
una mujer, tantos años después.
18. Mujeres y bestias
Hay mujeres y hay bestias, buen amigo.
Las dos usan perfume, así que huelen
idénticas en todo; y hasta suelen
parecerse en el habla --verdad digo.
La bestia es la mujer gran enemigo
de los hombres que, amando, a ellas vuelen.
¡Ojalá en un infierno las congelen!
Malvadas bien merecen tal castigo.
Son siervas del dinero de los hombres.
Sin amor, ni respeto, ni ternura,
cuesta catalogarlas «ser humano».
Me gustaría dar sus propios nombres;
pero la Ley impone su censura.
Esto digo, como si tú mi hermano.
8-9.3.2000
19. Amores sin su mundo
¡Ah, perfectos amores sin su mundo,
soñando rosas lunas de jardines...!
¡Cuán ingenua es el alma, en lo profundo
de nuestras fantasías sin confines!
¡Ah, perfecta mujer, que no confundo
con bellezas de carne cual jazmines!
¡Ven a mí, si nacistes! Te circundo
con poemas de amor que tú origines.
Si tú, cuando me leas, me amarás;
aunque muchas aprecien mi poesía.
Son rimas para ti, salvo unas pocas.
Con tus ojos del alma las verás
sin nombre dedicado todavía...
Y en un lecho uniremos nuestras bocas.
5-6.4.2000
20. Contra el Tiempo
Al espejo, aún fuerte y atractivo.
Pero, Tiempo, eres Mar contra las rocas.
Si das vida muy larga, la convocas
a la odiosa Vejez. Sé tu motivo:
Eres la Destrucción; al Mal te abocas...
Mujer, por tanto amor soy excesivo:
¡Ven a mí, ven a mí, joven y vivo,
y podremos unir manos y bocas!
Tendrás único amante, modelado
en los cinco sentidos, cual los tuyos;
hasta que el Tiempo a ti y a mí nos mate.
Si me amas cuando sea del pasado,
no podrás ser de un otro, ni habrá arrullos.
Tal es la condición, que un dios desate.
5.4.2000
_________________________
13. Es decir: «No podrás ser amante de otro hombre
ni tener hijos con nadie.»
14. Pues los dioses no existen (criaturas todas, sin
excepción, de la a veces irracional fantasía humana),
el verso signica: «Tal es la condición ineludible».
21. Soneto final
Es un alba de lluvia. Sin tristeza
medito en esa tumba del futuro
que ha sido dedicada por Su Alteza,
nuestro Padre Universo, Monstruo obscuro.
¿Será fosa común...? Mo me interesa
si de pobre o de rico. Tras el Muro,
como el sátrapa al sudra en su bajeza,
el niño es ser idéntico al maduro.
Ya he vivido bastante y demasiado.
Una vez que la Esfinge da el Secreto
de la Vida del hombre y de su Muerte;
entonces, desde entonces, ha cesado
toda vana esperanza, y un soneto
es resumen final de nuestra suerte.
7.4.2000
22. Con un pie en el Oleaje
Hoy saludo en adiós a la existencia.
39 mis años. Larga vida;
o yo la encuentro extensa en tu presencia,
lector de mi poesía no fingida.
Al fin y al cabo, amigo, nuestra ausencia
será tarde o temprano decidida
--si es que ayer no lo ha sido--, por la urgencia
de un Univeso ávido, homicida.
Doy mi vista al Ocaso, así desnudo,
con un pie en el Oleaje; otro en la Arena;
escuchando un cantar casi inaudible.
Me llamas con tu voz; yo te saludo,
¡oh, Muerte!, hembra impúdica, sirena
que cantas esperanza en lo Imposible.
27.5.2000
23. Respiración de mujer
De noche soy tu amante, a ti abrazado;
tanto como si ayer adolescente.
Tu me abrazas a mí; tu piel caliente:
tibieza del amor que hemos gozado.
Parece que durmieras. Te he besado;
y tú no me respondes --tan silente
cual luz de Luna blanca, indiferente.
Por la ventana el ciclo constelado...
Pongo suave mi oreja entre tu pecho.
Tu respirar hermoso de mujer
me da lánguido sueño, sueño eterno.
Bellas horas, desnudos en el lecho,
devoran nuestro efímero querer...
Se acerca a Buenos Aires otro invierno.
28-29.5.2000, madrugada
24. La edad de la razón
Si entramos en la edad de la razón,
comienzan las respuestas literales,
y se resigna el hombre, en corazón,
a los cariños más elementales.
¿Se mueren el amor, los ideales...?
¿De ahora en más actor en gran función...?
¡No!; yo amaré los soles estivales;
y en primavera oír una canción.
Yo amaré, como antaño, la Poesía,
y la Música; y la Naturaleza
(cuando embellece el Mundo); y la Bondad.
Habré de resignar la fantasía
de una mujer perfecta... ¡Qué tristeza,
para quien la ha soñado en tierna edad!
31.5.2000, madrugada
25. Marionetas aún con corazón
«Ete hi hridayamarmacchidah samsârabhâvâ...» (*)
Bhavabhûti, "Uttararâmacaritam", Acto I
¡Ah, levedad efímera del ser,
de la esencia doliente de lo humano!
Vivir superficial lo cotidiano,
y dormir sin soñar, sin nada ver...
¡Destino!, me haces viejo, ciego, insano,
siempre ansiando lo eterno, sin poder
lo que es mío, ¡mi vida!, defender...
Simple actor, soy un títere en Su mano.
El Destino es quien da, manipulando,
quien alza o te derriba sin razón,
si cual niño con títeres jugando.
¡Si al menos yo tuviera la ocasión
de un Juego que no acabe quebrantando
este punto vital del corazón!
29.8.2000
__________________________
(*) Versión propia del fragmento citado en sánscrito de
la obra teatral "Uttararâmacaritam" --título traducible
como "La última historia de Rama", o "El postrer recorrido
de Rama--, del dramaturgo y poeta indio Bhavabhûti,
florecido aparentemente en el siglo VIII:
«Estas vicisitudes de la existencia quiebran el punto
vital del corazón...»
Nota al márgen sobre la palabra «corazón»:
Bhavabhûti, en el compuesto «hridayamarmacchidah», usa el
concepto «hridaya», «corazón». Este está ligado genéticamente
a la palabra griega antigua «kardía» --«h» por «k»; «ri»,
culterana distorsión vocálica de «ar» en sánscrito, por la
«ar» helena, etcétera--, con la latina «cor, cordis» y, por
supuesto, con la nuestra equivalente. «Corazón», pues, es
palabra antiquísima, y tanto en la India de Bhavabhûti como
en la Grecia de Píndaro, en la Roma de Horacio y la España
de Cervantes, sigue significando lo mismo, en su raíz básica,
en su forma general y su contenido esencial.
26. Blancas flores de ciruelo
Septiembre, prematura primavera.
Tras el cielo celeste de la tarde
el Sol brilla bastante; mi piel arde.
Sobre el césped, soñar --eso quisiera...
Si muriendo, si así me adormeciera,
¡qué poco sufriría hasta un cobarde...!
Pero tal vez la Noche mucho aguarde.
Hoy es tiempo de luz en dulce espera.
Me duermo bajo un árbol, en barranca
hacia el soñar feliz, ¡oh gran consuelo!
Y el trino de los pájaros me ensalma...
En Parque Chacabuco el viento arranca
blancas flores de un árbol de ciruelo.
Sobre mí van cayendo, en cuerpo y alma.
4.9.2000
27. El color de tus alas (*)
Surge el alba color azul zafiro.
Mi vigilia al Sol puro se avecina.
De la mar a la estrella vespertina
elevo mi ojo interno, en dulce giro.
Y estás tú, ser cual nube femenina
a quien medio soñando tanto admiro.
Presiento que estoy vivo, que respiro;
y un ansia de volar se me origina.
En tu perfume lo auroral exhalas,
atravesando el rosa y el celeste
cual un ave perfecta de luz pura.
Blanquísimas y etéreas son tus alas.
Te sigo en vuelo bajo, triste al Este;
pues son negras las mías, ave impura.
20.09.00
____________
(*) Soneto inspirado en el poema VI del libro III de "Elejías",
de Juan Ramón Jiménez, del cual copio sólo dos versos motores:
«Entre tus alas negras se van mis alas blancas,
recién nacidas, con sed de luz y espacios...»
Sin demasiado sueño, a eso de las 4 de la mañana opté por el
libro "Elejías" para leer algo bueno. Disfruté un rato de la
pureza entre infantil y artísticamente simplista y angelical
del poeta andaluz, hasta que, llegando, al azar, a los versos
citados, me vino a la mente una idea poética prerafaelista
que no quise postergar para después. Llueve y truena en Buenos
Aires casi primaveral. Son pasadas las 5 y media. Empecé a
rimar hace menos de una hora. De noche tuve una mala pesadilla
que no quiero relatar y un sueño bello. El sueño fue de amor
y lo muy curioso y de contar es que la mujer que aparecía en
lugares exactos de mi niñez era de raza amarilla... Recuerdo
que ayer por la tarde, habiendo ido a la Reserva Ecológica de
la Costanera Sur para tomar fotografías, vi una mujer joven de
raza amarilla paseando entre el verdor selvático. Supongo que
de ahí surgió mi sueño. Y ahora también asocio a esa mujer un
par de fotos que tomé en la Reserva, de lindas flores llamadas
«rosas de río».
28. Nuestra es la tierra (*)
Toda nuestra es la tierra en que he nacido,
donde el ombú ha crecido,
y el fruto del naranjo, y toda flor,
y cuantos los matices del verdor
bajo el azul calor
cada día de estío amanecido.
También nuestra es la tierra del dolor,
del buey trabajador
bajo el sol implacable, detenido
a las 12 en el campo enfebrecido.
Y aunque mal se ha vendido,
es propia la que es tierra del sudor.
Nuestra es la antigua tierra que cultivas,
y cuanta contuviere
la mano del que fuere.
Y nuestra, si a jugar de niño ibas.
Nuestra es la tierra enorme, donde hubiere
sombra para que vivas...
Noble Antonio, no escribas
«nuestra es sólo la tierra en que se muere».
26-27.10.2000
____________________________
(*) Homenaje en forma de soneto «italiano» (siglo XIII)
al egregio poeta Antonio Machado, a partir de su verso
«Sólo la tierra en que se muere es nuestra»,
del poema de 1937 "Alerta, Himno para las juventudes
deportivas y militares".
29. El perfume de aquella que
yo he amado (*)
No juzgo a la mujer por busto y pierna.
Aprecio la belleza femenina
como un hombre que soy, mas la divina
es la de corazón y un alma tierna.
Privilegio a la hermosa, no a la externa
o a la rica en alhajas de felina;
y la hermosa es modesta, y no camina
como reina que a pobres mal gobierna.
Cercanos los 40, en mi memoria
atesoro un amor de larga historia...
¿Por qué no fuiste tú mi fiel esposa...?
En cuanto a esa mujer que yo he besado,
que ante mí por amor se ha desnudado,
recuerdo su perfume en cada rosa.
22.12.00
----------------------------------------------(*) Soneto inspirado en una frase de "Histoire de ma vie",
de Giacomo Casanova:
«Quant aux femmes, j'ai toujours trouvé suave l'odeur
de celles que j'ai aimées.»
Traducción propia:
«En cuanto a las mujeres, yo siempre he hallado suave el
aroma de aquellas que he amado.»
30. «Pasaron las grullas» (*)
Si antes del fin de la espantosa guerra
mi corazón de carne ya no late
bajo el barro sangriento del combate,
en las entrañas de la madre tierra;
con mi rima mi amor a ti se aferra
en corazón de espíritu, que te ate
con dorada cadena sin quilate.
Morir lejos de ti es lo que me aterra.
«Ardillita», mi amor, no, no me olvides.
Peleo por la patria, por tu vida.
Cuando la horda fascista ya vencida,
pon mi nombre a un bebé que mucho cuides.
Pues si muero, «ardillita», a mí no huyas:
en Primavera volverán las grullas.
23.2.2001, 2:45 A.M.
______________________________
(*) Hace poco, por primera vez, vi en un cine de Buenos Aires
la película de Mijail Kalotozov, basada en la obra teatral de
Viktor Rozov, "Pasaron las grullas" ("Letiav juravlij"). Pablo
Picasso, según el folleto de propaganda, exclamó de ella que
«cada secuencia es una obra de arte independiente y talentosa».
"Pasaron las grullas" es cine comunista, de cuando todavía
existía la URSS, en la década del 50, y el Gran Estado,
paternalista en lo cultural, promovía un arte cinematográfico
ajeno a los intereses industriales del Capitalismo hoy por hoy
dominante. Pablo Picasso adhirió sincermente al Comunismo. Por
tanto, antes de ver la película, tal vez alguien sospeche de
subjetividad ideológica de parte del importante plástico español.
El mismo prosista de esta nota adhiere al Comunismo, así que tal
vez se lea el soneto y todo el comentario con comprensible y
racional escepticismo. Como sea, tras la advertencia, quiero dar
a conocer en tres frases sintéticas mi íntima opinión estética
sobre "Pasaron las grullas":
Simplemente, nunca se filmará una película de amor que la supere.
"Pasaron las grullas" es una muestra perfecta del gran cine
humanístico de todos los tiempos.
"Pasaron la grullas" es arte hermoso y simple, como un templo
helénico de cuando la Antigüedad era historia viva en la Grecia
clásica de Sócrates y Platón.
SONETOS IX (2001 - 2002)
por Claudio Armando Gilardoni
Indice de formas
Sonetos
alejandrinos
italianos
legítimos 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7
Indice de temas
Sonetos
amorosos 1, 4
filosóficos 2, 3, 5, 6, 7
Indice de primeros versos
1. Juntos, hasta que el odio nos separe
2. Es hora de dormir. Y me he acostado
3. ¡Si vieras con mis ojos tus arcillas!
4. Cuando me pudras con tu amor perverso,
5. Yo me digo a mí mismo, frente a ti,
6. Noche de gran tormenta; y yo despierto.
7. Sueño que el Sol de estío y mediodía
1. Hasta que el odio nos separe
Juntos, hasta que el odio nos separe,
dormiremos desnudos y abrazados,
tú y yo, todas las noches que depare
el Destino al que estamos obligados.
Nuestro amor son dos fuegos congelados
para quien desde el alma nos mirare...
¿En qué seres quedamos transformados...?
¿Cuadrúpedos o humanos, Shakespeare?
No nos une el amor de Marco Antonio
por la Reina de Egipto, ni el de Otelo,
siquiera, por Desdémona la casta...
Yo, 40, y tú, virgen ni retoño,
sabia en el "Kamasutra", loba en celo...
¿Por qué no dices «fin», no digo «basta»?
25.4.2001 - 4.6.2001
____________________________
8. Licencia poética. Divergencia entre la escritura de
«Shakespeare» y su pronunciación.
12. «[Ni] virgen ni retoño». Otra licencia basada en
la divergencia entre pronunciación y escritura: suenan
idénticos los grupos «onio» y «oño».
2. Vida y muerte en el Universo
Es hora de dormir. Y me he acostado
en ciega y absoluta obscuridad.
Me percibo a mí mismo un ser aislado,
o casi, de la extensa inmensidad.
Imágenes mentales han brotado
de los cinco sentidos, realidad
de mi mundo interior hoy desatado.
¿Qué es la vida y la muerte en realidad?
Hoy medito en la muerte y en la vida,
en el ser y el no ser de un Universo
que crea, que conserva y que destruye.
El es un laberinto sin salida,
pienso, entre su tiniebla aún inmerso,
mientras el yo hacia el voraz sueño huye.
22.6.01
3. Las manos invisibles
Todo el cielo es un gris sin horizonte,
reflejándose en charcos de tormenta.
Su voz con truenos sordos argumenta;
pero la lluvia cede sobre el monte...
El viento determina que se apronte
el quiebre de lo gris; la luz aumenta;
y al fin en arco iris se fragmenta...
¡Universo, infinito ser bifronte...!
Con una mano creas la Belleza,
y con otra invisible la vulneras.
Despliegas el aborto y las semillas...
¡Mírate en esos charcos! ¡Ya regresa
la luz y el arco iris...! ¡Si te vieras!
¡Si vieras con mis ojos tus arcillas!
22-23.10.2001
4. Otros hombres se enterarán
Cuando me pudras con tu amor perverso,
reirás y escupirás sobre mi tierra.
Bien sé lo que tu corazón encierra:
ese angélico rostro es un anverso.
Seduces, y cuando tu amante yerra,
gozas chupándolo en angustia inmerso.
No escribiré tu nombre en ningún verso:
eres mujer que al Amor le hace guerra.
Con mis rimas te obsequio dos jazmines,
y me alejo muy sabio en tu secreto.
Mis lágrimas tus ojos no verán.
