COMENTARIOS DEL TEXTO HISTORICO:
Por qué la Historia, (Los sub-rayados en el texto han sido hechos por
nosotros durante la segunda lectura.)
Durante mucho tiempo se ha entendido que la historia era el simple relato
de los hechos del pasado. Pero esto con el tiempo fue aclarándose y se
llegó a la conclusión de que la historia se refería a la vida del hombre en
su relación con la sociedad, ya que lo que se les planteaba no era hechos
productos del azar, sino que tenían su causa propia. Al empezar a deducir
estas informaciones el hombre empozo a sentir interés por su pasado y
así se dio cuenta de que la historia le hablaba de un relato literario, pero
a su vez
fue en
su
totalidad una justificación del mismo. La Historia como toda ciencia en
formación se encuentra con un montón de materia prima con la que tenía
que trabajar para sacar de ella, testimonios, prensa y objetos de artes
para así clasificarlos, compararlos y lograr que la Historia fuera tomando
cuerpo para la recomposición del pasado y saber cómo exactamente
ocurrió y porque ocurrieron esos hechos, tal vez no sea una ciencia de
certeza absoluta pero si de grandes probabilidades, como tantas otras
ciencias que sean ido construyendo poco a poco, recorriendo un camino
que va de lo ideológico a lo científico. El objetivo de la Historia como
ciencia es hoy una de las grandes esperanzas del género humano. La
Historia como toda ciencia necesita de los aportes que les arrojan las
demás ciencias para poder tener objetivos más claros ya que “Trabajar
en la historia es en primer lugar, abrazar esta vasta gama de
conocimientos y en segundo término saber utilizarlos para poder
comprender el pasado”. Para poder escribir la historia el historiador
utiliza una series de investigaciones; a través de ellas las fuentes le van
confirmando o no las variables desconocidas para así ir obteniendo las
respuestas y se van integrando a un esquema coherente, a partir de ahí
se escribe la historia y se crea un libro de la misma, este tiene formas
diferentes según como se trate de comunicar por primera vez los
resultados de una investigación a todo público de lectores; como en toda
ciencia se da primero el nivel de investigación para luego llegar al de
divulgación. Una redacción de historia no es una hilera de datos
encertados, al contrario es toda una trama o tejido histórico que se
expondrá empezando por lo más básico y terminando por lo más objetivo,
y todo esto estará situado en las medidas de su tiempo, de esa manera se
obtendrá un auténtico saber histórico y se podrá transmitirlo. En resumen,
“En nuestros tiempos ya no se escribe, se construye la historia”, por
decirlo con palabras de Antonio Machado (1875-1939).
Para el historiador poder empezar escribir la historia primordialmente
tiene que narrar el proceso de producción. Marc Bloch decía que toda
historia digna de este nombre debería incluir un capitulo donde el autor
pudiera hacerse esta pregunta ¿Cómo puedo saber lo que voy a
decir?; el autor debería explicar en capítulos o grupos coherentes
cuantos documentos y que clases de ellos se han utilizado, cuantas
fuentes y libros de investigaciones ha tenido que recurrir para poder
establecer su obra y esclarecer las relaciones entre los diversos objetos
de conocimiento, en esto entra los entornos conocidos como por ejemplo:
los elementos geográficos y lo de estructura económica, el entorno
regional, si la historia es regional o de otro país o estado.
Entre las estructuras tenemos que la estructura general es el conjunto de
elementos actúan mutuamente unos en otros y no pueden comprenderse
solo en esa interacción mutua; mientras que la estructura histórica es el
conjunto de grupos sociales, con su relaciones mutuas de todo orden ya
sea económico, político o jurídico, también se dice que no es posible
conocer una clase social sin comprender su naturaleza y funciones de las
restantes. Para el historiador la estructura es aquello que cambia
lentamente o de vez en cuando, es así como las vigas y paredes del gran
edificio de la historia, que muestra lo duradero que pueda ser o a su vez
tenemos las estructuras històricosociales que son por su propia
