Facultad de Periodismo y Comunicación Social
PROMOCIÓN Y PROTECCIÓN DE DERECHOS DEL NIÑO EN LA
PRÁCTICA PERIODÍSTICA
Por Álvaro Zoya Antón
Tesista de la Licenciatura en Comunicación Social
Observatorio de Jóvenes, Comunicación y Medios
Facultad de Periodismo y Comunicación Social – UNLP
“Poco se ganará con la apertura de los medios de comunicación o con la
creación y fortalecimiento de redes comunicativas al proyecto dominante, sin un
trabajo previo de desmontaje crítico de los dispositivos, discursos y mecanismos que
naturalizan la exclusión y expropian la posibilidad de la palabra” (R. Reguillo)
Introducción
Este artículo se basa en reflexiones sobre las consecuencias que producen los procesos
de replicación, sobreexposición y difamación en la prensa escrita de en torno a los niños y
jóvenes en “conflicto con la ley penal”. Ante una práctica informativa que proyecta
significaciones y construye la idea de sujetos sin futuro y sin posibilidades de integración,
algunos sectores de la prensa hacen circular noticias que reproducen sistemas de ideas y
valores apoyados sobre prejuicios sin respetar los enfoques de derechos que promueve la
Convención Internacional de los Derechos del Niño (CIDN,1989)
Si bien con la promulgación del “Sistema de Promoción y Protección Integral” de los
derechos de niños, niñas y adolescentes la Argentina dio un paso significativo en la
formulación de su política pública respecto temas de infancia, la prensa hegemónica
continúa replicando resabios del paradigma de Patronato1 en un contexto donde el Estado
persigue la mayor sensibilización y movilización social posible a la hora de hacer valer sus
derechos. En este sentido, ante la necesidad de aplicar un sistema que aspire a garantizarle al
1
El Patronato o la Ley Agote de 1919, es un sistema que le da atribuciones ilimitadas a los jueces, para
decidir la
internación de los niños carenciados con la excusa de su asistencia social.
www.perio.unlp.edu.ar/observatoriodejovenes
[email protected] - Lunes a viernes de 14 a 18 hs.
Tel. 54 0221 4224090/15 int. 114 - 44 n 676, La Plata, C.P. 1900
Facultad de Periodismo y Comunicación Social
niño una protección integral de sus derechos, todo abordaje informativo deberá contemplar
los instrumentos jurídicos que acerca el derecho para evitar la promoción de políticas
basadas en la represión, el encierro y la reclusión.
Estos instrumentos son: la Convención Internacional de los Derechos del Niño
(CIDN); las Reglas de las Naciones Unidas para la protección de los menores privados de la
libertad; las Reglas mínimas para la administración de la justicia de menores (Reglas de
Beijing) y las Directrices de Riad para la prevención de la Delincuencia Juvenil. A su vez,
los artículos 37 y 40 de la CIDN promueven el derecho que poseen los niños “infractores” a
recibir un trato que fomente su sentido de la dignidad y de su valor, que tenga en cuenta su
edad, y que aspire a su rápida reintegración a la sociedad.
¿Qué establece el Derecho?
A partir de la reforma de 1994, se incorporó a nuestra Constitución Nacional la
Convención Internacional de los Derecho del Niño (CIDN, 1989) mediante el artículo 75
inc. 22 de la Ley 23.849. De este modo, se anexiona el sistema de “Promoción y Protección
Integral de los Derechos del Niño” como parte de un cambio de paradigma por el cuál dejan
de ser objeto de tutela del Estado para pasar a ser sujetos de derechos. El artículo 17
reconoce la importante función que desempeñan los medios de comunicación a la hora de
promover sus derechos, e intenta evitar que la difusión de publicaciones indebidas puedan
generar procesos que sean perjudiciales para su salud física y mental.
En este sentido, la prensa debe contemplar algunas normas jurídicas como el principio
de “presunción de inocencia” donde se estipula que toda persona acusada de la comisión de
un delito debe ser considerada inocente en tanto no se establezca legalmente su culpabilidad
a través de una sentencia definitiva (CIDN. Art. 40). El “principio de proporcionalidad” que
establece que los autores de un delito serán sancionados además de la gravedad del delito,
por sus circunstancias personales como la condición social o la situación familiar, considera
que todo delito encierra de fondo una cuestión social y denota la ausencia del Estado.
(Reglas Mínimas para la administración de la Justicia de Menores, Reglas de Beijing.