Maldice mi ironía en tus jardines;
y embriágate, pues, gracias al soneto,
otros hombres de bien se enterarán.
23.10.2001
5. Ultimos grandes sueños de mi vida
Yo me digo a mí mismo, frente a ti,
mar nocturna sin Luna ni horizonte,
donde el estuario atroz del Aqueronte,
que demasiado tiempo ya viví.
Bajo la lengua, un óbolo a Caronte
introduje en un sueño, y no salí,
aún, a la vigilia... ¿Hoy morí?
No recuerdo si soy un ser bifronte.
Mitad carne; mitad de pesadilla,
¿vísceras y cerebro se pudrieron
por amor al gusano, al humus blando?
En breve lo sabré. Porque la quilla
va menguando su estela; porque vieron,
mis dos ojos, que hay otro ser soñando.
23-24.01.2002
6. Mientras la tormenta va hacia el mar
Noche de gran tormenta; y yo despierto.
Son las 3. He soñado hasta hace poco.
Hacia el Oriente, si no me equivoco,
la tempestad va inmensa al mar abierto.
Mientras el sueño, libre como un loco,
fantaseaba un destino sin un puerto:
nadaba estando vivo, habiendo muerto...
Con faro de razón ahora enfoco.
La Ansiedad abre a espacios imposibles
con llave de oro falso en puerta verde;
y allí te La Vida, oh pobre histrión.
Ya en vigilia de escenarios tangibles,
mi mente liberada no se pierde
en los deseos de mi corazón.
26/30.01.2002
----------------13-14. Estos versos provienen de una lectura antigua de
"Sakuntala", clásica obra teatral del indio Kalidasa.
Creo que están, en una versión mal memorizada o, tal vez,
libre, en el acto II.
7. La Gran Pescadora
Sueño que el Sol de estío y mediodía
enblanquece la arena de la playa.
La atmósfera celeste plena se halla
de la sal de una mar verde y bravía.
Sueño que soy corpóreo todavía:
un oceánico pez que da batalla
a la Gran Pescadora, la Canalla
que pone sus Anzuelos noche y día.
¿Cómo escapar del mar? Es infalible;
pesca donde el oleaje y hondo al fin:
Ella creó al Principio su Gran Arte.
Aunque nade de noche, en «lo invisible»,
bajará a lo abisal por su festín.
Aunque te hundas profundo, va a pescarte.
31.1.2002 - 14.2.2002
LIBRO DE POESIA III (1998-2001)
1. De todo cuanto ofende al ser humano
2. Tú, presidente y jefe comandante,
3. El sol te ha fatigado, caravana.
4. ¡Heil, satánicos Lores de Bretaña!
5. La Guerra es cosa justa y necesaria
6. ¡Vamos chicos, muchachos futboleros!
7. Entre las cosas bellas que recuerdo
8. Mi juventud dorada es fina arena
9. Tú, cuyo deseo más intenso es cabalgar,
10. Para Washington D. C., gobernar
11. Cuando muere un poeta,
12. Se ha iniciado el gobierno Radical
13. Hoy soñé que moría en los demás,
14. ¿Qué objetivo es tu vida, navegante?
15. Augusto Pinochet retorna a América
16. Ver los cielos azules del estío,
17. Bastardos de la estirpe americana,
18. Para matarte, Tiempo que me arruinas,
19. Esos tiempos de gloria son recuerdo...
20. Un varón que es político y patriota,
21. Por buena ley, habría que prohibir
22. ¡Patria, por fin brilla un día solar!
23. Idéntico a las cosas que no sienten,
24. Bajo un Sol implacable de septiembre,
25. Hay admirable belleza, Universo,
26. Hoy, el Pueblo argentino, tan valiente
1. Augusto Pinochet, émulo del Aconcagua
De todo cuanto ofende al ser humano
la traición es, tal vez, lo imperdonable.
Traicionar a la patria, al propio hermano,
a la madre o al hijo es execrable.
Dar muerte o dar tormento al inocente,
traicionando las leyes de los buenos,
de la gente de América decente,
es cosa de salvajes, no de helenos.
Traidor a la Argentina en las Malvinas.
En Chile diste un Golpe de traición.
Eres una vergüenza que caminas:
Traicionaste a la Civilización.
Fuiste un traidor muy útil, cual Massera,
cual Videla, cual muchos de uniforme.
Ahora la Justicia está en espera.
Tu montaña de muertos es enorme.
¿Querías superar al Aconcagua
con cadáveres nuestros y de Europa?
¿Deseabas hielos de sangre, no de agua?
¡Brindaré si hay buen Fallo, en áurea copa!
11.98 - 19.12.98
_______________________________
7. El adjetivo «decente» es aplicable tanto a «gente
como a «América». Es decir: «gente decente» y «América
decente».
8. «...es cosa de salvajes, no de helenos.» Plutarco
de Queronea, entre el siglo I y II d.C. escribió:
«Parece ser que no pudo ser cosa griega lo que los
aqueos ejecutaron con Mantinea, porque apoderándose de
ella con las fuerzas de Antígono, a los más distinguidos
y principales ciudadanos les quitaron la vida; de los
demás, a unos los vendieron, y a los otros los enviaron
aprisionados con grillos a Macedonia, y a los niños y
mujeres los esclavizaron.»
"Vidas paralelas", "Arato", XLV
Sin el texto griego a la mano, reproduzco el pasaje
donde se halla la expresión según la traducción de
Antonio Ranz Romanillos, Barcelona, 1991.
9. Bajo la presión del asco y la amargura, tras leer parte
de la apología que la baronesa Margaret Thatcher hizo en
favor del genocida Augusto Pinochet ante la Cámara de los
Lores, el 21 de octubre de este año de 1998, decidí
canalizar mejor mis sentimientos hacia esta poesía rimada.
Traduzco un par de pasajes de dicha apología, evidencia
plena de que Pinochet también traicionó a la República
Argentina en nuestra guerra justa contra los piratas
sajones, allá cuando 1982, donde las Islas Malvinas.
Advierto que hay que leer esta traducción con un par de
dedos tapando la nariz. En realidad, cada vez que alguien
menciona a Augusto Pinochet o a Margaret Tatcher hay que
ser precavido y taparse la nariz.
«...Chile, liderado hasta ahora por el General Pinochet,
fue buen amigo de este país durante la Guerra de Malvinas.
Por sus acciones la guerra fue acortada y muchas vidas
británicas salvadas...»
«Al General Pinochet debe permitírsele retornar a su propio
país, inmediatamente. La próxima semana, Bretaña dará la
bienvenida al líder democráticamente electo de un país que
ilegalmente invadió territorio británico, causando la pérdida
de más de 250 vidas británicas. Sería desagradecimiento el
predicar reconciliación con uno, mientras se mantiene bajo
arresto a alguien que, durante el mismo conflicto, tanto
hizo para salvar tantas vidas británicas.»
10. «Golpe» en doble sentido.
13-14. Jorge Rafael Videla y Emilio Eduardo Massera, émulos
de Augusto Pinochet que ahora volvieron a ser sentenciados
en Argentina por razones de mínima Justicia. Tras un muy
repudiado indulto presidencial, obtuvieron escapatoria
legal. El llanto de los bebés arrancados a sus madres en
cautiverio y «dados» a familias «seleccionadas» todavía
es audible. Ahora la Justicia los escucha.
17-19. La metáfora está relacionada con la repetida por
el intelectual francés de extrema derecha Joseph de Maistre
(1753 - 1821) en "Lettres à un gentilhomme russe sur
l'Inquisition espangole", IV:
«Après les horreurs que nous avons vues en Europe, de
quel front ose-t-il reprocher à l'Espagne une institution
qui les aurit toutes prévenues. Le Saint-Office, avec une
soixantaine de procés dans un siècle, nous aurait épargné
le spectacle d'un monceau de cadavres qui surpasserait la
hauteur des Alpes et arrêterait le cours du Rhin et du Pô.»
Traduzco:
«Tras los horrores que hemos visto en Europa, con qué
descaro osan reprochar a España una institución que todos
los habría prevenido. El Santo Oficio, con unos sesenta
procesos en un siglo, nos habría ahorrado el espectáculo
de un montón de cadáveres que sobrepasaría la altura de
los Alpes y detendría los cursos del Rin y del Po.»
2. «Clintonicidio» o «Conservemos el Poder
destruyendo Bagdad hasta los cimientos» (*)
Tú, presidente y jefe comandante,
William Clinton, de las Fuerzas Armadas
de los Estados Unidos de América,
tú, adúltero, perjuro y mentiroso...
Ahora eres también un genocida.
Por retener papel de comediante
en Washington D.C., son bombardeadas
escuelas y hospitales, en quimérica
invasión al Irak. Hay gran destrozo:
el Riflero la quiere destruida.
Si Neruda viviera, haría versos
sobre un "Clintonicidio" humanitario.
Como con Richard Nixon, otro vil,
denunciaría a fondo y sin temores.
¡Poetas! ¡Fusilad a los perversos,
a los tiranos vivos --un bestiario
que no muere en cien años, ni en un mil--,
o mercad con silencio los horrores!
18.12.98
_____________________________
(*) Sobre el título: (1) «Clintonicidio». Leer de Pablo
Neruda el poema "Incitación al Nixonicido y alabanza de
la Revolución Chilena". (2) Bagdad, la antiquísima urbe,
erigida a orillas del río Tigris.
1-2. El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas de un
país «democrático» --el mismo Presidente --, mientras
hay soldados en combate, ¿puede ser destituido? Jugada
para mantener a un perjuro, mentiroso y adúltero en el
Poder. Ver nota al verso 4.
4. A pocas horas de decidir el Congreso estadounidense
sobre el trámite de destitución contra "Bill" Clinton,
por perjurio y obstaculización a la Justicia --todo
consecuencia del internacionalmente conocido caso
"Mónica Lewinsky"-- se inicia una guerra contra Irak,
con terribles bombardeos misilísticos contra Bagdad.
Hay numerosas bajas civiles para el día 18 a la noche,
que irán aumentando exponencialmente a medida que
continúe esta infame y sucia guerra «política». Ya
han lanzado contra la ciudad capital más misiles que
en toda la «Guerra del Golfo». Sobreviven 2 hospitales,
todavía.
8. «Quimérica», aquí adjetivo sinónimo de «infundada».
9. «...invasión al Irak.» Otra causal de esta guerra
es el petróleo irakí. Al parecer, Saddam Hussein estaría
vendiéndolo «ilegalmente», burlando la prohibición de
Estados Unidos al respecto. Por supuesto que a la
clase dirigente del «Gran país del Norte» le preocupa
nada que haya un tirano o un santo en el Poder, en Irak,
en Chile o donde sea. Saddam Hussein debe vender petróleo
bajo tales y cuales condiciones, al precio arbitrario
e inflacionario establecido por Washington y las empresas
líderes del sector. El barril de petróleo «musulmán» es
barato en relación al de países con buena infraestructura
sindical. Hay excedente mano de obra en Medio Oriente.
10. «Riflero». Ver, de Rubén Darío, "A Roosevelt":
«...Se necesitaría, Roosevelt, ser, por Dios mismo,
el riflero terrible y el grande cazador
para poder tenernos en vuestras férreas garras.»
12. Ver nota al título.
17. Verso inspirado en el dicho popular: «No hay mal
que dure cien años.»
3. Moaxaja de los insomnes caravaneros (*)
I El Sol te ha fatigado, caravana.
Camellos y jinetes descansamos
bajo el oro crepúsculo silente.
Vuela una nube sola, ave rosada,
que conviértese en pétalo candente
donde el fuego de esfera anaranjada.
II Ya no intimidas, Sol; menos tu hermana,
que surgiendo benévola aguardamos
por dulce compañía hasta los rudos.
El oasis en paz va oscureciendo
mientras mi amigo y yo, dos hombres mudos,
agua y comida vamos compartiendo.
III La Luna, cual paloma toledana
un mensaje traerá de quien deseamos.
Será rostro de amada a cada amante:
A mí, de Leila hermosa, rosa blanca;
de Tu Jardín la flor más elegante;
casta virgen si mira, aunque muy franca.
IV Mi amigo me habla de otra, que, lejana,
ruega siempre por él, mientras viajamos.
Sin envidia lo escucho al buen amigo
confesando tal fe por quien lo espera.
Yo prefiero ocultar, aquí, conmigo,
lo que siento por Leila la sincera.
V La noche es magia audible, cual campana
que sonora entre sueños escuchamos.
Entre intensos diamantes constelados
brillarás donde Acuario, bella Luna,
iluminando sueños desvelados
mientras la Aurora tiñe duna a duna.
VI ¡Oh desierto de Arabia musulmana!
¡Dormimos a camello los que amamos!
20-22.3.99
________________________
(*) Rima: abcdcd abefef abghgh abijij abklkl ab
Lugar y fecha del escenario: los desiertos de Arabia,
entre el 19 y el 20 de marzo del año 1099 d.C.
V, 4: De acuerdo a un preferido programa de simulación
astronómica consultado, la Luna comenzó a ascender
sobre los desiertos de Arabia en Acuario el 20 de marzo
del 1099 d.C., bien pasadas las 3 de la madrugada
--dependiendo la hora exacta de aparición del sitio
exacto de tan inmensa planicie--. En acabando esta
burda imitación de moaxaja a minutos de las 5 de una
espléndida madrugada porteña, compruebo a simple vista
que la simulación pronosticada de Marte a casi 60 grados
sobre el horizonte, hacia el noroeste, entre Libra y
Virgo, es especular con la realidad. En efecto, Marte
brilla con inusitada energía roja allí donde las
matemáticas predijieron.
4. Los satánicos Lores (*)
¡Heil, satánicos Lores de Bretaña!
¡Os saluda el nazismo, donde anida,
desde el rincón perverso de Occidente!
¡Os saluda a vosotros, por la hazaña
de abrirle a Pinochet una salida,
contra la Ley que avala al inocente!
¡Heil, Lores de Inglaterra! ¡Sois la Araña
de todo genocidio, en la Caída
de este Capitalismo ya muriente!
¡La «British Empire Medal» y champaña!
¡Que os den la «gran» medalla y la bebida
por dar ala de cuervo a un delincuente!
¡Y «British Empire Medal» a quien baña
en sangre nuestra historia, al matricida,
al monstruo de esta América sufriente!
¡Sabéis que no hay Justicia, que no daña
el proteger malditos en la vida!
¡Heil también a la Reina complaciente!
6.4.99
------------------------------------(*) América es grandiosa. Hay todavía ricos y pobres bajo
el capitalista oligárquico --sistema en visible trance
crepuscular hacia formas superiores de ordenamiento
socio-económico--, y, por tanto, injusticia perpetua
sobre las sanas mayorías trabajadoras; pero no hay desde
hace mucho tiempo símbolo alguno de distinción nobiliaria,
como en Inglaterra, con sus anacrónicas jerarquías feudales.
Ningún niño nace en América con un título heredado bajo el
brazo. De hecho, ninguno merece otro que el de «ser humano».
Si este título no basta, entonces América no será buena
tierra para él, sus progenitores y sus descendientes.
4-6. Todos y cada uno de los Lores que blanquearon los
bestiales crímenes de Augusto Pinochet «judicialmente»
son cómplices de los mismos delitos que el dictador-títere
cometió en mi América, en la cual no deseo volver a saber
de él. América está más limpia desde que Augusto Pinochet
ya no la pisa. Incluso muerto sería un oprobio para todo
el Nuevo Mundo. Que muera y que lo entierren fuera de
América. Pinochet no puede ser considerado «americano»
tras los crímenes que cometió contra este continente.
Pinochet no es América.
8-9. Subdesarrollo genocida, narcotráfico triunfante,
pornografía y prostitución protegidas a nivel institucional,
cultura de masas sin pies ni cabeza racional... Presenciamos
el lento pero inexorable «Ocaso del Capitalismo». El germano
Oswald Spengler vio parte de la trágica realidad en "Der
Untergang des Abendlandes" ("El Ocaso de Occidente"), dado
a luz a poco de iniciado nuestro siglo XX.
10. El endecasílabo debe ser medido de esta manera:
«La-brí-tish-ém-pair-mé-dal-y-cham-pá-ña».
La «British Empire Medal» fue instituida en honor
de instrumentos útiles a la Corona Británica.
11. Figura poética: la «gran» medalla y la «gran» bebida.
5. Declaración de guerra personal contra las hordas