naturaleza conflictivas como por ejemplo la contracción de siervos y
señores de la sociedad feudal. De asalariados y empresarios burgueses.
Pero mientras que la estructura comprende una situación conflictiva, la
coyuntura supone la expresión abierta de esa conflictividad, que puede
llevar a un cambio estructural. La coyuntura no crea las contradicciones
de la estructura sino que revela como realmente paso, la coyuntura le da
fecha al choque histórico pero no lo causa, tiene una duración más o
menos breve, que dependerá de lo que tarde en decir las fuerzas que
estén conflicto. Como toda obra de creación, la historia parte de una
materia prima; dicha materia prima suele llamarse fuentes, dichas fuentes
son: documentos, testimonios o simples objetos que sirven para un
conocimiento total de hechos del pasado. Para poder realizar uso de
estas fuentes el historiador debe clasificarlas e identificarlas, ya que si no
lo hace tendría una materia prima infértil, porque no sabría de donde
procede cada echo y cuáles son las raíces. La prensa es una de las
fuentes más importante para los dos últimos siglos; la fotografía y la
filmografía cien o ciento veinte años, las plásticas, los restos
monumentales, las piedras y los pergaminos escritos son fuentes
dominantes para las demás épocas. El documento es la base de la
historia, el sentido más amplio, en los tiempos de antes los hombres
plasmaban sus historias en papiros, pergaminos o piedras y así se podía
dar alguna certeza de que la historia era posible; al pasar los años para
tener una historia con más credibilidad se debía plasmar en documentos y
este sería la comunicación escrita y la constancia de un qué tal hecho
había ocurrido. El documento puede ser político, como el Diario de
Sesiones de un Parlamento: jurídico, como una colección legislativa, o
económico, como el presupuesto del Estado, en los tres casos es un
documento público; puede llegar hacer privado si se trata de un informe
económico de un banco, un congreso de un sindicato o de un partido, un
testimonio o u contrato matrimonial. Para buscar estas fuentes se requiere
de un tanteo previo, muchos de estos documentos ya pudieron ser
reconocidos por sus estados, naciones o localidades; pero algunas veces
no resulta así, allí es donde se tiene que tener contacto con las personas
que posean dicho documento ya que no lo tiene a disposición del público
sino de forma privada, estos casos se encuentran con frecuencia en
bancos y empresas. Las fotocopias y el microfilm le han facilitado al
historiador la escritura de dichos documentos, pero algunas veces no
corre con la suerte y tiene que transcribirlos a manuscrito como hacían los
monjes de la Alta Edad Media. Las fuentes no dan el documente
especifico, el historiador tiene que asegurarse de que lo obtenido de dicha
fuente sea real y buscar las fechas específicas de donde ocurrieron los
hechos, no se trata solo de que las fuentes sean ciertas sino de comparar
con relatos auténticos para que el historiador pueda tener un hipótesis
propia.
La historia sigue el camino que hemos descrito, posee dos niveles en su
proceso creador; el primer nivel es cuando el historiador da cuenta de los
resultados de una investigación y el segundo nivel es cuando es donde se
hace la historia más sencilla para ser electa sin complejidad. La historia
gana siempre cuando está bien escrita, también es un asunto que nos
interesa a todos. La historia es un mensaje que escribimos todos, es
imposible no darle importancia a ese mensaje, nos sirve para reflexionar
sobre nuestros destinos y a tomar decisiones al participar en ellos. Pero
también es útil para poder desarrollarnos en el presente de cada día y no
dejarnos amedrantar por él, porque nos da una idea del equilibrio en el
tiempo y así nos hace valorar la larga marcha de la humanidad. A veces,
la historia puede servir para escaparnos hacia la belleza de la Grecia
clásica o hacia el tiempo de las revoluciones románticas no para
evadirnos de nuestras responsabilidades de hombres que casi se dan la
mano que con las de año 2000, sino para enfrentarnos con lo que se nos
presente, “con la lucidez que da saber de dónde venimos, quienes
