¿Por qué no las dejamos decidir? (La Opinión 20-6-09)
Javier Ortega Cañavate
Hoy no voy a escribir sobre el aborto, y que conste que me parece bien que las mujeres de 16
años tengan la capacidad de tomar decisiones vinculantes con respecto a su vida y su
existencia: si son responsables para decidir si les hacen un transplante, también deben serlo
para tomar la decisión de si abortan o no. Al fin y al cabo es un reconocimiento a su autonomía,
o lo que es lo mismo, a la capacidad de darse a sí mismas normas para su acción, que es lo
que, precisamente, caracteriza a una persona, a un ser humano… Pero no, no quier enredarme
en estas cuestiones. No voy a decir nada. Ni a favor ni en contra, porque mi opinión es
irrelevante, subjetiva y sólo la daré si una amiga me la pide.
Pero no por eso quiero callar ante tanta estupidez que oigo estos días porque en el fondo,
maldita sea lo que les importa a los críticos la situación de las mujeres de 16 años en particular
y de la mujer en general. Han prendido esta hoguera alimentada por unas declaraciones,
cuanto menos desafortunadas de nuestro presidente, como podían haber prendido cualquier
otra pira, ya que a fin de cuentas lo que les interesa es, como siempre, el control de la mujer,
de su cuerpo, de su vida, de su destino… Miles de años después y todavía seguimos con lo mismo.
Lo sabían los dioses olímpicos, lo sabía el dios hebreo, islámico y cristiano, lo sabían los
apaches. Lo saben los estrategas militares, lo saben los sacerdotes, imanes y monjes. Todos
los sabían, todos lo saben: hay que desactivar el poder de la mujer, imposibilitar su autonomía,
lastrar su independencia a través de un sistema doméstico. Así, la mujer o es madre o es niña;
o es esposa o es hija, o es virgen o es prostituta, o es alma o es florero; o es sujeto o es
objeto… No hay alternativa, la disyunción es exclusiva.
Pero esto no sólo es sabiduría divina, pues el hombre de la calle, corriente y moliente, también
lo sabe, o al menos lo intuye, y de ahí ese miedo atávico a los cuernos, al gatillazo, a la
eyaculación precoz, a todos esos síntomas que manifiestan su sumisión a la auténtica fuerza
de la vida: el cuerpo de la mujer, y a su principio rector: la autonomía femenina.
Y así, en vez de aprender el verdadero secreto de la naturaleza; de alcanzar el clímax entre los
brazos de la diosa; de abandonarnos al agridulce placer del orgasmo femenino; de someternos
al inevitable dominio de la corporeidad; nos alzamos contra ella y la violamos; le arrancamos
los dientes, la llamamos hembra porque su cuerpo viene del hombre; la reducimos a mero
escote y pintalabios; la elevamos sobre finos
1/2
¿Por qué no las dejamos decidir? (La Opinión 20-6-09)
tacones de porcelana; la acosamos, sobamos, agobiamos; en la casa, en la calle, en el trabajo,
en la televisión, en las revistas, en los deseos… Dominamos su cuerpo, negamos su historia,
subordinamos su voluntad, decidimos su destino: del polvo al polvo.
Porque para nosotros ¿qué es? Un breve instante placentero que nos coloca a la cabeza en la
línea de salida para la siguiente generación. ¿Y a continuación? El mundo, la propia vida, el
futuro, la profesión, la ciudadanía… Y para ella… ¿un instante placentero? Nueve meses de
embarazo, un parto, un permiso de maternidad... ¿Y a continuación? El cuidado, la vida ajena,
el pasado, lo que pudo ser y no fue, la maternidad, la familia…
O la combinación extenuante de ambas realidades: dobles jornadas laborales, reducción de
horario por cuidado de mayores y menores dependientes, menos salario por el mismo trabajo,
menos doctorados, menos presencia en puestos de toma de decisiones,…
¿No se merecen poder decidir qué quieren hacer con su vida? Simplemente eso: decidir por
ellas mismas.
Pero no: debemos seguir escuchando a los obispos y demás salvapatrias, que en vez de
ocuparse de sus asuntillos: pederastia, torturas, acoso sexual, en seminarios y colegios; o
corruptelas mayores y menores de trajes (que cutrez) con micrófono, que lo mismo sirven para
sobornar a un cargo político como para espiarlo, o desproteger espacios naturales para
urbanizar, o vaya usted a saber qué otras mezquindades aéreas hay por ahí.
¿Y qué es lo que nos dicen semejantes paradigmas éticos en pleno siglo XXI? Que la mujer
debe ser controlada y custodiada. ¿Y quiénes son sus custodios? La negación vergonzante de
su propia naturaleza, la sumisión deseada ante el hombre y el temor voluptuoso ante Dios, o lo
que es lo mismo: la costumbre, el hombre, la Iglesia y Dios.
Seguimos queriendo opinar, tratándolas como si fuesen menores de edad, como si ellas no
supiesen lo que quieren hacer con sus propias vidas… Insistimos, opinamos, presionamos,
acosamos… ¿Por qué no las dejamos tranquilas de una vez?
Es muy simple: que decidan por sí mismas.
A ellas les iría mejor, al mundo, también… ¿Y nosotros? Calladitos estamos más guapos.
Javier Ortega Cañavate. Miembro del Foro Ciudadano
2/2