salvajes y asesinas de la OTAN, que hoy invaden
Yugoslavia y mañana, tal vez mañana... (*)
I
La Guerra es cosa justa y necesaria
cuando los enemigos son malvados.
Cuando invade las tropa mercenaria
los pasivos serán esclavizados.
II Quien ordena el incendio, el bombardeo
de indefensas ciudades y pueblitos
es pirata y bandido, es simple reo
de futura Justicia a sus delitos.
III Quien asesina niños desde aviones,
apuntando con bombas y misiles
es un degenerado, y los varones
deberán combatirlo cual reptiles.
IV La justicia es un arma para el crimen
cuando en manos de grupos delincuentes.
Con «leyes» los perversos las exprimen,
cual frutas descartables, a las gentes...
V
Esa organización llamada «OTAN»,
con sus hordas salvajes y asesinas
atacan Yugoslavia: la querrán
cual Vietnam, reducida a rojas ruinas.
VI ¿Alguien duerme tranquilo, si mañana,
en vez de bombardear a los Balcanes,
sobre Argentina o la India soberana
la OTAN inicia idénticos desmanes?
VII No debemos sentarnos a mirar
como idiotas por la televisión
los crímenes que deseamos podar
de un mundo que es Jardín en la ilusión.
VIII La Selva es cultivable por la paz
o las armas que aprueba el buen Derecho.
La OTAN, bestia de selva, es muy capaz
de degollar bebés sobre su pecho.
2.5.99 [rev. 6.5.99, título, v. 3]
________________
(*) «Hordas salvajes y asesinas». Frase prestada del
denunciatorio libro de Jaques Zoilo Scyzoryk "Agresión
nazisionista en Medio Oriente y Argentina" --Rosario (Arg.),
1968, 2E--, el cual libro leí en la Biblioteca Pública de
la Universidad de Buenos Aires hará un par de años. Los
documentos fotográficos que incluye son tan horribles y
aterradores como los que conocemos por los sitios rusos
y yugoslavos de Internet consagrados a la presente guerra
en los Balcanes. Ver también nota a estrofas V y VI.
I. Juan Bautista Alberdi (1810-1884), señero jurisconsulto,
literato y político argentino, en "El crimen de la guerra"
--Bs. As., 1956, pág. 106-- escribe:
«La guerra debe ser considerada como un crimen por regla
general, un derecho por excepción rarísima.»
II. J. B. Alberdi, obra y edición citada, pág. 48:
«El que ordena el incendio y el corso, es un bandido,
es un pirata...»
Día a día nos enteramos por los servicios de información
yugoslavos y rusos --también por cierta prensa de otras
naciones-- de las metódicas masacres que comete la OTAN
en los Balcanes. Tras haber dado hace poco una corta
caminata vespertina por la otoñal Buenos Aires, y haber
leído en la tapa de un periódico "Crónica" expuesto en
quiosco sobre la muerte o casi de 60 personas que viajaban
en ómnibus a causa de un misil de la OTAN, me decidí a
concretar esta «poética» declaración de guerra personal.
III, 4. «Cual si fueran reptiles».
IV. J. B. Alberdi, obra y edición citada, pág. 7:
«El crimen de la guerra es el de la justicia ejercida
de un modo criminal, pues también la justicia puede
servir de instrumento al crimen.»
V-VI. Un sugestiva e inteligente propaganda anti-OTAN
hallable hoy día en la Internet yugoslava, reza:
«Yesterday, Vietnam, TODAY SERBIA - tomorrow maybe
you are the next target...»
Traduzco:
«Ayer Vietnam, HOY SERBIA - mañana puede que usted sea
el siguiente objetivo...»
Innecesario describir aquí el espantoso genocidio de
millones de civiles amarillos planificado por la «Casa
Blanca» y sus tropas mercenarias asiáticas durante la
larga Guerra de Vietnam. Los buenos libros de historia
cuentan todo. No hubo crimen perverso que no cometieran
allí los bárbaros estadounidenses y sus cipayos nativos.
Gracias al superior talento militar de hombres como el
general Vo Nguyen Giap --también fecundo escritor e
ideólogo--, su patria y mucha parte de Asia fueron
liberadas de un paupérrimo futuro previsible. Vo Nguyen
Giap ha sido justamente comparado a Napoleón Bonaparte,
en cuanto a su capacidad de mando estratégico.
Nguyen Loan, general sudvietnamita sostenido por la Casa
Blanca, asesinaba civiles prisioneros del «Vietcong» sin
juicio previo, con sus propias manos. Existen documentos
fotográficos contundentes. Acabó su miserable vida, tras
la victoria total de la Izquierda, al frente de una cadena
de restaurantes en Whashington D.C.. Créase o no.
6. ¡Viva el fútbol!
¡Vamos chicos, muchachos futboleros!
¡El Club los quiere héroes en la cancha!
La hinchada, a gran pulmón, ¡cómo los ama!
¡A producir dos goles o morir...!
¿Que están flojos algunos compañeros?
¿Que no pueden salir por la revancha?
¡Falta el segundo tiempo y ya en la cama...!
¡Que traigan «caramelos» a surtir!
¡Hacen bien estos «dulces»! ¡O primeros,
o vamos al Descenso en avalancha!
¡«Azúcar» que los lleva hasta la Fama!
Así que, sin chistar, ¡a consumir!
...
¿Qué les dimos anoche? «Creatina»,
«Micoren», cierta hormona de dopaje...
¡A ganar! ¡Que reviente quien reviente!
¡Gran ventaja nos da la «Medicina»!
¡Cómo corrieron todos! ¡Qué coraje!
¡Qué goles! ¡Qué espectáculo imponente!
21.6.99
___________________
(*) Denuncias por dopaje en el fútbol internacional,
también desde la Poesía.
Hasta inyecciones intravenosas para que rindan más...
7. La mar
I
Entre las cosas bellas que recuerdo,
está la inmensa mar, en femenino.
Si hay negra tempestad, no existe acuerdo
ni tregua con su sexo masculino.
II Sumerge y es «el mar», el enemigo
de todo cuanto flota y cuanto nada.
Poseidón implacable, te maldigo.
Despedazas trirremes como nada.
III Yo la amo cuando en calma hipnotizante,
benéfica y sensual con ave y hombre.
Y la imagino a ti muy semejante,
a mujer metafórica y sin nombre.
IV Prefiero, por ser griego, que «la mar»
sugiera en mí algún rostro de mujer.
Así, en mi subconciente, puedo amar
el rítmico latir que deja ver.
V
Si fueras transparente por completo,
y desnudaras, casta, tu interior
--como prístino lago o río quieto--,
no sé si haría versos en tu honor.
VI Te he acariciado tierna y vespertina,
el viento dormitando en dulce brisa;
cuando el oro crepúsculo declina,
hechicera sirena en tu sonrisa.
VII Te he besado en el tránsito a la aurora,
cuando el clima de luz es rosa suave
y en el cielo de Samos, como ahora,
el Planeta se va, cual astral ave...
VIII El gran Sol enceguece al mediodía.
Su poder ilumina el verde oleaje,
y el azul alejado, donde, fría,
la mar da al horizonte sin pasaje.
IX ¡Nadar por tu balsámico misterio,
tras la profundidad que me subyuga...!
Pero honda y tan extensa es en su imperio
que casi nunca el náufrago se fuga.
X ¡Sumergirme en el agua brillantísima
y dejarme llevar, de cara al cielo,
hacia ruta insondable y lejanísima...!
Tal vez descubras, mar, allí tu velo...
21-23.6.99
________________________
IV, 1. «... por ser griego». En la antigua lengua de los
helenos --desde los tiempos de Homero al menos-- el género
del «mar» era predominantemente femenino.
VII, 3. «Samos», la isla griega.
VII, 4. «Planeta». Afrodita, transfigurada primero en astro
y luego en la Venus romana.
VIII, 4. «..sin pasaje». Es decir, en este contexto, sin
metamorfosis de color entre el azul de la mar y el
azul del cielo.
8. Primavera en invierno (*)
Mi juventud dorada es fina arena
entre arrugados dedos escurrida.
Un nostálgico esclavo de la pena,
soy más en la memoria que en la vida.
Mis amores carnales son historia.
¡Qué hermoso recordar la inexperiencia,
la juventud primera en la memoria!
¡Qué divino el amor de adolescencia!...
Habito entre fantasmas de mi mente.
El hoy es huero tedio en el jardín,
cuidando algún pimpollo que, naciente,
irá, como yo voy, hacia su fin.
Gabriela, Laura, Helena y Analía...,
y todas las demás, ahora ancianas,
algo menos que yo, en melancolía,
asomadas al sol de las ventanas...
Escribiré rimando acerca de ellas.
Volverán en mis versos, cuando ayer,
mis muchachas en flor, cuando eran bellas...
Primavera en invierno ha de nacer.
27.7.99
______________________
(*) Un par de metáforas provienen de un poema del árabe
'Alqamah ibn 'Abadah, recopilado en la famosa antología
"Al-Mafaddaliyat". La relación entre las originales y las
derivadas es indirecta. Podría no haberlas usado; pero mi
deseo fue metamorfosearlas desde su antigüedad y lejanía
geográfica hasta mi presente.
9. Consejo a un impetuoso adolescente (*)
Tú, cuyo deseo más intenso es cabalgar,
préstame respeto a lo que voy a declarar:
Un asno árabe, si tu meta es galopar;
cualquier camello, si mucha arena has de cruzar.
16.8.99
_____________________
(*) Variación sobre un poema de Saadi, en "El jardín
de las rosas". El rimado en infinitivo, como el del
"Cantar del Cid" y tanta otra muestra de literatura
medieval europea.
10. La Escuela de las Américas (*)
I
Para Washington D. C., gobernar
es sumergir en el subdesarrollo
al país que se va a colonizar.
Este es el real centro del meollo.
II
Bajo el sistema, feroz mecanismo,
los amos necesitan del esclavo;
sin éstos, ¿cómo habrá Capitalismo...?
En versos, tierra de su tumba cavo.
III
Como el hombre combate demasiado
para evitar caer entre las garras
del que en paria lo quiere deformado
(en servidumbre, o muerto, o entre barras),
IV
entonces hace falta abrir colegios
para enseñar tortura, asesinato,
persecución y rapto a los «egregios»
que han de nutrir bestial generalato.
V
Rimo sobre "La Escuela de las Américas».
En Panamá, en los Estados Unidos,
enseña y enseñó sus esotéricas
doctrinas para pueblos oprimidos.
VI
Los manuales de estudio de esta escuela,
en su barbarie, son aún peores
(al buen lector, la sangre se le hiela)
que aquellos de los Inquisidores:
VII
Para sus egresados militares
no es delito violar bajo tortura;
enterrar prisioneros en los mares,
arrojándolos desde gran altura;
VIII raptar embarazadas y quemarlas,
vendiendo criatura en cautiverio
al impostor que pague por comprarlas;
o abrir fosa común sin cementerio.
IX
X
Tampoco es gran delito mantener
a narcotraficantes, o ascenderlos
a rango militar, o proponer
que sea General quien no va a verlos.
«Escuela de Asesinos», fue llamada,
«Escuela de Vergüenza y de Deshonra».
Si enmerdaron su nombre es reemplazada
por otra que es idéntica en su honra.
14.9.99
_______________________________
(*) "The School of Americas" ("La Escuela de las Américas")
de Panamá y Estados Unidos forjó en sus aulas a varios
imperdonables personajes históricos de toda Latinoamérica,
tales como Gregorio Alvarez (Uruguay), Roberto E. Viola
(Argentina), Hugo Bánzer Suárez (Bolivia), Raúl Cedrás (Haití)
y Roberto D'Aubuisson (El Salvador). Cuando la década de los
90, la propaganda internacional en contra de esta institución
capitalista arreció hasta el límite de lo políticacamente
conveniente para Washington. Hay suficientes testigos y
pruebas fácticas de los crímenes de lesa humanidad ejecutados
hasta hoy por egresados exitosos de la "Escuela de las Américas".
Chiapas actual (México) sabe de sus enseñanzas. «Terrorismo de
Estado» en Latinoamérica, «Violación a los Derechos Humanos» y
"Escuela de la Américas" son siempre sinónimos.
No me causa placer alguno escribir poesía sobre tema como éste
de "The School of Americas". Todo lo contrario. Siento que es
como una forzada obligación moral de denuncia. Sin embargo,
y justamente por no serme grata la faena creativa, me esmero
para que el resultado sea algo mejor que el previsible. Grato
es cantar el amor, la amistad, la belleza y todo lo digno de
la existencia humana, en relación al Universo y la Naturaleza.
11. Cuando muere un poeta comunista (*)
A Rafael Alberti (1902-1999)
Cuando muere un poeta,
uno en verdad creyente en su poesía,
y ondean las banderas comunistas
del color de la sangre y de las rosas,
entonces, al ocaso, hay doble duelo.
Porque murió un esteta
y un hombre de principios ese día:
uno que fue adalid entre idealistas;
alguien que sí creyó en las cinco cosas
que darán verde y flor al pobre suelo:
La igualdad más completa;
inmensa libertad; pan; alegría;
y un gobierno de sabios pacifistas
que rija mil Repúblicas gloriosas.
Piso tierra en mis rimas, y alzo vuelo...
Cuando muera, yo muera,
sea tierra o cenizas a la mar,
quiero bandera roja en despedida.
Si lápida me harán por lo que era,
bandera ha de flamear
como aquí en estos versos, cuando en vida.
1-2.11.99
-----------------------(*) Recién fallecido el poeta Rafael Alberti, hubo bandera
roja en su funeral, y hasta le cantaron "La Internacional"
en homenaje. Alberti ingresó al Partido Comunista de España
en 1931. Vivió en Argentina tras haber luchado a favor de
la República en la cruenta "Guerra Civil". Le fue otorgado
el Premio Lenin de la Paz en 1965. Fue condecorado por el
mismo Fidel Castro, en la Cuba de 1991, con la "Orden José
Martí".
14. «...Repúblicas...». Alusión a «La República Española»,
por la cual luchó Alberti, aplastada por el gran apoyo
militar de Adolf Hitler y Benito Mussolini al dictador
genocida Francisco Franco. Obvio que estando Franco al
poder, a Rafael Alberti le restaba o el exilio o la casi
segura ejecución en su patria.
12. El puente General Belgrano, 1999
I Se ha iniciado el gobierno Radical
sembrando muerte y sangre, allá en Corrientes.
Enfermedad, hambruna, basural,
y represión violenta a buenas gentes.
II Cayeron, a balazos policiales,
mártires en pugna con un tirano
que ordena bala y palo a los raudales,
ahí en el puente General Belgrano.
III Mientras se despilfarra la moneda
en gastos reservados y ostentosos,
para el salario plata nunca queda:
o argentinos de lujo o bien rotosos.
IV ¡Luchar! ¡Luchar! ¡Luchar! Hay que luchar
o morir en las fauces del sistema.
La bota liberal gusta pisar
la cabeza del hombre sin diadema.
21/22.12.99
__________________________________
(*) Diciembre de 1999. A poco de acceder a la presidencia
de la Nación, Fernando de la Rúa, candidato de la Unión
Cívica Radical y del "FREPASO", comienza la represión y
las muertes violentas de trabajadores protestantes. Hoy
en Corrientes, norteña provincia de Argentina. Mañana no
sabemos. Tras ocupar varias jornadas el puente General
Belgrano, cortando el paso vehicular como medida extrema
y legítima por la falta de pagos de salarios adeudados,
entre otras cosas urgentes que atañen a la dignidad humana,
la fuerza bruta y asesina hizo su aparición bajo el nuevo
y repetitivo escenario político de Derecha.
El Presidente del país es responsable absoluto por esas
muertes y por los heridos, siendo él quien detenta el mayor
poder político visible ante los medios de comunicación
y quien tuvo que saber qué iba a suceder en el General
Belgrano antes que sucediera.
Confieso que me causó honda repugnancia moral y cívica el
enterarme que Fernando de la Rúa había aceptado, junto
a otros poderosos de la política argentina, una jubilación
de privilegio de miles de pesos, años atrás, siendo persona
acomodada por posición económica. La repugnancia moral
nunca me abandonará, como a muchísimos otros argentinos.
Un jubilado típico gana la miserable suma de poco más de
120 pesos.