somos y a dónde queremos ir”. Para obtener el reloj de la historia era
necesario marcar las horas del reloj con las edades de la historia, pero
también los minutos y segundos, que serían los períodos y subperíodos,
las maneras para clasificar fueron a veces bastantes superficiales.
El protagonismo histórico de las multitudes es más que un hecho clave
del mundo contemporáneo, constituye también una evidencia. La
demografía histórica estudia la estadística humana, clasificando
dependiendo de su sexo, edad, nacimiento y residencia, también las
modificaciones y cambios que sufren los matrimonios, reproducción,
emigración, alimentación y sanidad ella es la responsable del pasado de
estos fenómenos y se ha convertido en un importante instrumento para el
historiador. Gracias a ella podemos saber cómo nacían, vivían y morían
los hombres; y hasta cuando cambiaban de residencia, también da a
conocer cuál ha sido la verdadera magnitud de emigración y han hecho
posible la urbanización del mundo contemporáneo. Las relaciones
estadísticas que llamamos censos son de gran utilidad para el historiador
ya que él los utiliza como datos, el historiador busca en los censos
aquellos folios en donde se clasifican la población activa, pero también
llevas las investigaciones a los patrones municipales para así ver sus
imperfecciones.
La formación social es el objeto concreto de la historia en el tiempo y en el
espacio, no se reduce a un grupo social sino que se comprende la
totalidad de relaciones que son establecidas por los hombres, es más la
historia enseña que las formaciones sociales tienden a dar una ampliación
que solo genera conflictos permanentes en la historia de la humanidad.
Nuevo es una etiqueta que sienta bien y que a todo el mundo le agrada,
por eso bajo el termino de nueva historia se vienen dando a conocer
desde hace unos diez años, ha esta nueva historia se le han sumado los
antropólogos, los historiadores de las mentalidades, los de la cultura
material y hasta los cuantitativitas. Esta nueva historia es una ampliación
de sus fuentes, que va hasta la cultura. Si conocemos a los hombres, las
estructuras sociales en donde viven, sus instituciones, como producen
bienes y de qué manera los distribuyen, a quienes distribuyen más y a
quienes no; si empezamos a saber sus raíces económicas, ideológicas y
demográficas podemos entender sus grandes conflictos y así poder saber
con certeza lo que sucedió y no volver a realizarlo en el presente.
Explicación del contenido y significado del texto:
Luego de haber analizado el texto, podemos decir que hemos pasado a la
parte de definición y/o explicación del texto, donde se plasman las
ideas coherentemente de lo que dice el texto, como especie de síntesis o
resumen final, basándonos en los datos empíricos dados por el autor.
Este texto es una breve síntesis de la divulgación del historiador Manuel
Tuñón de Lara, publicado en la Colección Aula Abierta, de Salvat (1981).
No obstante las tres décadas transcurridas.
La historia son hechos que nos recuerdan nuestro pasado, y nos identifica
como personas, esta acumulación de hechos son grabados en la
memoria cronológicamente cuando, los vivimos o causan un impacto en
nosotros, por lo general la historia es contada de forma de trama o
novela. Cada persona interpreta o analiza la historia según sus
objetividad y basándose en su memoria remota individual, que es el
resultado de sus vivencias o experiencias. Y con esto podemos decir que
es de gran importancia el conocimiento de nuestros hechos históricos
para saber quiénes somos y a donde vamos.
Son muchos los historiadores, políticos, filósofos o intérpretes, que de una
u otra forman han dado un aporte significativo a la historia. Entre ellos
podríamos mencionar a: Tucidedes, Herodoto, Polibio, Descartes, Voltaire
entre otros. Es importante destacar que la historia debe ser analizada
para poder emitir juicios y comprender el pasado.
Los historiadores profesionales cuentan con una veta riquísima de
información de lo cotidiano en las canciones populares pero sobre todo en
la recopilación de su columna periodística "Cartas a un amigo" que Novo
