Lorca y Valcárcel
Valcárcel faltó a sus compromisos, pero su estrategia ha funcionado. No le han importado el
tiempo ni el sufrimiento de los lorquinos. Ha permitido con su negligente actuación que no se
abonen las pocas ayudas aprobadas por la Comisión Mixta y ha contribuido burlonamente a
que los solares sigan sin construir, a que las familias sigan exiliadas y a que se vuelvan a
utilizar los edificios con punto rojo porque no hay medios para vivir con dignidad en otro sitio.
Ahora se jacta de haber conseguido que el ICO, avalado por el Gobierno Rajoy, pague a los
damnificados, aunque no sabemos todavía cuándo. Como tampoco sabemos cuándo cobrarán
los beneficiarios de las ayudas concedidas antes del último Decreto, que según su texto
seguirán la vía anterior.
Pero Valcárcel sigue y tampoco le importa que los alumnos y los profesores sigan desplazados
en situaciones precarias (que se arreglen como puedan), mientras él va y vuelve a Madrid y da
ruedas de prensa manifestando compromisos, promesas, y acuerdos para levantar los
institutos. Pero, claro, tampoco se sabe cuándo. Mientras, gana tiempo y salva el tipo.
Y lo salvará hasta que alguien lo desenmascare. Y habría que hacerlo porque Valcárcel es un
cínico que miente desvergonzadamente y a sabiendas en la prensa y en la Asamblea
Regional. No hay más que leer sus declaraciones y compararlas con la realidad, o asistir a la
Asamblea y ver su actitud displicente, soberbia y engreída mientras falsea la realidad
arremetiendo contra la oposición, acusándola de «no arrimar el hombro» en los asuntos del
terremoto. La obra de Valcárcel es puro falsete. Sus cultivos no dan fruta. Sus palabras son
retóricas.
Pero volvamos a Lorca, porque la reconstrucción sigue pasos lentos y perezosos. La
complejidad es tan grande y la Administración está tan distante (valga como ejemplo el hecho
de que la nueva Comisionada para los asuntos del terremoto, la tercera persona que ocupa el
cargo, ha fijado su oficina en Murcia y ni siquiera se le ha visto todavía pasear por la ciudad
devastada) que ni la buena voluntad de las comunidades vecinales, ni los agentes privados
que están interviniendo en el proceso pueden con el tema. Mucho se habló de la «gran
oportunidad» que daba la situación para hacer planteamientos integrales de recuperación y
reordenación urbanística.
Con nosotros estuvieron los expertos europeos y emitieron sus informes, que quedaron
guardados en los cajones de la alcaldía. En el mismo sentido se convocó el concurso de ideas
para la rehabilitación de los barrios más afectados: San Fernando, La Viña, Alfonso X y la
zona de Santa Clara. El concurso ya está fallado y premiado, pero ¿de qué servirá y cómo se
1/2
Lorca y Valcárcel
armonizará con los proyectos de iniciativa privada ya en marcha?
Lorca ha hecho su Semana Santa. Las Vírgenes han salido a la calle, pero el milagro no se
obró. El asunto parece que más bien es cosa de los hombres y a ello debemos aplicarnos con
la exigencia precisa para no pasar otro año al sol, y para que Jódar, Valcárcel y Rajoy; y
también doña Inmaculada (la nueva comisionada) no prolonguen la incertidumbre.
Ni los 350 millones abonados por el Consorcio de Compensación de Seguros, ni los 230 que
pone ahora el Estado a través del ICO serán suficientes sin gestión pública y sin política
eficaz.
El tiempo lo pondrá todo en su sitio.
http://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2012/04/28/lorca-valcarcel/400753.html
2/2
Descargar

Valcárcel faltó a sus compromisos, pero su estrategia ha funcionado.... tiempo ni el sufrimiento de los lorquinos. Ha permitido...