Sólo próceres podrían acceder moralmente a una «jubilación
de privilegio» por extraodinarios servicios prestados a la
Nación, y en caso de urgente necesidad económica, se entiende.
Manuel Belgrano, que murió en la pobreza, debiendo dinero
hasta a su médico, en tiempos actuales hubiere merecido
una de estas jubilaciones. Pero Argentina es un país sin
próceres vivos.
I, 3. «Basural»: Enormes masas humanas viven en basurales,
allá en Corrientes, en las demás provincias, y, soy testigo,
sobre todo aquí, en la Capital Federal, Buenos Aires. El
índice de desempleo y subempleo «oficial» es increíble por
lo elevado. Creo que es harto superior al promocionado. La
mayor parte de Argentina vive y muere en la pobreza.
Genocidio capitalista; el mismo, en mayor o menor grado,
que el padecido en todos los países del sistema «globalizado»,
sin excepciones. De recordar que Estados Unidos de América
--la encarnación hoy todavía más poderosa del Capitalismo
en fuerza bruta y destructiva penetración colonialista-cuenta con decenas de millones de niños y adultos desnutridos
y analfabetos, según dudosas estadísticas suministradas por
el Estado mismo al exterior.
IV, 3: «Bota liberal»: El capitalismo liberal no es otra cosa
que una infame dictadura oligárquica, montada en simulador
escenario democrático. Entonces, cuando los actores políticos
no son suficientemente hábiles para mantener el estado de
cosas a gusto de los poderosos criminales titiriteros, éstos
desatan una sangrienta dictadura militar, siempre al acecho
de los pobres revelados o a punto de revelarse contra la
opresión genocida. Lo que sucedió en Corrientes es indicativo
de cómo procede el sistema, a pequeña y gran escala.
13. Nadie es tan joven
"Nemo tam iuvenis qui non possit hodie mori."
Petrarca, "De Remediis Utriusque Fortunae"
Hoy soñé que moría en los demás,
tal cual veo en espejo al alguien vivo
que cederá un futuro, hoy, quizás,
o mañana o pasado y sin motivo.
Un elogio u olvido funeral,
que pretendo o infiero meditando,
será la despedida universal
de este Mundo que mata aún soñando.
1-3.1.2000
--------------------------(*) Traducción propia:
"Nadie (es) tan joven que no pueda morir hoy".
14. La ciudad de metal (*)
¿Qué objetivo es tu vida, navegante?
¿No te basta la mar y el cielo abierto,
bajo tu cuerpo y sobre el alma errante?
Corazón como un ancla sin su puerto...
Mil galeones de océano has sufrido,
desde Oriente a Occidente, a toda edad;
y tu rostro en ciudad se ha convertido,
que mira, hecha en metal, la Tempestad.
¿Ser carne de naufragio es lo peor?
Tus brazos han remado demasiado...
Las olas te sepultan el dolor
si hay lágrimas que al mar has derramado.
1-3.1.2000
----------------------
(*) Miguel Angel Asturias, "El Alhajadito",
Segunda Parte:
«--No tenemos ruta ni puerto de destino...
--Pero dejas entrever un objeto...
--Navegar...
Su rostro quedó como una ciudad de metal frente
a una tempestad lejana.»
15. Augusto Pinochet retorna a América
¡Salud, Aristogiton, noble Harmodio!
¡La Grecia los aclama en su memoria!
¡Héroes, patriotas y tiranicidas
que matasteis a la Bestia de Hiparco!
¡Hoy es día de brindis ante el podio
de ambos grandes valientes de la Historia,
tras milenios y siglos de sus vidas!
¡Juventud! ¡Preparad la espada, el arco...!
4.3.2000
______________________________
(*) Harmodio y Aristogiton, héroes matadores del tirano
Hiparco, en la Atenas del 514 a.C. Todavía existe una copia
romana de la monumental estatua griega, obra original de
Antenor, el cual los inmortalizó también en el arte. Ni
Harmodio ni Aristogitón temieron morir bajo tortura tras
la grandiosa gesta patriótica. Serán sublimes símbolos
de la Libertad dentro de otros 2500 años.
16. Final sabiduría
Ver los cielos azules del estío,
cuando ceden en tránsito al otoño;
percibiendo el calor que cede al frío,
sutil mas implacable hacia el retoño.
Oír el trino dulce de las aves,
hermosas o invisibles entre el verde;
sabiendo ante el Ocaso que no hay llaves
que cierren el Portal que todo pierde.
Intentar el olvido del Olvido,
dejando mente en blanco ante el Gran Hecho;
pero haber razonado y aprendido
que el subconciente late insatisfecho.
Recordar que el pasado fue un instante,
como unas cuantas horas de un ensueño;
y entender que mil años no es bastante
para quien quiere Vida, aunque sin Dueño.
Y pese a disfrutar el cada día
como si fuera el último y valioso,
soportar la final sabiduría,
que explica que no hay nada misterioso.
Saber que nos consume el Universo,
sin odio, ni pasión ni inteligencia;
y que todo, yo y tú, que lees mi verso,
moriremos de efímera existencia.
6.3.2000
17. Los degenerados (*)
Bastardos de la estirpe americana,
sois todos inmundicia: generales,
oficiales y esbirros de uniforme.
Vosotros, porquerías de picana,
violadores, ladrones, sois bestiales;
sois los degenerados, mierda enorme.
Esto sale, bien hondo, desde el alma.
Y estas rimas me dan algo de calma.
1.4.2000
_____________________
(*) Subtítulo: "La Dictadura".
18. Glosa contra el Tiempo (*)
Para matarte, Tiempo que me arruinas,
que devastas mi carne, que me inclinas,
con joroba de viejo, hacia la muerte;
yo quiero retornar donde la Suerte
o el Destino me dio castos amores;
cuando el Beso se daba entre las flores,
y en Buenos Aires era Primavera
siempre que hubiera alguien que te quiera.
...
Con ternura acaricio finas manos,
blancos cuellos de vírgenes, lozanos,
que no resisten dientes ni un instante;
ni los labios de un infantil amante.
...
Yo ordenaría, Tiempo, que murieras,
si Claudio Emperador, y tú no fueras
el Tirano que todo lo aniquila,
cual Idea platónica de Sila...
Cuando retorno intacto hacia el Pasado,
¡oh Tiempo, mi Enemigo!, te he ganado
--sin que entiendas-- efímera victoria;
pues contra ti duplico bella historia.
6-7.4.2000
__________________
(*) Glosa poética del poema "Lunas", de Paul Verlaine.
14. Sila, monstruoso tirano de Roma, recordado por su
ferocidad implacable para con sus víctimas, inocentes
o enemigas (ver Plutarco, "Vidas paralelas"). La «Idea
platónica» de Sila significa aquí la Tiranía en sentido
absoluto, universal, modélico. Según cierta elemental
interpretación de la Doctrina platónica de las Ideas
(ver "La República"), la de la Tiranía sería origen
de las tiranías puntuales, del mismo modo que la Idea
de la Democracia sería origen primero de las democracias.
19. Hermanos indios (*)
Esos tiempos de gloria son recuerdo...
Pero, ¡qué grandes tiempos, mis hermanos!
¡Con blancos no firmábamos acuerdo,
ensuciando las nuestras con sus manos!
¿Dónde está "Nube Roja", "Tamahay",
"Caballo Loco", el gran "Toro Sentado"?
De los héroes antiguos, ¿dónde hay
uno que ya no esté en tierra enterrado?
Comemos de las sobras de la mesa,
cuando los gordos amos lo permiten.
Nuestra mujer, al blanco le interesa...
Si hay honor, poco falta que esto quiten...
Nada nuestro de aquí hasta el horizonte.
¿Somos sioux? ¿Merecemos nuestros nombres?
Volvamos a la caza del bisonte,
o muramos luchando como hombres.
7.4.2000
________________
(*) Poesía originada en la lectura de la obra de Charles
Eastman ("Ohiyesa"), "Indian heroes and great chieftains".
Este recomendable escritor provenía de la nación Sioux. Un
fragmento y propia traducción, del capítulo "Dull Knife":
«I am conscious that many readers may think that I have
idealized the Indian. Therefore I will confess now that
we have too many weak and unprincipled men among us. When
I speak of the Indian hero, I do not forget the mongrel
in spirit, false to the ideals of his people. Our
trustfulness has been our weakness, and when the vices
of civilization were added to our own, we fell heavily.»
«Soy conciente de que muchos lectores pueden pensar que he
idealizado al indio. Por esto confesaré ahora que también
tenemos entre nosotros muchos hombres débiles y sin principios.
Cuando hablo del héroe indio, no olvido al mestizo de espíritu,
falso para con los ideales de su gente. Nuestra confianza ha
sido nuestra debilidad, y cuando los vicios de la civilización
se añadieron a los propiamente nuestros, caímos pesadamente.»
20. «Un día clásico para la patria» (*)
Un varón que es político y patriota,
¿aceptará un centavo de soborno?
El Pueblo es engañado, nunca idiota.
Amargo y prostituido el pan del horno.
Por leyes laborales vejatorias
del Derecho de los trabajadores,
y ocultos tras farsantes oratorias,
relamieron la paga, «senadores»...
Todo es asco en política argentina.
Negro subdesarrollo, donde pise
tanto niño sin ropa y medicina...
Mucho pobre sufriente los maldice.
Otra Década Infame mal nos ata.
La esperanza de vida de la gente
es baja como nunca; se la mata.
¡Ni un prócer en la clase dirigente!
La historia, ¿cómo los recordará...?
He sido hasta el final poeta franco:
En vuestra gran memoria nunca habrá
un día clásico celeste y blanco.
1-2.9.2000
____________________
(*) Escándalo de escándalos en política argentina actual.
Hoy mismo, y desde hace varios días, los medios masivos
de comunicación se hacen eco visible de no sé qué poderes
opositores tras bambalinas. Numerosos senadores de la
Nación, de varias provincias, involucrados en infames
sobornos a cambio de votar leyes contrarias al sentido
común y el recto sentir de la clase trabajadora.
Una encuesta pública reciente revela que entre el 80 y el
90 por ciento de los argentinos no cree en la inocencia
de los políticos cuestionados.
Demasiada gente está asqueada.
La mejor gente.
Me viene a la cabeza, parafraseado, un decir de Juan Domingo
Perón, si mal no recuerdo referido a uno de los que hoy
todavía es senador por el Partido Justicialista:
«Es buen muchacho; pero se queda con el vuelto.»
«Un día clásico para la patria», frase recordada del libro
"Recuerdos de Provincia", de Domingo Faustino Sarmiento.
14-15. Cuanto mayor el subdesarollo, menor la esperanza de
vida al nacer para los habitantes de un país. Por ejemplo,
los promedios que la "CIA" da a Cuba en su anuario "The
1994 CIA World Factbook" son de 74.72 años para hombres
y 79.18 años para mujeres. Brasil, en aras de comparar,
ostenta los canallas promedios 57.41 y 67.32 años. El
de Argentina actual no ha de ser superior, si tenemos
en cuenta que Brasil es la mayor potencia industrial del
Cono Sur. Como últimos guarismos, en el Burundi africano
la gente padece las ultrasubdesarrolladas estadísticas
38.31 años para hombres y 42.35 para mujeres.
Y son «estadísticas de la CIA»...
21. El señor Alberto Fujimori renuncia desde
el Japón a su cargo de Presidente de la
hermana República del Perú
Por buena ley, habría que prohibir
que ningún presidente americano
poseyera doble ciudadanía.
De este modo, jamás podría huir
a algún exótico país lejano,
y abandonar, allí, a «la mayoría»...
...
No es que compare a quien fue presidente
con aquel Nguyen Loan, vietnamita,
que a Washington huyó, la soberana;
mas creo que en Japón hay cierta gente
que a abrir un restaurante ya lo invita
de muy típica comida peruana...
28.11.2000
___________________________
(*) Tras el fracaso absoluto de Vietnam, el general
Nguyen Loan, a servicio de Estados Unidos, fue premiado
con un pasaporte vitalicio a Washington D. C., ciudad
en la que comandó una cadena de restaurantes.
Existe una foto famosa del general Nguyen Loan, tomada
durante la Guerra de Vietnam, en la cual se lo retrata
asesinando de un tiro de revólver en la cabeza a un
civil prisionero, a la luz del día y en plena calle,
sospechado éste de pertenecer a las fuerzas patrióticas
del Vietcong. Sin duda, de haber permanecido en su país,
lo hubieran enjuiciado y condenado por ese y una multitud
de otros horrendos crímenes. El importante filósofo inglés
Bertrand Russell tuvo decisiva participación en denunciar
los perversos y genocidas delitos cometidos en Vietnam
por Washington capitalista y sus cipayos amarillos. Fue
personalidad relevante en la creación del Tribunal de
Crímenes de Guerra cometidos durante la Guerra de Vietnam.
Por supuesto que estas notas no están relacionados ni
directa ni indirectamente con el señor Alberto Fujimori.
22. 7 de junio del año 2001: ¡Feliz día,
Patria! ¡Menem está preso! (*)
¡Patria, por fin brilla un día solar!
¡Estoy feliz, República Argentina,
pues Carlos Saúl Menem está preso!
¡Brindo con rojo vino a derrochar!
Primero en nuestra historia que culmina,
mal Presidente, en cárcel sin regreso.
¿No vendió al Ecuador, para luchar,
«garante de la paz», arma asesina?
¿Ni a Croacia cañón y bala en peso...?
¿Menem, recuerda que hizo levantar
un monumento a Rosas, que asesina
a Camila O'Gorman por dar un beso...?
Antes muerto que hundido en tu lugar.
«La Patria» es sentimiento que domina
hondo en mi corazón. Sí lo confieso.
7.6.2001
----------------------(*) Hoy el ex Presidente Carlos Saúl Menem fue detenido por
venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia, maniobra delictiva
sucedida cuando él era Presidente. Siendo Argentina garante
internacional de paz, la venta de toneladas de maquinaria
bélica adquirió desde un principio carácter nefando.
5. Por primera vez en la historia de este país, un mandatario
elegido por el pueblo es detenido por la Justicia dentro de
un proceso democrático. Con él están presos varios otros
responsables, como el general Martín Balza.
10-13. Reconozco que soñé a veces ver preso a Menem, entre
otras cosas, por el monumento a Rosas que autorizó en la
zona de Palermo, y también por el billete vigente de 20 pesos
con el odiado rostro criminal. (De notar que el actual Presidente,
Fernando de la Rúa, no lo ha sacado de circulación. Y estoy
seguro que no tiene interés ideológico ni moral en hacerlo...)
Don Juan Manuel Beruti, en sus interesantes "Memorias", relata
como testigo contemporáneo el caso de los amantes juveniles,
Camila O'Gorman y Uladislao de Gutiérrez, que intentaron escapar
por amor de los formalismos represivos impuestos por Rosas y la
iglesia católica. Capturados, fueron fusilados. Camila estaba
embarazada.
Fragmento del texto de Beruti, actualizado por mí en lo
gramatical y lo estilístico:
«...Sólo una pasión de Amor, que no ofendía a nadie,
sino a sí mismos; siendo lo más sensible el hecho de
que [Camila] estaba embarazada de ocho meses. Se lo
dijeron al Gobernador [Rosas]; pero este señor, sin
reparar en la inocente criatura que estaba en el
vientre, sin esperar que la madre pariese, la mandó
fusilar --caso igual nunca sucedido en Buenos Aires--;
de manera que por matar dos, murieron tres.»
23. Telón
Idéntico a las cosas que no sienten,
que no ven, que no ignoran y no mienten,
hoy quiero imaginarme hacia el futuro.
Agota actuar mil veces este drama...
El personaje tanto nos reclama
que ansiamos el telón hoy prematuro.
Mañana, como ayer, el maquillaje;
el escenario allí, con andamiaje
que no resistirá por inseguro.
Recuerdo mis discursos, y el de tantos
que gozaron actuando en rojos mantos,