Primera parte. Principios Generales. Punto 5. Objetivos de la justicia de Menores). Por
último, “la protección de la identidad” establece la prohibición de la difusión de las noticias
www.perio.unlp.edu.ar/observatoriodejovenes
[email protected] - Lunes a viernes de 14 a 18 hs.
Tel. 54 0221 4224090/15 int. 114 - 44 n 676, La Plata, C.P. 1900
Facultad de Periodismo y Comunicación Social
que puedan dar lugar a la individualización del niño, refiriéndose al nombre, apodo, filiación
o residencia.
En lo que concierne a la remisión del proceso penal de los niños “infractores” una
medida adecuada puede ser el uso de los “servicios” apoyados por la comunidad como una
práctica que sirve para mitigar los efectos negativos de la continuidad del procedimiento
(por ejemplo, el estigma de la condena). Además se debe contemplar el uso del perdón desde
el comienzo del proceso para disminuir al mínimo la posibilidad de coerción e intimidación
en todos sus niveles, ya que muchos estudios aseguran que las medidas sustitutivas de la
prisión y el encarcelamiento (medidas “sustitutorias”) como la suspensión de condenas,
sanciones económicas, prestación de servicios a la comunidad, hogares de guarda,
constituyen la respuesta más adecuada para los niños y para la sociedad.
Un caso testigo en la ciudad de La Plata: la “Banda de la Frazada”
En el año 2008 el caso de la “Banda de la Frazada” 2 (así lo denominó el diario El Día)
acaparó las tapas de los principales diarios nacionales luego que un grupo de niños “en
situación de calle” se instaló para dormir en la glorieta de la plaza San Martín. En ese
momento, el diario El Día colocó a la ciudad en el foco de atención de la ciudadanía
alarmando sobre la peligrosidad de los mismos y el suceso cobró un lugar significativo en la
agenda mediática de algunos diarios de tirada nacional. El operativo mediático no se hizo
esperar y comenzó a construir la idea de una zona peligrosa, el diario El Día alentó el rápido
accionar de la policial y en la noche del viernes 25 de julio una patota “para-policial” golpeó
brutalmente a los niños con palos y cadenas luego de culminar una olla popular junto a
integrantes de organizaciones de derechos humanos que asiduamente acudían al lugar para
convencerlos de regresar a sus hogares y reclamar por la situación de abandono en la que se
encontraban.
Paralelamente El Día asociaba al grupo de niños con una banda profesional de
delincuentes denominándola la ”Banda de la Frazada”, incluso este diario llegó a advertir
sobre la peligrosidad de uno de sus miembros debido a que tiene un hermano fue el autor de
una violación, sugiriendo que la cuestión delictiva sería de índole genética: “(...) otro de los
2
El concepto “banda” alude a sujetos activos que participan de ilícitos de manera periódica y organizada. Vale
aclarar que los niños portaban mantas porque pasaron algunas noches de invierno durmiendo a la intemperie.
www.perio.unlp.edu.ar/observatoriodejovenes
[email protected] - Lunes a viernes de 14 a 18 hs.
Tel. 54 0221 4224090/15 int. 114 - 44 n 676, La Plata, C.P. 1900
Facultad de Periodismo y Comunicación Social
integrantes de la Banda de la Frazada tiene un hermano que el 20/3/2007 asaltó y violó a la
empleada de una panadería ubicada en la zona de tribunales”. Cuando el Art. 5 de la Ley
13.634 y el Fuero de la Familia de la provincia de Buenos Aires manifiestan la prohibición
de la difusión de la identidad de los niños sujetos a actuaciones administrativas o judiciales,
en informaciones periodísticas y de otra índole.
La prensa construyó la idea de una zona peligrosa dentro del espacio urbano
instalando un discurso del miedo que intentó promover la necesidad de bajar la edad de
imputabilidad a “menores”. El Día publicó noticas como:
•
“(...) con el paso del tiempo fueron empleando técnicas delictivas cada vez
más violentas y hasta extendieron sus dominios hacia otros sectores del
centro platense”.(El Día, 29/7/2008)
•
“(...) integrada mayoritariamente por menores de edad que se reúnen a diario
en plaza San Martín y cometen todo tipo de delitos” (El Día, 18/4/2008)
•
“(...) su particular metodología, desconocida hasta ahora en la región,
consiste simplemente en abordar por sorpresa a la víctima de turno y cubrirla
con una manta”. (El Día, 18/4/2008)
•
“(...) cometen todo tipo de delitos por los que entran y salen constantemente
de las comisarías del centro de la ciudad”. (El Día, 18/4/2008)
•
“por su edad, si los detienen, al rato estarán otra vez en la calle para seguir
con sus andanzas delictivas.” (El Día, 28/7/2008)
Del mismo modo, los diarios Perfil y Clarín hicieron circular noticias que no
contemplaron el resguardo de la intimidad de los niños o el respeto de sus garantías
procesales. Se llegaron a publicar el número de entradas en las comisarías de dos niños sin
aclarar sobre la dudosa legalidad que envuelve a muchas de las detenciones de chicos que
ingresan a diario al sistema penal juvenil. Se publicó:
•
“Frente a la Casa de Gobierno una andanza de pequeños ladrones que ya
tienen más de 170 causas”. (Perfil,27/7/2008)
www.perio.unlp.edu.ar/observatoriodejovenes
[email protected] - Lunes a viernes de 14 a 18 hs.