publicó desde 1952 hasta el año de su muerte en 1974, y que el Consejo
Nacional para la Cultura y las Artes editó en una compilación,. También,
como estudioso de la gastronomía,.. Sabrosa historia de la alimentación
en México desde la época prehispánica hasta nuestro tiempo; analiza
servicios, minutas, postres, las cartas de restaurantes. Es una antología
de textos gastronómicos información valiosa para los aficionados a la
historia de la vida cotidiana.
El problema de la objetividad es el que tiene el historiador para no dejarse
influir por sus simpatías ni por el conjunto de representaciones y
valoraciones conceptuales y emotivas que constituyen su ideología.
Según lo expuesto en el texto podemos tomar este fragmento “extender
el conocimiento histórico” a través de varios procedimientos para que
llegue a todas las personas, para fortalecer la formación ciudadana del
individuo, ya que la historia no puede faltar porque es un pilar
fundamental en la vida de cada persona que tiene derecho a conocer sus
raíces. Y esto lo podemos difundir por medio de estudios teóricos,
publicaciones, métodos experiencias entre otros.
Cabe destacar que la historia puede ser analizada o interpretada por
cualquier individuo, sin tener un mínimo de preparación o grado de
instrucción ya que cada quien la analiza, como la vive o como la capta de
los hechos que se les sea facilitado, y puede dar juicios individuales, con
los cuales muchos puedan estar a favor o en contra de sus reflexiones.
La historia nos conduce a interesantes reflexiones o criticas, que cada
quien va a tomar, como mejor pueda interpretarla y fortalecer los vínculos
que la une con ella.
La comprensión del pasado es el entendimiento del presente y nos lleva
hacia el porvenir, ya que el futuro es incierto e imprevisible, el hombre
realiza aportaciones cotidianas a la historia, dejando huellas, para su
futuro, que hoy será un conocimiento común para varios, y el día de
mañana será parte de importante como documental para los nuevos
historiadores que fundamentan sus criticas, basados en estos hechos
vividos.
Después de haber realizado los comentarios que para nuestro criterio
fueron analizados de esta manera, en la que fueron plasmados, podemos
citar una reflexión o pensamiento de nuestro libertador. “Un país que
desconoce su historia, no tiene cultura. La cultura de la patria la
constituyen los momentos históricos vividos”.
CONCLUSIÓN
Después de analizar e interpretar el texto podemos exponer las siguientes
conclusiones:
La historia, es el periodo que transcurre todo individuo antes y después de
su existencia.
Es usual contar la historia en forma de narración y tiene como propósito
contar los hechos e interpretarlos de la manera individual, atendiendo
siempre a los criterios de objetividad.
De acuerdo con lo expuesto en el texto anterior, el individuo cuenta la
historia a como la percibe, y mediante sus propios criterios métodos o
teorías a través de la perspectiva del historiador.
La interpretación pone como protagonismo a la historia, y la determinan
los datos empíricos o hechos relevantes aportados por el historiador.
Republica Bolivariana de Venezuela
Ministerio de Poder Popular para la Educación
U.E.I “Padre Domingo Segado”
Estado – Carabobo
Prof:
Integrantes:
Adrian García
Guerrero Kemberling
Mujica Doubrain
Zapata Freddy
San Joaquín, Abril de 2013.
Descargar

COMENTARIOS DEL TEXTO HISTORICO: nosotros durante la segunda lectura.)

Historia universalRama históricaRasgos académicos de la Historia
Existencia humana

Existencia humana

AntropologíaHombreSer humanoComponente antropológicoÉtica y Ciencia

Historia de las Relaciones Internacionales

Historia de las Relaciones Internacionales

Tendencias HistoriográficasDiplomaciaDiplomáticaSistemas de política exterior

Introducción a la historia; Marc Bloch

Introducción a la historia; Marc Bloch

Narrativa SXXLiteratura histórica francesaComprensión de la historiaConcentración naziMemoria histórica

Entre la historia y la economía

Entre la historia y la economía

Historia económicaJoseph SchumpeterHenry KissingerFuentes privadasAdam Smith, David Ricardo y Karl Marx