o cedieron a un rol fácil y obscuro.
Es lo mismo; lo mismo... Da lo mismo.
¿Qué diferencia, histrión, cuando el abismo
te dé un «exit» perpetuo bien seguro...?
Si fuera una comedia nuestra vida
--bien simple y color rosa--, la caída
sería entre el aplauso algo muy duro.
Pero drama tras drama da tragedia...
Sin un rol para mí en una comedia,
aprendí un mal papel y lo apresuro...
14/17.9.2001
24. La Peste y la Cólera (*)
Bajo un Sol implacable de septiembre,
en la isla de Manhattan, Norteamérica,
la Madre de todos los atentados,
por el hedor de cuerpos corrompidos,
obliga a usar la máscara antigas.
Cosechará terror el que lo siembre.
La gente del país deambula histérica
--temiendo nuevos ataques alados-por las calles comunes. Si vencidos,
otra vez lo serán, y otra vez más.
Se respira una horrenda pestilencia
que penetra las cerradas ventanas,
invadiendo a los niños cuando el sueño...
Hay miles de insepultos: como en guerra,
son presa de las ratas carniceras.
Quien no la tuvo, no espere clemencia.
¡Dime tú por quién doblan las campanas!
¡Tú! ¡Amo de ciudades hoy pequeño!
¿Hoy cantas la Victoria, que tu tierra
es destrucción y Peste...? ¿Hoy lideras...?
Desde el 11, con gran temor vivís.
Hora de reflexión. A nadie irrites
con tu Colonialismo; pues quien grita
no es un paria extranjero; quien se infeste
será de tu bandera y tu nación.
Y ahora que has sufrido en tu país
lo de Vietnam, Belgrado..., no medites
en aplicar tu «Justicia infinita».
Porque entonces caerás en nueva Peste.
Con la Paz destruirás la Destrucción.
18-26.9.2001
----------------(*) El primer canto de la "Ilíada" se titula "Peste. Cólera".
Estas rimas las escribo con gran pesar por la muerte de todos
aquellos inocentes caídos el 11 de septiembre en Manhattan, y
por los que caerán en Afganistán a manos de Estados Unidos durante
los próximos meses.
1-5. En atentado terrorista clásico sin precedentes, 2 aviones
civiles estadounidenses de pasajeros, guiados por musulmanes
suicidas, impactaron contra las torres gemelas del Trade World
Center de Manhattan (el corazón simbólico del Capitalismo),
derribándolas; otro avión de pasajeros desviado destruyó parte del
Pentágono, su símbolo militar. Un cuarto avión fue aparentemente
derribado por la mismas fuerzas armadas estadounidenses antes de
alcanzar su objetivo. Pese a la totalitaria censura informativa,
sabemos que el saldo humano es de no menos de 6 mil muertos. Muchos
sospechan que la cifra puede ascender a 15 mil. Tras varios días,
los cuerpos destrozados bajo las toneladas de escombros fuerzan a
usar máscaras antigas. Hay peligro de Peste.
17. Del archiconocido poema de John Donne.
20. Los cuerpos insepultos tras las batallas causan epidemias.
27. Manhattan, tras el atentado del 11 de septiembre, lucía como
Belgrado tras el bombardeo de la OTAN en 1999; como las ciudades
y poblados vietnamitas tras los bestiales ataques estadounidenses.
28. «Justicia infinita» es el título de la errónea expedición de
castigo a Afganistán, hoy en marcha. No generará sino otros atentados
similares o peores a los del 11 de septiembre. Contra la estupidez
no hay antídoto.
30. Hace muchísimos años me enteré que un pensador medieval escribió
un libro titulado, en traducción, "Destrucción de la Destrucción".
Ni recuerdo su nombre. Tampoco leí el libro.
25. El reloj de las lágrimas de arena (*)
Hay admirable belleza, Universo,
en muchas de tus vivas creaciones.
Pero, en ti, lo bueno sufre un reverso.
Escucho melancólicas canciones
--del siglo XVII--; escribo rimas.
Del laúd de Dowland hay vibraciones...
6
Mira el cielo tardío, y, en sus cimas,
nubes de temporal y viento fuerte.
Si no es invierno, has mezclado los climas.
¡Hacedor de la Vida y de la Muerte!,
¿hoy qué importa si me ciegas de viejo?
¿Qué perderé si amanezco sin verte?
12
Sin ansia ni egoísmo, a ti te dejo,
con gran calma de espíritu, mi mundo
--que del tuyo es mi sombra ante un espejo.
Dame el sueño sin sueños: si me fundo
tierra abajo con la materia hermana,
no harás sino mostrarte en lo Profundo.
18
Angustia, odio, la miseria insana,
los éxtasis del arte y del amor...
He visto cuanto ve la mente humana.
Si otras tantas, doble será el dolor.
Tuve, con cuatro décadas, bastante.
Ya no busco consuelo, ¡oh Hacedor!
24
Ni regazo de madre ni de amante
ensuciaré con lágrimas de arena,
cual de reloj quebrado hace un instante...
Hoy pretendo un laúd, para cadena
de una música idéntica a mi verso...
Este imposible es lo único que apena.
30
2.10.2001
_________________
(*) Rimado a la manera del Dante en la "Commedia". Pero aquí
los dos versos terminados en «erso» del primer terceto quedan
ligados al penúltimo de la estrofa final, cerrando el ciclo
de endecasílabos de tres rimas iguales.
6. John Dowland (1562/63-1626). Todo este poema fue creado
mientras escuchaba obras suyas para laúd.
26. 20 de diciembre, 2001: Día de Batalla
y de Gran Victoria para la Patria (*)
Hoy, el Pueblo argentino, tan valiente
como en aquel 1810,
marchó con las banderas siempre al frente,
movido por patriótico interés,
a derrocar a un peor presidente.
Hoy me siento argentino y orgulloso.
Con la masa marché contra el Poder
que nos volvió un país menesteroso.
¡De la Rúa ya no nos va a ofender!
¡Que nos recuerde pueblo victorioso!
Luchamos todo el día, con banderas
de idéntico color que el alto cielo,
contra balas de plomo --no extranjeras,
sino las que el Gobierno lanzó al vuelo.
¡El Enemigo estaba en las fronteras!
Y usaron lacrimógenos, bastones,
caballería, perros e hidratantes...;
aunque el triunfo fue de las legiones
armadas con ímpetu de gigantes.
¡Vi millones de nobles corazones!
¡Maldito De la Rúa! ¡Gran Traidor!
¡Morirás como un perro, aunque de viejo!
¡Igual a Pinochet, el violador
de nuestra hermana Chile, eres su espejo!
¡Somos pueblos con honra y sin temor!
[20.12.01-21.12.01]
-------------------------(*) Son las 23:18. Voy por la segunda estrofa de esta poesía.
Ha sido un día terrible pero necesario. Mi pueblo argentino,
espontáneamente, sin líderes políticos ni sindicales a la
cabeza --al igual que en mayo de 1810-- marchó a la Casa de
Gobierno y al Congreso a derrocar a Fernando De la Rúa, tan mal
presidente de la República como el peor. Este personaje violó
la Constitución decretando Estado de Sitio con el pretexto de
saqueos en supermercados y comercios por masas hambrientas de
todo el país. Las tenebrosas Fuerzas de Seguridad nos repelieron
una y otra vez con balas de plomo y goma, gases lacrimógenos,
caballería montada, perros, bastonazos y camiones hidratantes;
pero todo fue inútil para esos degenerados traidores que dieron
las órdenes y esos otros que las ejecutaron. Fernando de la
Rúa ya no es Presidente, sino una sucia mancha histórica en los
futuros libros de historia. El pueblo marchó sin distinción de
edades ni de sexos; para la madrugada, hallábase concentrado.
Había familias enteras, parejas, adolescentes de ambos géneros,
ancianos... Fuimos atacados sin provocación alguna y hasta el fin
en la Plaza de Mayo y la de los Dos Congresos. Sin embargo, era el
Día de la Gran Batalla y el Día de la Gran Victoria. Tras más de 16
horas de combates callejeros, demostramos que ya no soportamos un
Poder perverso dentro de la Casa de Gobierno. La lucha recién empieza,
por supuesto. Fernando de la Rúa fue derrocado; pero quedan demasiados
corruptos con poder.
La policía de De la Rúa asesinó a por lo menos 5 manifestantes
en la Plaza de Mayo y la Plaza de los Dos Congresos. Hirieron de
gravedad a cientos de mujeres y hombres desarmados y pacíficos
que deseaban manifestar contra el Estado de Sitio y la presidencia
nefasta de De la Rúa.
Acabo de culminar la poesía. Son las 0:16 del día 21.
A los héroes caídos durante esta jornada dedico mis humildes rimas.
=========================================
SONETOS DE BUENOS AIRES (3.4.96 - )
Indice de primeros versos
-------------------------
1. Ciudad de Buenos Aires, bienquerida
2. Luna Luna que sigues a mi abuela,
3. Hoy tengo, Buenos Aires, malo el día. (soneto lunfardesco)
4. Un hijo pelandrún, bueno pa nada, (soneto lunfardesco)
5. Soy hombre de Florida y de Lavalle;
6. ¿Qué soy sin Buenos Aires? ¿Quién sería?
7. Me gustas, Buenos Aires, cuando llueve.
8. Estuve en el Botánico esta tarde.
9. Mi pobre Buenos Aires, gris, lluviosa,
10. A Buenos Aires llega el calmo otoño,
11. En Tauro dos planetas y la Luna.
12. Hay que bailar el tango cual drama pasional:
13. Hoy, noche en Buenos Aires, todo es tedio.
14. Ven, querida, y bailemos nuestro tango.
1. Margarita de un muerto a Buenos Aires
Ciudad de Buenos Aires, bienquerida
matrópolis del tango, te saludo.
Enfrente al Obelisco, en la avenida
más ancha de este mundo voy desnudo
--o sea sin retórica florida-a decirte cuán mucho mi alma pudo
amarte así cual eres, mal vestida
y más hembra que todas... Siento un nudo
cuando pienso en mi lote en Chacarita,
el que aferra a esta sombra de porteño
--porque el Guardia me veda el ir a hablarte,
a cantar mis recuerdos desde el Sueño.
Tú has leído mis versos, tan sin arte:
dí esta ofrenda vulgar, de margarita.
3.4.96
2. Luna de Palermo, del niño y de la abuela
Luna Luna que sigues a mi abuela,
soy un niño otra vez entre sus brazos.
Tu eres blanca y redonda, gran candela
que del cielo iluminas nuestros pasos.
Luna Luna del barrio, vuela vuela
sobre nuestras cabezas, sin retrasos,
porque estoy ya cansado, niño en vela
fatigado de besos y de abrazos.
Por Gascón vamos yendo a noche plena
hacia mami en la calle Costa Rica,
y tu vienes siguiéndonos, Lunita.
Y me duermo y no duermo, Luna llena,
y escucho una campana que repica...
Me despierta tu luz en la cunita.
3.4.96 - 4.4.96
3. El metejón (soneto lunfardesco)
Hoy tengo, Buenos Aires, malo el día.
Mi mina me dejó muy bien plantado
en la esquina de siempre, avergonzado.
Te confieso, ciudad, que la quería.
Ahora el odio es rey: la sor María,
piba rubia y de veinte, sí ha logrado
tajearme con puñal de lado a lado,
sangrarme de amargura todavía.
¿«Sor María» le canto...? Ya hay rencor
en nuestro cafetín del Telmo viejo,
donde nunca aspiró este olor a curda.
¡Por vos me hacía chorro!... ¡Flor de amor!
Ahora estoy piltrafa, estoy pendejo.
No sé si sos tortera..., sor gilurda.
23.5.96
Vocabulario
metejón = amorío apasionado - Mina = hembra, mujer - plantado
= aguardando en vano, como una planta en la tierra - sor = (1)
mujer de dudosa vida sexual; (2) ramera - piba = mina joven ha logrado tajearme = ha podido cortarme como a cuchillo cafetín = café de barrio - del Telmo = del barrio de San Telmo
- curda = borrachera - me hacía chorro = me volvía ladrón ¡flor de amor! = (aquí exclamación irónica) ¡qué gran amor!
- estoy piltrafa = estoy deshecho - pendejo (vulgarismo) =
púber, inexperto - tortera = lesbiana - gilurda = estúpida
rematada.
4. Pelandrún (soneto lunfardesco)
Un hijo pelandrún, bueno pa nada,
que duerme y ronca fiero al mediodía.
Y la madre labura arrodillada,
fregando trapos sucios todo el día.
¡Pelandrún, sos un chorro, una cagada!
¡A tu madre que llora, a la María,
la tenés de sirvienta reventada!
¡Tu vieja es una dama de valía!
Ponete a laburar, gran vividor;
largá la noche vil, las minas malas,
y agarrá lo que venga de trabajo.
¡Por tu madre, faisán, por su dolor,
yo te apunto a la jeta con seis balas!
¡Si me vuelve a llorar te mando Abajo!
28.6.96
Vocabulario porteño lunfardesco
pelandrún = holgazán - fiero = duro - labura = trabaja
- fregando trapos sucios = lavando ropa sucia - chorro =
ladrón - vieja = mamá - ponete = prepárate - largá =
abandona - minas = hembras - agarrá lo que venga de
trabajo = acepta cualquier trabajo - faisán = animal
lujoso, porteño de estupendo vestuario - jeta = rostro
- si me vuelve a llorar = si vuelve a llorar en mi
presencia - te mando Abajo = te envío al Infierno.
________________________________
12. «Faisán». Vocablo de uso propio. Ver el vocabulario.
5. Soneto a Buenos Aires, que es mi novia
Soy hombre de Florida y de Lavalle;
soy yo, soy el cualquiera, ese porteño
que se sabe de ti señor y dueño,
ciudad de Buenos Aires, por la calle.
Te recorro tan bien, tan al detalle,
como a palmo de mano, y de pequeño.
Y no miento si digo que hasta el Sueño
me permite ir del brazo por tu talle.
Buenos Aires querida, eres mujer;
por eso puedo amarte, cuando estío,
cuando otoño, en invierno y primavera.
Te tomo de la mano, por creer
que aceptas mi soneto, sólo el mío:
ofrenda, cual de novio, verdadera.
21-23.11.96
6. Buenos Aires, la lectora sin nombre
y el poeta incorpóreo
¿Qué soy sin Buenos Aires? ¿Quién sería?
Hoy soñé en la ciudad que tanto extraño,
mientras llega nocturno el fin del año.
Me oprime el corazón Melancolía.
No sé si es estoy durmiendo un raro engaño.
Por la ciudad antigua yo andaría,
aunque ser incorpóreo, en mi poesía.
¿Soy yo o soy mis lectores, como antaño?
Me percibo sin carne en Buenos Aires,
creado en blanca magia permitida.
Por leer me das vida; y tú leíste.
Por ti yo vuelvo joven de los aires...
Te cito en la Corrientes y Florida,
con el alma sin cuerpo, que sí existe.
5-6.1.98
7. Un atardecer lluvioso en Buenos Aires
A lo largo de las paralelas avenidas 9 de Julio y Cerrito,
en el corazón céntrico y turístico de Buenos Aires, crecen
árboles de grandes flores, alineados hacia el Obelisco.
Muchos samohú y yuchá --mejor conocidos por los porteños
como «palos borrachos de flores rosadas y de flores amarillas»-dibujan en el harto estricto paisaje urbano un atípico oasis
vegetal. Ahora llovizna en la ciudad. Atardece. Apremia la
noche. Todo el cielo está gris-azul, en manchones oscuros
y luminosos. Hay un tráfico automotor inmenso y cansino.
Siento un profundo deseo de escribir mi nombre en el tronco
de uno de los samohú, con ansias de indirecta e insulsa
perseverancia. Transfiero el deseo. Con una sonrisa, me
viene de lo profundo un verso: "Me gustas, Buenos Aires,
cuando llueve". Escribire un soneto que capte algo de este
momento mágico, irrepetible: el de este lunes 23 de marzo de
1998. ¿Viviré otros diez o veinte años para regresar aquí
mismo, a Cerrito y Alvear, a contemplar con nostalgia mi
Buenos Aires querido, el blanco y esbelto obelisco al fondo,
el neón de las luces, los palos borrachos de bellas y grandes
flores rosadas y amarillas, para recordarme a los 36 años?
¿...?
Si yo no, mi fantasma lo hará, en el siguiente soneto:
Un atardecer lluvioso en Buenos Aires
Me gustas, Buenos Aires, cuando llueve.
Hoy es lunes de marzo. Ya atardece.
Cerrito y Alvear... ¡Si aquí estuviese
de nuevo en veinte años, vida breve...!
Este palo borracho que acá crece
--un samohú florido--, tal vez lleve
su recuerdo de mí, ser frágil, leve.
Escribiré en su tronco, si quisiese.
Cierra la noche en gris azul nublado.
Siento en piel la llovizna de ciudad,
junto a un yuchá de flores amarillas.
Me abstraigo del gran tráfico cansado.
Tanta gente y tan grande soledad...