Tel. 54 0221 4224090/15 int. 114 - 44 n 676, La Plata, C.P. 1900
Facultad de Periodismo y Comunicación Social
•
“Récord difícil de igualar. En 17 meses había sido arrestado 43 veces”. (nota
publicada por el diario Clarín, que difundió el sobrenombre de uno de los
niños, y que en este articulo se omitie publicar a fin de resguardar la
identidad del mismo)
La cobertura dejó al descubierto tres aspectos centrales para destacar sobre la labor de
la prensa. Primero, el modo en que se vulneraron sus derechos mediante la publicación de
datos personales que sirvieron para individualizar a uno de ellos (nota del diario El Día y
Clarín). Segundo, la formulación de un discurso informativo que construyó la idea de una
banda de delincuentes organizada y profesional. Por último, la intencionalidad política en
hacer efectiva la baja de la edad de imputabilidad de los “menores” sin contemplar los
lineamientos jurídicos planteados por reconocidos organismos internacionales del derecho
como la CIDN.
Actualmente, nuestro sistema penal juvenil habilita como último recurso la privación
de la libertad y el límite establecido es el de 18 años de edad, sólo luego de esta edad se
podrá juzgar a las personas según las sentencias de conformidad de los códigos penales
adultos. Estos postulados jurídicos encuentran su fundamento en la psicología evolutiva,
disciplina que entiende que todo niño por no haber culminado su etapa de desarrollo físico,
cognitivo y emocional para llegar a la vida adulta, debe atravesar una etapa en donde no ha
logrado internalizar los valores de la sociedad en la que vive, y por ello dirige libremente sus
actos.
Conclusiones
Si bien se conoce la capacidad que poseen los medios para instalar tópicos sociales,
miedos o debates como el que promueve la baja en la edad de imputabilidad de los
“menores”, deben evidenciar un mayor profesionalismo a la hora de difundir informaciones
que involucran a niños “infractores” y considerar que los estudios del campo de la
comunicación han suministrado pruebas más que suficientes para entender los daños que
provoca la replicación de su imagen y los procesos de difamación que los asocia
permanentemente a la delincuencia.
www.perio.unlp.edu.ar/observatoriodejovenes
[email protected] - Lunes a viernes de 14 a 18 hs.
Tel. 54 0221 4224090/15 int. 114 - 44 n 676, La Plata, C.P. 1900
Facultad de Periodismo y Comunicación Social
Estos diarios olvidaron promover una política informativa orientada hacia el respeto
del derecho evitando el uso indiscriminado de conceptos como el de “menor delincuente”,
“joven delincuente” o “precoz delincuente”, ya que estos conceptos revisten un sentido
peyorativo y definen al niño a partir de su comportamiento reforzando prejuicios, estigmas y
desigualdades sociales. Sobre este último aspecto, Unicef asegura que las expresiones más
apropiadas son adolescentes en “conflicto con la ley penal”, “adolescentes que cometen
delitos” o “niños infractores”, porque definen la situación en la que se encuentran en lugar
de demonizarlos o marginarlos por su conducta.
Sin considerar lo expuesto, los diarios El Día, Clarín y Perfil estigmatizaron a los
niños y no llevaron a cabo un periodismo socialmente responsable, respetuoso la normativa
vigente y del enfoque de derechos que persigue la CIDN, y que reconozca la importancia de
promover el desarrollo de la infancia dentro de la estructura social y cultural de todo país.
www.perio.unlp.edu.ar/observatoriodejovenes
[email protected] - Lunes a viernes de 14 a 18 hs.
Tel. 54 0221 4224090/15 int. 114 - 44 n 676, La Plata, C.P. 1900