Turismo eco-patrimonial en la Bahía de Mazarrón (La Opinión, 17-4-2010)
Josué Pérez
A lo largo de sus poco más de 10 Kms. de costa, desde la Punta de La Azohía hasta el Faro
del cabezo del Puerto de Mazarrón, esta vieja Bahía ha visto navegar desde los pecios fenicios
como Mazarrón-2, hasta las actuales patrulleras de la Guardia Civil, pasando por las razzias de
los piratas berberiscos, los navíos de la Armada midiendo la velocidad en las marcas de la milla
náutica, los arrastreros peinando los fondos de las playas para la pesca de la chirla y las idas y
venidas de los barcos de la almadraba.
Desde épocas antiguas en las orillas de la Bahía de Mazarrón han subsistido, hasta este siglo
XXI, diferentes elementos singulares del entorno paisajístico y etnográfico, que permiten su
incorporación al importante patrimonio histórico-cultural que esta zona pone a disposición del
nuevo turismo eco-patrimonial. Navegando hacía el Poniente de la Bahía nos encontramos los
siguientes elementos patrimoniales:
1.La torre de Santa Elena de La Azohía declarada BIC y construida a finales del mandato de
Felipe II para prevenir de las incursiones de piratas berberiscos.
2.El muelle de La Azohía .construido en 1930 para el desembarco de las grandes piezas de
artillería que vigilaban las costas del Poniente cartagenero desde las baterías de Cabo Tiñoso.
3.La almadraba de La Azohía, arte milenario de pesca que se remonta al tiempo de los
fenicios, y que con sus jarcias y anclas, es la última en activo de todo el litoral murciano, y del
Mediterráneo español.
4.El yacimiento arqueológico de la antigua factoría romana de salazones de La Azohía.
5.Las marcas de medición de la milla náutica de los navíos de la Armada, desde La Chapineta
(La Azohía) hasta Rambla Honda (Isla Plana)
6.El palmeral de San Ginés, reducto de los palmerales mediterráneos que poblaban la Bahía.
7.La cueva de la Higuera de Isla Plana, declarada BIC por las pinturas rupestres de su interior.
8.Los Baños de la marrana de Isla Plana, antiguos baños termales de aguas procedentes del
sistema geo-termal circundante de la población.
9.El semi-restaurado yacimiento arqueológico de Los Tinteros de Isla Plana.
10.La cueva del Agua en El Mojón, en continua investigación espeleo-subacuática.
11.El rincón paisajístico de El Mojón con su extinto palmeral y poblado pesquero no
recuperado.
12.El yacimiento arqueológico de la Gacha y La Florida en la Marina del Mojón.
13.El yacimiento arqueológico de la finca de Doña Petronila, antigua ciudadela romana en la
1/2
Turismo eco-patrimonial en la Bahía de Mazarrón (La Opinión, 17-4-2010)
Marina del Mojón.
14.Las balsas de Rihuete para el curado de salazones.
15.El Museo de la factoría romana de salazones del Puerto de Mazarrón.
16.El barco fenicio Mazarrón-2 en la playa de la Isla del Puerto de Mazarrón.
Resultaría extraordinario que alguna autoridad o consorcio turístico, con los fondos estatales
del nuevo Plan E: Fondo Estatal Para el Empleo y la Sostenibilidad Local, o mediante otros
programas de dinamización de la economía regional, recuperase estos elementos
patrimoniales y pusiera, por ejemplo, un autobús con guía incluido para recorrer los hitos
paisajísticos y yacimientos arqueológicos, restaurados y señalizados con sus correspondientes
carteles de contenidos y esquemas explicativos. También, que en toda la Bahía existiera un
paseo-senda marítima o carril-bici de comunicación por el que se pudiera hacer el recorrido de
senderismo completo de los 10 Kms. visitando los yacimientos y observando las diferentes
tonalidades de azules del mar y los magníficos paisajes de esta espléndida Bahía rodeada por
las Sierras de La Muela-Cabo Tiñoso en el término de Cartagena y las llanuras agrícolas que
bajan de la Sierra del Algarrobo en el término de Mazarrón.
Los puntos de partida o finalización, en La Azohía y/o en el Puerto de Mazarrón, según el
sentido elegido por estos nuevos practicantes del turismo eco-patrimonial, serían sendos
Centros Etnográficos para visita de las factorías romanas de salazones: por un lado el Museo
de Salazones del Puerto de Mazarrón ya visitable actualmente, y por el otro algún nuevo
museo local sobre la almadraba, la factoría de salazones y los artes de pesca que se debería
adecuar en La Azohía.
Ni que decir tiene, de la gran importancia que el eco-turismo o turismo cultural y paisajístico
representan para el desarrollo local del entorno de la Bahía de Mazarrón, que implica un nuevo
modelo de desarrollo urbanístico, respetuoso con la naturaleza y los valores patrimoniales que
se pueden poner en valor, como la Torre de La Azohía, remozada por el Ministerio de Medio
Ambiente este invierno, y un alejamiento del “tsunami inmobiliario” provocado por el
desorbitado turismo residencial de las zonas costeras.
Los núcleos de población de Isla Plana y La Azohía del litoral poniente de Cartagena, así como
la Marina del Mojón, en el litoral levante de Mazarrón, todavía tienen la oportunidad de
conservar unos corredores ecológicos desde las sierras litorales hasta el mar, fomentar el
turismo cultural y paisajístico de sus riberas, y escaparse del desarrollo urbanístico
especulativo, dentro de un nuevo modelo de desarrollo sostenible.
Josué Pérez
Presidente Asociación para la Defensa del Entorno Natural de La Azohía (ADELA) y miembro
del Foro Ciudadano.
2/2