Hay dos gotas del cielo en mis mejillas.
23-24.3.98
8. Un apurado soneto de otoño y
de café en Buenos Aires
Estuve en el Botánico esta tarde.
Buenos Aires, azul por todo el cielo,
aún del árbol verde y verde suelo,
simple y fresca de otoño, me hizo alarde.
Había un gato blanco, muy cobarde.
Huyó cuando rocé su suave pelo
con mano de caricia, cual de hielo
temeroso de un fuego que no arde.
Una mujer me mira, y la percibo
bastante interesada. Leo inquieto
mi verso en este típico café.
Muy poca inspiración. Así que escribo
pensando en ir por ella este soneto,
a fin de completar lo que empecé.
7.5.99
9. Invierno lluvioso y gris en Buenos Aires,
con música de Arcángelo Corelli (*)
Mi pobre Buenos Aires, gris, lluviosa,
urbe friolenta bajo un nuevo invierno
que repercute aquí, en mi ser interno,
esta noche que al alma es impiadosa.
Escribo, a medianoche, en mi cuaderno.
Oigo bajo la música amorosa
de Arcángelo Corelli... Silenciosa
sería menos triste el triste averno.
Tus adagios son honda compañía,
noble compositor, en Buenos Aires;
hoy miércoles que inicio con poesía.
Vendrá la Primavera, y otros aires
limpiarán tanto el cielo como el alma.
Mientras tanto, tu música me ensalma.
14-15.7.99
----------------------(*) Todo realidad en estas rimas. Cuatro días y noches
de monótona lluvia y clima frío en Buenos Aires. Situación
atmosférica atípica. Los cielos soleados son norma durante
las cuatro estaciones.
4. «Esta noche que es impiadosa con el alma.»
6. «Oigo bajo»: oigo a bajo volumen.
7. «Silenciosa (la medianoche) sería menos triste...»
12. Pese a ciertos criticables manuales «de buen gusto»
estilístico, la rima «aires» en el segundo tercero,
paralela y gemela a la del primero, es válida y también de
buen gusto. Lanzando el guante, dejo como variante no menos
válida para el segundo terceto, «buenos aires». Después
de todo, los juegos de palabras son parte esencial del arte
poética.
10. Un soneto de otoño en Buenos Aires
A Buenos Aires llega el calmo otoño,
el fresco y despejado en suave cián.
Van con el delantal y con el moño
las niñas que en colegio estudiarán.
Meses con poca flor y sin retoño,
y a pasos de los fríos que vendrán,
es cuando el abuelito, medio ñoño,
menos sale a la plaza y al zaguán.
Hoy quiero recordar, algo añiñado,
cosas de Buenos Aires, simples cosas;
cosas que se resisten al olvido,
como las viejas cartas amorosas,
dentro del gran baúl de lo estimado,
mientras palpita, simple, lo vivido.
7.99 - 20/21.9.99
_________________________________
(*) Un soneto de barrio, de pies a cabeza. No he alcanzar
con él mi antiplano artístico. Quise ser harto simple y
vulgar en todo, hasta en el rimado. Aquí el sentimiento
es lo que cuenta; no el Arte.
Hago notar el uso exagerado de sílabas con «ñ»; el rimado
en «ado» e «ido»; las tres veces que aparece «cosas» en
un mismo terceto...
11. Cielos de Buenos Aires
En Tauro dos planetas y la Luna.
Júpiter y Saturno; Aldebarán
siempre donde mi signo. Noche bruna.
Noche de primavera en un zaguán.
Noviembre del 2000. Una por una,
recorro las estrellas, mientras dan
las dos de madrugada... No hay ninguna,
ni una sola persona... ¿Me leerán?
¿Me leerán estas rimas de soneto,
tal vez hoy, o mañana o cuando sea,
entendiendo el por qué de mi escritura...?
No duermes, Buenos Aires, aunque quieto
parezca todo el barrio... Quien me lea...,
¿sabrá de nuestra noche y su hermosura?
13.11.2000
12. Tango satán (*)
Hay que bailar el tango cual drama pasional:
amedianoche de Luna entre un hombre, una mujer,
macho y hembra girando bajo el amor carnal,
seduciéndose en danza feroz hasta ofender.
Negros de ropa y alma, ambos, de igual a igual,
entrelazando miembros, sedientos por caer
en erótico trance de felino animal,
aunque con elegancia, en fuego quieren arder.
Proscripto por el Papa es el verdadero tango;
y así debe bailarse, con espíritu impuro,
provocando lujuria al compás de la canción;
como si en vez de pista hubiera cálido fango,
y para los danzantes, cuadrúpedo futuro
de cuerpos ya desnudos hasta de corazón.
28-29.3.2001
_______________________________
(*) Sobre el carácter esencialmente sexual del tango argentino,
en su versión más espectacular, nada exagero en mi soneto. Por
el contrario, soy conservador. Ricardo Güiraldes, fundamental
escritor de "Don Segundo Sombra", compuso en 1911 un poema
titulado "Tango", donde dice verdades como éstas:
«Amor absorbente de tirano, celoso de su voluntad dominadora.
Hembras entregadas, en sumisiones de bestia obediente.
Risa complicada de estupro.
Aliento de prostíbulo. Ambiente que hiede a china guaranga
y a macho en sudor de lucha.»
Leopoldo Lugones, en 1913, escribió así en "La Nación" sobre
nuestro «típico baile argentino»:
«El tango no es un baile nacional, como tampoco la
prostitución que lo engendra.»
«Cuando las [damas] del siglo XX bailan el tango, saben
o deben saber que parecen prostitutas, porque esa danza
es una danza de rameras.»
«...El objeto del tango es describir la obscenidad.»
Hace poco leí un comentario inverosímil sobre que la mujer
debe ser tratada como una dama durante el drama pasional del
tango. Ridículo. Si quieren ser tratadas como damas que bailen
una casta gallarda del siglo XVI. Nuestro verdadero tango
--siempre en su versión completa-- es un baile de machos y
hembras en celo real o fingido, o, como mínimo, si lo sublimamos
alto en refinamiento operístico, de hombres y mujeres que «quieren»
mostrar en público una danza de fortísimo contenido carnal, mejor
bailable sin pudores en la intimidad. Las versiones «for export»
del tango que evitan centrarse en lo sexual puro son redituables e
insípidas caricaturas del original. Tango y prostíbulo fueron una
misma cosa en sus inicios. Mujer que bailaba tango y ramera, una
misma cosa. Nada más estimulante para un bravo cliente de
arrabalero burdel rioplatense que una «sentada» y una «quebrada»
a fondo. Títulos de tango como "Concha sucia" y "La concha de
la Lora" reflejan bien a las claras a quiénes iba dirigido el
baile primitivo. Desde hace rato danzan con eufemismos grotescos
en París, Londres y Tokio un arte moralizado mal llamado «tango».
¿Y quién quiere bailar tango moralizado?
9. La iglesia católica hizo lo posible para suprimir de raíz
el tango de toda Europa y América. Benedicto XV fue claro al
respecto. Acusó al tango de socavar los estamentos familiar y
social.
13. Tango de gris corazón
Hoy, noche en Buenos Aires, todo es tedio.
Late un gris corazón, en el lugar
donde había una máquina de amar.
Malena está con otro. No hay remedio.
Hoy mi vida es la prosa más vulgar.
Ayer era poesía; un verde predio
con flores de arrabal, y tú en el medio...
Aunque sufro amargura, iré a bailar...
¿Por qué volverme loco, si Malena
se perdió en el arroyo por dinero?
¿Por qué matar cien años tras las rejas?
De negro voy al tango, a hacer escena
de bailarín malevo. Lo primero
es fingir que no importa si me dejas.
5.9.2001
14. ¿Por qué lloras, Griseta? (*)
Ven, querida, y bailemos nuestro tango.
Casi casi hay aurora sobre el río.
Ya te diste en la pista por el mango.
Basta del cruel champán, veneno frío.
Sin funyi, la camisa me remango,
y pido un ritmo lerdo al viejo trío...
Saldremos para siempre de este fango;
te lo juro por todo lo que es mío.
¿Por qué lloras, Griseta de cristal?
No dejes de bailar, aunque en dolor,
este tango de aurora, nuestro rito...
¡El cabaret nos hace tanto mal!
Entrégate a este tango que yo invito;
en él te purificas por amor.
18.10.2001
_________________
(*) El tema del amor surgido en el turbio ambiente del
cabaret porteño (en general, prostíbulos donde las mujeres
eran expertas bailarinas de tango) es clásico. Hay un tango
delicado y doliente, preferido por quien escribe, llamado
«Griseta», con letra de González Castillo y música de Pedro
Delfino. De ahí el nombre. La versión que hondo caló en mi
espíritu es la cantada por Horacio Casares. No recuerdo ahora
qué otros músicos lo acompañaron.
3. «Mango»: «dinero». Todavía en uso en Argentina.
5. «Funyi»: sombrero.
================================================================
RUBAIAS (CUARTETOS PERSAS), I
Indice de primeros versos
-------------------------
1. Hay pétalos de aurora. Te canta un ruiseñor.
2. Cuando nos diste vida, incalculable Universo,
3. Por creerme en Jardín, creíame inmortal;
4. Hay perpetuos aromas, en éste tu Jardín,
5. Casi todos caemos en una zalagarda.
6. Acaricias con arte el perfumado laúd,
7. Hoy soñé, como un niño, que iría al Paraíso,
8. ¡Crepúsculo de invierno, sangriento hacia sombrío...!
9. Sin tu vino, Señor, ¿qué haría Omar?
10. Recién cuando la noche sea aurora
1
Hay pétalos de aurora. Te canta un ruiseñor.
Aunque ordenen que cante, no a ti, sino al Señor,
el pajarillo libre le pía a quien desea.
Pero duermes, ¡oh, Leila...! ¿Lo sabrá tu cantor?
20.8.99
2
Cuando nos diste vida, incalculable Universo,
nos diste una moneda de infinito reverso.
Gastado tu dinero, de a poco, a lo Sultán,
ni mendigo se vuelve a disfrutar otro anverso.
20.8.99
3
Por creerme en Jardín, creíame inmortal;
hasta oler, una noche de rueda zodiacal,
el corrupto perfume de una rosa marchita.
Nuestro Universo es Flor de pétalo mortal.
20.8.99
_____________________
4. Variación, 23.9.99:
«¡Oh infinito Universo de pétalo mortal...!»
4
¿Hay perpetuos aromas, en éste tu Jardín,
que dicen de tu mano de Principio a Confín...?
Sólo huelo el aroma de efímeros perfumes,
de rosas y jacintos que enterrarás al fin.
23.8.99
5
Casi todos caemos en una zalagarda.
Ama hundir el puñal cuando nadie la aguarda;
desde la cuna incluso, ve en ello el Gran Placer.
No hay Protector de Buenos, ni un Angel de la Guarda.
23.8.99
6 (*)
Acaricias con arte el perfumado laúd,
¡oh núbil cortesana de Shiraz la del Sud!
¡Pensar que tu belleza será la de Persépolis!
El Tiempo nos destruye al igual que níveo alud.
23.8.99
________________
(*) De notar, como en otros cuartetos de la colección,
las palabras de origen árabe: «laúd» en este caso.
Shiraz fue ciudad natal del magnífico poeta Saadi. Luce
todavía en ella la palaciega arquitectura de su tumba.
Al este de Shiraz alzáronse las murallas de Persépolis
(Parsa), capital antigua fundada por Darío el Grande.
7
Hoy soñé, como un niño, que iría al Paraíso,
siempre y cuando yo fuera tan bueno y tan sumiso
que dejara sangrar de amor mi corazón...
Me desperté llorando, borracho, sobre el piso.
23.8.99
8
¡Crepúsculo de Invierno, sangriento hacia sombrío...!
¡Acaba tu caída...! Melancólico ansío
la Noche sobre el Sueño, la calma del Dormir...
Si ti, ¡oh vino rojo!, ¿alguien resiste el Frío...?
4.10.99
9
Sin tu vino, Señor, ¿qué haría Omar?
Sin él, mi medicina que tomar
que creó el Gran Doctor del Sufrimiento,
¿podría alguna noche reposar?
2.7.00
10
Recién cuando la noche sea aurora
Khayyam, que anciano niño bebe y llora,
al fin ha de vencerte, ¡cruel Insomnio!,
en el Sueño que todo lo devora.
7.2.00
========================================================
SONETOS PARA HELENA
------------------Cuando sea polvo, mas polvo enamorado, sabrán quien
fuera la mujer, la verdadera Helena, y cuánto fue real
y cuánto imaginación en mis sonetos.
INDICE DE PRIMEROS VERSOS
1. Esta noche de estío sé mi amante,
2. Después de veinte años de un amor
3. Helena, dame amor, te necesito.
4. Quiero que me recuerdes, bella Helena,
5. Hoy siento un gran deseo, de pareja.
6. Otro pueril escándalo de calle.
7. El amor se transforma; nunca muere.
8. ¡Adiós Helena, para siempre adiós!
9. Es muy de noche, Helena; medito en nuestro amor.
10. He escrito una breve carta. Para ti, mujer de acero. (16 s.)
INDICE DE FORMAS
Legítimos 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8
Alejandrinos 9
Hexadecasílabos 10
1. Dos décadas futuras
Esta noche de estío sé mi amante,
bajo la noche plena y nuestra higuera,
que da frutos aún, allá adelante,
junto al lecho que el Destino nos diera.
Helena, sé mi madre, sé constante,
y no cual mariposa pasajera;
si tú me acariciaras otro instante,
sobre tus senos ya me adormeciera...
Vamos tras el amor que hemos perdido,
hace más de dos décadas que lloro:
perdonemos los años de amarguras.
Fueron veinte los años que has sufrido,
como yo, mutua ausencia. Pues te adoro,
sé mi amante dos décadas futuras.
3-4.2.2000
2. La noche, la higuera y los amantes
Después de veinte años de un amor
que al Sol sobrevivió, pues nunca ha muerto,
te acaricio y te beso, entre el dolor
de habernos reencontrado en un desierto.
Si no le das caricias al traidor
que abandonó mujer por otro puerto,
por pretender vil goce sin pudor,
él igual te amará, hasta en tierra y yerto.
Helena, no susurres que estás vieja,
que estás fea por causa de los años.
La higuera, como antaño, da sus frutos.
Pues nuestro amor es hondo, tras la reja
que el tiempo nos impone, entre sus daños,
seamos dos amantes absolutos.
3-7.2.2000
3. Dame amor
Helena, dame amor, te necesito.
Te abandoné dos décadas atrás,
cuando virgen ansiabas ese rito
del vestido de blanco y nada más.
De la culpa pasada nada quito;
pero dame tu amor o el no jamás,
haciéndome feliz o un ser maldito.
Por amor sólo a mí regresarás.
Adolecentes ambos, nos amamos.
Ahora, hacia la edad de los cuarenta,
busquemos un futuro superior.
Lo porvenir espera: destruyamos
la desconfianza odiosa y tan violenta.
Ven, Helena, y hagamos el amor.
5-7.2.2000
4. Deseo solar
Quiero que me recuerdes, bella Helena,
con paisaje de mar y azul de cielo:
hoy, con la piel bronceada y con melena;
fuerte cóndor, si ave pudiera el vuelo.
Quiero que me recuerdes donde el suelo
de esta playa de estío, de áurea arena,
verde y gris todo el este, mi consuelo,
mi verdadero amor, donde esta escena.
Y quiero recordarte al sol de día,
magnífica y madura a los cuarenta.
Nunca te he visto, Helena, tan hermosa.
La edad te ha dado encanto en demasía.
¡Basta de antiguas fotos...! Date cuenta
de que tú eres mujer, y no una rosa.
6-11.2.2000
5. Los colores del amor
Hoy siento un gran deseo, de pareja.
Quiero dormir contigo, en mutuo abrazo.
Es la hora exquisita del ocaso;
la claridad del Sol dulce se aleja.
Presencio junto a ti, tras esta reja
que hacia la casa antigua me dio paso
--allá en la adolescencia--, este pedazo
de aura crepuscular, lila y bermeja.
Pero no diré nada; simplemente
te miraré a los ojos, verdes ojos,
y si entiendes sin habla irás al lecho.
Hoy mi amor no es palabras ni es conciente;
es raro magnetismo en tonos rojos...
Ven, Helena; déjame satisfecho.
6-11.2.2000
6. Si estás lejos
Otro pueril escándalo de calle.
Parecemos dos niños: yo primero;
tú segunda, mujer a quien yo quiero.
Helena riñe a Claudio donde se halle.
¿Es malo, sí, que el corazón estalle,
y que sea soberbio por sincero...?
No es tímido tu amante compañero.
¿O prefieres, mi amor, que todo calle?
Soy tan fuerte que la sinceridad
ante los otros no me debilita.
Gritaré, si estas lejos cuando llamo.
Hoy estabas allá en la inmensidad
de un gentío ruidoso, cual niñita.
Si estás lejos, gritaré cuánto te amo.
8.99 - 11.2.2000
7. Ley del Universo
El amor se transforma; nunca muere.
Es eterna esta Ley del Universo.
Vale la pena que la escriba en verso,
para que mucha gente la leyere.
Aunque será del polvo quien viviere
en este breve mundo, hay un anverso
con la efigie de Amor, e igual reverso.
La moneda es de aquel que la quisiere.
Helena, seré pobre si te pierdo.
Y deseo ser rico en demasía.
Eres tú mi tesoro, hasta morir.
Helena, ni siquiera habrá recuerdo
cuando todos olviden mi poesía...
Mas el Amor profundo ha de vivir.
11-14.2.2000
8. Noche de furia
¡Adiós Helena, para siempre adiós!
Furioso te lo escribo, casi en tinta
del sabor de la sangre, pues los dos
somos incompatibles, cruel Aminta.
No es pelea primera, sino quinta,
en una noche amarga por feroz.
Tal la situación, en arte sucinta.
Tras veinte años, un final veloz.
...
Vuelvo en mí, cuando recién hay aurora...
La furia, desangrada bajo el sueño,
me parece una mala pesadilla.
Te buscaré, mi Helena, en una hora.
Es temprano y es tarde. Mal beleño
me han servido a la cena; ya el Sol brilla.
16.2.2000
9. Si me dieras un beso
Es muy de noche, Helena; medito en nuestro amor.
Veo tus ojos verdes, en mi alma reflejados.
Te imagino durmiente; tu rostro sin color...
Algo me faltará yaciendo separados.
Si mueres tú primero, será grande el dolor;
tal vez insoportable. Como los condenados,
deambularé en grilletes, en muy triste sopor.
Con un sepulturero serán dos enterrados.
Si tú mueres primero, cruel me abrirás la tierra
con la última palada sobre tu fresca tumba.
Cavarán de una vez para dos pobres almas...
¡Si fuéramos perpetuos...! Pero la carne encierra
su corrupción futura, que cual lluvia retumba...
Si me dieras un beso, por un rato me calmas.
16-17.2.2000
10. La sinceridad y el amor (*)
He escrito una breve carta. Para ti, mujer de acero.
Para ti, ignorante Helena, que sospechas desamor
en quien es tu fiel amante, tu guardián, tu salvador,
bajo cualquier circunstancia; mas demasiado sincero.
¿Por qué es malo hablar muy claro...? Me ha causado gran temor
tu ferocidad de anoche. ¿Soy o no tu compañero?
¿No podré decir verdades? Que esté en un error, espero.
La sinceridad, Helena, equivale a profundo amor.
¿Es que el pan no siempre es pan? ¿O el vino es agua y no vino?
Con franqueza he de llamar a las cosas por su nombre.
Si yo te amara bastante, ser actor me bastaría.
Pero mi amor es perfecto, o de la Perfección vecino,
así que seré sincero, cuanto le es posible a un hombre.
Amame por ser cual soy; aunque igual yo te amaría.
17.2.2000
____________________
(*) En versos hexadecasílabos.
14. «Igual» significa aquí, en primer plano, «de idéntica
manera»; en segundo plano, «igualmente».
==========================================================
SONETOS A CECILIA
¿Dónde acaba la literatura y empieza la vida real?
La línea de frontera permanece como horizonte ante mi vista.
4.3.2000
INDICE DE PRIMEROS VERSOS
-------------------------
1. Si el arco iris, Cecilia, los más hermosos ocasos,
2. Cecilia, eres mujer: cumpliste treinta años.
3. Si una mujer te ama, cuídala cual tesoro,
4. Cecilia, cuando seas una anciana,
5. ¿Por qué, Cecilia, de este enfermo huyes,
6. Tú estás ciega, Cecilia, y yo estoy cojo.
7. Como una gota de auroral rocío,
8. Si fuera rico en oro, y muy hermoso,
9. Cecilia caminaba al mediodía
10. Tú no mereces rosas ni poesía,
INDICE DE FORMAS
---------------Legítimos 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10
con estrambote 9
Alejandrinos 2, 3
Hexadecasílabos 1
1. Hasta el día supremo (*)
Si el arco iris, Cecilia, los más hermosos ocasos,
los pétalos de las rosas, esta hora constelada,
y, en fin, si la faz más noble del mundo está condenada,
de antemano a su existencia, a morir, sin jamás retrasos;
¿por qué debemos creer, tú y yo, estando tú en mis brazos,
que nuestro amor es eterno tras la suprema jornada?
¡Ojalá, dulce Cecilia, que sí hubiera otra alborada
después del postrer suspiro, perpetuando nuestros lazos!
Pero, menos idealista y sin la fe de los creyentes,
yo en gran paz me moriría, o con un mínimo dolor,
si lo nuestro de esta noche hasta el fin fuera inquebrantable.
¡Felices tres y más veces quienes son tan diferentes
que, habiendo hallado pareja, son constantes en su amor,
aquí en la mísera tierra, donde reina lo mudable!
19.2.2000
______________________
(*) En versos hexadecasílabos. Soneto derivado del magnífico
poema de Horacio catalogado en "Poesías, I, XIII", que, en
cuatro de sus versos, dice:
«felices ter et amplius
quos inrupta tenet copula nec malis
divolsus querimoniis
suprema citius solvet amor die.»
Traducción propia:
«Felices tres y más veces
aquellos en quienes arraiga una unión inquebrantable,
y cuyo amor, sin que las malas querellas lo deshagan,
se disuelve no más pronto que en el día supremo.»
Con imparcialidad crítica, creo a Horacio el mayor poeta
lírico de todos los tiempos. Superior al Dante, al Verlaine,
al Baudelaire y al Shakespeare en el manejo de su lengua
materna y de arte poética en general... Lo malo para la
inmensa cantidad de lectores cultos es que Horacio es
estéticamente ilegible en traducción. Su descomunal capacidad
para la versificación es sólo apreciable en su marmóleo y
exquisito latín. Es Horacio un poeta que debe ser leído en
lengua original, sí o sí. Ya han transcurrido 2000 años
desde su paso por la vida real. Dentro de 2000 años seguirá
siendo un clásico universal. No me canso de alabarlo, siempre
con las mismas palabras y argumentos.
2. Dolor esperanzado
Cecilia, eres mujer: cumpliste treinta años.
Ni un hombre que recuerdes con gran intensidad
es presente en tu vida, es más que blanda amistad.
Pero aún en tu cuerpo no existen grandes daños.
Tu carne aún es fresca; tienes la libertad
de elegir a quien quieras, incluso en los engaños
de tantas solitarias, que tratan sólo a extraños.
O puede ser, Cecilia, gran incapacidad...
Hay mujeres que pierden el respeto a los hombres,
por no haber conocido a ninguno que luchara.
Yo soy un luchador, y estoy mortificado.
Sí; hoy vuelvo a escribir, para que tú te asombres
de mi férrea insistencia, que es como si te amara.
Siento por ti, Cecilia, dolor esperanzado.
21.2.2000
3. Si una mujer te ama
Si una mujer te ama, cuídala cual tesoro,
pues es cosa muy rara que una mujer te ame.
Mírame: fracasado, aunque Creso fuera en oro;
pues la tonta Cecilia me cree un perro que lame.
Porque le declaré cuán profundo la adoro,
la he perdido de pronto; no importa cuánto clame.
Si he de recuperarla, es asunto que hoy ignoro.
Me colgará el teléfono en cuanto oiga que la llame.
No soy débil, ni bobo, ni el peor de los hombres;
sin embargo no basto para ésta Cecilia,
esta dura Cecilia que no entiende mi amor.
Cumplidos treinta y ocho, amigo, ni tú te asombres
de escuchar de mis labios que mi fe no concilia
con el de esta Cecilia, que me cree un impostor.
21.2.2000
4. Atea del amor
Cecilia, cuando seas una anciana,
una mujer que el hombre no desea
si en varonil vigor, pues está fea
y no atrae su belleza, por lejana;
entonces, oh Cecilia, aún lozana,
¿recordarás a Claudio, cruel atea...?
Cuando usted sea vieja, tal vez lea
llorando mi poesía, honda y sana...
Y lo repito: «atea», «no creyente».
Porque sé que has leído mis sonetos,
mis honrados poemas, sin dolor,
siendo mala conmigo, indiferente,
valorando mis rimas cual objetos...
Cecilia, eres atea del amor.
23.2.2000
5. Acto sanador
¿Por qué, Cecilia, de este enfermo huyes,
de este pobre ni joven ni maduro
que te reguiere más que al aire puro?
¿Por qué cual mal doctora me rehuyes?
Quebraste el corazón y aún influyes
con negra medicina, cual conjuro
que el alma ha intoxicado, por impuro.
¿Por qué en vez de salvar así destruyes?
Si me vieras sediento en hospital,
y te pidiera un gesto curador,
¿me negarías agua en pleno yermo?
Cecilia, si doctora, odias el Mal.
Yo te suplico un acto sanador:
un diálogo en piedad por un enfermo.
24.2.2000
6. La ciega y el cojo
Tú estás ciega, Cecilia, y yo estoy cojo.
Nuestros nombres provienen del latín.
Ambos somos lisiados: Tú sin ojo
para ver quién te quiere, y que no es ruin;
yo incapaz de alcanzarte, en el jardín
que mi amor ha creado, sin abrojo,
y en perfecta armonía hasta el Confín.
¡Si tú vieras la rosa color rojo...!
Tú estás ciega y yo cojo. Deja al menos
que yo sea tu guía entre las flores;
tal vez donde los parques de Palermo.
Aunque pobres lisiados, somos buenos.
¿No tienes ideales superiores...?
Afuera del jardín el mundo es yermo.
25.2.2000
---------------------2. «Cecilia», del mismo origen que el latín «caecus»,
«ciego». «Claudio» de «claudus», «claudo»: «cojo»,
«cojear».
7. «Confín». Con mayúsculas, en el doble sentido de
«límite» del jardín y de la vida.
8. La rosa roja es símbolo pagano del Amor. Fue muy
perseguida por el Cristianismo durante los primeros
siglos de su expansión, justamente porque esta flor
estaba completamente asimilada a esa maravillosa
concepción del mundo que el poeta Horacio inmortalizó
en varias de sus magníficas creaciones.
11. Cecilia y Claudio estuvieron cierta medianoche de
febrero, espléndida de estrellas y de Luna casi llena,
sentados en un banco de los parques de Palermo, frente
a la majestuosa Estatua de los Españoles, de Lola Mora.
El le pidió la mano, para acariciarla, y ella aceptó,
tras dudarlo bastante y permitir la caricia muy breve
tiempo.
14. Es decir: «Fuera del [jardín del] Amor el mundo es
un desierto.»
7. La biografía de «Enzo»
Como una gota de auroral rocío,
o de lluvia tristísima de invierno,
una lágrima tuya, tonto, ansío,
Cecilia que me brindas odio eterno...
Llovizna en Buenos Aires, y, sombrío,
yo necesitaría un algo tierno...
Quisiera que tú fueras amor mío...
Pero tú y tu frialdad son un Infierno.
Si busco por la noche otras mujeres,
y me acuesto con ebrias que, riendo,
me conocen por «Enzo» --sobrenombre--,
es por la soledad; porque tú eres,
destructora Cecilia, aunque leyendo,
tan ciega al sufrimiento de este hombre.
27.2.2000
8. Los brujos del Amor (*)
Si fuera rico en oro, y muy hermoso,
como el hombre perfecto de tu sueño;
entonces, ¿para ti sería odioso...?
¿Me fruncirías siempre el bello ceño?
El hombre en cuerpo y alma es como el oso;
muy burdo e inacabado en su diseño.
Y si es pobre, mejor que poderoso:
porque entonces jamás será tu dueño.
Cecilia, has de tratarme de otro modo;
no cual si fuera bestia, pues humano
con sentimientos soy --y aún temor...
Soy sensible a la injuria; sufro todo
cual si golpearas con pesada mano
contra un alma que busca simple amor.
4.3.2000
-------------------------------
(*) Inspirado en estos versos del soneto XXIV de "Sonnets
pour Hélène", de Pierre de Ronsard:
«Estre beau, jeune, riche, eloquent, agreable,
non les vers enchantez, son les sorciers d'Amour.»
9. Nunca preguntes la hora a
un desconocido de ojos verdes
Cecilia caminaba al mediodía
por la ciudad caliente de febrero;
y preguntó la hora a un caballero
que melenudo y reo mal vestía.
El, muy alto y robusto, en su vaquero
y remera ajustada, conseguía,
ojos verdes, los datos que quería:
«Teléfono privado es lo primero...»
Es así que Cecilia, tonta hermosa,
le dio, cual una niña, información.
Claudio se despidió muy complacido.
A la noche llamó a la joven rosa;
¡y la ingenua le dio su dirección...!
¡Cuidado con cualquier desconocido...!
Sus ojos verdes saben cómo hallarte.
No sabes cuándo quiera visitarte...
20.3.2000
10. Un castillo en las nubes del amor
Tú no mereces rosas ni poesía,
arrogante Cecilia, ni amistad
con quien compone rimas, pues maldad
no ha de ser combatida en cortesía.
¿Por qué, mujer dañina, dar bondad
a quien, tal vez, de mí mala se ría?
Tú reinas en muy fea tiranía.
¿Te creerás una diva, una deidad?
Si fueras más buenita y menos dura,
yo te regalaría hasta un planeta;
o un palacio de luz que es un primor.
Con mis manos y mi alma de poeta
construiría, Cecilia, con luz pura,
un castillo en las nubes del Amor.
11.3-6.4.2000
========================================================
SONETOS A MARIELA
"A la verdadera Mariela"
INDICE DE PRIMEROS VERSOS
------------------------1. ¿De qué clase es mi amor, Mariela mía,
2. Es siempre el mismo amor el que te tengo.
INDICE DE FORMAS
---------------Legítimos 1, 2
1. Amor y barbarie (*)
¿De qué clase es mi amor, Mariela mía,
tú preguntas después del sexo puro,
de tal pasión por ti, en el cuarto oscuro,
que aunque fuera inmortal no me hartaría?
Contigo seré blando y seré duro:
civilizada y bárbara mi hombría.
Y tú has de ser amada esclava mía:
bien dócil o rebelde --te lo juro.
Nuestro amor no será cosa tranquila;
ni habrá límites para la pasión,
ya aurora o noche erótica en el lecho.
Si eres tierna cual flor, si frágil lila,
no podrás escapar de este varón
hundiendo diente y uñas en su pecho.
23-24.3.2000
___________________________
(*) Soneto inspirado en el glorioso poema de Charles
Baudelaire, "A une Madone", del cual es verso
«...Et pour mêler l'amour avec la barbarie...»
2. El mismo amor
Es siempre el mismo amor el que te tengo.
No he podido en diez años aumentarlo,
ni reducir un átomo al contarlo.
Con una flor silvestre a ti yo vengo.
En vez de roja rosa de abolengo,
opulenta en perfume; sin dudarlo,
mi amor quiero este día demostrarlo:
flor humilde de pétalos sostengo.
¿Quieres de mí, Mariela, una razón
por la florcita lila de los prados?
¿Preguntas a tu amante o a tu hermano?
Me conoces, y yo tu corazón.
Así son los que están enamorados.
Yo te daré la flor si tú la mano.
3.4.2000
=======================================================
SONETOS PARA GLADYS
INDICE DE PRIMEROS VERSOS
------------------------1. Soñé contigo, Gladys, hace poco,
2. Han pasado las cinco. Ya amanece.
3. Besé sinceras lágrimas, tal vez
4. Hoy tuve un sueño, Gladys, que, despierto,
INDICE DE FORMAS
---------------Legítimos 1, 2, 3, 4
1. Soñé contigo
Soñé contigo, Gladys, hace poco,
¿o no eres tú otro sueño que he olvidado...?
Lejana en el teléfono has llamado...
¿Onírico o real es lo que invoco...?
Porque no sé, te juro, si he soñado
antes de oír tu timbre, o me equivoco,
recordando nocturno, amante loco,
a una Gladys fantasma imaginado...
Gracias por despertarme a media noche,
linda como una gata de ojos verdes
a quien suave acaricio hasta durmiente.
Doy caricias de amor, en gran derroche,
y tu piel de felina aún no pierdes...
Será un día celeste hacia el oriente.
2.2.2001, 2 A.M.
2. En el vagón comedor
Han pasado las cinco. Ya amanece.
Café en el comedor del lento tren
que viaja a Mar del Plata. Va también
una rubia mujer que el sueño mece.
Ella viene conmigo; y me parece
que volverá otra vez, así de bien,
como ahora este estío, y otros cien...
Invento lo que el destino no ofrece.
Un hombre, una mujer de vacaciones...
Simplemente unos días en la playa.
Exagero: deseo y fantasía...
En el vagón oigo conversaciones...
Vendrás conmigo, Gladys, donde vaya.
Dormiremos juntos, y serás mía.
25.1.2001 - 2.2.2001
____________________
Los primeros 10 versos fueron escritos el 25 de enero,
a la hora indicada, en el vagón comedor del último tren
nocturno a Mar del Plata. Los siguientes endecasílabos
fueron escritos hoy, 2 de febrero.
3. Lágrimas de mujer
en un vulgar hotel para parejas (*)
Besé sinceras lágrimas, tal vez
de cariño profundo, hondo dolor,
un sábado de nuestra madurez...
¿O besé honestas lágrimas de amor...?
Desnuda de tu ropa y tu altivez,
lamí tu corazón abierto el flor...
Recordaré esa noche en mi vejez,
y en la rima que pueda hacer mejor.
Bajo tenue luz rosa, en otra cama
que otro sábado ansiosos alquilamos,
¿buscando tras el sexo algo sincero?,
besé sal en tus ojos, niña dama;
lamí sangre en tu pecho y fornicamos...
Si tú me quieres, Gladys, yo te quiero.
13.2.2001
4. Aunque me olvides
Hoy tuve un sueño, Gladys, que, despierto,
continúa hechizándome de amor.
Mi corazón, sangrando en tu desierto,
dio rosas donde arenas de rencor.
Embriagaba una orquesta de concierto;
danzábamos, tú y yo, bajo el fulgor
de auroral y estrellado cielo abierto,
desnudos como niños sin pudor...
Me abandonaste, Gladys, pretextando
que nos unía el cuerpo en vez del alma;
que solamente el sexo yo deseaba.
Sin embargo, en el sueño, aún danzando,
con infantil pureza y dulce calma
tu comprendías cuánto yo te amaba.
19.02.2002
==================================================
SONETOS A BEATRIZ
INDICE DE PRIMEROS VERSOS
------------------------1. No sufras, por favor, cuando haya muerto,
2. Hoy te extraño. Te extraño y lo confieso.
3. Me duermo en ti, Beatriz, sintiendo amor.
4. He encendido el hornillo; me he acostado.
5. Te envidio, amigo Dante, por la tuya,
INDICE DE FORMAS
---------------Legítimos 1, 2, 3, 4, 5
1. Lágrimas gitanas, lágrimas de amor (*)
No sufras, por favor, cuando haya muerto,
y den tétrico aviso las campanas
de que mi adiós al mundo es algo cierto
--tal vez en tumba antes de las canas.
Seré carne al gusano, de alma yerto...
Así que ordeno, amor, que en tus lozanas
y perfectas mejillas no haya abierto
ni un surco hasta de lágrimas gitanas.
Mas si no me obedeces, y si lloras
con lágrimas de amor --cual hoy las mías--,
que no duren ni el tiempo de una lluvia.
Olvídame, Beatriz, en pocas horas;
no repitas mi nombre tras dos días;
pues no quiero que sufras, hada rubia.
21.2.2001, 12:17 A.M.
___________________________
(*) Una variación sobre el hermoso soneto LXXI de
William Shakespeare, tras haberlo traducido ayer de
la mejor manera que puedo a la lengua castellana.
8. «Lágrimas gitanas.» Lágrimas falsas.
2. Hoy te extraño
Hoy te extraño. Te extraño y lo confieso.
¡Buenos Aires en junio está tan triste!
De paraguas y abrigo, porque insiste
llovizna y frío cruel calando el hueso.
¿Cuándo ha de ser tu próximo regreso...?
Recuerdo cuando ayer aquí estuviste...
Escribe, por favor, si me quisiste.
Responde, Beatriz. A cambio un beso.
Escucho a Glazunov, "Las estaciones".
¡Qué hermosa melodía, "Primavera"!
Compártela; aunque allá caiga la nieve,
y acá a paragua abierto porque llueve.
Respóndeme, también --y muy sincera--,
si florecen allá las ilusiones.
14-15.6.2001
_______________________
(*) De la vida real. Llueve; llovió todo el día. Hace frío;
hizo frío todo el día. Y mientras escribía los primeros
versos para el soneto, por una emisora de radio local
brindaron "Las estaciones", del talentosísimo y querible
compositor ruso Aleksandr Konsantinovich Glazunov. De esta
obra sinfónica recuerdo a fuego la melodía sencilla y
hermosa asociada a la primavera.
Obvio el juego de imágenes sobre la temática del clima
y el de las estaciones.
A propósito la repetición de palabas y de palabras de una
misma raíz.
3. El rumor de la Luna y
de la Cabra (*)
Me duermo en ti, Beatriz, sintiendo amor.
Te lo confieso, aquí, con mi palabra,
aun si el tuyo en flor a mí no se abra;
aun si fría estrella es mi clamor.
Y oigo en sueños que me amas: un rumor
cual balido de Alción, la bella cabra,
cual susurro de Luna, abracadabra
que onírico me sana este dolor...
Al ocaso Selene fue rosada;
dulce hesperidia surgió entre las nubes;
y cual Artemis, tras rubia amarilla.
Cuando despierte, ¿habrá noche cerrada...?
Quiero soñar, Beatriz, que al cielo subes
cual una dea que por amor brilla.
17.1.01 - 3/5.8.01
___________________________
(*) El 17 de enero comencé el soneto, muy de noche. Completos los
primeros 7 versos, no supe cómo avanzar. Estuve a punto de destruir
lo hecho. Desistí por alguna razón subconciente. Me gustó demasiado
la metáfora astral de Alción la Cabra y la Luna. Recién hoy, 3 de
agosto, sentando frente a la computadora por razones ajenas a las
artísticas, tras ver por la ventana y hacia el Este, bastante cerca
del atardecer, el nacimiento de la Luna sobre los techos de Buenos
Aires, rehice a fondo y culminé a satisfacción los 14 endecasílabos
que exije la forma clásica. El 5 pulí un par de versos y completé
las notas.
5-8. Alción [Alcyone] y sus 6 hermanas eran perseguidas por el bello
gigante Orión. Invocaron a Zeus, quien, apiadado, las metamorfoseó
en estrellas. Desde entonces son las 7 principales que en la
constelación del Toro configuran el cúmulo estelar de Las Pléyades.
Son recordadas también como «Las Cabrillas». Tras el Toro celeste y
Las Pléyades cabalgando sobre sus hombros, persigue perpetua la
constelación de Orión cazador.
9-11. En efecto, hoy, 3 de agosto, sobre Buenos Aires la Luna
surgió rosada sobre la línea del horizonte; luego ascendió de color
amandarinado y evolucionó hacia el amarillo pálido, madurando
finalmente en el blanco que para los poetas griegos fue metafórica
manifestación de pureza, virginidad y castidad.
10. «...dulce hesperidia...»: de color amandarinado o anaranjado.
Elegí la palabra por ser de antiquísimo origen helénico.
11. «...cual Artemis...»: de color blanco. La virgen rubia Artemis,
hija ilegítima de Zeus y hermana gemela de Apolo, pudo ser otra
víctima del violador Orión. Acostumbraba bañarse desnuda todas las
noches a la luz de la Luna. Orión no pudo resistir la tentación de
disfrutarla; de modo que la casta diosa le envió un escorpión asesino
que picó al gigante en el talón. Ambos, Orión y el Escorpión, fueron
transmutados junto a las Pléyades en mitología constelada. Artemis
--Artemisa, si preferimos palabra grave en vez de esdrújula-- y la
Luna están asociadas del mismo modo que Apolo y el Sol.
14. «Dea»: «Luna», «Artemis».
4. Súndara (*)
He encendido el hornillo; me he acostado.
La ylang-ylang expande su fragancia,
y yo escribo estas rimas, que son ansia
de dormirme contigo, a ti abrazado.
Perfumada de ocaso apasionado,
brillas, Luna de selva, en quiromancia:
la mano de Lakshmi, con elegancia,
se va abriendo cual loto sonrojado...
Hoy, desnudo, te soñaré desnuda.
Tal vez cual íncubo, cual nigromante.
Y al igual que Haridasa soy impuro.
Por mirarte, Súndara, no soy buda.
Imagínate un súcubo que, amante,
virgen se entrega por carnal conjuro.
?.07.01 - 16/17/21.08.01
--------------------(*) Aquí «Súndara» es palabra sánscrita que significa «bella
mujer».
1-2. Real. Comencé el soneto cierta tarde del mes de julio,
recostado, habiendo encendido un hornillo con algunas gotas
de aceite esencial de ylang-ylang rebajado en agua y en la
decisión de escribir una poesía pasional y romántica. Este
aceite de la «flor de flores» es afrodisíaco y relajador.
Muchísimos perfumes comerciales usan dosis de esta planta
asiática en proporciones variables. En mi opinión, no hay
fragancia pura que supere en sus cualidades afrodisíacas a
la ylang-ylang. El 16 de agosto me sentí inspirado para
culminar el soneto también bajo los efectos de la ylang-ylang.
Por supuesto, las asociaciones de ideas y las metáforas
primarias no podían provenir sino del Asia; para mí, en
especial, de la India selvática, mítica y espiritual. El
17 pulí detalles. El manuscrito de este soneto es un caos
de tachaduras y cambios en tinta negra (julio y agosto),
verde (16 de agosto) y roja (17 de agosto). Lo he publicado
en mi sitio Internet por si a alguien le interesan los
ensayos de una obra teatral.
7-8. «Lakshmi» es divinidad hindú de la belleza y la prosperidad.
El aromático loto está asociado a ella. Además de hacerlo por la
relación mitológica «Lakshmi» / «loto», elegí la imagen visual
«loto sonrojado» porque los pétalos de la variedad clásica son
de color blanquecino con bordes rosados; y esto trae como
asociación natural de ideas, en el contexto, un rostro femenino
sonrojado. También elegí la metáfora del loto en relación a la
Luna, basándome tanto en la realidad como en la mitología. En
el mundo real la flor de loto se abre al caer el Sol; en la
India creen que esto sucede por influencia de la Luna. Por
supuesto, las imágenes son suaves y no siempre directas o
paralelas. Prefiero a veces lo nebuloso verlainesco en materia
de asociación de ideas poéticas.
11-12. Chota Haridasa buscó como discípulo del maestro hindú
Caitanya la vía del desapego absoluto del mundo material. Pero
cierta vez puso sus ojos en una hermosa mujer. Enterado Caitanya,
lo expulsó de su círculo. No hizo falta que pecara en acto; bastó
un primer movimiento mental hacia él.
5. La Innombrable
Te envidio, amigo Dante, por la tuya,
aquella hija de Folco el florentino
que te elevó del obscuro camino
a allá donde la Muerte no destruya.
Permíteme que una lágrima fluya
recordando a la mía, que, si vino,
fue en inferior amor al que es divino.
Ningún soneto, cuando aquí concluya.
Por ella yo perdí toda esperanza.
Buenos Aires mutó en ciudad doliente;
en la Noche impura mi vida avanza.
Unica amiga es la perdida gente;
y, como Símbolo, una Loba alcanza.
Otra rubia cualquiera es suficiente.
27.12.2001
-----------------2. Folco Portinari, padre de Beatriz.
8. En efecto, éste es el último soneto de la serie.
9-14. Ver "Commedia", Inf. I, II y III.
FIN DE "SONETOS A BEATRIZ"
=======================================================
POESIAS DE TANGOS
INDICE DE PRIMEROS VERSOS
1. Mirabas cual muñeca de vidriera,
2. Hoy, domingo, amanezco medio enfermo
1. Tango a ciegas (*)
Mirabas cual muñeca de vidriera,
cuando el baile del sábado a la noche.
Abrazamos el tango hasta el derroche:
eras suave, obediente y sensiblera.
Lerdo por la bebida, taquerita,
no entendía tus ojos tan cerrados,
los dos como si muy enamorados...
¡Eran ojos de ciega milonguita!
Y me hundí en la vergüenza
de que juntos nos vieran;
que «ciego» me dijeran.
Pero el amor comienza...
¿Por qué fui tan cobarde?
¿Culpa de la bebida?
Mi insomnio no te olvida.
Por ti el corazón me arde.
Abriendo el bastón blanco, te marchaste.
De no haberte seguido me arrepiento.
¡Quisiera confesarle lo que siento!
¡Ni su nombre, infeliz, le preguntaste!
Hoy te busco por cada tanguería,
y, si bailo, no bailo con ninguna.
¿Cómo fue que con tanta luz de Luna
yo usaba bastón blanco y no sabía...?
29.10.01-1.11.01
------------------(*) Poema (letra de tango, también) basado en hechos reales de
mi vida. Cierta vez bailé con una joven mujer ciega, sin saberlo
yo a ciencia cierta hasta después de varias piezas. Ni le pregunté
el nombre. Al marcharse, desplegó el bastón blanco. Yo estaba con
otra mujer; pero seguí a la ciega con la mirada hasta que desapareció
para siempre de mi vista. Sentí un impulso abortado de ir tras ella.
No la he vuelto a encontrar. Amaba el tango (me lo confesó), el cual,
bien aprendido y ejercitado, puede hacerse con los ojos cerrados o
en un lugar a oscuras, pese a los intricados movimientos que lo
caracterizan.
Este tema me dio idea para una novela, guión o un cuento: el de
un amor entre un hombre normal y una mujer ciega, iniciado en una
tanguería de Buenos Aires. Está en marcha. Todavía no sé si tras
el periplo noctámbulo el personaje volverá a hallarla.
La forma poética elegida coincide con la clásica de letra de tango.
Comencé a dibujar, también, la música.
(5) «Taquerita», diminutivo que no hallo en el dicionario de lunfardo
a mano y que imagino para una mujer muy joven dada al tango. Como
se sabe, el tango se baila sí o sí con zapatos de taco (tacón).
(8) «Milonguita», aquí una joven mujer frecuentadora de milongas,
sin sentido rebajador.
2. Damasco en flor (*)
Hoy, domingo, amanezco medio enfermo
de nostalgia de niño corazón.
Me voy de Caballito hasta Palermo,
caminando a Costa Rica y Gascón.
Mañana de celeste primavera
por Rivadavia, Acoyte, Marechal,
Julián Alvarez..., donde mamá espera.
Volvemos del colegio en delantal.
Ninguno en pelo cano,
yo y mi hermano Fabián,
entramos de la mano
por el blanco zaguán.
Y Primavera arranca
en todo su esplendor,
mil florecita blanca
del gran damasco en flor...
Y al fin llego a Gascón y Costa Rica,
cuatro uno siete seis: no me perdí.
Todavía el futuro no edifica
sobre el rincón aquel donde viví.
Y soy hombre por fuera, y dentro un niño
de pantalón muy corto y tanto amor
por la mamá que espera con cariño
tras el zaguán del gran damasco en flor.
14/15.11.01
-----------------------(*) Todo verídico. Viví mi primera infancia en el barrio
porteño de Palermo, Costa Rica 4176. Dos o tres veces al
año camino hasta allí, recordando hasta donde da la
sorpresiva memoria. Eramos pobres; pero eso nunca me
importó (como tampoco me importa ahora). Fui un niño feliz.
El enorme y florido damasco que había plantado uno de los
inquilinos tal vez ya no esté en el largo pasillo («zaguán»)
blanco que comunicaba entre sí los departamentos de los 4
vecinos. El aroma de los frutos y la belleza de las flores
permanece perpetuo. Ahora recuerdo, por ejemplo, que
acostumbraba levantar las florcitas caídas --alfombraban
el «zaguán»-- para contemplarlas... También acostumbraba
treparme a una de las paredes del zaguán para robarle al
vecino uvas verdes de su gran vid...
=======================================================
FIN
Descargar

Gilardoni Claudio A. - Poesia completa.pdf

Renacimiento literario en EspañaSoneto XXIIIEstructura externa e internaLiteratura y lírica española renacentistaPoesía garcilasianaMétrica

Soneto XXIII; Garcilaso de la Vega

Soneto XXIII; Garcilaso de la Vega

Literatura españolaPoesíaComentario de textoSoneto

Figuras literarias o formas

Figuras literarias o formas

Recursos expresivosGénerosRetóricaLenguaje literarioTeoría de la literaturaEstética

Garcilaso de la Vega Poesía completa

Garcilaso de la Vega Poesía completa

SonetosLírica del Renacimiento españolTemasLiteratura española renacentista

EDAD MEDIA

EDAD MEDIA

JarchasContexto históricoPrincipales autoresLenguas romancesOrigen del castellanoMester de juglaría y clerecía

CUANDO LLEGUE EL BLANCO DÍA

CUANDO LLEGUE EL BLANCO DÍA

Literatura barrocaSonetoConceptismoAmor constante más allá de la muerte